es­cor­pio­nes pe­li­gro­sos del Ecua­dor

Ecuador Terra Incognita - - PORTADA - por Adol­fo Bor­ges

Exis­ten 47 es­pe­cies de es­cor­pio­nes en nues­tro país. Aun­que to­das pue­den pi­car, so­lo unas die­ci­séis –aque­llas del gé­ne­ro Tit­yus– tie­nen una pi­ca­du­ra que re­vis­te ries­gos pa­ra la sa­lud hu­ma­na. Jun­to a Adol­fo Bor­ges co­no­ce­re­mos más so­bre es­tos elu­si­vos y enig­má­ti­cos pa­rien­tes de las ara­ñas.

Los es­cor­pio­nes –o ala­cra­nes, como son me­jor co­no­ci­dos en la Amé­ri­ca his­pa­na– se en­cuen­tran en­tre los ani­ma­les más te­mi­dos por el hom­bre des­de tiem­po in­me­mo­rial. Aun­que so­lo cua­ren­ta de las 2200 es­pe­cies co­no­ci­das son ca­pa­ces de pro­vo­car ac­ci­den­tes fa­ta­les, el re­ce­lo es bien fun­da­do: el en­ve­ne­na­mien­to por esas po­cas es­pe­cies pue­de ma­tar a ni­ños me­no­res de ocho años en me­nos de una ho­ra si no se to­man las me­di­das ade­cua­das, como ha ocu­rri­do en al­gu­nas zo­nas del Ecua­dor. Los es­cor­pio­nes son ar­tró­po­dos, como los in­sec­tos y los crus­tá­ceos. Es de­cir, sus cuer­pos es­tán di­vi­di­dos en seg­men­tos cu­bier­tos por qui­ti­na, el car­bohi­dra­to que for­ma su du­ro es­que­le­to ex­te­rior. Ade­más son ar­tró­po­dos que­li­ce­ra­dos, pues po­seen que­lí­ce­ros, unos apén­di­ces a la en­tra­da de su bo­ca que ayu­dan a di­ge­rir sus pre­sas (par­te de la di­ges­tión ocu­rre fue­ra del cuer­po). Y, como las ara­ñas, son ar­tró­po­dos que­li­ce­ra­dos arác­ni­dos, pues tie­nen ocho pa­tas, en lu­gar de las seis de los in­sec­tos. Su ca­rac­te­rís­ti­ca más no­ta­ble es una lar­ga co­la que ter­mi­na en el tel­son, un seg­men­to mo­di­fi­ca­do que con­tie­ne las glán­du­las que pro­du­cen el ve­neno, un abul­ta­mien­to pa­ra al­ma­ce­nar­lo y un fino aguijón que lo in­yec­ta. Tam­bién tie­nen un par de po­de­ro­sas “te­na­zas” –los pe­di­pal­pos– en su par­te fron­tal.

Sus ojos –aun­que tie­nen ocho pa­res– no son su­fi­cien­te­men­te com­ple­jos pa­ra de­tec­tar a sus pre­sas, pa­ra lo que en su lu­gar uti­li­zan un sofisticado me­ca­nis­mo ba­sa­do en los sen­so­res de pre­sión de sus pa­tas y las cerdas sen­so­ria­les que ta­pi­zan sus pe­di­pal­pos. Con ellos de­tec­tan las co­rrien­tes de ai­re y las vi­bra­cio­nes en el sue­lo que pro­du­cen sus enemi­gos o su po­ten­cial ali­men­to.

La ma­yo­ría son noc­tur­nos; se ocul­tan ba­jo ro­cas, en grie­tas o en agu­je­ros que al­gu­nas es­pe­cies ca­van en el sue­lo, y aparecen so­la­men­te en no­ches os­cu­ras. Aque­llas es­pe­cies que vi­ven en las ca­sas se es­con­den en la ro­pa al­ma­ce­na­da, en los za­pa­tos y en las ga­ve­tas de los mue­bles en bus­ca de ape­te­ci­bles gri­llos o cu­ca­ra­chas. Como en otros arác­ni­dos, su cu­tí­cu­la con­tie­ne com­po­nen­tes fluo­res­cen­tes a la luz ul­tra­vio­le­ta, lo que per­mi­te lo­ca­li­zar­los con fa­ci­li­dad en no­ches sin lu­na.

No exis­te una re­gla in­fa­li­ble pa­ra dis­tin­guir las es­pe­cies pe­li­gro­sas de las que no lo son, aun­que aque­llos es­cor­pio­nes con ve­ne­nos po­co tó­xi­cos sue­len te­ner te­na­zas muy fuer­tes y co­las cor­tas y dé­bi­les. En con­tra­po­si­ción, en las es­pe­cies no­ci­vas son co­mu­nes te­na­zas fi­nas y co­las lar­gas y po­de­ro­sas. El co­lor del cuer­po del escorpión tam­po­co es in­di­cio de su pe­li­gro­si­dad: el escorpión más le­tal del mun­do, el Leiu­rus quin­ques­tria­tus, que ha­bi­ta el nor­te de Áfri­ca y el Me­dio Orien­te, es de co­lor ama­ri­llo pá­li­do, pe­ro ese es tam­bién el co­lor de los es­cor­pio­nes del gé­ne­ro Rho­pa­lu­rus del Ca­ri­be y nor­te de Amé­ri­ca del Sur, ino­cuos pa­ra el ser hu­mano.

Las apro­xi­ma­da­men­te 2200 es­pe­cies de es­cor­pio­nes se agru­pan en unas die­ci­séis fa­mi­lias. Ca­si to­dos los es­cor­pio­nes de im­por­tan­cia mé­di­ca per­te­ne­cen a la fa­mi­lia But­hi­dae, la más an­ti­gua de es­te

gru­po de arác­ni­dos. Ecua­dor con­tie­ne una de las fau­nas de es­cor­pio­nes más di­ver­sas y abun­dan­tes de la Amé­ri­ca tro­pi­cal, con 47 es­pe­cies con­te­ni­das en ocho gé­ne­ros y cin­co fa­mi­lias, las cua­les ha­bi­tan la re­gión cos­te­ra (17 es­pe­cies), in­ter­an­di­na (34), ama­zó­ni­ca (16) e in­su­lar (2). En las is­las Ga­lá­pa­gos, Ha­dru­roi­des ga­la­pa­goen­sis y Cen­tru­roi­des ex­sul son las es­pe­cies en­dé­mi­cas pre­sen­tes; aun­que pro­du­cen un do­lo­ro­so agui­jo­na­zo (en es­pe­cial la pri­me­ra), el ac­ci­den­te no re­vis­te con­se­cuen­cias clí­ni­cas pa­ra el ser hu­mano.

Al­re­de­dor de 2,3 mil mi­llo­nes de per­so­nas coha­bi­tan con las cua­ren­ta es­pe­cies cla­si­fi­ca­das como pe­li­gro­sas pa­ra los hu­ma­nos, y se cal­cu­la que en el mun­do ca­da año se

pro­du­cen 1,2 mi­llo­nes de en­ve­ne­na­mien­tos por es­cor­pio­nes. Los doc­to­res Jean-philippe Chip­paux y Max Goyf­fon identifican seis áreas hi­per­en­dé­mi­cas (con más de cien ca­sos por ca­da 100 mil ha­bi­tan­tes) de es­cor­pio­nis­mo en el mun­do: el nor­te de Áfri­ca (in­clui­dos Ma­rrue­cos, Tú­nez, Li­bia, Ar­ge­lia y Egip­to), el Cer­cano Orien­te (Israel, Jor­da­nia, Si­ria, Pa­les­ti­na y Ara­bia Sau­di­ta), el Le­jano Orien­te (Irán, Af­ga­nis­tán, Pakistán y par­te de la In­dia) y el con­ti­nen­te ame­ri­cano (Mé­xi­co, el nor­te de Amé­ri­ca del Sur –in­clui­dos Ve­ne­zue­la, Co­lom­bia y las Gua­ya­nas–, el su­r­es­te de Bra­sil y el nor­te de Ar­gen­ti­na). Los gé­ne­ros de es­cor­pio­nes res­pon­sa­bles de los ac­ci­den­tes son: An­droc­to­nus, But­hus y Leiu­rus, en el nor­te de Áfri­ca y en el Cer­cano Orien­te; He­mis­cor­pius y Me­so­but­hus en el Le­jano Orien­te. En Amé­ri­ca, los gé­ne­ros de im­por­tan­cia mé­di­ca son Cen­tru­roi­des (en

Mé­xi­co y Amé­ri­ca Cen­tral) y Tit­yus (en el Ca­ri­be, Amé­ri­ca Cen­tral y Amé­ri­ca del Sur). Es muy pro­ba­ble que el Ecua­dor for­me par­te de es­ta úl­ti­ma área en­dé­mi­ca, si­tua­ción que no se sos­pe­cha­ba pa­ra el país sino hasta ha­ce po­cos años.

Tit­yus es el gé­ne­ro con el ma­yor nú­me­ro de es­pe­cies (más de dos­cien­tas des­cri­tas hasta la fe­cha) de to­da la fa­mi­lia But­hi­dae, y es el res­pon­sa­ble del ma­yor nú­me­ro de en­ve­ne­na­mien­tos se­ve­ros en el Ca­ri­be y Amé­ri­ca del Sur. Es­tos es­cor­pio­nes ha­bi­tan des­de el nor­te de Cos­ta Ri­ca hasta el nor­te de Ar­gen­ti­na. Es­tán aso­cia­dos a los bos­ques hú­me­dos tro­pi­ca­les y al­gu­nas de es­tas es­pe­cies han ad­qui­ri­do há­bi­tos do­mi­ci­lia­rios. En Ecua­dor, va­rias muer­tes re­cien­tes de ni­ños se han re­la­cio­na­do con es­te gé­ne­ro, como lo ve­re­mos a con­ti­nua­ción.

Du­ran­te mu­cho tiem­po se pen­só que en Ecua­dor los es­cor­pio­nes no re­pre­sen­ta­ban un pe­li­gro pa­ra el hom­bre. Las zo­nas más pobladas del país, en Gua­yas (in­clui­da el área me­tro­po­li­ta­na de Gua­ya­quil) y Pi­chin­cha (Qui­to y áreas ale­da­ñas) coin­ci­den, res­pec­ti­va­men­te, con la dis­tri­bu­ción de Cen­tru­roi­des mar­ga­ri­ta­tus, el co­no­ci­do escorpión co­lor ca­fé que abun­da en la Cos­ta ecua­to­ria­na, y Teuth­raus­tes atra­men­ta­rius, un escorpión pe­que­ño co­mún en los va­lles in­ter­an­di­nos del nor­te del país. Los efec­tos del ve­neno de es­tos es­cor­pio­nes en el hu­mano no van más allá del do­lor lo­cal y otros sín­to­mas pa­sa­je­ros.

Sin em­bar­go, en los úl­ti­mos tres años se han re­por­ta­do ca­sos de en­ve­ne­na­mien­to se­ve­ro y de muer­tes de­bi­das a pi­ca­du­ras de escorpión, es­pe­cial­men­te en ni­ños pro­ce­den­tes del nor­te de Ma­na­bí (can­to­nes Cho­ne, Fla­vio Al­fa­ro y El Car­men) y en las provincias orien­ta­les de Mo­ro­na Santiago, Ore­lla­na y Su­cum­bíos. Exis­ten en el país die­ci­séis es­pe­cies de Tit­yus, la ma­yo­ría en­dé­mi­cas, es de­cir, de dis­tri­bu­ción ex­clu­si­va en el país. El há­bi­tat de la ma­yo­ría de es­tas es­pe­cies coin­ci­de con las zo­nas de bos­que hú­me­do tro­pi­cal, po­co pobladas en el pa­sa­do. En la me­di­da en que los cen­tros ur­ba­nos se han ex­ten­di­do ha­cia áreas bos­co­sas, la acu­mu­la­ción de des­per­di­cios, jun­to con la re­mo­ción de te­rreno y ve­ge­ta­ción, han pro­pi­cia­do la apa­ri­ción de ala­cra­nes pe­li­gro­sos den­tro de vi­vien­das o en sus al­re­de­do­res, como ha­bía pa­sa­do an­tes en otros paí­ses.

Los es­cor­pio­nes pue­blan el pla­ne­ta des­de el pe­río­do Si­lú­ri­co, ha­ce 450 mi­llo­nes de años. La apa­ri­ción del ser hu­mano so­bre la tie­rra tu­vo lu­gar en fe­cha mu­cho más re­cien­te, ha­ce me­nos de un mi­llón de años. El éxi­to evo­lu­ti­vo de los es­cor­pio­nes tie­ne mu­cho que ver con las po­de­ro­sas to­xi­nas que fa­bri­can. Es­tas to­xi­nas, que ac­túan me­dian­te vías com­ple­jas y afec­tan el fun­cio­na­mien­to de los sis­te­mas ner­vio­so e in­mu­no­ló­gi­co, no es­tán di­ri­gi­das ex­clu­si­va­men­te al ser hu­mano sino a las pre­sas y pre­da­do­res de los es­cor­pio­nes

en su me­dio na­tu­ral (por ejem­plo in­sec­tos y aves, res­pec­ti­va­men­te); que com­par­ta­mos mu­chas se­me­jan­zas fi­sio­ló­gi­cas con ellos nos ha­ce tam­bién vul­ne­ra­bles a es­tas to­xi­nas. El en­ve­ne­na­mien­to en hu­ma­nos es re­sul­ta­do de en­cuen­tros ac­ci­den­ta­les; los es­cor­pio­nes nun­ca nos ata­can sino que in­yec­tan ve­neno pa­ra de­fen­der su te­rri­to­rio o su in­te­gri­dad. Los ni­ños de cor­ta edad son las víctimas más fre­cuen­tes de es­tos ac­ci­den­tes.

En el ca­so de los en­ve­ne­na­mien­tos por es­pe­cies no­ci­vas, en un pri­mer mo­men­to la li­be­ra­ción de adre­na­li­na y no­ra­dre­na­li­na pue­de pro­du­cir ta­qui­car­dia. Las al­te­ra­cio­nes a ni­vel del pán­creas y del co­ra­zón afec­tan a otros ór­ga­nos, como por ejem­plo el pul­món. En el en­ve­ne­na­mien­to por es­cor­pio­nes pe­li­gro­sos de la fa­mi­lia But­hi­dae, so­bre to­do en ni­ños de cor­ta edad, una de las com­pli­ca­cio­nes más fre­cuen­tes es el lla­ma­do ede­ma pul­mo­nar: la acu­mu­la­ción de lí­qui­do en los pul­mo­nes. Es­ta gra­ve fa­lla pul­mo­nar pue­de lle­var a la muer­te de la víc­ti­ma, y es po­co lo que el mé­di­co pue­de ha­cer cuan­do se lle­ga a es­ta si­tua­ción. Por ello es muy im­por­tan­te la apli­ca­ción lo más pron­to po­si­ble de un an­ti­ve­neno es­pe­cí­fi­co por par­te de per­so­nal ca­pa­ci­ta­do. Es de ha­cer no­tar que no exis­te un an­ti­ve­neno es­pe­cí­fi­co que proteja con­tra el en­ve­ne­na­mien­to de las es­pe­cies no­ci­vas que ha­bi­tan el te­rri­to­rio ecua­to­riano.

El he­cho de que es­tos ani­ma­les pue­blen el pla­ne­ta des­de mu­cho an­tes que no­so­tros im­po­ne una pre­gun­ta: ¿có­mo apren­der a con­vi­vir con ani­ma­les tan exi­to­sos (un so­lo escorpión fa­bri­ca en­tre dos­cien­tas y tres­cien­tas to­xi­nas di­fe­ren­tes) y a la vez tan no­ci­vos pa­ra nues­tra exis­ten­cia? La eli­mi­na­ción de es­tos ar­tró­po­dos es una al­ter­na­ti­va im­pen­sa­ble por las al­te­ra­cio­nes eco­ló­gi­cas que ello aca­rrea­ría: ellos, al igual que no­so­tros, for­man par­te de un de­li­ca­do

equi­li­brio na­tu­ral que el hom­bre no pue­de al­te­rar sin su­frir las con­se­cuen­cias. Por otro la­do, se­ría muy di­fí­cil ha­cer­lo: los es­cor­pio­nes son ani­ma­les muy pro­lí­fi­cos, con la ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­nar el es­per­ma por tiem­pos pro­lon­ga­dos y de pa­rir hasta cua­tro ca­ma­das por año de en­tre cua­ren­ta y se­sen­ta pe­que­ños es­cor­pio­nes ca­da vez, de­pen­dien­do de la es­pe­cie.

Más bien, el es­cor­pio­nis­mo en Ecua­dor de­be ser abor­da­do en for­ma in­te­gral por las au­to­ri­da­des de sa­lud y las ins­ti­tu­cio­nes aca­dé­mi­cas que in­ves­ti­gan pa­to­lo­gías tro­pi­ca­les, me­dian­te la cons­ti­tu­ción de un equi­po mul­ti­dis­ci­pli­na­rio que en­fren­te el pro­ble­ma des­de di­fe­ren­tes pun­tos de vis­ta: el mé­di­co (in­cor­po­ran­do he­rra­mien­tas clí­ni­cas, epi­de­mio­ló­gi­cas, to­xi­co­ló­gi­cas y te­ra­péu­ti­cas) y el de las cien­cias bá­si­cas (zoo­lo­gía, bio­quí­mi­ca e in­mu­no­lo­gía), a fin de le­van­tar un ca­tá­lo­go de la fau­na de es­cor­pio­nes ve­ne­no­sos del país, de sus prin­ci­pa­les to­xi­nas y su po­ten­cial neu­tra­li­za­ción por los an­ti­ve­ne­nos co­mer­cia­les dis­po­ni­bles en Amé­ri­ca La­ti­na.

Fi­nal­men­te, se de­be men­cio­nar que la­bo­ra­to­rios en to­do el glo­bo es­tán usan­do las sus­tan­cias tó­xi­cas de los es­cor­pio­nes como plan­ti­llas pa­ra el diseño de nue­vas y po­ten­tes mo­lé­cu­las con ac­ción an­ti­can­ce­ro­sa, bac­te­ri­ci­da, fun­gi­ci­da y con­tra la hi­per­ten­sión. Es una nue­va ra­ma de la bio­tec­no­lo­gía que di­se­ña me­di­ci­nas ba­sa­das en ve­ne­nos. El hom­bre, al fin, ha apre­cia­do la in­men­sa ri­que­za de es­tos ani­ma­les, ver­da­de­ros la­bo­ra­to­rios evo­lu­ti­vos, y es­tá apro­ve­chan­do la ex­qui­si­ta es­pe­ci­fi­ci­dad de sus ve­ne­nos pa­ra el bien de la hu­ma­ni­dad

fo­to­gra­fia al otro la­do de la fron­te­ra

Lary Ree­ves

Arri­ba. Ejem­plar en­con­tra­do en la cor­di­lle­ra del Toi­sán, en la re­ser­va Co­ta­ca­chi-ca­ya­pas.

Escorpión de Ita­poa, en las in­me­dia­cio­nes de Puer­to Qui­to. Son evi­den­tes las cerdas sen­so­ria­les en la co­la y los pe­di­pal­pos.

Cen­tru­roi­des gra­ci­lis de­vo­ran­do a un sa­po; par­te de la di­ges­tión se ha­ce fue­ra del cuer­po, gra­cias a en­ci­mas e n la sa­li­va del escorpión y a la ac­ción de los que­lí­ce­ros.

En 2014 Co­rreos del Ecua­dor emi­tió una se­rie de cin­co es­tam­pi­llas con sen­das es­pe­cies de es­cor­pio­nes que exis­ten en el país.

Tit­yus ast­he­nes, Cu­ya­beno. La co­ra­za de los es­cor­pio­nes tie­ne com­po­nen­tes que res­plan­de­cen ba­jo la luz ul­tra­vio­le­ta, pro­pie­dad que es apro­ve­cha­da por los in­ves­ti­ga­do­res pa­ra lo­ca­li­zar­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.