Ho­jas que can­tan

“Ver pa­ra creer” es una fra­se usa­da a dia­rio, ¿pe­ro qué ocu­rre cuan­do re­sul­ta que lo que ve­mos en reali­dad nos ha es­ta­do en­ga­ñan­do? Es­to nos pa­sa a me­nu­do a las per­so­nas que es­tu­dia­mos los misterios de la vi­da.

Ecuador Terra Incognita - - Contenido - Tex­to y fo­tos: Se­bas­tián Pa­drón

Des­de que ten­go me­mo­ria, los in­sec­tos han si­do mi pa­sión. Sin em­bar­go, la ex­pe­rien­cia que cam­bió mi vi­da y mar­có mi fu­tu­ro ocu­rrió una tar­de cuan­do era ni­ño. Mi abue­lo, co­mo sa­bía que me gus­ta­ban los in­sec­tos, me re­ga­ló una pe­que­ña ca­ja de fós­fo­ros que con­te­nía un in­creí­ble es­ca­ra­ba­jo do­ra­do –aho­ra sé que era un Chry­si­na ar­gen­teo­la– que ha­bía traí­do de la Cos­ta. Me cau­só con­fu­sión. No po­día creer lo que veía. Un in­sec­to me­tá­li­co, do­ra­do, co­mo si fue­ra una go­ta de oro ta­lla­da a la per­fec­ción. Des­pués de ob­ser­var­lo por va­rios mi­nu­tos y de tra­tar sin éxi­to de qui­tar­le la pin­tu­ra que yo creía que mi abue­lo le ha­bía pues­to, que­dé cau­ti­va­do por el in­sec­to.

Des­de en­ton­ces me de­di­co a ob­ser­var a es­tos pe­que­ños se­res, y des­de ha­ce un par de años lo ha­go co­mo un en­to­mó­lo­go –per­so­na cu­ya pro­fe­sión es el es­tu­dio cien­tí­fi­co de los in­sec­tos pa­ra en­ten­der su evo­lu­ción, sis­te­má­ti­ca, eco­lo­gía y dis­tri­bu­ción. Co­mo se pue­de asu­mir, he vis­to una in­fi­ni­dad de bi­chos en el cam­po y en pu­bli­ca­cio­nes de to­do ti­po. Sin em­bar­go, to­do el tiem­po si­go en­con­tran­do al­go que des­pier­ta ese sen­ti­mien­to de asom­bro que me in­va­día cuan­do era ni­ño. Es­ta vez ocu­rrió du­ran­te una sa­li­da de cam­po noc­tur­na en el Orien­te. Uno de los es­tu­dian­tes que me acom­pa­ña­ban en­con­tró un in­sec­to so­bre el que yo ha­bía leí­do, pe­ro que nun­ca ha­bía te­ni­do fren­te a mí: el saltamontes que en la­tín se co­no­ce co­mo Ty­pophy­llum la­ci­ni­pen­ne, y que es in­dis­tin­gui­ble a pri­me­ra vis­ta de una ho­ja se­ca.

Es­te saltamontes uti­li­za una es­tra­te­gia de adap­ta­ción que se co­no­ce co­mo mi­men­tis­mo (ver ETI 66), y que con­sis­te en adop­tar for­mas, tex­tu­ras, co­lo­res y/o com­por­ta­mien­tos que ha­cen que se con­fun­da a un animal o plan­ta con otros or­ga­nis­mos o con su en­torno. Los maes­tros in­dis­cu­ti­bles del mi­me­tis­mo son los in­sec­tos. Exis­ten cien­tos de es­pe­cies que se pa­re­cen a otros ani­ma­les e in­clu­so a ob­je­tos iner­tes co­mo las pie­dras. En­tre los mi­me­tis­mos más co­mu­nes es­tá el que uti­li­zan va­rias ma­ri­po­sas, man­tis o saltamontes que los ha­ce con­fun­dir­se con plan­tas o con par­tes de ellas. Una par­te pre­fe­ri­da son las ho­jas, a las que los saltamontes de la fa­mi­lia Tet­ti­go­ni­dae tie­nen una ha­bi­li­dad par­ti­cu­lar pa­ra imi­tar. Hay aque­llos que si­mu­lan ho­jas fres­cas, en des­com­po­si­ción o se­cas, co­mo el ca­so del saltamontes que en­con­tró mi estudiante en la Ama­zo­nía.

Es­tas imi­ta­cio­nes des­de ha­ce mu­cho tiem­po han lla­ma­do la aten­ción de los in­ves­ti­ga­do­res. Des­de el año pa­sa­do, in­clu­so hay un cri­te­rio ob­je­ti­vo pa­ra es­ta­ble­cer qué es un “in­sec­to ho­ja” y qué no. Un gru­po de in­ves­ti­ga­do­res desa­rro­lló un ín­di­ce a par­tir de mi­nu­cio­sas me­di­cio­nes, más allá de su apa­rien­cia: un in­sec­to ho­ja, en­ton­ces, es el que tie­ne el an­cho de la par­te me­dia de las alas ma­yor al an­cho de la ba­se de sus alas en el tó­rax.

Sin em­bar­go, la for­ma de sus alas es so­lo uno de los tru­cos de los in­sec­tos pa­ra con­fun­dir a sus pre­da­do­res. Ade­más uti­li­zan una se­rie de ver­sá­ti­les y su­ti­les se­ña­les pa­ra in­cre­men­tar la ilu­sión. Así, en sus alas o pa­tas pue­den apa­re­cer man­chas, tex­tu­ras y tu­bércu­los que ha­cen aún más rea­lis­ta la se­me­jan­za al aña­dir atri­bu­tos es­pe­cí­fi­cos a las ho­jas que pre­ten­den per­so­ni­fi­car: en des­com­po­si­ción, con hon­gos, con lí­que­nes o in­clu­so con da­ños pro­du­ci­dos por la mas­ti­ca­ción de un her­bí­vo­ro co­mo ellos. Hay aque­llos que re­pro­du­cen las ven­ta­nas trans­lú­ci­das que apa­re­cen en­tre las ve­nas de las ho­jas co­mo efec­to de en­fer­me­dad o agos­ta­mien­to, o los que si­mu­lan la cur­va­tu­ra que to­man las ho­jas cuan­do se se­can.

Y no so­lo eso. Su com­por­ta­mien­to tam­bién es­tá en­ca­mi­na­do a acre­cen­tar la con­fu­sión. A di­fe­ren­cia de otros saltamontes más vis­to­sos que sal­tan o vue­lan cuan­do se sien­ten ame­na­za­dos, los saltamontes ho­ja reac­cio­nan con la in­mo­vi­li­dad to­tal. Du­ran­te el día, cuan­do des­can­san

y po­drían ser más vi­si­bles, sue­len adop­tar po­si­cio­nes que po­ten­cian su ca­mu­fla­je, co­mo al­gu­nas es­pe­cies que pre­sio­nan su ca­be­za y an­te­nas con­tra el sus­tra­to don­de se po­san, y así es­con­den aque­llas par­tes que los po­drían de­la­tar.

¿Por qué de­be­rían es­tos in­sec­tos lle­gar a ta­les ex­tre­mos de per­fec­cio­nis­mo? En­tre las he­rra­mien­tas que sus de­pre­da­do­res uti­li­zan pa­ra de­tec­tar­los es­tá la fi­ní­si­ma vi­sión de va­rias es­pe­cies de aves, rep­ti­les y an­fi­bios, o los mi­nu­cio­sos ra­da­res ul­tra­só­ni­cos de los mur­cié­la­gos. Si es­tos sis­te­mas de de­tec­ción son tan exac­tos es jus­to por­que son el pro­duc­to de un jue­go evo­lu­ti­vo que los em­pu­ja a re­ve­lar imi­ta­cio­nes ca­da vez más pre­ci­sas, lo que, en un cir­cui­to de re­tro­ali­men­ta­cio­nes, em­pu­ja a las pre­sas a desa­rro­llar en­ga­ños ca­da vez más re­cur­si­vos.

El ni­vel de per­fec­cio­nis­mo es tan gran­de que, por ejem­plo, nun­ca dos in­di­vi­duos son exac­ta­men­te igua­les, aun­que sean de la mis­ma es­pe­cie. Es­to di­fi­cul­ta su de­tec­ción, pues los pre­da­do­res no pue­den te­ner –ya sea de ma­ne­ra in­na­ta o apren­di­da– un pa­trón o ima­gen pre­de­ter­mi­na­da con la que co­te­jar lo que sus ojos ven. Pa­ra com­pli­car aún más su de­tec­ción, los bi­chos que

uti­li­zan es­ta es­tra­te­gia sue­len ser po­co fre­cuen­tes en los bos­ques en que vi­ven; son una agu­ja en un “ho­jar”.

Aho­ra sa­be­mos que otra ra­zón pa­ra que ha­ya tal di­ver­si­fi­ca­ción en las for­mas de plan­tas que adop­tan los in­sec­tos es que la es­tra­te­gia tie­ne una his­to­ria muy lar­ga. El año pa­sa­do se en­con­tró en Fran­cia un fó­sil del saltamontes ho­ja Per­mo­tet­ti­go­nia ga­lli­cea, hoy ex­tin­to, que vi­vió ha­ce unos 270 mi­llo­nes de años, du­ran­te el pe­río­do Pér­mi­co. An­tes de es­te ha­llaz­go so­lo ha­bía ejem­plos de la era Me­so­zoi­ca, ha­ce unos 150 mi­llo­nes de años, por lo que es­te des­cu­bri­mien­to de­mos­tró que las pre­sio­nes se­lec­ti­vas que die­ron for­ma a los in­sec­tos ho­ja son mu­cho más an­ti­guas de lo que pen­sá­ba­mos.

Si bien es­ta enor­me di­ver­si­dad de for­mas in­clu­so den­tro de una mis­ma es­pe­cie les ha si­do muy be­ne­fi­cio­sa a los saltamontes, pue­de ser una pe­sa­di­lla pa­ra las per­so­nas que los es­tu­dian. Exis­ten es­pe­cies que po­seen has­ta do­ce mor­fos, que son va­ria­cio­nes de color o de for­ma, al­gu­nas muy dis­tin­tas en­tre sí, que pre­sen­tan in­di­vi­duos de una mis­ma es­pe­cie. Co­mo es de es­pe­rar­se, es­to lle­vó a que hu­bie­ran va­rias es­pe­cies des­cri­tas que en reali­dad, a la luz de las téc­ni­cas de ADN ac­tua­les, son la mis­ma. A pe­sar de es­ta re­cien­te uni­fi­ca­ción de “seu­do­es­pe­cies”, la di­ver­si­dad de es­pe­cies se ha dis­pa­ra­do en es­tos úl­ti­mos años, pues la bús­que­da de bi­chos se ha vuel­to más efec­ti­va. Aho­ra los in­ves­ti­ga­do­res que sa­len a bus­car­los en la os­cu­ri­dad de la no­che ya no con­fían so­lo en su vi­sión, que pue­de ser bur­la­da con fa­ci­li­dad, sino en mi­cró­fo­nos es­pe­cia­les que per­mi­ten de­tec­tar los can­tos se­xua­les de ba­ja fre­cuen­cia de los ma­chos, im­per­cep­ti­bles a nues­tros oí­dos des­nu­dos. ¡Tan­to cui­da­do pa­ra ca­mu­flar­se, trai­cio­na­do por un mo­men­to de lu­ju­ria!

Pá­gi­nas an­te­rio­res. Un saltamontes ho­ja Ty­pophy­llum la­ci­ni­pen­ne, cer­ca de Ma­cas. Arri­ba. Es­ca­ra­ba­jo ge­ma ( Chry­si­na ar­gen­teo­la). Aba­jo. Es­tas po­li­llas se ase­me­jan a avis­pas pa­ra di­sua­dir a po­ten­cia­les pre­da­do­res –una es­tra­te­gia lla­ma­da mi­me­tis­mo ba­te­siano.

po­li­lla avis­pa sin iden­ti­fi­car

Myr­me­cop­sis sp.

Ma­croc­ne­me sp.

Ty­pophy­llum sp.

Ty­pophy­llum sp.

Ty­pophy­llum sp.

Ty­pophy­llum sp.

Ty­pophy­llum mo­rri­si

sin iden­ti­fi­car

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.