SO­LO ES UNA MÁS

Expresiones - - Butaca (i) -

Sí que fue una sor­pre­sa ver So­lo es una más. Es­pe­ro que es­te fil­me no sea ‘ una pe­lí­cu­la más’ de Vi­via­na Cordero, ya que es una de sus me­jo­res pro­duc­cio­nes, la más ori­gi­nal. Eso sí, ex­tra­ñé no te­ner o no en­con­trar en In­ter­net la fi­cha téc­ni­ca, de ma­ne­ra que al­gu­nas opi­nio­nes ca­re­ce­rán de los nom­bres y ape­lli­dos de quie­nes las eje­cu­ta­ron.

Em­pe­ce­mos por la fo­to­gra­fía y co­lor de las es­ce­nas: quie­nes las ha­yan rea­li­za­do me­re­cen fe­li­ci­ta­cio­nes: ní­ti­da, lu­mi­no­sa, es­tu­pen­da uti­li­za­ción del co­lor. Co­mo de­ta­lle pic­tó­ri­co es­tán las flo­res, tan ví­vi­das que pro­vo­ca es­ti­rar la mano y aga­rrar una de ellas pa­ra ob­se­quiár­se­la a Vi­via­na. Los efec­tos vi­sua­les de las pe­sa­di­llas sur­gie­ron en la pan­ta­lla con to­nos ‘ harry­po­te­ria­nos’.

El so­ni­do, su mez­cla, muy bien. Ves­tua­rio apro­pia­do, mú­si­ca di­ver­sa, bue­nas lo­ca­cio­nes, lla­ma­ti­vos per­so­na­jes en el ca­fé que vi­si­ta Mateo, aun­que las abrup­tas apa­ri­cio­nes del roc­ke­ro de pe­lo azul pa­rez­can un des­en­fo­que o que la me­se­ra ca­mi­ne in­se­gu­ra y con más cu­rio­si­dad que el es­pec­ta­dor.

En el cam­po de las ac­tua­cio­nes so­bre­sa­len, pri­me­ro, Ma­ría Te­re­sa Gue­rre­ro por su fres­cu­ra, es­pon­ta­nei­dad y esa na­tu­ra­li­dad fren­te a la cá­ma­ra que de­mues­tra su ex­pe­rien­cia. Su per­so­na­je mo­derno, des­in­hi­bi­do, le cae co­mo Mateo ( Joa­quín Wap­pens­tein) ha cum­pli­do 20 años, su­fre de epi­lep­sia y con­vul­sio­na de­bi­do a un tu­mor ce­re­bral. Ac­ci­den­tal­men­te, mien­tras se alis­ta pa­ra sa­lir a la ca­lle, es­cu­cha una pe­lea que lla­ma su aten­ción: la bron­ca es en­tre Na­ta­lia y su pa­re­ja. Quie­re cal­mar­la y la in­vi­ta a su de­par­ta­men­to; de allí na­ce una amis­tad que ter­mi­na en ape­go emo­cio­nal, sen­ti­men­tal de Mateo ha­cia Na­ta­lia. Esteban, su pa­dre ( Pe­dro Saab Jr.), es mé­di­co, viu­do, iras­ci­ble y le preo­cu­pa enor­me­men­te su hi­jo, lo so­bre­pro­te­ge. Esteban ex­pe­ri­men­ta amo­res con una mu­cha­cha ( Ma­ría Eu­la­lia Sil­va) y an­sía re­en­con­trar su vi­da.

ani­llo al de­do, ade­más: sa­be llo­rar. Ma­ría Eu­la­lia Sil­va ( oja­lá no equi­vo­que el nom­bre) está ge­nial, se co­me el pa­pel, con­tro­la sus reac­cio­nes y tam­po­co le te­me a la cá­ma­ra, ja­más se acar­to­na y su vehe­men­cia, pa­cien­cia, ale­gría y en­fa­do, que­dan ex­pues­tas tal cual son. Wap­pens­tein, al co­mien­zo, des­con­cier­ta ( peor aún si el es­pec­ta­dor des­co­no­ce la his­to­ria ver­da­de­ra), pues su ac­tua­ción que­da en­tre el lí­mi­te que im­po­ne el buen hu­mor y el he­cho de la vi­da real. Des­pués el per­so­na­je se afian­za y en la no­che de su prees­treno, la gen­te rió y se emo­cio­nó de bue­na ga­na con

sus sa­li­das, ex­pre­sio­nes, re­bel­día y tris­te­za, es­pe­cial­men­te cuando es­cri­be en el pi­za­rrón: “So­lo es una más”, so­lo que es­ta vez no es una con­vul­sión… es una mu­jer. Ni­co­lle Her­doí­za con­mue­ve y sa­be su pa­pel. Un aplau­so a quien ha­ya te­ni­do a su car­go el re­par­to. Toty Ro­drí­guez, co­mo siem­pre, ló­gi­ca en sus par­la­men­tos, di­chos con his­trio­nis­mo. Pe­dro Saad Jr. que­da bien: tie­ne la du­re­za del pa­dre que exi­ge a quien su­fre dis­ca­pa­ci­dad, que le pi­de un me­jor com­por­ta­mien­to, a sa­bien­das de que lo que más ne­ce­si­ta su hi­jo es pa­cien­cia y ca­ri­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.