Al fin, ¿qué pa­só con los pin­güi­nos de Ga­lá­pa­gos?

Ecuador Terra Incognita - - NOTAS -

En nues­tra edi­ción 98 es­pe­cu­la­mos so­bre el po­si­ble im­pac­to que el for­tí­si­mo fe­nó­meno de El Ni­ño que se pre­sa­gia­ba a me­dia­dos de 2015 ten­dría en las po­bla­cio­nes de pin­güi­nos y cor­mo­ra­nes de Ga­lá­pa­gos. Las inusua­les tem­pe­ra­tu­ras al­tas del mar te­nían en vi­lo a los sec­to­res agro­pe­cua­rios, in­dus­tria­les, pes­que­ros, tu­rís­ti­cos y am­bien­ta­les. En­tre es­tos úl­ti­mos, los bió­lo­gos de la es­ta­ción Char­les Dar­win te­mían que se re­pli­quen los efec­tos de an­te­rio­res El Ni­ño en las po­bla­cio­nes de pin­güi­nos y cor­mo­ra­nes no vo­la­do­res. Es­tas dos es­pe­cies se ali­men­tan de pe­ces del mar, cu­ya pro­duc­ti­vi­dad se des­plo­ma cuan­do el agua se ca­lien­ta tan­to. Al ser es­tas aves tan po­cas y de dis­tri­bu­ción tan res­trin­gi­da, las ham­bru­nas que sue­le traer El Ni­ño sig­ni­fi­can el co­lap­so de la po­bla­ción. Así, lue­go de los fe­nó­me­nos de 1982 y 1997 las po­bla­cio­nes de pin­güi­nos dis­mi­nu­ye­ron en 77 y 65%, res­pec­ti­va­men­te.

La preo­cu­pa­ción que ma­ni­fes­ta­ba el ar­tícu­lo es que el im­pac­to de un El Ni­ño tan fuer­te co­mo el va­ti­ci­na­do so­bre po­bla­cio­nes que to­da­vía no lo­gra­ban su com­ple­ta re­cu­pe­ra­ción de even­tos pa­sa­dos, pu­die­ra diez­mar­las al pun­to de pro­du­cir su des­apa­ri­ción. Por­que si bien en los he­chos los tem­po­ra­les que El Ni­ño sue­le cau­sar no se hi­cie­ron pre­sen­tes, las tem­pe­ra­tu­ras del mar per­ma­ne­cie­ron al­tas por al­gún tiem­po. ¿Có­mo, en los he­chos, afec­ta­ron a los pin­güi­nos?

Los re­sul­ta­dos ini­cia­les de los con­teos que rea­li­za la Char­les Dar­win alar­ma­ron a los cien­tí­fi­cos. Los 1100 in­di­vi­duos avis­ta­dos en no­viem­bre de 2016 eran bas­tan­te me­nos que los con­ta­dos en años an­te­rio­res. Qui­zá los pin­güi­nos res­pon­die­ron al ca­len­ta­mien­to ma­rino tras­la­dán­do­se a zo­nas más frías para ali­men­tar­se, pues no se en­con­tró la abun­dan­cia de pin­güi­nos muer­tos de fe­nó­me­nos El Ni­ño an­te­rio­res. Sub­se­cuen­tes mo­ni­to­reos, ya con el agua a tem­pe­ra­tu­ra nor­mal, evi­den­cia­ron una gran can­ti­dad de cor­te­jos y ni­dos, así co­mo de ani­ma­les ju­ve­ni­les (20% de la po­bla­ción, cuan­do lo usual es 10%). Al pa­re­cer, los pin­güi­nos res­pon­die­ron bien a es­te es­co­llo cli­má­ti­co y, si lo­gran sobrevivir has­ta re­pro­du­cir­se, es­tos nue­vos jó­ve­nes con­tri­bui­rán a man­te­ner la po­bla­ción en el nue­vo con­tex­to de ines­ta­bi­li­dad cli­má­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.