De­li­tos en Edu­ca­ción

La Hora Quito - - Opinión -

Lo ocu­rri­do en edu­ca­ción en diez años de “re­vo­lu­ción ciu­da­da­na” fue fu­nes­to y de­plo­ra­ble. El mis­mo Pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca ha sin­te­ti­za­do: “Hay de­li­tos en… edu­ca­ción, me­jor di­cho: ¿en dón­de no hay de­li­tos?”. Ele­va­dos a esa ca­te­go­ría de cul­pa y que­bran­ta­mien­to de la Ley, so­lo le que­da pen­sar en ac­cio­nes y no en dis­cur­sos, en de­nun­cias y no en ofre­ci­mien­tos, en pe­di­dos de in­ves­ti­ga­ción e in­ter­ven­ción le­gal.

Apar­te de los pro­ble­mas de in­fra­es­truc­tu­ra ya co­no­ci­dos, hay otros: tex­tos, ali­men­ta­ción, con­sul­to­rías y tam­bién ex­ce­si­va bu­ro­cra­cia, ya co­men­ta­da des­de es­ta mis­ma co­lum­na, que han per­ju­di­ca­do a ni­ños, jó­ve­nes y a to­da la so­cie­dad.

La edu­ca­ción: aho­ra, se mue­ve to­do o ca­si to­do, al­re­de­dor de una equi­vo­ca­da po­lí­ti­ca. Des­de el Mi­nis­te­rio con anun­cios de pa­ños em­pa­pa­dos de ti­bie­za pro­pa­gan­dís­ti­ca, des­de la Asamblea con una Co­mi­sión que ofre­ció en­tre­gar pa­ra oc­tu­bre re­for­mas a la Ley y des­de un sindicato -Red de Maes­tros- que se preo­cu­pa en apo­yar a un ex­vi­ce­pre­si­den­te en pri­sión y a cons­pi­rar con­tra el Go­bierno con­vo­can­do a mo­vi­li­za­cio­nes.

Es de­cir, co­mo que to­dos dan la ra­zón a Bernard Shaw: “A los po­lí­ti­cos y a los pa­ña­les hay que cam­biar­los se­gui­do por las mis­mas ra­zo­nes”. Fe­liz­men­te en el te­ma edu­ca­ti­vo, no siem­pre prio­ri­ta­rio y po­co leí­do, hay per­so­nas que no ne­ce­si­ta­mos cam­bios, no es­ta­mos en si­len­cio, con fir­me­za co­men­ta­mos y re­cla­ma­mos, cree­mos ser apor­te y no obs­truc­ción.

Con ideas: auditoría edu­ca­ti­va in­te­gral, es­cu­char cri­te­rios de ex mi­nis­tros, vi­gen­cia del Con­se­jo Na­cio­nal de Edu­ca­ción, re­for­mas pa­ra que el ba­chi­ller no ten­ga que acu­dir a cur­sos pa­ga­dos o a pre­pa­ra­to­rios preuni­ver­si­ta­rios, in­vo­lu­cra­mien­to se­rio a los pa­dres de fa­mi­lia en el sis­te­ma, trans­pa­ren­cia en la ren­di­ción de cuen­tas, pro­duc­ción de cu­rrícu­los fle­xi­bles con la pro­mo­ción de va­lo­res so­cia­les, con­trol ex­haus­ti­vo de la ca­li­dad del gas­to y no pa­ra la co­rrup­ción y un Mi­nis­te­rio li­mi­ta­do en ins­tan­cias bu­ro­crá­ti­cas pa­ra no du­pli­car ac­cio­nes. An­te tan­tos “de­li­tos”, se­ñor Pre­si­den­te, bus­que con quié­nes rea­li­zar los cam­bios.

fab­cue­va@gmail.com

-Danny Eme­lec:

Los seu­dó­ni­mos uti­li­za­dos han si­do ve­ri­fi­ca­dos por La Ho­ra, con sus res­pec­ti­vos nom­bres y co­rreos elec­tró­ni­cos.

de cual­quier co­sa. Sin em­bar­go, tal vi­ve­za no era ex­clu­si­va de crio­llos, sino de las au­to­ri­da­des que odia­ban el tra­ba­jo, la or­ga­ni­za­ción so­cial y to­da ac­ción que pu­die­ra in­vo­lu­crar su par­ti­ci­pa­ción, peor aún de al­gu­na ac­ti­vi­dad fí­si­ca que de­man­de gran es­fuer­zo y sa­cri­fi­cio.

La vi­ve­za crio­lla se ca­rac­te­ri­za por su per­mi­si­vi­dad, pues pa­dres, ami­gos y com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo aplau­den e in­cen­ti­van el ata­jo cuan­do se tra­ta de lo­grar cual­quier ob­je­ti­vo co­mo me­ter­se en la co­la sin pe­dir per­mi­so, lan­zar el au­to pa­ra ga­nar unos me­tros de ca­lle, eva­dir la Ley pa­ra pa­gar me­nos im­pues­tos, co­piar un exa­men, ha­cer “cuen­tas ale­gres” o sa­car ta­ja­da de la más mí­ni­ma co­sa. Cuan­do la vi­ve­za crio­lla ini­cia en ca­sa es un ter­mó­me­tro de que la so­cie­dad des­vío su rum­bo.

La co­rrup­ción tie­ne su ger­men en la vi­ve­za crio­lla con el ries­go de que se na­tu­ra­li­ce y la so­cie­dad pier­da la con­di­ción de ge­ne­rar an­ti­cuer­pos. La vi­ve­za no pue­de que­dar en lo anec­dó­ti­co y ri­si­ble, sino más bien en una po­si­bi­li­dad de mi­rar­nos al espejo co­mo so­cie­dad en tér­mi­nos de quié­nes so­mos, qué ha­ce­mos y ha­cia dón­de que­re­mos lle­gar co­mo país.

ce­sa­ru­lloa77@gmail.com

FA­BIÁN CUE­VA JI­MÉ­NEZ

CÉ­SAR ULLOA TA­PIA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.