LAR­SON: EL DEL NE­GO­CIO ES­PEC­TÁCU­LO ES TAN NO GLA­MO­RO­SO.

Semana (Ecuador) - - Sumario - Fa­bián Wain­tal Es­pe­cial pa­ra SE­MA­NA

EL ÓS­CAR no cam­bió de­ma­sia­do a Brie Lar­son. Pa­ra na­da. Sin ai­res de di­va, es la pri­me­ra en sos­te­ner la puer­ta pa­ra dar­le pa­so al que quie­re en­trar, sin es­pe­rar a al­gún asis­ten­te. Y es tam­bién la pri­me­ra en reír­se cuan­do se lo re­mar­can. La fa­ma no le cam­bió la per­so­na­li­dad, pe­ro cam­bió por com­ple­to su ca­rre­ra. Des­pués de pro­ta­go­ni­zar na­da me­nos que la su­per­pro­duc­ción de ‘King Kong’, di­ri­gió su pri­me­ra pe­lí­cu­la y en­tró al mun­do de su­per­hé­roes con el rol de Cap­tain Mar­vel de la pró­xi­ma ver­sión de ‘Aven­gers’. Ya no es­tá en­ce­rra­da en una ha­bi­ta­ción, co­mo en aque­lla pe­lí­cu­la ‘Room’ por la que ga­nó el Ós­car co­mo me­jor ac­triz. To­do lo con­tra­rio. Las puer­tas de Holly­wood y el éxi­to es­tán más abier­tas que nun­ca.

¿El Ós­car no cam­bió has­ta cier­to pun­to tu es­ti­lo de ver el ci­ne o las pe­lí­cu­las que acep­tas?

La ver­dad, yo siem­pre fui muy se­lec­ti­va con el es­ti­lo de ci­ne que ha­go por­que pien­so que es una in­creí­ble opor­tu­ni­dad.

¿In­clu­yen­do ‘King Kong’?

(Ri­sas) Fue muy en­tre­te­ni­da. Yo tam­po­co quie­ro ser muy fa­mo­sa, pe­ro fil­mar una pe­lí­cu­la gran­de co­mo ‘King Kong’ trae cier­ta com­pen­sa­ción que tam­bién sig­ni­fi­ca me­nos pri­va­ci­dad. Con ca­da nue­vo ro­da­je siem­pre re­nun­cio a al­go y por eso tam­bién me cues­tiono cuál es la ver­da­de­ra com­pen­sa­ción, si va­le la pe­na. Pue­de lle­gar a so­nar ex­tra­ño, pe­ro yo cre­cí con un afi­che de la ver­sión ori­gi­nal de ‘King Kong’ en el li­ving de ca­sa. Soy ese es­ti­lo de mu­jer que da mie­do (ri­sas).

Brie Lar­son es so­lo un seu­dó­ni­mo por­que en sus do­cu­men­tos fi­gu­ra con el nom­bre real de Brian­ne Si­do­nie De­saul­niers, na­ci­da el 1 de oc­tu­bre de 1989, en Sa­cra­men­to, la ca­pi­tal de Ca­li­for­nia. Sin ha­ber pa­sa­do por una es­cue­la pú­bli­ca, Brie es­ta­ba es­tu­dian­do en su ca­sa cuan­do em­pe­zó a to­mar cla­ses de ac­tua­ción en el Ame­ri­can Con­ser­va­tory Thea­ter (en la épo­ca en que sus pa­dres se di­vor­cia­ron y ella se mu­dó a Los Án­ge­les, con la her­ma­na y la ma­dre). A los 12 años ya es­ta­ba tra­ba­jan­do en te­le­vi­sión, en la co­me­dia ‘Rai­sing Dad’ con Bob Sa­get. Y fue en aquel en­ton­ces que de­ci­dió adop­tar el ape­lli­do Lar­son de la bi­sa­bue­la sue­ca, ade­más de acor­tar su pri­mer nom­bre “pa­ra que fue­ra mu­cho más fá­cil de pro­nun­ciar”. Tu­vo un pe­que­ño per­so­na­je en la cin­ta ‘13 Going on 30’ con Jen­ni­fer Gar­ner y tam­bién apa­re­ció con Jonah Hill y Chan­ning Ta­tum en la ver­sión en ci­ne de la se­rie‘21 Jump Street’(don­de se hi­zo fa­mo­so Johnny Depp). Es por eso que sor­pren­dió tan­to con el rol pro­ta­gó­ni­co de la pe­lí­cu­la ‘Room’, al ga­nar el Ós­car co­mo me­jor ac­triz sin ser tan co­no­ci­da, su­peran­do in­clu­so a otras es­tre­llas co­mo Jen­ni­fer Law­ren­ce o Ca­te Blan­chett. Y des­pués de ha­ber en­tra­do al mun­do de las su­per­pro­duc­cio­nes con ‘Kong: Skull Is­land’ con Sa­muel Jack­son y Tom Hidd­les­ton, vol­ve­rá a ver­los en el uni­ver­so de los más fa­mo­sos su­per­hé­roes con el rol de Cap­tain Mar­vel y la inevi­ta­ble fa­ma de su­per­he­roí­na.

¿An­tes del Ós­car ima­gi­na­bas que ibas a tra­ba­jar en una su­per­pro­duc­ción de su­per­hé­roes co­mo tu per­so­na­je de Cap­tain Mar­vel en ‘Aven­gers’?

No soy una per­so­na pa­ra na­da am­bi­cio­sa. No ten­go me­tas es­pe­cí­fi­cas. Ser ac­tor es ya un tra­ba­jo bas­tan­te pa­si­vo. Lo im­por­tan­te es el ma­te­rial que se crea en un pe­río­do de tiem­po es­pe­cí­fi­co. Y supongo que los ac­to­res se pue­den ce­gar por el con­cep­to de tra­tar de cum­plir cier­tos ob­je­ti­vos en vez de ver lo que es­tá dis­po­ni­ble de­lan­te de tus ojos.

¿Qué tan bien te ha ido co­mo ac­triz?

Al ser tan in­tro­ver­ti­da amo la pri­va­ci­dad, por­que pa­ra mí no es fá­cil ser ac­triz. Has­ta que se es­tre­nó ‘Room’, yo in­clu­so es­ta­ba al bor­de de la quie­bra, a pun­to de mu­dar­me con mis pa­dres. Mu­cha gen­te cree que siem­pre tu­ve una ca­rre­ra cons­tan­te y lu­cra­ti­va, pe­ro pa­ra ‘Short Term Twel­ve’ (2013) ape­nas me ha­bían pa­ga­do ocho­cien­tos dó­la­res y me pa­sé un año pro­mo­cio­nán­do­la. El ne­go­cio del es­pec­tácu­lo no es tan gla­mo­ro­so. Es muy pe­ro muy di­fí­cil.

¿La fa­ma te tra­jo al­gún pro­ble­ma en par­ti­cu­lar?

Yo no soy real­men­te fa­mo­sa, no he te­ni­do nin­gún pro­ble­ma con la fa­ma to­da­vía. Cuan­do de­ci­dí di­ri­gir mi pri­me­ra pro­duc­ción ‘The Uni­corn Sto­re’, es­ta­ba ner­vio­sa por­que te­nía que sa­lir a las ca­lles de Los Án­ge­les, pe­ro no me re­co­no­ció ni una so­la per­so­na. Y sien­to que ten­go suer­te por­que no hay nin­gu­na ra­zón pa­ra creer que mi vi­da es al­go di­fe­ren­te a lo que era an­tes del Ós­car.

¿El Ós­car no mar­có pa­ra na­da una di­fe­ren­cia en tu vi­da?

El Ós­car de­fi­ni­ti­va­men­te cam­bió la per­cep­ción de mi ca­rre­ra. Ha­blé del te­ma con Jen­ni­fer Law­ren­ce y ella di­ce que es al­go que te dan, co­mo un doc­to­ra­do al fi­nal de tu nom­bre... Hay que se­guir tra­ba­jan­do. Cam­bia al­gu­nas co­sas en tu ca­rre­ra, pe­ro aún si­go pre­gun­tán­do­me si soy bue­na co­mo ac­triz. To­da­vía me le­van­to a la ma­ña­na plan­teán­do­me si soy la me­jor per­so­na que pue­do ser... Nun­ca sien­to que to­do es­tá bien y que ya ten­go ase­gu­ra­do mi fu­tu­ro por el res­to de mi vi­da.

¿Có­mo des­cri­bi­rías la ex­pe­rien­cia de ha­ber lo­gra­do el me­jor doc­to­ra­do del Ós­car?

Se sien­te co­mo ese mo­men­to en el que Ce­ni­cien­ta es­tá ves­ti­da con el me­jor tra-

je y se cae en cá­ma­ra len­ta cuan­do sa­le co­rrien­do, mien­tras el ca­rrua­je se con­vier­te en un za­pa­llo... En aquel en­ton­ces yo es­ta­ba fil­man­do ‘King Kong’, en me­dio de una ru­ti­na en la que no me la­va­ba el pe­lo y me lle­na­ba las uñas de tie­rra, re­ple­ta de mo­re­to­nes y cor­tes en el cuer­po, has­ta que ter­mi­na­ba el fin de se­ma­na con la me­jor ma­ni­cu­ra pa­ra qui­tar has­ta el úl­ti­mo grano de tie­rra, cal­zan­do mis pies en los me­jo­res za­pa­tos con ta­co al­to en vez de las bo­tas em­ba­rra­das que ha­bía usa­do el res­to de la se­ma­na. Fue una bue­na for­ma de man­te­ner mis pies so­bre la tie­rra li­te­ral­men­te, pa­ra pa­sar de la jungla y la na­tu­ra­le­za a los más ex­tra­ños es­ce­na­rios gla­mo­ro­sos de es­te mun­do, co­mo son los pre­mios, en un ám­bi­to que nun­ca an­tes ha­bía vis­to con tan­tas lu­ces bri­llan­tes.

Las lu­ces bri­llan to­da­vía más en el uni­ver­so de los su­per­hé­roes en el ci­ne, don­de Brie Lar­son es­tá de­trás del per­so­na­je de Cap­tain Mar­vel en la nue­va ver­sión ‘Aven­gers: In­fi­nity War’, co­mo el me­jor an­ti­ci­po de su pro­pia su­per­pro­duc­ción, pro­gra­ma­da pa­ra el año 2019. Con una ver­sión pa­re­ci­da a la de ‘Mu­jer Ma­ra­vi­lla’ (pe­ro con Mar­vel en vez de DC Co­mics) y con la com­pa­ñía de otras su­per­es­tre­llas co­mo Scar­lett Johans­son, Chris Evans, Sa­muel Jack­son y Chris Pratt, to­do es cues­tión de tiem­po. Tar­de o tem­prano, Brie ten­drá que acep­tar los su­per­po­de­res de la fa­ma, de­trás del Ós­car.

¿Qué es lo que tan­to te gus­ta del uni­ver­so de los su­per­hé­roes de Mar­vel?

Siem­pre me gus­tó la mi­to­lo­gía grie­ga des­de la es­cue­la... Son épo­cas que se que­da­ron muy gra­ba­das en mi me­mo­ria, por­que me pa­re­cen muy her­mo­sas e in­tere­san­tes. Me en­can­ta que los per­so­na­jes de su­per­hé­roes le den un ros­tro a una ale­go­ría. No ha­bla­mos de nues­tro mun­do, ni las lu­chas en­tre un país y otros. Tra­ta­mos con pla­ne­tas y un tér­mino de pa­la­bras com­ple­ta­men­te di­fe­ren­tes, en un lu­gar que me pa­re­ce mu­cho más se­gu­ro pa­ra la gen­te.

¿Y vas a vol­ver al ci­ne in­de­pen­dien­te des­pués del su­per­pla­ne­ta de las su­per­pro­duc­cio­nes de Holly­wood?

Se­gu­ro que sí.

Con ‘La ha­bi­ta­ción’ ga­nó el Ós­car a me­jor ac­triz en 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.