Las dos ca­ras del te­le­tra­ba­jo: unos la­bo­ran más tiem­po del que cobran y otros ha­cen el mí­ni­mo es­fuer­zo

Hay tra­ba­ja­do­res con jor­na­da y suel­do re­du­ci­dos, pe­ro con más car­ga la­bo­ral que an­tes de la pan­de­mia. Hay em­pre­sas que se ven afec­ta­das con em­plea­dos que, sin con­trol, ba­jan su desem­pe­ño o se au­sen­tan.

El Universo - - PORTADA - Por Be­lén Za­pa­ta Mo­ra

El tiem­po que An­drés des­ti­na­ba pa­ra dia­lo­gar con su ma­dre ya no exis­te. Tie­ne 9 ho­ras al día pa­ra dor­mir, ba­ñar­se y ayu­dar con queha­ce­res do­més­ti­cos. No tie­ne es­pa­cio pa­ra ejer­ci­tar­se, pues ase­gu­ra que tra­ba­jar 15 ho­ras al día lo de­ja ex­haus­to con su úni­co de­seo de dor­mir.

Es­te rit­mo de tra­ba­jo lo lle­va por más de cua­tro me­ses. To­ma pa­ra­ce­ta­mol y va­le­ria­na por do­lo­res mus­cu­la­res y ner­vios. Di­ce que has­ta ba­jó de pe­so.

“El te­le­tra­ba­jo pa­ra mí ha si­do la peor ex­pe­rien­cia, es­to em­pe­zó des­de mar­zo y tra­ba­ja­ba de 09:00 a 18:00 con una ho­ra de al­muer­zo, has­ta ju­nio la ges­tión fue lle­va­de­ra, pos­te­rior a eso la car­ga (la­bo­ral) ha in­cre­men­ta­do, a tal pun­to que me de­socu­po a las 00:00 o 01:00, es ago­bian­te y pen­sé en re­nun­ciar”, ex­pre­sa.

An­drés la­bo­ra pa­ra un call cen­ter en Gua­ya­quil y tie­ne su jor­na­da re­du­ci­da al 30 %. Pen­só en de­nun­ciar a la com­pa­ñía, pe­ro por te­mor a un des­pi­do no lo hi­zo. “De­be­ría tra­ba­jar 6 ho­ras y me­dia y la­bo­ro más del do­ble sin re­car­go de ho­ras ex­tras y los días de feriado no son pa­ga­dos”, apun­ta.

Li­lia­na pa­sa por la mis­ma si­tua­ción, pe­ro en Qui­to. Afir­ma que re­ci­be lla­ma­das de sus su­pe­rio­res to­dos los do­min­gos a las 05:00 pa­ra asig­nar ta­reas y la­men­ta que no se res­pe­te su tiem­po de des­co­ne­xión.

De tan­ta pre­sión, cuen­ta, lle­gó a es­tar hos­pi­ta­li­za­da. “Es­tu­ve in­ter­na­da por mo­les­tias mus­cu­la­res, in­tes­ti­na­les por­que el co­lon se afec­ta”, di­ce y agre­ga que la em­pre­sa no re­co­no­ció eco­nó­mi­ca­men­te el tra­ta­mien­to mé­di­co.

A di­fe­ren­cia de An­drés, Li­lia­na pre­sen­tó una de­nun­cia de ins­pec­ción fo­ca­li­za­da por aco­so la­bo­ral en el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y es­pe­ra te­ner una res­pues­ta. “Lo que quie­ro es que pa­re el aco­so la­bo­ral, uno es cons­cien­te de la reali­dad y que el con­tex­to ha cam­bia­do con la pan­de­mia, pe­ro me gus­ta­ría tra­ba­jar en ar­mo­nía, en paz. Se ne­ce­si­ta lle­gar a una si­tua­ción que la otra par­te tam­bién com­pren­da que uno es per­so­na y no má­qui­na, que res­pe­ten las ho­ras

En Pi­chin­cha exis­ten 63 de­nun­cias, en Gua­yas 38, Lo­ja 11, El Oro y Azuay 7.

de des­can­so”, re­la­ta.

El Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo re­gis­tra 154 de­nun­cias por aco­so la­bo­ral, en­tre el 16 de mar­zo al 7 de oc­tu­bre pa­sa­do, en el Sis­te­ma Úni­co de Tra­ba­jo.

Esas ci­fras, se­gún la abo­ga­da la­bo­ral Va­nes­sa Ve­lás­quez, son mí­ni­mas y se­gui­rán dis­mi­nu­yen­do por te­mor a de­nun­ciar. Y por­que el acuer­do mi­nis­te­rial 181, que es­ta­ble­ce di­rec­tri­ces pa­ra apli­car el te­le­tra­ba­jo y que se re­fie­re a la des­co­ne­xión la­bo­ral, no es pre­ci­so.

El do­cu­men­to men­cio­na que la des­co­ne­xión se­rá de al me­nos 12 ho­ras con­ti­nuas en un pe­rio­do de 24 ho­ras. Pe­ro en el si­guien­te pá­rra­fo di­ce que el tra­ba­ja­dor ten­drá de­re­cho a man­te­ner el tiem­po de des­can­so que te­nía en pre­sen­cial. "Creo que hu­bo un error res­pec­to a la re­dac­ción del acuer­do mi­nis­te­rial por­que te di­ce que las pri­me­ras 12 ho­ras ten­go la obli­ga­ción de tra­ba­jar, a pe­sar de que mi ho­ra­rio na­tu­ral de­be­ría ser úni­ca y ex­clu­si­va­men­te 8 ho­ras", ex­pli­ca.

Con es­to con­cuer­da Ya­di­ra Ar­mas Or­te­ga, coor­di­na­do­ra (e) de Pro­ce­sos Aca­dé­mi­cos en Eco­tec, quien men­cio­na que las am­bi­güe­da­des no son bue­nas y en me­dio de esa con­fu­sión se ge­ne­re un abu­so.

Tam­bién in­di­ca que las áreas de re­cur­sos hu­ma­nos de ca­da em­pre­sa de­be­rían ana­li­zar los con­tex­tos y plan­tear op­cio­nes pa­ra que se cum­pla el ho­ra­rio sin lle­gar a ex­ce­sos. "Es com­pli­ca­do tra­ba­jar la des­co­ne­xión en el con­tex­to de la fa­mi­lia (...). Es di­fí­cil asu­mir con el de­bi­do pro­fe­sio­na­lis­mo en el mis­mo en­torno de la ca­sa, más la pre­sión de que con es­ta reali­dad no te pue­des pri­var de un in­gre­so. Iden­ti­fi­car los ho­ra­rios hoy más que nun­ca sí es ne­ce­sa­rio pa­ra el De­par­ta­men­to de Re­cur­sos Hu­ma­nos".

Ve­lás­quez men­cio­na otro de­ta­lle que no con­tie­ne el acuer­do mi­nis­te­rial. "No te di­ce qué ha­cer si hay un abu­so". Su­gie­re a los tra­ba­ja­do­res de­nun­ciar y pe­dir una ins­pec­ción fo­ca­li­za­da. Ella y Ar­mas acon­se­jan te­ner un re­gis­tro de las lla­ma­das, co­rreos, con­ver­sa­cio­nes por What­sApp, cual­quier me­dio que evi­den­cie el tiem­po de co­ne­xión. "El pri­me­ro que se en­car­ga de de­fi­nir el pres­ti­gio de una ins­ti­tu­ción es su pro­pio co­la­bo­ra­dor y no des­de que po­ne una de­nun­cia por­que ya ha ocu­rri­do una in­sa­tis­fac­ción que lle­ga a ser dia­lo­ga­da con los de­más", ase­gu­ra Ar­mas.

COR­TE­SÍA

kCon pa­ra­ce­ta­mol y va­le­ria­na al­gu­nos te­le­tra­ba­ja­do­res ali­vian sus do­lo­res mus­cu­la­res y es­trés ge­ne­ra­do por ex­ce­so la­bo­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.