ASE­SI­NA­TO EN EL EXPRESO DE ORIEN­TE M

Expresiones - - Butaca (i) -

ag­ní­fi­ca­men­te fo­to­gra­fia­da, pai­sa­jis­ta en sus lar­gos pla­nos, gran di­rec­ción ar­tís­ti­ca, loa­ble mon­ta­je y apro­pia­da ban­da so­no­ra no son su­fi­cien­tes pa­ra de­mos­trar que es­ta cuar­ta ver­sión de Ase­si­na­to en el Expreso de Orien­te no opa­ca a la de 1974, don­de In­grid Berg­man se lle­vó el Óscar se­cun­da­rio por desem­pe­ñar el rol que aho­ra to­ma Pe­né­lo­pe Cruz y pa­ra la cual true­can a la mi­sio­ne­ra sue­ca, en una es­pa­ño­li­za­da ver­sión del per­so­na­je. El pro­ble­ma es que Bra­nagh, en­tu­sias­ma­do con la fi­gu­ra prin­ci­pal, le de­di­ca más tiem­po al de­tec­ti­ve que al ex­tra­or­di­na­rio re­par­to que lo acom­pa­ña. Se im­po­ne un fal­so bi­go­te y - al exa­ge­rar la pro­nun­cia­ción de un bel­ga ha­blan­do in­glés- ri­di­cu­li­za al in­ves­ti­ga­dor que tan bien plas­mó Agat­ha Ch­ris­tie en sus novelas de mis­te­rio.

Mé­ri­to del lar­go­me­tra­je es pre­sen­tar a un gru­po de ac­to­res, fa­mo­sos y prin­ci­pian­tes, que en­tre­tie­nen al es­pec­ta­dor can­sa­do de mons­truos o di­bu­jos ani­ma­dos. Pues es­ta es una pe­lí­cu­la que sir­ve pa­ra de­mos­trar el ja­más ex­tra­via­do ful­gor de las es­tre­llas fíl­mi­cas. So­bre­sa­le Daisy Ri­pley ( de las nue­vas gue­rras ga­lác­ti­cas), pues ca­da una de sus es­ce­nas la con­vier­ten en fo­co de aten­ción. Johnny Depp vuel­ve a re­cu­pe­rar su ca­pa­ci­dad his­trió­ni­ca. Mi­che­lle Pfeif­fer, co­mo la se­ño­ra Hub­bard, es el eterno fe­me­nino. Dench, en el rol de la prin­ce­sa Dra­go­ni­roff ( Óscar 1998, por Sha­kes­pea­re apa­sio­na­do) acier­ta pe­ro no asom­bra. Pe­né­lo­pe Cruz no des­me­re­ce, así co­mo Wi­llem De­Foe y to­dos triun­fan en las se­cuen­cias que abar­can in­te­rro­gan­tes y sos­pe­chas. Apor­ta al fil­me la ener­gía crea­ti­va de Bra­nagh, con ella lo­gra que la di­rec­ción ar­tís­ti­ca se es­me­re en re­pro- du­cir los in­te­rio­res del tren, que el ves­tua­rio sea mo­der­nis­ta sin ol­vi­dar su épo­ca, en la ele­gan­cia e in­ven­ti­va del lar­go­me­tra­je. Don­de fa­lla es al no en­con­trar la fór­mu­la ade­cua­da pa­ra mos­trar la ver­dad del cri­men, lu­chan­do pa­ra que el es­pec­ta­dor man­ten­ga su es­pe­cu­la­ción so­bre quién fue el ase­sino de Ra­chett.

NO­TA AL MAR­GEN: El le­gen­da­rio y lu­jo­sí­si­mo Expreso de Orien­te fue crea­do en 1883 pa­ra ser­vir a las cla­ses pri­vi­le­gia­das ( aris­tó­cra­tas y mi­llo­na­rios) e iba de París a Cons­tan­ti­no­pla ( hoy Es­tam­bul). Alcanzó su auge en los años 30 y ce­rró sus ope­ra­cio­nes en el 2009.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.