Ser pa­pás: una opor­tu­ni­dad de cam­bio

Semana (Ecuador) - - Tema -

Rit­xar Ba­ce­te, es­pe­cia­lis­ta en Pa­ter­ni­da­des Po­si­ti­vas, antropólogo, in­ves­ti­ga­dor y pa­dre, des­de Es­pa­ña con­ver­só con SE­MA­NA.

¿La edu­ca­ción en equi­dad po­dría pre­ve­nir la vio­len­cia de gé­ne­ro?

Es im­por­tan­te po­ner en­ci­ma de la me­sa la evi­den­cia em­pí­ri­ca que res­pon­de al re­sul­ta­do de mu­chas in­ves­ti­ga­cio­nes, don­de se mues­tra que in­tro­du­cir el cui­da­do co­mo un ele­men­to cen­tral de la iden­ti­dad mas­cu­li­na ha­ce que es­te­mos ha­blan­do de hom­bres di­fe­ren­tes... Que se co­nec­tan con las emo­cio­nes, con la em­pa­tía y so­bre to­do con la ca­pa­ci­dad de po­ner­nos en el lu­gar de las otras per­so­nas. Es­to in­va­li­da au­to­má­ti­ca­men­te la vio­len­cia in­tra­fa­mi­liar, pre­vie­ne la vio­len­cia contra las mu­je­res, pe­ro a la vez es un fac­tor de sa­lud pa­ra los pro­pios hom­bres... Te­ne­mos evi­den­cia que iden­ti­fi­ca que los ni­ños y las ni­ñas de aque­llas fa­mi­lias don­de el pa­dre es más igua­li­ta­rio y cui­da­dor, van me­nos al mé­di­co, tie­nen me­jor sa­lud fí­si­ca y men­tal.

¿Qué rol cum­plen los queha­ce­res del ho­gar?

No pue­do ser un pa­dre fe­mi­nis­ta, mu­jer, ni­ña y ni­ño que ha si­do víc­ti­ma de al­gu­na for­ma de vio­len­cia por par­te de hom­bres. Si desea par­ti­ci­par, vis­ta ca­mi­se­ta de co­lor po­si­ti­vo o jus­to si no lim­pio el ba­ño, si no co­cino... tam­po­co un buen com­pa­ñe­ro si no nos uni­mos con equi­dad a aque­lla par­te de la re­pro­duc­ción de la vi­da que es pe­sa­da, co­ti­dia­na y, so­bre to­do, de la cual no te­ne­mos nin­gún re­co­no­ci­mien­to... To­da esa par­te in­vi­si­ble del ho­gar es fun­da­men­tal, pe­ro so­bre to­do no ex­plo­tar a al­guien que tie­nes jun­to a ti que ge­ne­ral­men­te sue­le ser la pa­re­ja. A nin­gún hom­bre se le ocu­rri­ría plan­tear­le a sus com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras que ha­gan el 80 % del tra­ba­jo. El gran in­ven­to del pa­triar­ca­do es que las mu­je­res lo ha­gan gra­tis y con amor. Cuan­do ha­bla- blan­co y lle­ve glo­bos.

u ¿Dón­de? Pa­rro­quia El Lau­rel-Dau­le, ave­ni­da Mar­ti­na Ar­ca­dia Es­pi­no­za (Cruz Azul Cen­tro). mos de las ta­reas do­més­ti­cas nos re­fe­ri­mos a tra­ba­jos re­pro­duc­ti­vos que son fun­da­men­ta­les pa­ra el man­te­ni­mien­to de la vi­da.

¿Ser un pa­dre fe­mi­nis­ta es igual a prac­ti­car la pa­ter­ni­dad po­si­ti­va?

Pa­ra mí, el fe­mi­nis­mo tie­ne que ver con una for­ma de ana­li­zar crí­ti­ca­men­te el rol que ju­ga­mos en la so­cie­dad... Acu­ñé el tér­mino ‘pa­ter­ni­dad po­si­ti­va’ por­que pue­de ser una for­ma más ama­ble pa­ra lle­gar a los hom­bres... Si a ve­ces nos ge­ne­ra in­co­mo­di­dad el fe­mi­nis­mo es por­que sa­be­mos que de­trás de una po­si­bi­li­dad igua­li­ta­ria, es­tá el cues­tio­na­mien­to de los pri­vi­le­gios mas­cu­li­nos. Lo que com­par­ti­mos los hom­bres que nos con­si­de­ra­mos fe­mi­nis­tas y los que no, al me­nos, es el in­te­rés de que nues­tros hi­jos e hi­jas sean fe­li­ces.

¿Có­mo em­pe­zar?

Hay que ha­cer un via­je a la ho­nes­ti­dad. Em­pe­zar a de­ci­dir de for­ma res­pon­sa­ble, y ma­du­ra, qué ti­po de hom­bre que­re­mos ser y qué ti­po de pa­dres que­re­mos ser. Es co­mo mi­rar­te al es­pe­jo y lue­go ser ca­paz de sa­lir a la ca­lle, a la vi­da, con la me­jor de tus ver­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.