En un si­seo: rep­ti­les / In a hiss: rep­ti­les

Nan Magazine - - CONTENIDO / CONTENTS -

Her­man Mel­vi­lle, au­tor de Moby Dick, es in­fle­xi­ble al des­cri­bir a las is­las Ga­lá­pa­gos en su li­bro Las En­can­ta­das: “Aquí, la vi­da sue­na a un si­seo”, es­cri­bió con des­dén in­ne­ga­ble, ex­pre­san­do lo que la ma­yo­ría de vi­si­tan­tes ha­brían des­cri­to an­tes que él. Es­tas is­las no eran ap­tas pa­ra sus­ten­tar for­mas su­pe­rio­res de vi­da. Mel­vi­lle con­ti­núa: “en nin­gún mun­do, sal­vo uno caí­do, po­dría exis­tir tie­rras co­mo és­tas”.

Las Ga­lá­pa­gos, co­mo una pa­rá­bo­la poé­ti­ca, plan­tea un enig­ma in­elu­di­ble: ¿por qué? ¿Por qué Dios crea­ría tie­rra en Su Tie­rra que no fue­ra lu­gar pa­ra el ser hu­mano, Su crea­ción más pre­cia­da? Pa­ra Mel­vi­lle, Ga­lá­pa­gos era, y no po­día ser otra co­sa, un reino de rep­ti­les, un pri­mi­ti­vo, in­fierno pla­ga­do de cria­tu­ras que rep­tan.

“Si aho­ra de­sea Ud. la po­bla­ción de Al­be­mar­le (Isabela),” se­ña­ló en Las En­can­ta­das, “yo le da­ré, en nú­me­ros re­don­dos, las es­ta­dís­ti­cas: hom­bres, nin­guno; co­me-hor­mi­gas: in­cier­to; odia-hom­bres, in­cier­to; dra­go­nes, 500.000; sier­pes, 500.000; ara­ñas, 10’000.000; Sa­la­man­dras, in­cier­to; [...] que lle­gan a un to­tal de 11 mi­llo­nes”. Au­to­res co­mo Ed­ward Lar­son creen que es­tas pa­la­bras eran un gui­ño a otro per­so­na­je his­tó­ri­co de gran fa­ma: Char­les Dar­win. Dar­win, en su muy po­pu­lar Cua­derno de In­ves­ti­ga­cio­nes, ha­bía pre­sen­ta­do ‘es­ta­dís­ti­cas’ to­ta­les de las es­pe­cies de Ga­lá­pa­gos, de las que Mel­vi­lle ven­dría a bur­lar­se en la ci­ta an­te­rior. En es­ta cu­rio­sa ri­ña en­tre Cien­cia y Poe­sía, sin em­bar­go, Dar­win te­nía un par de ases ba­jo la manga. En pri­mer lu­gar, en el mo­men­to en que Mel­vi­lle pu­bli­ca­ra su in­ter­pre­ta­ción me­ta­fó­ri­ca de las is­las, Dar­win ya es­ta­ba desa­rro­llan­do la res­pues­ta al gran por qué que elu­día a Mel­vi­lle. Gra­cias a es­te mun­do sin hu­ma­nos, el ser hu­mano se da­ría cuen­ta có­mo, en reali­dad, fun­cio­na­ba el mun­do.

El jo­ven geó­lo­go lle­gó a Ga­lá­pa­gos a fi­na­les de 1835. Ya que­ría vol­ver a ca­sa cuan­do lle­gó. El via­je de dos años a bor­do del HMS Bea­gle ya es­ta­ba bien en­tra­do en su ter­cer año. E in­clu­so cuan­do la ac­ti­vi­dad vol­cá­ni­ca de las is­las plan­tea­ba al­gún in­te­rés geo­ló­gi­co, Dar­win se de­cep­cio­nó cuan­do vio que to­do era la­va se­ca. In­clu­so la ma­yo­ría de crá­te­res lu­cían ex­tin­tos. Pa­ra­le­la­men­te a la geo­lo­gía del lu­gar, sin em­bar­go, es­ta­ban los ani­ma­les, al­go que se con­ver­ti­ría ca­da vez más in­tere­san­te a me­di­da que pa­sa­ban los días. Y en su cuar­to día, la es­pec­ta­cu­lar tor­tu­ga gi­gan­te, su pri­mer en­cuen­tro con una, le cam­bia­ría la vi­da.

Des­cri­be el en­cuen­tro co­mo “ci­cló­peo”, una cla­ra re­fe­ren­cia a la Odi­sea de Ho­me­ro. Es­ta­ba, sin du­da, di­cien­do que ver al ani­mal hi­zo sen­tir­se co­mo si se en­con­tra­ra fren­te al Cí­clo­pe, o sea, el due­ño de las is­las. Pe­ro la re­fe­ren­cia tam­bién pre­sa­gia­ba los tor­men­to­sos años de ‘rom­per­se la ca­be­za’ des­de que de­jó las is­las, co­mo el Cí­clo­pe le cau­sa­ría a Odi­seo en su re­gre­so a ca­sa, un la­bo­rio­so ca­mino has­ta la pu­bli­ca­ción de El Ori­gen de las Es­pe­cies, 30 años más tar­de.

Exis­ten cua­tro fa­mi­lias de rep­ti­les en Ga­lá­pa­gos: tor­tu­gas, igua­nas, la­gar­ti­jas y ser­pien­tes. Pe­ro ca­da una por se­pa­ra­do es to­do un mun­do en sí mis­mo. Drás­ti­ca­men­te di­ver­sos, ca­si to­das las is­las son ho­gar de una ver­sión di­fe­ren­te de igua­na, tor­tu­ga y la­gar­ti­ja. Las la­gar­ti­jas, que di­fie­ren su­til­men­te en cuan­to a su co­lo­ra­ción, tie­nen di­fe­ren­tes pa­tro­nes de com­por­ta­mien­to en­tre is­las. Las tor­tu­gas cuen­tan, ob­via­men­te, con ca­pa­ra­zo­nes dis­tin­tos (es­to ya se ha­bía ob­ser­va­do an­tes de Dar­win, información que el mis­mo tu­vo en cuen­ta al des­ci­frar la evo­lu­ción). Las igua­nas, por su par­te, son tan re­ve­la­do­ras, que en reali­dad pre­sen­tan un pa­trón evo­lu­ti­vo úni­co: de ser te­rres­tres al­gu­nas se vol­vie­ron ma­ri­nas (ver pá­gi­na si­guien­te) y las igua­nas te­rres­tres pre­sen­tan es­pe­cia­ción de is­la en is­la, co­mo en el ca­so de San­ta Fe, una es­pe­cie di­fe­ren­te, e in­clu­so, es­pe­cia­ción den­tro de la mis­ma is­la tam­bién. Ha­ce só­lo cin­co años, una igua­na te­rres­tre ro­sa­da fue des­cu­bier­ta en las tie­rras al­tas de Vol­cán Wolf, en Isabela, is­la don­de tam­bién re­si­de la es­pe­cie co­mún, de co­lor ama­ri­llo.

Los rep­ti­les de Ga­lá­pa­gos, due­ños de es­tás tie­rras, han he­cho de ellas su cal­de­ro de evo­lu­ción. De­ma­sia­do ‘in­fe­rio­res’, co­mo los veía Mel­vi­lle y sus con­tem­po­rá­neos, no pue­den ser.

Igua­na ma­ri­na con una la­gar­ti­ja de la­va en el hom­bro. / A ma­ri­ne igua­na with a la­va li­zard on its shoul­der.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.