LA IN­COM­PREN­DI­DA cul­tu­ra del rock en Ecua­dor

LA FAL­TA DE DI­FU­SIÓN Y DE ES­PA­CIOS, Y EL ES­TIG­MA QUE AÚN SU­FRE ES­TA CUL­TU­RA MU­SI­CAL HAN FRE­NA­DO EL PO­SI­CIO­NA­MIEN­TO DE ES­TE GÉ­NE­RO QUE EN EL PAÍS TIE­NE MI­LES DE ADEP­TOS.

Semana (Ecuador) - - Portada - Lui­sa Ma­ría He­re­dia lui­sa­ma­riahe­re­dia@hot­mail.com

CON 7 ME­SES de em­ba­ra­zo, ves­ti­da com­ple­ta­men­te de ne­gro, Pris­ci­lla lle­va­ba es­pe­ran­do cer­ca de dos ho­ras en las es­ca­li­na­tas del ce­rro San­ta Ana por una en­tra­da pa­ra el tri­bu­to mu­si­cal a su ban­da fa­vo­ri­ta, Lin­kin Park, que se es­ta­ba lle­van­do a ca­bo en un bar de es­te lu­gar. Jun­to a ella aguar­da­ba tam­bién Car­los, su es­po­so, un roc­ke­ro por con­vic­ción co­mo se de­fi­nió: “Es mi cul­tu­ra, la nues­tra de he­cho, el rock nos unió, nos enamo­ró. Des­pués de cin­co años de ma­tri­mo­nio es­pe­ra­mos nues­tro primer hijo, a

“No sa­ben que atrás de un roc­ke­ro, de un mú­si­co, hay una his­to­ria de te­na­ci­dad y es­fuer­zo por­que por ejem­plo pa­ra com­prar­se un ins­tru­men­to hay que tra­ba­jar”.

Henry del Va­lle || Roc­ke­ro

quien íba­mos a lla­mar Pa­blo en ho­nor a mi abue­lo, pe­ro aho­ra le pon­dre­mos Ches­ter (+), co­mo el vo­ca­lis­ta de Lin­kin Park. Una in­va­lua­ble pér­di­da pa­ra la in­dus­tria mu­si­cal”. La­men­ta­ble­men­te Pris­ci­lla y Car­los no al­can­za­ron a en­trar al tri­bu­to, pues el even­to con­vo­có a más de 600 per­so­nas, sin ha­cer pro­mo­ción, cua­tro ve­ces más de la ca­pa­ci­dad del bar, por lo que mu­chos de­bie­ron con­for­mar­se con es­cu­char des­de es­ca­lo­nes y ve­re­das, un buen si­tio pa­ra a to­do pul­món can­tar: “I tried so hard and got so far, but in the end it doesn’t even mat­ter” (Lo in­ten­té con fuer­za y lle­gué tan le­jos, pe­ro al fi­nal ni si­quie­ra im­por­ta). In­clu­so pa­ra abra­zar­se y sal­tar, “sin­tien­do el rock mi her­mano”, co­mo con emo­ción y has­ta las lá­gri­mas ex­cla­ma­ron. Y es que así son los roc­ke­ros ecua­to­ria­nos. Lle­van ca­mi­se­tas ne­gras de ban­das em­ble­má­ti­cas, jeans ro­tos o pan­ta­lo­nes de cue­ro, con ca­be­llos lar­gos y pe­cu­lia­res pei­na­dos, tie­nen ta­tua­jes e in­clu­yen cru­ces y ca­la­ve­ras en sus tra­jes, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que sean sa­tá­ni­cos… “Ser roc­ke­ro no sig­ni­fi­ca ser ma­lo”, en­fa­ti­za Mar­cos Cas­tro, gui­ta­rris­ta de 21 años.

FO­TOS | CORTESÍA

Di­va Ni­co­ti­na fue el es­ce­na­rio don­de roc­ke­ros ecua­to­ria­nos rin­die­ron tri­bu­to a Lin­kin Park.

Pao­la Es­lao, ex­per­ta en mar­ke­ting, es lí­der de una ban­da de rock.

FO­TO | STA­LIN DÍAZ

Ade­más de mú­si­co, Henry del Va­lle es edi­tor, pro­duc­tor y rea­li­za­dor de te­le­vi­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.