Cos­tum­bres ‘aje­nas’

La Hora Esmeraldas - - CIUDAD -

Que el te­ma no es con­tem­po­rá­neo coin­ci­de el so­ció­lo­go, Luis Mon­ta­ño. Fren­te al cre­cien­te com­por­ta­mien­to de cier­to gru­po de es­me­ral­de­ños de lle­var a sus muer­tos has­ta el ce­men­te­rio con mú­si­ca, cree que hay mu­cha in­fluen­cia del ve­cino país de Co­lom­bia, que en el ca­so de Es­me­ral­das es­ta­ría pa­san­do de un te­ma cul­tu­ral ajeno, a una mo­da lo­cal.

Re­cuer­da que has­ta los años 80, Es­me­ral­das prac­ti­ca­ba un ve­lo­rio, acom­pa­ña­mien­to y se­pul­cro, ba­jo cos­tum­bres oc­ci­den­ta­les, con un ré­gi­men tra­di­cio­nal re­li­gio­so. En los años 90, se qui­so in­tro­du­cir la mo­vi­li­za­ción del fé­re­tro con ca­rro­zas pa­ra el di­fun­to, pe­ro no des­ta­có ma­yor­men­te por­que la gen­te pre­fie­re lle­var­lo so­bre sus hom­bros.

“Hoy por nues­tras ca­lles se ve y es­cu­cha nue­vas for­mas pa­ra en­te­rrar a los muer­tos, (ma­rim­ba, sal­sa, bo­le­ros, ran­che­ras, etc., etc.) es una mez­cla en­tre lo pa­gano y lo re­li­gio­so, que ca­la ca­sa día con ma­yor nú­me­ros de adep­tos. Se va cons­tru­yen­do una nue­va ex­pre­sión cul­tu­ral, bueno o ma­lo que­da en la re­elec­ción de la gen­te”, de­ja a la re­fle­xión.

Re­zos y fal­ta de ce­men­te­rio

Pa­ra Ro­ger, se­pul­tu­re­ro del ce­men­te­rio mu­ni­ci­pal de Es­me­ral­das, “so­lo a los jó­ve­nes y ‘go­go­te­ros’ se los en­tie­rra con mú­si­ca. A los vie­jos (adul­tos ma­yo­res) no. A esa edad la mu­cha bu­lle atur­de”, lo di­ce quien con­ta­bi­li­za que de ca­da 10 en­tie­rros, al me­nos tres lle­gan con mú­si­ca no re­li­gio­sa.

Amén al cri­te­rio de las igle­sias, pro­fe­sio­na­les, se­pul­tu­re­ros, a Fé­lix Arro­yo Qui­ñó­nez, lo que preo­cu­pa es que li­te­ral­men­te ya no ha­ya es­pa­cio pa­ra ni un muer­to más en el prin­ci­pal cam­po­san­to de la ciu­dad de Es­me­ral­das.

“Pa­ra en­te­rrar a mi abue­la, ha­ce 10 años se pa­gó 500 dó­la­res por una bó­ve­da, aho­ra la ven­den en 800. Y en el ce­men­te­rio pri­va­do en­tre 1.000 y 1.300 se­gún el si­tio”, ar­gu­men­ta su pe­di­do de que Es­me­ral­das ten­ga un nue­vo lu­gar pa­ra en­te­rrar a los que lle­gan re­zos o mú­si­ca, en­tre ellas “na­die es eterno en el mun­do, ni te­nien­do un co­ra­zón…”.

NE­CE­SI­DAD. El ce­men­te­rio de Es­me­ral­das es­tá al lí­mi­te. En la ac­tua­li­dad se ne­ce­si­ta nue­vo cam­po­san­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.