El di­fí­cil ca­mino de las ban­das

Semana (Ecuador) - - Tema (I) -

va Ni­co­ti­na, un bar que lle­va 15 años sien­do un es­ce­na­rio pa­ra que las ban­das de rock na­cio­nal pue­dan to­car y dar­se a co­no­cer, sin co­brar­les tan­to por­que sa­ben que su ar­te no es fi­nan­cia­do.

Dan es­pa­cios a agru­pa­cio­nes de otras ciu­da­des co­mo Cuen­ca, Lo­ja y Rio­bam­ba. Pe­ro co­mo es­te es un ne­go­cio que hay que man­te­ner, “he­mos te­ni­do que abrir es­pa­cios pa­ra ha­cer tri­bu­tos con las mis­mas ban­das, pe­ro que to­quen no su mú­si­ca sino co­vers, pa­ra atraer al pú­bli­co. Así logramos que la gen­te, aun­que sea por cu­rio­si­dad, se acer­que, que los co­noz­ca, y hay quie­nes se ter­mi­nan que­dan­do”, co­men­ta Li­lia­na Ren­dón, ad­mi­nis­tra­do­ra y pro­pie­ta­ria del bar.

Es el úni­co bar de Las Pe­ñas que da ca­bi­da a mú­si­ca co­mo es­ta. La fal­ta de apo­yo a lo na­cio­nal es otra gran li­mi­tan­te pa­ra el rock en el país y la ciu­dad. o he co­no­ci­do más de 20 ban­das, te lo pue­do pre­ci­sar, que co­men­za­ron con un rock muy bueno, y tu­vie­ron que pa­sar­se pri­me­ro al hou­se, lue­go al rap, de ahí al reg­gae o al me­ren­gue in­clu­so, y fi­nal­men­te al re­gue­tón, pa­ra po­der se­guir exis­tien­do”, la­men­ta Johan. Li­lia­na aco­ta: “Las de­más se que­dan en la lu­cha de po­der tras­cen­der de una pro­vin­cia a otra, de una re­gión a otra”.

Me­tal­quil, ban­da que cum­plió ya una dé­ca­da, es una cla­ra mues­tra. Re­cién en 2015 pu­die­ron fi­nan­ciar un dis­co, al que pro­mo­cio­na­ron y co­mer­cia­li­za­ron re­co­rrien­do el país con mu­cho es­fuer­zo, re­la­ta Pao­lo Mon­roy, su fun­da­dor y pro­pie­ta­rio de una tien­da si­tua­da en el ma­le­cón en la que ven­de los tra­ba­jos dis­co­grá­fi­cos de gru­pos na­cio­na­les, ade­más de ca­mi­se­tas y ac­ce­so­rios pro­pios del rock. “No hay mer­ca­do. Mis in­gre­sos pro­vie­nen más de ha­cer ta­tua­jes o po­ner are­tes”.

Ca­ba­ré, ban­da de rock gua­ya­qui­le­ña, lle­va año y me­dio sin to­car en su ciu­dad. “Es­ta es una ca­rre­ra de re­sis­ten­cia más que de ve­lo­ci­dad. Lle­va­mos ocho años tra­tan­do de mo­ver­nos. El cam­bio que hu­bo al obli­gar a las radios a pa­sar un por­cen­ta­je de mú­si­ca na­cio­nal nos ha ayu­da­do... y las re­des so­cia­les, que es por don­de nos pro­mo­cio­na­mos. Pe­ro aun así nos va me­jor en otros la­dos, en Qui­to, don­de se va­lo­ra más el rock. Aquí no te­ne­mos es­ce­na­rios”, pun­tua­li­za Mayc­kol Ure­ta, el vo­ca­lis­ta. Ro­ber­to tam­bién via­ja­ron en no­viem­bre del año pa­sa­do pa­ra cum­plir uno de sus más gran­des sue­ños: ver en vi­vo a Guns N’ Ro­ses. “Gas­ta­mos cer­ca de $ 2.000 en­tre pa­sa­jes, en­tra­das, mo­vi­li­za­ción y hos­pe­da­je”.

El rock, ade­más de cul­tu­ra en el Ecua­dor, po­dría ser un ne­go­cio si los em­pre­sa­rios em­pe­za­ran a in­ver­tir en traer a una ban­da o ar­tis­ta de es­te gé­ne­ro, de los mu­chos que ha­cen tours en La­ti­noa­mé­ri­ca. “Les ase­gu­ro que ago­ta­rán la ta­qui­lla. Aquí hay un pú­bli­co cla­man­do por rock. ¡Ecua­dor quie­re rock!”, ex­cla­ma Johan, sen­ta­da en un bar de la Per­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.