Old Qui­to’s Li­fe And Soul

Nan Magazine - - SAN FRANCISCO -

El com­ple­jo de San Fran­cis­co no só­lo se le­van­ta tal y co­mo lo hi­cie­ra du­ran­te si­glos, co­mo una de las es­truc­tu­ras más an­ti­guas y pre­ser­va­das de His­pa­noa­mé­ri­ca, gran par­te de su im­por­tan­cia ra­di­ca en el he­cho de que nun­ca de­jó de ser la ca­sa ha­bi­ta­da de quie­nes la cons­tru­ye­ron, man­te­nien­do vi­va su fun­ción de siem­pre. Son 27 sa­cer­do­tes fran­cis­ca­nos, quie­nes vi­ven ac­tual­men­te en el com­ple­jo re­li­gio­so más gran­de del con­ti­nen­te (al­gu­na vez lle­ga­ron a ser al­re­de­dor de 160), en tres hec­tá­reas y me­dia (y 40.000 me­tros cua­dra­dos de cons­truc­ción) de tem­plos (una igle­sia ma­yor y dos me­no­res), claus­tros, pa­tios, ca­pi­llas, apo­sen­tos; sin con­tar su huer­to, su osa­rio, sus ca­ta­cum­bas. Ca­si dia­me­tral­men­te opues­to al sen­ti­mien­to im­per­so­nal de ‘ve­me y no me to­ques’ de La Com­pa­ñía de Je­sús, San Fran­cis­co une el pa­sa­do de la ciu­dad con el al­ma y vi­da del qui­te­ño que la co­no­ce, tran­si­ta y ocu­pa ca­da día. Des­cu­brir­lo es te­ner de fren­te el es­la­bón per­di­do del Qui­to co­lo­nial.

La enor­me pla­za

Ape­nas en 1940, la ca­si mez­qui­na pla­za fran­cis­ca­na (sin ban­cas, ni mo­nu­men­tos, ni flo­res) se­ría re­ves­ti­da con sus em­ble­má­ti­cas pie­dras ac­tua­les. Siem­pre for­man­do par­te de la vi­da co­ti­dia­na del qui­te­ño, du­ran­te cua­tro si­glos fue de tie­rra. Allí se rea­li­za­ban ac­ti­vi­da­des que con­vo­ca­ban a gran­des mul­ti­tu­des: obras tea­tra­les, fe­rias, co­rri­das de to­ros, pro­ce­sio­nes, en­se­ñan­za agrí­co­la o ca­te­cis­mo ge­ne­ra­li­za­do pa­ra los in­dí­ge­nas. Por ello, su ex­ten­sión era (es) exa­ge­ra­da.

Du­ran­te un cor­to pe­río­do – po­cos co­no­cen el de­ta­lle – se lle­gó a tra­zar jar­di­nes al es­ti­lo fran­cés. Tam­bién exis­tió en la mi­tad (co­mo lo ilus­tran al­gu­nas pin­tu­ras), una gran fuen­te de pie­dra, a la que acu­dían los ‘agua­te­ros’ in­dí­ge­nas que re­co­gían agua en enor­mes pon­dos de ce­rá­mi­ca pa­ra re­par­tir en­tre los ve­ci­nos. Hoy, es otra la pi­le­ta, una de me­nor pro­por­ción, y pri­ma una pen­dien­te ar­quea­da ha­cia el mo­nu­men­tal atrio, e igual­men­te mo­nu­men­tal fa­cha­da, la más re­pre­sen­ta­ti­va de la ciu­dad.

Trans­mi­te un pro­fun­do sen­ti­mien­to de arrai­go po­pu­lar. Ca­da día, los fie­les cru­zan es­ta ex­ten­sión pro­ver­bial, de pie­dra en pie­dra, pen­san­do en ora­cio­nes y es­pe­ran­zas que ex­pre­sa­rán cuan­do es­tén en el seno de la igle­sia más qui­te­ña de to­das.

Obe­dien­cia, cas­ti­dad y po­bre­za los tres vo­tos fran­cis­ca­nos / Obe­dien­ce, chas­tity and po­verty: the th­ree Fran­cis­can vows.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.