PA­PÁS sin ba­rre­ras de gé­ne­ro

LA­VAN LOS PLA­TOS, NO LE TE­MEN AL RO­SA­DO Y LUCHAN CONTRA EL MACHISMO. PO­DRÍA SER LA PA­TER­NI­DAD DEL FU­TU­RO.

Semana (Ecuador) - - Tema - Gi­se­lla A. Ro­jas ro­jasg@gra­na­sa.com.ec

LAS NO­TI­CIAS in­for­man la ho­ra, el lu­gar, el día, la edad y has­ta sus nom­bres. Pe­ro ra­ra vez co­no­ce­mos lo que a ellas les gus­ta­ba ha­cer, si ma­dru­gar, es­cu­char mú­si­ca, ir a la pla­ya, o leer. Es que su his­to­ria se re­du­ce a una ci­fra que se nu­tre ca­da año: 83 es el nú­me­ro de fe­mi­ci­dios que cuan­ti­fi­có has­ta ju­nio de es­te año el Cen­tro de Desa­rro­llo Hu­mano (Ced­hu). Por su par­te, el co­lec­ti­vo ciu­da­dano Geo­gra­fía Crí­ti­ca cal­cu­ló que ca­da 50 ho­ras una mu­jer es ase­si­na­da en Ecua­dor. Es­tos nú­me­ros cir­cu­lan en­tre ma­ni­fes­ta­cio­nes, com­pro­mi­sos, re­fuer­zos de ley, cam­pa­ñas pre­ven­ti­vas, mar­chas... pe­ro na­da pa­re­ce dar re­sul­ta­do. Es que qui­zás la úni­ca for­ma de mo­di­fi­car la his­to­ria se­ría re­gre­san­do a don­de par­te to­do, el ho­gar.

Vea­mos. Fe­li­pe vi­ve en Qui­to, tie­ne pe­lo lar­go y ron­da los 40 años, mu­chas ve­ces se vis­te de ro­sa­do y se con­si­de­ra un pa­dre fe­mi­nis­ta, pues ha de­ci­di­do edu­car a sus hi­jas cons­cien­tes de la equi­dad de gé­ne­ro. Na­rra que de pe­que­ño su ma­dre hi­zo al­go im­por­tan­te: lo de­jó llo­rar. Una ne­ce­si­dad bio­ló­gi­ca que, ad­mi­te, es ne­ga­da a mu­chos hom­bres (ya sa­ben, el llan­to es co­sa de ni­ñas). Por suer­te no fue su ca­so y aho­ra que ha lle­ga­do su turno de edu­car ba­jo es­ta fi­lo­so­fía, en­tien­de que de­be es­tar aler­ta, so­bre to­do cuan­do sus hi­jas Ma­nue­la y Anahí lle­gan con ideas co­mo “so­lo las mu­je­res pue­den lle­var una me­le­na lar­ga”.

Es­te ti­po de crian­za en la que los hom­bres par­ti­ci­pan en el cui­da­do de sus hi­jos con equi­dad lle­va el nom­bre de ‘pa­ter­ni­dad po­si­ti­va’, un tér­mino acu­ña­do por el antropólogo Rit­xar Ba­ce­te, es­pe­cia­lis­ta en po­lí­ti­cas de igual­dad y coor­di­na­dor en Es­pa­ña de Pro­mun­do (ONG in­ter­na­cio­nal que tra­ba­ja por la jus­ti­cia de gé­ne­ro ). En una en­tre­vis­ta vía Sky­pe, Ba­ce­te ex­pli­có a SE­MA­NA que “la par­ti­ci­pa­ción de los hom­bres en el cui­da­do dia­rio de otras per­so­nas tie­ne una in­fluen­cia que es du­ra­de­ra en la vi­da de los ni­ños, ni­ñas, mu­je­res y de ellos mis­mos”. Agre­ga que una crian­za igua­li­ta­ria y con ape­go apor­ta múl­ti­ples be­ne­fi­cios, co­mo la pre­ven­ción de la vio­len­cia de gé­ne­ro. “Son fa­mi­lias con una me­jor eco­no­mía, por­que tie­nen do­ble en­tra­da, y la vio­len­cia no tie­ne pre­sen­cia a la ho­ra de re­gu­lar los con­flic­tos”, de­ta­lla.

Otros ex­per­tos y ex­per­tas con­sul­ta­dos men­cio­nan tam­bién que la crian­za es un tra­ba­jo en equi­po que funciona

cuan­do no exis­ten com­pe­ten­cias en­tre la pa­re­ja. Ade­más, ade­lan­tan que la lu­cha por la equi­dad no so­lo se lo­gra­rá con el es­fuer­zo de los pa­dres, sino que es ne­ce­sa­rio un com­pro­mi­so so­cial. Sin em­bar­go, re­co­no­cen que el ho­gar sí pue­de ser un gran co­mien­zo.

Fe­li­pe lo ha cons­ta­ta­do. Or­gu­llo­so na­rra que ha­ce po­co su hi­ja lle­gó emo­cio­na­da de la es­cue­la, pues ha­bía lo­gra­do con­ven­cer a su me­jor ami­go, de que los hom­bres pue­den lle­var el pe­lo lar­go, y que el ro­sa­do no es un co­lor so­lo de ni­ñas.

Son es­tas pe­que­ñas con­quis­tas la mues­tra de que una pa­ter­ni­dad rein­ven­ta­da pue­de ser el nue­vo ini­cio de la his­to­ria. Por aho­ra, lo que nos que­da es con­ta­giar­la con el res­to del mun­do.

FOTO| PEDRINHO FONSECA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.