Teo­do­ro Wolf y las Ga­lá­pa­gos

Ecuador Terra Incognita - - PORTADA - por Ana Sevilla

Cuan­do Dar­win pu­bli­có su teo­ría de la evo­lu­ción por se­lec­ción na­tu­ral, en 1859, la Igle­sia fue su prin­ci­pal an­ta­go­nis­ta, pues desafia­ba los dog­mas de la crea­ción y de la in­ter­ven­ción di­vi­na. Por eso sor­pren­de que al Ecua­dor el dar­wi­nis­mo ha­ya lle­ga­do a tra­vés de un je­sui­ta. Ana Sevilla nos re­ve­la al­gu­nas fa­ce­tas de es­te per­so­na­je: re­li­gio­so, geó­lo­go, ami­go de Gar­cía Mo­reno, car­tó­gra­fo del Ecua­dor y ex­plo­ra­dor de las Ga­lá­pa­gos.

La sub­ver­si­va idea de Char­les Dar­win so­bre la evo­lu­ción de las es­pe­cies lle­gó al Ecua­dor a tra­vés de un miembro de la Com­pa­ñía de Je­sús, el je­sui­ta ale­mán Te odo­roWolf (1841-1924). Lo que pa­re­ce­ría con­tra­dic­to­rio, pues el pen­sa­mien­to de Dar­win plan­tea gran­des interrogantes a la cos­mo­vi­sión ba­sa­da en la idea de un Ser Su­pre­mo. ¿Qué ha­cía, en­ton­ces, un je­sui­ta ale­mán pro­mul­gan­do las teo­rías de Dar­win en un país tro­pi­cal?

La idea bá­si­ca de Dar­win es que exis­te va­ria­ción den­tro de una po­bla­ción, lo cual ha­ce inevi­ta­ble que unos es­tén me­jor adap­ta­dos a su me­dio que otros. Quie­nes ten­gan es­ta ven­ta­ja adap­ta­ti­va ten­drán más des­cen­den­cia, y esos hi­jos, que es­ta­rán en ma­yor pro­por­ción en la si­guien­te ge­ne­ra­ción de su es­pe­cie, se­rán por­ta­do­res de las ca­rac­te­rís­ti­cas que he­re­da­ron de sus pa­dres. A pe­sar de los gran­des es­fuer­zos de Dar­win por sa­car al ser hu­mano de su ar­gu­men­to, las im­pli­ca­cio­nes eran de­ma­sia­do evi­den­tes. Dar­win no se re­fe­ría so­lo a pa­ja­ri­tos y abe­jas; él es­ta­ba ha­blan­do de no­so­tros, de nues­tras men­tes, de nues­tra con­cien­cia, de nues­tra al­ma. To­do, si Dar­win te­nía ra­zón, era me­cá­ni­co, cie­go y sin ob­je­ti­vo tras­cen­den­tal. An­tes de Dar­win, la idea do­mi­nan­te era que ha­bía al­go como una fuer­za vi­tal o un al­ma (que era com­ple­ta­men­te dis­tin­ta de la ma­te­ria) que de al­gu­na ma­ne­ra guia­ba nues­tros pro­ce­sos creativos, nues­tros pen­sa­mien­tos y nues­tras ac­cio­nes morales. Des­pués de Dar­win, mu­cha gen­te con­tem­pló la po­si­bi­li­dad de que el al­ma po­día ser re­em­pla­za­da por un pro­ce­so más me­cá­ni­co. Y esa era una idea muy ame­na­zan­te.

Teo­do­ro Wolf for­ma par­te de la se­rie de via­je­ros cien­tí­fi­cos que se ins­pi­ra­ron en el via­je de Dar­win pa­ra ir a las is­las Ga­lá­pa­gos. Wolf fue un je­sui­ta ale­mán que desa­rro­lló sus in­ves­ti­ga­cio­nes en Ecua­dor; pri­me­ro como pro­fe­sor de la Es­cue­la Po­li­téc­ni­ca de Qui­to (1870-1875) y lue­go como geó­lo­go del estado (1875-1892). Reali­zó dos ex­pe­di­cio­nes a las Ga­lá­pa­gos que zar­pa­ron des­de el Ecua­dor con­ti­nen­tal (1875 y 1878). Fru­to de sus via­jes, pu­bli­có seis ar­tícu­los es­pe­cí­fi­ca­men­te re­la­cio­na­dos con la his­to­ria na­tu­ral y geo­lo­gía del ar­chi­pié­la­go que apa­re­cie­ron en re­vis­tas ecua­to­ria­nas e in­gle­sas. Ade­más, de­di­có un ca­pí­tu­lo en­te­ro de su Geo­gra­fía y geo­lo­gía del Ecua­dor (1892) a la re­gión de Ga­lá­pa­gos. Es­te na­tu­ra­lis­ta es cla­ve pa­re en­ten­der la cir­cu­la­ción de las ideas de Dar­win en el Ecua­dor.

Wolf es par­te del pro­yec­to de reac­ti­va­ción de la Com­pa­ñía de Je­sús en su di­men­sión glo­bal, así como de su re­no­va­da par­ti­ci­pa­ción en la cien­cia. La Com­pa­ñía ha­bía si­do des­ar­ti­cu­la­da a fi­na­les del si­glo XVIII; los je­sui­tas fue­ron ex­pul­sa­dos de tie­rras ame­ri­ca­nas y per­die­ron el enor­me po­der que ha­bían acu­mu­la­do. La Com­pa­ñía fue res­tau­ra­da cua­ren­ta años más tar­de, en 1814. Du­ran­te el ge­ne­ra­la­to del pa­dre Pe­ter Beckx (1853-1887), ba­jo el cual se for­mó Wolf, exis­tió un enor­me cre­ci­mien­to de la Com­pa­ñía de Je­sús y un fuer­te én­fa­sis en la cien­cia. Se mo­der­ni­zó la Ra­tio stu­dio­rum, que es el do­cu­men­to que de­fi­ne la edu­ca­ción je­sui­ta, dan­do más es­pa­cio pa­ra las ma­te­rias cien­tí­fi­cas, y se fo­men­tó la dis­cu­sión de los fi­ló­so­fos mo­der­nos.

Una de las ini­cia­ti­vas del pa­dre Beckx es de in­te­rés pa­ra nues­tra dis­cu­sión: la reac­ción de la Com­pa­ñía de Je­sús a la teo­ría de la evo­lu­ción a tra­vés de la se­lec­ción na­tu­ral de Dar­win. Lleno de preo­cu­pa­ción por las pro­vo­ca­do­ras ideas de Dar­win, el pro­vin­cial de la Or­den de los je­sui­tas en Ale­ma­nia, el pa­dre An­ton An­der­ledy (18191892), con­ven­ció al pa­dre Beckx de en­viar to­dos los años a los jó­ve­nes je­sui­tas más ta­len­to­sos pa­ra es­tu­diar cien­cias en la uni­ver­si­dad se­cu­lar de Bonn. Él es­pe­ra­ba en­con­trar, a tra­vés del es­tu­dio de la cien­cia, las ar­mas ne­ce­sa­rias pa­ra lu­char con­tra Dar­win. Se­gún Wolf, quien fue uno de es­tos ta­len­to­sos jó­ve­nes, An­der­ledy sen­tía que el ma­te­ria­lis­mo y el ateís­mo de­bían ser com­ba­ti­dos prin­ci­pal­men­te por agu­dos na­tu­ra­lis­tas-je­sui­tas.

A pe­sar de que al­gu­nos de los pro­fe­so­res de fi­lo­so­fía y teo­lo­gía más an­ti­guos afir­ma­ban

que se­ría de­ma­sia­do pe­li­gro­so ex­po­ner a los jó­ve­nes je­sui­tas a un en­torno tan li­be­ral, el “ex­pe­ri­men­to” de An­der­ledy, como lo ca­li­fi­ca Wolf, fue apro­ba­do y tres jó­ve­nes es­tu­dian­tes fue­ron en­via­dos a Bonn en 1862. Cu­rio­sa­men­te, unos años más tar­de, es­tos tres pro­mi­nen­tes je­sui­tas­cien­tí­fi­cos lle­ga­ron al Ecua­dor pa­ra iniciar una es­cue­la po­li­téc­ni­ca. Wolf re­fle­xio­na so­bre es­te epi­so­dio y con­clu­ye con ci­nis­mo que los viejos je­sui­tas te­nían ra­zón: dos de los tres “ex­pe­ri­men­tos” de Bonn (él y Johan­nes Men­ten, el pri­mer di­rec­tor del Ob­ser­va­to­rio As­tro­nó­mi­co de Qui­to) re­nun­cia­ron a la Com­pa­ñía de Je­sús al­gu­nos años más tar­de, como ve­re­mos a con­ti­nua­ción.

De es­ta ma­ne­ra, la fe y el en­tre­na­mien­to fi­lo­só­fi­co je­sui­ta se en­tre­la­za­ron en la edu­ca­ción de Wolf en un es­fuer­zo por con­ci­liar el ca­to­li­cis­mo con la mo­der­ni­dad. La vi­da de Wolf tam­bién se ca­rac­te­ri­zó por un en­torno cul­tu­ral pro­ble­má­ti­co. Su vi­da es­tu­vo ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­da con el con­tex­to del Kul­tur­kampf ale­mán (“lu­cha cul­tu­ral”) de las dé­ca­das de 1870 y 1880, en el cual la igle­sia ca­tó­li­ca se en­fren­tó al go­bierno de Ale­ma­nia re­cien­te­men­te uni­fi­ca­do de Bis­marck. La Com­pa­ñía de Je­sús fue ex­pul­sa­da de Ale­ma­nia en 1872 y Wolf pa­só la ma­yor par­te de su ca­rre­ra cien­tí­fi­ca fue­ra de su país.

La Es­cue­la Po­li­téc­ni­ca de Qui­to fue el gran sue­ño del pre­si­den­te Gabriel Gar­cía Mo­reno (1821-1875), quien anhelaba in­cluir en su pro­yec­to de “mo­der­ni­dad ca­tó­li­ca” un fuer­te én­fa­sis en edu­ca­ción cien­tí­fi­ca. En­car­gó la edu­ca­ción de las es­cue­las en ma­nos de je­sui­tas es­pa­ño­les que re­gre­sa­ron al Ecua­dor en 1864 y tra­jo je­sui­tas-cien­tí­fi­cos ale­ma­nes pa­ra la Po­li­téc­ni­ca, que fue don­de se dis­cu­tie­ron mu­chas ideas cien­tí­fi­cas por pri­me­ra vez en el país.

Wolf en­se­ñó en­tre 1870 y 1874 en la Es­cue­la Po­li­téc­ni­ca, don­de dio va­rios cur­sos so­bre geo­lo­gía, zoo­lo­gía, mi­ne­ra­lo­gía, pa­leon­to­lo­gía, mi­ne­ría y dar­wi­nis­mo. Hi­zo ex­ten­sos via­jes al­re­de­dor del país, ba­jo ór­de­nes del pre­si­den­te, pa­ra re­co­pi­lar in­for­ma­ción geo­ló­gi­ca

y geo­grá­fi­ca del te­rri­to­rio que en ese en­ton­ces ha­bía si­do muy po­co ex­plo­ra­do. Ca­da via­je fue acom­pa­ña­do por una des­crip­ción de­ta­lla­da que se pu­bli­có en el pe­rió­di­co ofi­cial El Na­cio­nal y tam­bién por ver­sio­nes en ale­mán e in­glés en di­ver­sas re­vis­tas eu­ro­peas. Con el pa­so de los años, es­tas ex­pe­di­cio­nes fue­ron mal vis­tas por los je­sui­tas más or­to­do­xos, quie­nes con­si­de­ra­ban que Wolf in­ver­tía de­ma­sia­do tiem­po en ha­cer cien­cia y tam­bién veían con sos­pe­cha su in­ti­mi­dad con el go­bierno. Es­ta ten­sión ex­plo­tó en 1873 en re­la­ción con un de­ba­te so­bre la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca de las is­las Ga­lá­pa­gos.

Wolf pi­dió au­to­ri­za­ción al pa­dre ge­ne­ral de la Com­pa­ñía de Je­sús en Ro­ma pa­ra or­ga­ni­zar un via­je cien­tí­fi­co a Ga­lá­pa­gos. La res­pues­ta des­de Ro­ma vino fir­ma­da por el pa­dre An­der­ledy, su an­ti­guo pro­mo­tor, quien se ha­bía

con­ver­ti­do en asis­ten­te del pa­dre ge­ne­ral, en una car­ta del 30 de mayo de 1873. An­der­ledy de­ja la de­ci­sión en ma­nos de las au­to­ri­da­des je­sui­tas en Ecua­dor pe­ro es­pe­ci­fi­ca que no se de­be­ría otor­gar per­mi­so a Wolf si el via­je pu­die­ra ser da­ñino pa­ra su es­pí­ri­tu re­li­gio­so. An­der­ledy con­si­de­ra­ba a Wolf como un hom­bre de vo­lun­tad fuer­te, pe­ro de­ma­sia­do adic­to a la his­to­ria na­tu­ral y sin apre­cia­ción por la fi­lo­so­fía que, a jui­cio de él, era el ba­lan­ce in­dis­pen­sa­ble pa­ra aque­llos que se de­di­ca­ban a las cien­cias fí­si­cas. Los je­sui­tas en Ecua­dor fi­nal­men­te ne­ga­ron el per­mi­so, ale­gan­do un des­equi­li­brio en­tre el fer­vor cien­tí­fi­co y re­li­gio­so de Wolf.

En no­viem­bre de 1874, un po­co más de tres años des­pués de su lle­ga­da al Ecua­dor, Wolf re­nun­ció a la Com­pa­ñía de Je­sús. A pro­pó­si­to del con­tex­to que le lle­vó a de­jar la Or­den, Wolf des­cri­bi­ría años más tar­de, en una car­ta al geó­lo­go ale­mán Hans Meyer, que re­nun­ció ba­jo con­di­cio­nes pe­no­sas que le lle­va­rían a en­fren­tar un fu­tu­ro in­cier­to. Se des­cri­be como víc­ti­ma de du­ras ba­ta­llas in­ter­nas y ex­ter­nas por ha­ber to­ma­do la de­ci­sión de rom­per to­das sus re­la­cio­nes con la Com­pa­ñía y es­ta­ble­cer una exis­ten­cia nue­va y li­bre.

Wolf sa­le de Qui­to y se des­pla­za a pie y a ca­ba­llo du­ran­te die­ci­ocho días a Gua­ya­quil, des­de don­de pla­ni­fi­ca su pri­mer via­je a Ga­lá­pa­gos, que ha­bía si­do des­alen­ta­do por los je­sui­tas. Es­te via­je lo pla­nea jun­to con Gar­cía Mo­reno, quien te­nía in­ten­ción de acom­pa­ñar­lo pa­ra es­tu­diar las ri­que­zas de las is­las. Sin em­bar­go, a úl­ti­mo mo­men­to, en una de­ci­sión que le re­sul­ta­ría fa­tal, Gar­cía Mo­reno can­ce­la su via­je y Wolf zar­pa so­lo el 1 de agos­to de 1875. Po­cos días des­pués el pre­si­den­te mo­ri­ría asesinado.

Wolf pa­sa­ría en to­tal seis me­ses en las is­las Ga­lá­pa­gos; mu­cho más tiem­po que cual­quier otro cien­tí­fi­co du­ran­te el si­glo XIX. De he­cho, Char­les Dar­win pa­só cin­co se­ma­nas en el Ar­chi­pié­la­go, de las cuá­les so­la­men­te es­tu­vo des­em­bar­ca­do en las is­las du­ran­te die­ci­nue­ve días. De igual for­ma, Wolf es el úni­co que ha­ce dos via­jes. Tres cir­cuns­tan­cias de su vi­da le per­mi­tie­ron ha­cer­lo: la cer­ca­nía en­tre el Ecua­dor con­ti­nen­tal, don­de re­si­día, y las Ga­lá­pa­gos, a don­de se po­día lle­gar en so­lo ocho días; su rom­pi­mien­to con la Com­pa­ñía de Je­sús; y, por úl­ti­mo, su víncu­lo con el estado ecua­to­riano en un mo­men­to en que es­te es­ta­ba

em­pe­ña­do en el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co de su te­rri­to­rio y po­bla­ción con mi­ras a ad­mi­nis­trar­los.

Es­ta re­la­ción en­tre estado y cien­cia es una ten­den­cia im­por­tan­te en las nue­vas re­pú­bli­cas la­ti­noa­me­ri­ca­nas, que ha­cían im­por­tan­tes es­fuer­zos por ela­bo­rar un in­ven­ta­rio de sus re­cur­sos. De ahí que los in­for­mes y ar­tícu­los de Wolf es­tén car­ga­dos de aná­li­sis y cons­ta­ta­cio­nes que tie­nen como fin facilitar la in­cor­po­ra­ción del te­rri­to­rio ga­la­pa­gue­ño a una ad­mi­nis­tra­ción cen­tral que en la épo­ca to­da­vía lu­cha­ba por ejer­cer su in­fluen­cia en to­do el país. Es el ca­so de sus “Me­mo­rias so­bre las is­las Ga­lá­pa­gos”, que fue­ron pu­bli­ca­das en 1887 por la Im­pren­ta del Go­bierno y que tra­tan te­mas como la ex­plo­ta­ción de fuen­tes de ri­que­za (oro, or­chi­lla o guano) y el es­ta­ble­ci­mien­to de pro­yec­tos de mi­gra­ción ha­cia las is­las. Wolf es­tu­dia las is­las Ga­lá­pa­gos no so­lo como la­bo­ra­to­rio pa­ra la cien­cia sino des­de el pun­to de vis­ta po­lí­ti­co, des­de el in­te­rés pa­ra un estado. Pien­sa en po­lí­ti­cas de ad­mi­nis­tra­ción y le­gis­la­ción so­bre ma­ne­jo de vi­da sil­ves­tre. Por ejem­plo, an­ti­ci­pa que con los pro­yec­tos de co­lo­ni­za­ción las in­de­fen­sas tor­tu­gas Ga­lá­pa­gos po­drían des­apa­re­cer si no se to­man me­di­das pa­ra su con­ser­va­ción y ex­plo­ta­ción ra­cio­nal. Su­gie­re que se prohí­ba la ca­za de in­di­vi­duos jó­ve­nes que no ha­yan lle­ga­do a un ta­ma­ño de­ter­mi­na­do.

Es cu­rio­so, en­ton­ces, que Wolf no ha­ya apro­ve­cha­do de sus ex­ten­di­dos via­jes pa­ra pu­bli­car una obra com­ple­ta so­bre las is­las Ga­lá­pa­gos. Las con­di­cio­nes de ines­ta­bi­li­dad so­cial y po­lí­ti­ca que en­cuen­tra al re­gre­so de su pri­mer via­je de­ben ha­ber con­tri­bui­do a es­ta di­fi­cul­tad de es­cri­bir un es­tu­dio de­ta­lla­do. De he­cho, cuan­do re­gre­sa a Gua­ya­quil des­pués de su pri­mer via­je que du­ró cua­tro me­ses, se en­cuen­tra con un es­ce­na­rio de­vas­ta­dor: el pre­si­den­te ha­bía si­do asesinado. Wolf des­cri­be el epi­so­dio como par­te de un dra­ma te­rri­ble que de­ma­sia­do a me­nu­do de­bi­li­ta a las re­pú­bli­cas de Amé­ri­ca del Sur. Por mu­chas se­ma­nas tu­vo mie­do de su suer­te. Por ser ami­go ín­ti­mo del pre­si­den­te, con­si­de­ró que, si es­ta­lla­ba una re­vo­lu­ción, él co­rre­ría pe­li­gro. Se re­fu­gió en ca­sa del cón­sul ale­mán en Gua­ya­quil.

En no­viem­bre de 1875, Wolf re­ci­be una car­ta del doctor Rath, su an­ti­guo pro­fe­sor de la uni­ver­si­dad de Bonn, que le ha­bía ex­ten­di­do una in­vi­ta­ción como pro­fe­sor aso­cia­do en Bonn. An­tes de que pu­die­ra ha­cer los arre­glos de via­je pa­ra re­gre­sar a Eu­ro­pa, le lle­ga la no­ti­cia de que el nue­vo go­bierno li­be­ral en el po­der, li­de­ra­do por An­to­nio Bo­rre­ro, lo ha­bía de­sig­na­do como geó­lo­go de estado con un buen sa­la­rio. Es­ta ofer­ta per­mi­tía a Wolf apro­ve­char del enor­me es­pa­cio pa­ra ha­cer cien­cia que ofre­cía el Ecua­dor. Acep­ta el car­go. A pe­sar de que no to­mó la ofer­ta de la uni­ver­si­dad de Bonn, man­tu­vo una es­tre­cha re­la­ción con es­ta ins­ti­tu­ción, que en 1878 le con­ce­de el tí­tu­lo de Doctor en Fi­lo­so­fía ho­no­ris cau­sa por su tra­ba­jo en Ecua­dor. Como geó­lo­go de estado con­ti­nuó via­jan­do ex­ten­sa­men­te por to­do el país du­ran­te ca­si dos dé­ca­das. Una de las res­pon­sa­bi­li­da­des que se le atri­bu­yó fue la de va­li­dar y com­ple­tar el co­no­ci­mien­to car­to­grá­fi­co del Ecua­dor, con el fin de pro­du­cir un nue­vo ma­pa geo­grá­fi­co.

Wolf fir­mó con­tra­tos con los go­bier­nos de Jo­sé Ma­ría Plá­ci­do Caamaño y An­to­nio Flo­res Ji­jón, en los que se de­fi­nie­ron las con­di­cio­nes pa­ra la pu­bli­ca­ción de un ma­pa y un tex­to geo­grá­fi­co. El re­sul­ta­do de su es­fuer­zo de más de vein­te años se pu­bli­có en 1892: una obra com­ple­ta so­bre la geo­gra­fía y la geo­lo­gía de Ecua­dor y un ma­pa del te­rri­to­rio. Wolf via­jó de re­gre­so a Ale­ma­nia en 1892 pa­ra ha­cer­se car­go del pro­ce­so de im­pre­sión de su obra y nun­ca re­gre­só a Ecua­dor. En 1922 fue de­sig­na­do Ciu­da­dano Ho­no­ra­rio con una pen­sión vi­ta­li­cia y la Academia de Cien­cias de Qui­to lo es­co­gió como su pri­mer miembro en el ex­te­rior

Arri­ba. Re­tra­to de Teo­do­ro Wolf en el si­glo XX. De­re­cha. Gra­ba­do de H. Gat­ti­ker en ba­se a un di­bu­jo de Wolf, apa­re­ci­do en su Geo­gra­fía.

Arri­ba. Al re­ver­so de es­ta fo­to de la co­lec­ción de Alp­hons Stü­bel es­tá ins­cri­to “Gabriel Gar­cía Mo­reno y los je­sui­tas de Qui­to”, 1869. Iz­quier­da. El HMS Bea­gle, el 17 de oc­tu­bre de 1835, cer­ca de las 14h15, cuan­do se apro­xi­ma­ba a re­co­ger a Dar­win en el ca­bo Co­wan, en la is­la Santiago. La pin­tu­ra es de John Chan­ce­llor, de 1980.

Car­ta geo­grá­fi­ca de la pro­vin­cia de Es­me­ral­das rea­li­za­da por Teo­do­ro Wolf, sin fe­cha.

Pá­gi­nas de por­ta­da de la “Me­mo­ria so­bre las is­las de Ga­lá­pa­gos”, pu­bli­ca­da por la Im­pren­ta del Go­bierno en 1887 y de la Geo­gra­fía y geo­lo­gía del Ecua­dor, im­pre­sa en Leip­zig en 1892.

Fo­to­gra­fía he­cha en Br emen en 1871, un día an tes de que par­tie ran al E cua­dor; de iz­quier­da a der echa, el pr epa­ra­dor Vio­le nt, Emi­lio Mü­lle ndorff, el c ón­sul ecua­to­riano en Bre­men, Luis Dr es­sel y el pr epa­ra­dor Carlos Hons tte­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.