A glim­pse th­rough the loo­king glass

Nan Magazine - - CLAUSTROS DE HOY / CLOISTERS -

La úni­ca for­ma de dar­nos cuen­ta de lo que nos es­ta­mos per­dien­do en el Cen­tro His­tó­ri­co, es mi­rar la ciu­dad des­de una vis­ta sa­té­li­te ti­po Goo­gle. Es­ta pers­pec­ti­va per­mi­te apre­ciar las fa­cha­das de los im­pre­sio­nan­tes com­ple­jos re­li­gio­sos. De­trás de esas fa­cha­das hay vi­das ocul­tas de cu­ya exis­ten­cia no te­ne­mos idea.

Si­món Bo­lí­var, el gran hé­roe de la in­de­pen­den­cia la­ti­noa­me­ri­ca­na, lla­mó “mo­nas­te­rio” a Qui­to, cuan­do re­co­rrió las ca­lles de la ciu­dad con su ejér­ci­to vic­to­rio­so. La ur­be de co­mien­zos del si­glo 19 cier­ta­men­te ya no es la mis­ma. Pe­ro aún que­dan ves­ti­gios de ella, aún hay hom­bres y mu­je­res que vi­ven mo­nás­ti­ca­men­te en el cen­tro his­tó­ri­co más gran­de de Amé­ri­ca La­ti­na.

Hoy en día, la úni­ca ma­ne­ra de atis­bar ese “otro mun­do” mo­nás­ti­co, es a tra­vés de los tor­nos de los claus­tros, que pa­re­cen por­ta­les a otra di­men­sión. Los qui­te­ños ha­cen co­la pa­ra com­prar pro­duc­tos he­chos por las mon­jas de claus­tro: cre­mas na­tu­ra­les y un­güen­tos, ja­ra­bes de ajo y rá­bano, re­me­dios pa­ra la tos, vino de con­sa­grar. La lis­ta de ar­tícu­los del con­ven­to de San­ta Ca­ta­li­na de Sie­na, fun­da­do en 1593, se mues­tra en la pa­red de la en­tra­da, jun­to al torno. Cuan­do lle­ga su turno, la per­so­na se acer­ca y ha­ce su pe­di­do. Al otro la­do, la mon­ja re­co­mien­da el re­me­dio y di­ce el pre­cio. Se de­po­si­ta el di­ne­ro en el torno y és­te da la vuel­ta con el pa­go. Nun­ca se ve a la mon­ja du­ran­te la transac­ción. Es di­fí­cil de en­ten­der, pe­ro fun­cio­na.

El con­ven­to de San­ta Ca­ta­li­na fue el pri­me­ro de la ciu­dad que abrió par­te de sus ins­ta­la­cio­nes a los ojos cu­rio­sos, in­vi­tan­do a co­no­cer su co­lec­ción de ar­te re­li­gio­so. Allí hay una fa­mo­sa ban­ca que, se­gún di­cen, vuel­ve fér­ti­les a las mu­je­res que no pue­den te­ner hi­jos. Cuan­do lo vi­si­ta­mos ha­ce años, un pe­rro to­ca­ría la cam­pa­na de la igle­sia. Al pe­rro lo lla­ma­ron… Beethoven.

Un pro­yec­to más am­bi­cio­so se ini­ció el año pa­sa­do. En la ca­lle Gar­cía Mo­reno, ma­ne­ja­do por el Mu­seo de la Ciu­dad, (fren­te con fren­te) el Mu­seo del Car­men Al­to mues­tra la vi­da de San­ta Ma­ria­na de Je­sús, en­tre las vi­das de las mon­jas que aún ocu­pan par­te del com­ple­jo (crea­do en 1653), y ex­po­nen su co­lec­ción de ar­te re­li­gio­so. La in­ver­sión y adap­ta­ción del mu­seo ha­brá si­do con­si­de­ra­ble (así lo di­ce el exa­ge­ra­do des­plie­gue de guar­dias de se­gu­ri­dad).

El com­ple­jo ro­dea un her­mo­so pa­tio em­pe­dra­do, cu­yos nu­do­sos ár­bo­les de na­ran­ja crean un es­pa­cio apa­ci­ble que sus­trae al vi­si­tan­te del rui­do ex­te­rior. De­trás de es­tas pa­re­des, 21 mon­jas vi­ven su vi­da de claus­tro, re­gi­da por vo­tos per­pe­tuos de po­bre­za y si­len­cio, que les per­mi­ten ha­blar

Ar­te re­li­gio­so y ele­men­tos de la co­ti­dia­nei­dad en el Mu­seo del Con­ven­to del Car­men Al­to / Re­li­gious art and every­day li­fe on dis­play at the Car­men Al­to Mu­seum. Bot­tom cen­ter: a tra­di­tio­nal turns­ti­le.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.