La muer­te de una ni­ña shuar

Ecuador Terra Incognita - - CONTENIDO - por Cris­ti­na Bur­neo

To­da mi­gra­ción for­za­da en­tra­ña violencia, más si es pro­duc­to de un des­alo­jo mi­li­tar. En un par­pa­deo, to­do lo que se hi­zo –la ca­sa, la huer­ta, la co­mu­ni­dad, los ani­ma­les– des­apa­re­ce. Cris­ti­na Bur­neo bus­ca tes­ti­mo­niar la si­tua­ción ac­tual de los des­pla­za­dos de Nan­kints a tra­vés de otra pér­di­da más bru­tal, la de la vi­da de una hi­ja.

Una pa­la­bra que usan mu­cho los ha­blan­tes shuar de es­pa­ñol es ima­gí­na­te. Ima­gi­nar lo que sig­ni­fi­ca es­tar en ca­sa y que en­tren cien­tos de mi­li­ta­res ar­ma­dos. Ima­gi­nar la de­ses­pe­ra­ción de los ni­ños que no co­no­cen el ca­rro blin­da­do. Ima­gi­nar có­mo mue­re una ni­ña shuar. Da­lla­na era uno de los 13 mi­llo­nes de ni­ños des­pla­za­dos en el mun­do. Ha­bía na­ci­do en la pro­vin­cia ecua­to­ria­na de Mo­ro­na San­tia­go y an­tes de cum­plir un año fue ex­pul­sa­da de lo que ha­bía si­do la co­mu­ni­dad de Nan­kints.

“Mi chi­qui­ta te­nía on­ce me­ses, fa­lle­ció de gri­pe. Es­ta­ba en­fer­ma, le tras­la­da­ron en am­bu­lan­cia a Gua­la­qui­za y des­pués a Ma­cas”, nos con­tó Al­fon­so, su abue­lo.

El pue­blo Shuar es gue­rre­ro. En el si­glo XIV se re­sis­tie­ron a los in­cas y en el si­glo XVI, a los es­pa­ño­les. Aho­ra, más de qui­nien­tos años des­pués, Al­fon­so ha­ce aco­pio de esa he­ren­cia: “a no­so­tros no nos re­ubi­ca­ron nun­ca, nos sa­ca­ron. Yo soy va­lien­te, en­ton­ces me pu­se tran­qui­lo pa­ra re­sis­tir. Mi hi­jo, mi yerno, to­dos re­sis­ti­mos, y aho­ra es­ta­mos en la ‘lis­ta de los 70’. Soy va­lien­te, pe­ro cuan­do se fue mi Da­lla­na sí me sa­lie­ron unas go­tas de lá­gri­ma. Es­ta­ba ‘gua­bi­ta’ mi chi­qui­ta”.

Da­lla­na for­ma­ba par­te de los pueblos ama­zó­ni­cos shuar, la co­mu­ni­dad más nu­me­ro­sa de la sel­va ecua­to­ria­na y de par­te de la pe­rua­na, con más de 80 mil ha­bi­tan­tes.

Una per­so­na des­pla­za­da es al­guien a quien se le obli­ga a ir­se de su ca­sa ba­jo coer­ción, ame­na­zas o ve­ja­cio­nes. Un día, en unos mi­nu­tos, to­do lo cons­trui­do se vie­ne abajo. La co­mu­ni­dad shuar de Nan­kints lle­va­ba asen­ta­da más de diez años. En 2016 fue des­trui­da por un ata­que mi­li­tar or­de­na­do por el mi­nis­te­rio del In­te­rior del go­bierno de Ra­fael Co­rrea. En­tra­ron de for­ma vio­len­ta, con ar­mas y re­tro­ex­ca­va­do­ras, y se am­pa­ra­ron de­trás de una re­so­lu­ción ju­di­cial a fa­vor de la em­pre­sa mi­ne­ra de ca­pi­tal chino EXSA, que re­cla­ma­ba pa­ra sí es­te te­rri­to­rio an­ces­tral del pue­blo Shuar. El Es­ta­do, en alian­za con el ca­pi­tal, sue­le pro­vo­car des­pla­za­mien­tos in­ter­nos in­du­ci­dos por el desa­rro­llo, co­mo lo ha he­cho con enorme efi­ca­cia el go­bierno co­rreís­ta. Esa alian­za fue la que co­bró la vi­da de Da­lla­na, pe­ro aún no ve­mos con su­fi­cien­te cla­ri­dad las lis­tas de ase­si­na­dos por el desa­rro­llo.

Ima­gi­nar el sus­to en el cuer­po, la im­po­si­bi­li­dad de los en­fer­mos pa­ra mo­ver­se, la tur­ba­ción del an­dar en­ve­je­ci­do que no pue­de res­pon­der a la or­den de “sa­lir en cin­co mi­nu­tos”. Ima­gí­na­te, di­cen. Que­dar sin na­da, mi­rar el ca­cao y la chon­ta ser en­te­rra­dos por una má­qui­na. Sa­lir de no­che por la sel­va con los hi­jos, con la ma­dre en­fer­ma, car­gán­do­la por­que no pue­de ca­mi­nar, aguan­tar con un tan­que de gas al hom­bro que si no se lle­va no se vol­ve­rá a te­ner.

Ima­gi­nar. Ima­gi­nar co­mo ac­to de em­pa­tía pa­ra apro­xi­mar­nos al otro, a su te­rror.

Nan­kints ya no exis­te: lo des­apa­re­cie­ron los mi­li­ta­res –que es lo mis­mo que de­cir el go­bierno, que es lo mis­mo que de­cir el Es­ta­do ma­ne­ja­do por el go­bierno– y en su lu­gar se ha­lla el cam­pa­men­to mi­ne­ro que con vil iro­nía han lla­ma­do “La Es­pe­ran­za”. Bo­rrar el nom­bre, bo­rrar la me­mo­ria. Han apla­na­do la tie­rra, hay do­ble alam­bra­do y el pa­so es­tá con­tro­la­do por ele­men­tos del Gru­po de Ope­ra­cio­nes Es­pe­cia­les de la Po­li­cía ecua­to­ria­na (GOE). Los hom­bres uni­for­ma­dos nos im­pi­den pa­sar, ano­tan las pla­cas de nues­tro vehículo, re­gis­tran la cé­du­la de nues­tra con­duc­to­ra, nos prohí­ben to­mar fo­tos y nos obli­gan a bo­rrar las que tie­ne nues­tro fo­tó­gra­fo. Apa­re­ce tam­bién una per­so­na que tie­ne la pin­ta de ser agen­te de la se­cre­ta­ría na­cio­nal de In­te­li­gen­cia (Se­nain). Sus ma­ne­ras hui­di­zas lo de­la­tan. Él sí pue­de to­mar fo­tos.

El Es­ta­do po­ne al ser­vi­cio del ca­pi­tal chino su fuer­za re­pre­so­ra, con­tro­la los ca­mi­nos y per­si­gue a pe­rio­dis­tas, ac­ti­vis­tas, di­ri­gen­tes y, so­bre to­do, al pue­blo Shuar, due­ño an­ces­tral de esos territorios. Por eso tam­bién mue­re Da­lla­na: de­bi­do al ase­dio los me­di­ca­men­tos no lle­gan a las co­mu­ni­da­des, hay una dieta de­fi­cien­te, los ca­mi­nos por don­de tie­ne que ir la am­bu­lan­cia es­tán con­tro­la­dos, la sos­pe­cha ha­ce que to­do tar­de más por­que hay que des­viar­se.

Así mue­re una be­bé shuar: sus pa­dres, su abue­lo, son ex­pul­sa­dos de su pro­pia ca­sa. Les dan cin­co mi­nu­tos. Ven sus cul­ti­vos en­te­rra­dos, sus ani­ma­les ro­ba­dos. El trau­ma los de­bi­li­ta. Su ma­dre no pue­de co­mer por se­ma­nas por­que tie­ne el te­rror ins­ta­la­do en el cuer­po. Su pa­dre de­be es­con­der­se en la sel­va. Es­tá en una lis­ta ne­gra fir­ma­da por

Una fa­mi­lia de Con­güi­me, Za­mo­ra Chin­chi­pe, mues­tra el re­tra­to de su hi­jo que en 2004 mu­rió aho­ga­do en una piscina de quí­mi­cos de la ope­ra­ción de me­dia­na mi­ne­ría que se ins­ta­ló jun­to a la co­mu­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.