El fu­tu­ro de las SE­MI­LLAS en Ecua­dor

Ecuador Terra Incognita - - Contenido - por Ja­vier Ca­rre­ra

¿Por qué de­be­ría preo­cu­par­nos el fu­tu­ro de las se­mi­llas?

Es ver­dad: no es un te­ma re­le­van­te pa­ra to­dos. So­lo pa­ra aque­llas per­so­nas que con­su­men ali­men­tos. Si eres una de esas per­so­nas, te in­vi­ta­mos a co­no­cer más a fon­do la si­tua­ción de las se­mi­llas en Ecua­dor con la ley apro­ba­da por la Asam­blea Na­cio­nal en ju­nio pa­sa­do.

Ha­ce al­gu­nos años, du­ran­te un de­ba­te pú­bli­co en­tre la so­cie­dad ci­vil y el es­ta­do so­bre el te­ma de las se­mi­llas trans­gé­ni­cas, una mu­jer in­dí­ge­na to­mó la pa­la­bra y di­jo a la au­dien­cia: “Se­mi­lla es aque­llo que sir­ve pa­ra re­pro­du­cir la vi­da. Si es­tas nue­vas co­sas que nos pre­sen­tan no se re­pro­du­cen, o no las po­de­mos guar­dar pa­ra vol­ver a sem­brar, en­ton­ces, ¡no son se­mi­llas!”. Se re­fe­ría tan­to al ca­rác­ter “ter­mi­nal” que tie­nen al­gu­nas ce­pas co­mer­cia­li­za­das por las em­pre­sas de agro­tec­no­lo­gía co­mo a la prohi­bi­ción le­gal de re­pro­du­cir las que fi­sio­ló­gi­ca­men­te sí po­drían ha­cer­lo; am­bos me­ca­nis­mos ase­gu­ran que el pro­duc­tor ten­ga que com­prar la se­mi­lla de es­tas em­pre­sas ca­da vez que ne­ce­si­te sem­brar.

En Ecua­dor con­vi­ven va­rios sis­te­mas cul­tu­ra­les. Nues­tra cons­ti­tu­ción así lo re­co­no­ce y de­cla­ra que so­mos un es­ta­do plu­ri­na­cio­nal e in­ter­cul­tu­ral de de­re­chos. Eso sig­ni­fi­ca que el es­ta­do de­be ve­lar por que se res­pe­te el de­re­cho de los ecua­to­ria­nos y ecua­to­ria­nas a vi­vir en sus pro­pios sis­te­mas cul­tu­ra­les.

De acuer­do con uno de nues­tros sis­te­mas cul­tu­ra­les, el de la vi­sión oc­ci­den­tal de la cien­cia, la se­mi­lla es ex­clu­si­va­men­te el re­sul­ta­do de la re­pro­duc­ción se­xual de la plan­ta, y vie­ne en un pa­que­te con­for­ma­do por el em­brión y una re­ser­va ali­men­ti­cia. De acuer­do con otro de los sis­te­mas, el de la vi­sión an­di­na, se­mi­lla es to­do aque­llo que re­pro­du­ce la vi­da. Se in­clu­yen en es­ta am­plia ca­te­go­ría las par­tes ve­ge­ta­ti­vas que se usan a me­nu­do pa­ra re­pro­du­cir una plan­ta, co­mo raí­ces y es­ta­cas, e in­clu­so aque­llos ani­ma­les se­lec­cio­na­dos pa­ra la re­pro­duc­ción.

De acuer­do con la vi­sión de la agroe­co­lo­gía, la ca­li­dad de la se­mi­lla de­pen­de de su di­ver­si­dad ge­né­ti­ca, del ma­ne­jo or­gá­ni­co del cul­ti­vo y de una bue­na se­lec­ción orien­ta­da al va­lor nu­tri­cio­nal, la re­sis­ten­cia a pla­gas y en­fer­me­da­des, la re­si­lien­cia fren­te a los cam­bios am­bien­ta­les, la adap­ta­ción a las con­di­cio­nes lo­ca­les, el sa­bor y el aro­ma. De acuer­do con la vi­sión de la se­mi­lla in­dus­trial y con las nor­mas fi­to­sa­ni­ta­rias que de­ri­van de

ella, la ca­li­dad de la se­mi­lla de­pen­de de que sean uni­for­mes, dis­tin­ti­vas y es­ta­bles, y de que ten­gan una al­ta res­pues­ta a los pro­duc­tos agro­quí­mi­cos.

¿Có­mo cum­plir con el re­to que he­mos asu­mi­do co­mo na­ción, y res­pe­tar es­tos sis­te­mas tan di­sí­mi­les? Esa es la in­te­rro­gan­te que pu­so con­tra las cuer­das a la Asam­blea Na­cio­nal, a va­rias or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil y a las em­pre­sas pri­va­das en el se­gun­do se­mes­tre del año 2016. UN LAR­GO PRO­CE­SO, TRUN­CA­DO Pa­ra com­pren­der es­ta his­to­ria hay que re­mon­tar­se al año 2009. En ese en­ton­ces, la Con­fe­ren­cia Plu­ri­na­cio­nal e In­ter­cul­tu­ral de So­be­ra­nía Ali­men­ta­ria (COPISA) em­pe­zó a ela­bo­rar una pro­pues­ta pa­ra una ley de Se­mi­llas. El pro­ce­so du­ró dos años, y en él par­ti­ci­pa­ron al­re­de­dor de dos mil per­so­nas en re­pre­sen­ta­ción de unas qui­nien­tas or­ga­ni­za­cio­nes, aso­cia­cio­nes, co­mu­ni­da­des y em­pre­sas pri­va­das. La ley que re­sul­tó de es­te pro­ce­so te­nía as­pec­tos no­ve­do­sos: plan­tea­ba la pro­tec­ción de la se­mi­lla campesina, su li­bre cir­cu­la­ción, el in­cen­ti­vo a su pro­duc­ción, al tiem­po que sos­te­nía el con­trol obli­ga­to­rio pa­ra la se­mi­lla in­dus­trial. Tam­bién pro­mo­vía el de­sa­rro­llo de la agroe­co­lo­gía. Es­ta pro­pues­ta de ley fue pre­sen­ta­da a la Asam­blea Na­cio­nal y al pú­bli­co en 2012, pe­ro no pa­só del pri­mer de­ba­te.

En ju­lio de 2016 la co­mi­sión de So­be­ra­nía Ali­men­ta­ria de la Asam­blea Na­cio­nal anun­ció que lle­va­ría a se­gun­do de­ba­te una nue­va pro­pues­ta de ley de Se­mi­llas, que re­em­pla­za­ba a la ley COPISA, pues adu­cía que es­ta “era ya muy an­ti­gua” y de­bía ser re­for­ma­da.

La co­mi­sión no pre­sen­tó al pú­bli­co su nue­va pro­pues­ta, pe­ro es­ta cir­cu­ló su­brep­ti­cia­men­te por las re­des so­cia­les cau­san­do gran preo­cu­pa­ción en­tre va­rios or­ga­nis­mos de la so­cie­dad ci­vil. En ella se pro­po­nía la cer­ti­fi­ca­ción obli­ga­to­ria pa­ra to­do ti­po de se­mi­lla y se de­cla­ra­ba a la se­mi­lla co­mo re­cur­so es­tra­té­gi­co per­te­ne­cien­te al es­ta­do. Di­ver­sas nor­mas de la ley res­pon­dían a esa ló­gi­ca, e in­cluían san­cio­nes pa­ra quie­nes co­mer­cia­li­za­ran se­mi­lla no cer­ti­fi­ca­da. ERO­SIÓN GE­NÉ­TI­CA Y MO­NO­PO­LIOS En reali­dad, el con­trol de la se­mi­lla me­dian­te cer­ti­fi­ca­ción no es no­ve­do­so. En Fran­cia, por ejem­plo, se im­pu­so en 1949. El re­sul­ta­do es que la ma­yor par­te de las se­mi­llas que tie­nen per­mi­so de cir­cu­lar en el país ga­lo son hí­bri­dos co­mer­cia­les. La ca­si to­ta­li­dad de se­mi­llas tra­di­cio­na­les, cam­pe­si­nas, di­ver­sas, ri­cas en nu­trien­tes, adap­ta­bles al cul­ti­vo or­gá­ni­co, es­tán prohi­bi­das; no pue­den cir­cu­lar ni co­mer­cia­li­zar­se le­gal­men­te. Los me­ca­nis­mos de con­trol lle­gan a ex­tre­mos ri­dícu­los, que afec­tan a los de­re­chos del con­su­mi­dor. Por ejem­plo, en Ale­ma­nia, la aso­cia­ción Dé­me­ter (fa­mo­sa por su pro­duc­ción or­gá­ni­ca de se­mi­llas de al­ta ca­li­dad) tra­tó de in­tro­du­cir al país una va­rie­dad muy an­ti­gua de za­naho­ria asiá­ti­ca, de raíz lar­ga, del­ga­da, cre­mo­sa y de­li­cio­sa. Cua­tro años le lle­vó a Dé­me­ter adap­tar la se­mi­lla al cli­ma ger­mano. Cuan­do la tu­vie­ron lis­ta, la pre­sen­ta­ron a las au­to­ri­da­des pa­ra ob­te­ner el per­mi­so de re­pro­duc­ción y ven­ta. Lo ne­ga­ron. ¿El ar­gu­men­to? Se­gún las au­to­ri­da­des, es­ta va­rie­dad no lle­ga­ba al diá­me­tro mí­ni­mo que exi­gía el re­gla­men­to pa­ra las za­naho­rias en Ale­ma­nia. Dé­me­ter per­dió su in­ver­sión, el pue­blo ale­mán per­dió la opor­tu­ni­dad de ac­ce­der a es­ta de­li­cia, y se per­dió la po­si­bi­li­dad de in­cre­men­tar la di­ver­si­dad ge­né­ti­ca de las za­naho­rias ale­ma­nas. En Ale­ma­nia, el go­bierno exi­ge que to­dos los gran­je­ros re­por­ten ca­da año la to­ta­li­dad de las va­rie­da­des de se­mi­llas que siem­bran; más de 4 mil gran­je­ros han si­do lle­va­dos a jui­cio por el “te­rri­ble cri­men” de ne­gar­se a cum­plir con es­te re­qui­si­to en de­fen­sa de su de­re­cho a la se­mi­lla.

Se­gún la FAO, en el úl­ti­mo si­glo el avan­ce de la agri­cul­tu­ra in­dus­trial ha sig­ni­fi­ca­do la pér­di­da del 75% de las va­rie­da­des de se­mi­llas. La in­men­sa di­ver­si­dad re­ci­bi­da de nues­tros an­ces­tros ha si­do re­em­pla­za­da por un peque­ño nú­me­ro de va­rie­da­des que per­te­ne­cen a la in­dus­tria. Cin­co em­pre­sas –Ba­yer-mon­san­to, Syn­gen­ta, Dow-chem­chi­na, Dupont y No­var­tis– con­tro­lan el 80% del mer­ca­do de las se­mi­llas. Pa­ra es­tas em­pre­sas, las se­mi­llas re­pre­sen­tan so­bre to­do el en­gan­che pa­ra la ven­ta de sus pro­duc­tos quí­mi­cos, don­de re­si­den sus mul­ti­mi­llo­na­rias ga­nan­cias. Las se­mi­llas in­dus­tria­les son vul­ne­ra­bles de­bi­do a su uni­for­mi­dad ge­né­ti­ca, re­quie­ren el uso de agro­quí­mi­cos y, co­mo se di­jo más arri­ba, mu­chas no se pue­den vol­ver a sem­brar, por lo que to­do el sis­te­ma ali­men­ta­rio pa­sa a de­pen­der de es­tos mo­no­po­lios.

LA RES­PUES­TA EN ECUA­DOR An­te es­tas ame­na­zas, la so­cie­dad ci­vil ecua­to­ria­na se or­ga­ni­zó me­dian­te fo­ros y en­cuen­tros de dis­cu­sión. Dos pun­tos esen­cia­les sur­gie­ron del aná­li­sis de la pro­pues­ta de ley ofi­cial: La se­mi­lla no pue­de ser pa­tri­mo­nio del es­ta­do, pues es­te no la creó ni la man­tie­ne. La se­mi­lla per­te­ne­ce al pue­blo. Se­gún los par­ti­ci­pan­tes en el fo­ro “Se­mi­llas y So­be­ra­nía Ali­men­ta­ria en Ries­go”, la se­mi­lla –su ob­ten­ción, re­pro­duc­ción co­mer­cia­li­za­ción e in­ter­cam­bio– es un de­re­cho hu­mano bá­si­co. De ello de­ri­va que la se­mi­lla de­be cir­cu­lar li­bre, nun­ca de­be ser so­me­ti­da a pro­ce­sos de re­gis­tro y cer­ti­fi­ca­ción obli­ga­to­ria, que ade­más ge­ne­ran ero­sión ge­né­ti­ca y po­nen en ries­go la se­gu­ri­dad ali­men­ta­ria. Es­tos dos pun­tos fue­ron reite­ra­dos du­ran­te las au­dien­cias pre­le­gis­la­ti­vas pro­vin­cia­les or­ga­ni­za­das por la co­mi­sión de So­be­ra­nía Ali­men­ta­ria de la Asam­blea Na­cio­nal, en fo­ros y reunio­nes, en even­tos co­mu­ni­ta­rios y en me­dios de co­mu­ni­ca­ción. El es­fuer­zo no fue vano, y la ley se apro­bó con cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos: El es­ta­do re­co­no­ce que la se­mi­lla es pa­tri­mo­nio del pue­blo, in­clu­yen­do los re­cur­sos ge­né­ti­cos que con­tie­ne. Se crean en la ley dos sis­te­mas de se­mi­llas: el con­ven­cio­nal pa­ra la se­mi­lla in­dus­trial, y el no con­ven­cio­nal, que in­clu­ye to­dos los otros sis­te­mas de se­mi­llas: an­ces­tra­les, 1. Zam­bo ( Cu­cur­bi­ta fi­ci­fo­lia). 2. Al­guno de los za­pa­llos ( Cu­cur­bi­ta sp.). 3. Re­mo­la­cha ( Be­ta bul­ga­ris). 4. Al­he­lí ro­sa­do ( Ery­si­mum chei­ri). 5. Bun­ga ( Bom­bus sp.) en un cul­ti­vo or­gá­ni­co mix­to en la fin­ca Pa­lu­go, en Pi­fo; cuan­do se uti­li­zan pes­ti­ci­das quí­mi­cos, es­tos y otros po­li­ni­za­do­res des­apa­re­cen. 6. Li­na­za ( Li­num usi­ta­tis­si­mum). 7. Co­lec­ción de se­mi­llas du­ran­te el mu­llu ray­mi, una fe­ria de se­mi­llas en Co­ta­ca­chi. 8. Pa­pa­na­bo ( Bras­si­ca ra­pa). 9. Pa­pas ( So­la­num tu­be­ro­sum) y me­llo­cos ( Ullu­cus tu­be­ro­sus). 10. Ha­bas ( Vi­cia fa­ba). 11. Fru­ti­lla ( Fra­ga­ria x ananas­sa). 12. Mor­ti­ños ( Vac­ci­nium flo­ri­bun­dum).

13. Cu­lan­tro ( Eryn­gium foe­ti­dum). 14. Le­chu­gas ( Lac­tu­ca sa­ti­va) en un cul­ti­vo agroe­co­ló­gi­co, don­de la sa­lud de los cul­ti­vos no de­pen­de de la erra­di­ca­ción de otras es­pe­cies. 15. Chi­ri­vía (pa­rien­te de la za­naho­ria, Pas­ti­na­ca sa­ti­va). 16. Cho­cho ( Lu­pi­nus mu­ta­bi­lis).

agroe­co­ló­gi­cas, na­tu­ra­les, de cam­pe­si­nos, etc. La ley de­cla­ra que las se­mi­llas no con­ven­cio­na­les nun­ca se­rán ob­je­to de cer­ti­fi­ca­ción obli­ga­to­ria. El es­ta­do ga­ran­ti­za la li­bre cir­cu­la­ción de es­tas se­mi­llas, in­clu­yen­do el de­re­cho a su com­pra y ven­ta por par­te de la po­bla­ción. Es­te es un triun­fo sig­ni­fi­ca­ti­vo en Amé­ri­ca La­ti­na, don­de la cer­ti­fi­ca­ción obli­ga­to­ria se ha im­pues­to en la ma­yo­ría de paí­ses, lo que ha ge­ne­ra­do con­flic­tos so­cia­les im­por­tan­tes y po­ne en ries­go el de­re­cho a la ali­men­ta­ción.

No to­do es color de ro­sa, sin em­bar­go. Hay ar­tícu­los en la ley que en­tran en con­tra­dic­ción con la pro­pues­ta ge­ne­ral de ga­ran­ti­zar el li­bre flu­jo de se­mi­llas, sea por in­ten­ción o por des­cui­do. La ley di­ce tam­bién que si la se­mi­lla no con­ven­cio­nal quie­re ac­ce­der al “mer­ca­do con­ven­cio­nal”, de­be­rá so­me­ter­se a las nor­mas fi­to­sa­ni­ta­rias vi­gen­tes. Re­cor­de­mos que se tra­ta de nor­mas crea­das por la in­dus­tria, de acuer­do a su con­cep­ción del mun­do, don­de exis­ten unos enemi­gos lla­ma­dos pla­gas y en­fer­me­da­des que cau­san da­ños a los cul­ti­vos y de­ben ser eli­mi­na­dos a to­da cos­ta y al pri­mer sín­to­ma. Pa­ra la agroe­co­lo­gía, sin em­bar­go, los or­ga­nis­mos que cau­san pla­gas y en­fer­me­da­des co­exis­ten en ar­mo­nía con el cul­ti­vo; so­lo se con­vier­ten en ame­na­zas cuan­do hay al­gún des­equi­li­brio im­por­tan­te en el sis­te­ma. Es de­cir, no son la cau­sa del pro­ble­ma sino un sín­to­ma. Al ca­mi­nar por la huer­ta di­ver­si­fi­ca­da de ca­cao fino de aro­ma de Geor­ge Flet­cher en Cai­mi­to, por ejem­plo, se pue­den ver aquí y allá bro­tes del te­mi­do hon­go es­co­ba de bru­ja. Geor­ge no mues­tra preo­cu­pa­ción al­gu­na mientras cor­ta con el ma­che­te el bro­te y lo ti­ra al sue­lo, don­de el eco­sis­te­ma ac­ti­vo se en­car­ga­rá de co­mer­se al hon­go an­tes de que cau­se al­gu­na afec­ta­ción y sin ne­ce­si­dad de fu­mi­ga­cio­nes.

Las nor­mas fi­to­sa­ni­ta­rias vi­gen­tes res­pon­den a un so­lo mo­de­lo cul­tu­ral de ma­ne­jo del cul­ti­vo, lo que sig­ni­fi­ca que es­tán desac­tua­li­za­das y son inade­cua­das de acuer­do a los prin­ci­pios cons­ti­tu­cio­na­les del Ecua­dor. Si la ley de Se­mi­llas se man­tie­ne co­mo es­tá, la po­bla­ción ecua­to­ria­na no ten­drá la po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a tra­vés de los mer­ca­dos con­ven­cio­na­les a la di­ver­si­dad de se­mi­llas que he­mos he­re­da­do. EL VE­TO DE DES­PE­DI­DA A so­lo cua­tro días de terminar su man­da­to, el ex­pre­si­den­te Ra­fael Co­rrea ve­tó es­ta ley de Se­mi­llas en un pun­to es­pe­cí­fi­co: exi­gió que se per­mi­ta el in­gre­so de se­mi­llas y cul­ti­vos trans­gé­ni­cos al país “con fi­nes in­ves­ti­ga­ti­vos so­la­men­te”. Es­to en­tra en con­tra­dic­ción con el ar­tícu­lo 401 de

nues­tra cons­ti­tu­ción que se­ña­la que la Pre­si­den­cia de­be­rá ar­gu­men­tar y la Asam­blea de­ba­tir la ne­ce­si­dad de per­mi­tir el in­gre­so de trans­gé­ni­cos ca­so por ca­so, y so­lo ex­cep­cio­nal­men­te. En el tex­to pro­pues­to por Co­rrea, es­tos can­da­dos se sal­tan y los trans­gé­ni­cos in­gre­san sin de­ba­te siem­pre que se di­ga que son pa­ra in­ves­ti­ga­ción.

El 1 de ju­nio de 2017, la Asam­blea se so­me­tió al ve­to pre­si­den­cial con 73 vo­tos a fa­vor (el blo­que de Alian­za País sal­vo una abs­ten­ción) y 53 en con­tra (to­dos los otros blo­ques). Con es­to, Ecua­dor se arries­ga a per­der su con­di­ción de úni­co país en Su­da­mé­ri­ca cons­ti­tu­cio­nal­men­te li­bre de cul­ti­vos trans­gé­ni­cos, y las ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas, so­cia­les y am­bien­ta­les que de­ri­van de di­cha con­di­ción.

Uno de los pe­li­gros que es­to con­lle­va es que la in­ves­ti­ga­ción de se­mi­llas trans­gé­ni­cas ne­ce­sa­ria­men­te se ha­ce en cam­pos de cul­ti­vo, y es im­po­si­ble im­pe­dir que la mo­di­fi­ca­ción ge­né­ti­ca es­ca­pe de esos cam­pos y con­ta­mi­ne los al­re­de­do­res. En Mé­xi­co va­rios es­ta­dos tie­nen su maíz con­ta­mi­na­do, in­clu­so las va­rie­da­des an­ces­tra­les uti­li­za­das en la co­ci­na fa­mi­liar. En mu­chos ca­sos la con­ta­mi­na­ción se dio con va­rie­da­des trans­gé­ni­cas que no son ap­tas pa­ra el con­su­mo hu­mano. Y la con­ta­mi­na­ción trans­gé­ni­ca, cuan­do se ex­tien­de, es irre­ver­si­ble.

Es­tos ries­gos am­bien­ta­les tie­nen par­ti­cu­lar re­le­van­cia en nues­tro país. Vi­vi­mos en una de las más im­por­tan­tes zo­nas de ori­gen de cul­ti­vos en el mun­do. De acuer­do a la En­ci­clo­pe­dia de las Plan­tas Úti­les del Ecua­dor, exis­ten más de 5 mil es­pe­cies ve­ge­ta­les con usos co­no­ci­dos. Ca­da una de ellas pue­de te­ner de de­ce­nas a cien­tos de va­rie­da­des, por lo que ha­bla­mos de de­ce­nas de mi­les de ti­pos de se­mi­lla. La in­dus­tria no es­tá in­tere­sa­da en ca­si nin­gu­na de es­tas es­pe­cies. Es pro­ba­ble que nun­ca vea­mos una se­mi­lla in­dus­trial de jí­ca­ma, de maíz ne­gro, de za­pa­llo li­me­ño, de po­ro­tón, de fré­jol tor­ta, de tzin­tzo o de chi­lan­gua. Y son plan­tas co­mo es­tas las que cons­ti­tu­yen nues­tro pa­tri­mo­nio ali­men­ta­rio, las que de­be­mos res­ca­tar y po­ner otra vez en nues­tros pla­tos pa­ra re­cu­pe­rar nues­tra sa­lud y la del am­bien­te. Ma­nos cam­pe­si­nas

pre­ser­van y siem­bran ca­da año es­tas se­mi­llas, pe­ro pa­ra man­te­ner esa la­bor, ne­ce­si­tan ac­ce­der a los mer­ca­dos. Pa­ra el res­to de la po­bla­ción, lo que es­tá en jue­go es el de­re­cho más bá­si­co que te­ne­mos co­mo con­su­mi­do­res, el de po­der ele­gir el ti­po de pro­duc­tos que de­sea­mos y ne­ce­si­ta­mos con­su­mir, sa­nos, sa­lu­da­bles, de­li­cio­sos, li­bres de ve­ne­nos y trans­gé­ni­cos.

Por ser una tec­no­lo­gía re­cien­te, no es po­si­ble co­no­cer aho­ra las con­se­cuen­cias a lar­go pla­zo de con­su­mir plan­tas con me­ta­bo­lis­mos dis­tin­tos a los de las plan­tas nor­ma­les. Sin em­bar­go, hay ca­da vez más es­tu­dios in­de­pen­dien­tes so­bre el efec­to de los trans­gé­ni­cos en la sa­lud, y al­gu­nos de ellos han arro­ja­do in­di­cios de que po­drían pro­du­cir ma­yor ries­go de aler­gias o des­en­ca­de­nar pro­ce­sos ce­lu­la­res re­la­cio­na­dos con el cáncer. Aun­que no son con­clu­yen­tes, bas­tan pa­ra que ba­jo el prin­ci­pio de pre­cau­ción se im­pi­da la adop­ción ma­si­va de es­tas tec­no­lo­gías.

¿Qué po­de­mos ha­cer? En pri­mer lugar, in­for­mar­nos. Hay que des­con­fiar de la in­for­ma­ción que pro­vie­ne de las par­tes in­tere­sa­das: científicos y em­pre­sas que es­pe­ran lu­crar con la in­tro­duc­ción de trans­gé­ni­cos. De­be­mos mo­vi­li­zar­nos y apo­yar a las or­ga­ni­za­cio­nes que sos­ten­drán la lu­cha por las se­mi­llas li­bres.

Por úl­ti­mo, co­mo con­su­mi­do­res de­be­mos evi­tar los ali­men­tos que con­tie­nen trans­gé­ni­cos. En Ecua­dor el eti­que­ta­do es obli­ga­to­rio, pe­ro no siem­pre se cum­ple. Se pue­de evi­tar to­do pro­duc­to que con­ten­ga so­ya o acei­te de so­ya, por ejem­plo, pues el 90% de ella es trans­gé­ni­ca. Tam­bién el pollo de gal­pón, ali­men­ta­do con trans­gé­ni­cos. No so­lo por ra­zo­nes de sa­lud, sino por­que al con­su­mir­los es­ta­mos im­pli­cán­do­nos y apo­yan­do esas eco­no­mías. Ser más cons­cien­tes del mun­do en que vi­vi­mos, de lo que con­su­mi­mos y de las con­se­cuen­cias de nues­tras ac­cio­nes. So­mos par­te del eco­sis­te­ma y es nues­tra sa­lud y el fu­tu­ro de nues­tros hi­jos lo que es­tá en jue­go. Y sa­ber, co­mo han sa­bi­do siem­pre los cam­pe­si­nos, que to­do em­pie­za con la Se­mi­lla

Ja­vier Ca­rre­ra es fun­da­dor de la Red de Guar­dia­nes de Se­mi­llas y miem­bro del Co­lec­ti­vo Agroe­co­ló­gi­co del Ecua­dor. In­ves­ti­ga te­mas ali­men­ta­rios y de sus­ten­ta­bi­li­dad y es edi­tor de la re­vis­ta eco­ló­gi­ca All­pa. www.all­pa­chas­ki.com

2

De­re­cha. En el mun­do an­dino, el tér­mino “se­mi­lla” se usa in­clu­so en el con­tex­to de la re­pro­duc­ción animal. En la fo­to, un gua­gua lla­min­go ( La­ma

gla­ma) en una ce­men­te­ra de ce­ba­da en Ni­ti­lui­sa, Chim­bo­ra­zo. Aba­jo. El fré­jol ( Pha­seo­lus vul­ga­ris) es la le­gu­mi­no­sa más con­su­mi­da en Ecua­dor. Ade­más de ser uno de los cen­tros de ori­gen de es­te grano, aquí con­flu­yen ra­zas de los An­des del sur y de Me­soa­mé­ri­ca, por lo que hay más de mil va­rie­da­des. En las fo­tos, 1. car­ga­be­llo; 2. ma­taham­bre morado; 3. bo­lón o man­te­qui­lla pin­ta­do; 4. vi­ni­ta; 5. mix­tu­ra­do de cha­cra: va­qui­ta, co­ne­jo, toa, gris, ca­na­rio, su­co y man­zano; 5. ne­gro.

3

1

Iz­quier­da. Ger­mi­na­ción de se­mi­lla en el sue­lo de un bos­que an­dino. Arri­ba. Geor­ge Flet­cher atien­de su cul­ti­vo agroe­co­ló­gi­co de ca­cao en Cai­mi­to, en Es­me­ral­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.