En el prin­ci­pio fue la se­mi­lla

Ecuador Terra Incognita - - Contenido -

En me­ses pa­sa­dos la Asam­blea Na­cio­nal apro­bó una ley de Se­mi­llas que ri­ge va­rios as­pec­tos re­la­cio­na­dos con la ba­se mis­ma de nues­tra ali­men­ta­ción. Jun­to a Ja­vier Ca­rre­ra co­no­ce­re­mos el pro­ce­so de diá­lo­go al­re­de­dor de es­ta ley –a ra­tos trun­ca­do, a ra­tos sos­te­ni­do, par­cial­men­te in­cor­po­ra­do– y ana­li­za­re­mos al­gu­nos avan­ces, ame­na­zas y po­lé­mi­cas que con­tie­ne la nue­va le­gis­la­ción des­de la pers­pec­ti­va de la agroe­co­lo­gía y el ac­ce­so de­mo­crá­ti­co a los ali­men­tos.

Mi­ne­ría sus­ten­ta­ble ¿Qué ofre­cen los eco­lo­gis­tas co­mo al­ter­na­ti­va al apro­ve­cha­mien­to de re­cur­sos na­tu­ra­les, a lo que ellos lla­man ex­plo­ta­ción? En reali­dad ofre­cen muy po­co. Sus ar­gu­men­tos son vá­li­dos, sus preo­cu­pa­cio­nes muy res­pe­ta­bles. Se la­men­tan por las afec­ta­cio­nes a la na­tu­ra­le­za, por la ex­tin­ción de es­pe­cies y por la con­ta­mi­na­ción de fuen­tes de agua y sue­los. Su­fren por los de­re­chos de los pue­blos in­dí­ge­nas y, en oca­sio­nes ,has­ta se con­si­de­ran los vo­ce­ros de es­tos pue­blos sin ha­ber si­do de­cla­ra­dos co­mo ta­les. Se opo­nen a la mi­ne­ría, a la ex­plo­ta­ción pe­tro­le­ra, a la ex­trac­ción de ma­de­ra, al cre­ci­mien­to de la agri­cul­tu­ra; a to­das las for­mas de ex­plo­ta­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les en gran es­ca­la. Al­gu­nos se fun­da­men­tan en da­tos científicos ve­ra­ces, otros no tan­to, pe­ro prác­ti­ca­men­te to­dos fa­llan en ofre­cer al­ter­na­ti­vas reales. Ha­blan de tu­ris­mo, de agri­cul­tu­ra or­gá­ni­ca o de in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca, pe­ro no sus­ten­tan sus ar­gu­men­tos en da­tos con­cre­tos. El tu­ris­mo no es via­ble en to­dos los lu­ga­res y no ge­ne­ra los su­fi­cien­tes in­gre­sos pa­ra sus­ten­tar a una po­bla­ción que no pa­ra de cre­cer. Lo mis­mo se pue­de de­cir de la agri­cul­tu­ra or­gá­ni­ca. En cam­bio, la in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca es aten­di­da por muy po­cas per­so­nas con un ni­vel de edu­ca­ción ade­cua­do pa­ra lle­var­la a ca­bo. Es ver­dad que no exis­te la mi­ne­ría sus­ten­ta­ble por­que es una for­ma de ex­plo­tar re­cur­sos has­ta ago­tar­los. Pe­ro, ¿aca­so el tu­ris­mo sus­ten­ta­ble al­can­za­rá pa­ra to­dos? Hay ini­cia­ti­vas de eco­tu­ris­mo sus­ten­ta­ble muy im­por­tan­tes, va­rias de ellas han si­do re­se­ña­das en es­ta re­vis­ta, pe­ro son pro­yec­tos pe­que­ños de ca­pi­tal pri­va­do o co­mu­ni­ta­rio. La opo­si­ción a los pro­yec­tos ex­trac­ti­vos sin al­ter­na­ti­vas reales se con­vier­te fá­cil­men­te en un dis­cur­so va­cío. Her­nán Ba­la­re­zo, Cuen­ca Bio­di­ver­si­dad y mi­ne­ría Leí con mu­cha preo­cu­pa­ción su edi­ción es­pe­cial so­bre mi­ne­ría en la cor­di­lle­ra del Cón­dor ( ETI 105). Me ha­bría gus­ta­do que in­clu­yan un re­por­ta­je so­bre la bio­di­ver­si­dad en esa cor­di­lle­ra,

mis­ma que se ve­rá afec­ta­da de for­ma irre­ver­si­ble si es que se desa­rro­llan gran­des pro­yec­tos mi­ne­ros. Tam­bién ha­bría si­do im­por­tan­te en­ten­der qué sig­ni­fi­ca­do tie­ne la bio­di­ver­si­dad pa­ra el pue­blo shuar, y qué me­di­das to­man en sus co­mu­ni­da­des pa­ra pro­te­ger a las es­pe­cies de fau­na y flo­ra más em­ble­má­ti­cas de sus te­rri­to­rios. Ha­ce po­cas se­ma­nas apa­re­ció en la pren­sa la no­ti­cia del des­cu­bri­mien­to de una ra­ni­ta nue­va pa­ra la cien­cia jus­ta­men­te en la cor­di­lle­ra del Cón­dor, don­de se han en­con­tra­do más de qui­nien­tas es­pe­cies de aves. Otro as­pec­to que me ha­bría gus­ta­do leer en su edi­ción es­pe­cial es el rol que cumplen las áreas pro­te­gi­das es­ta­ta­les que se so­bre­po­nen con las zo­nas de con­ce­sio­nes mi­ne­ras, co­mo se pue­de ver en el ma­pa de la pá­gi­na 13. Un úl­ti­mo te­ma que fal­tó tra­tar es el pa­pel del mi­nis­te­rio del Am­bien­te co­mo res­pon­sa­ble de esas áreas pro­te­gi­das y co­mo res­pon­sa­ble de emi­tir los per­mi­sos de ex­plo­ta­ción mi­ne­ra. Lo­re­na Gutiérrez, Ma­cas Pri­ma­tes y otros mamíferos Me en­can­tan los re­por­ta­jes fo­to­grá­fi­cos de fau­na que han sa­li­do en su re­vis­ta des­de ha­ce años: ma­ri­po­sas, la­gar­ti­jas, pá­ja­ros sal­ta­ri­nes, es­cor­pio­nes... Han mos­tra­do co­lo­res y di­se­ños es­pec­ta­cu­la­res, in­clu­so al­gu­nos que nues­tros ojos hu­ma­nos no al­can­zan a per­ci­bir. Nues­tros pa­rien­tes más cer­ca­nos no han re­ci­bi­do la mis­ma aten­ción. Me gus­ta­ría que en una edi­ción fu­tu­ra pu­bli­quen un ar­tícu­lo so­bre los pri­ma­tes. Muy po­cos ecua­to­ria­nos he­mos te­ni­do la suer­te de ver un pri­ma­te en es­ta­do na­tu­ral, pe­ro creo que a to­dos nos gus­tan por­que se nos pa­re­cen. De igual ma­ne­ra, se­ría muy in­tere­san­te un re­por­ta­je fo­to­grá­fi­co so­bre otros mamíferos co­mo los fe­li­nos y los mur­cié­la­gos. Oja­lá atien­dan mi pe­ti­ción. Has­ta tan­to, ten­dré que se­guir so­ñan­do con ver un mono sil­ves­tre por pri­me­ra vez. Jo­se­lin Zam­brano, Qui­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.