“Ha­go ci­ne pa­ra to­do el pla­ne­ta Tie­rra”

Semana (Ecuador) - - Cine - Fabián Wain­tal Es­pe­cial pa­ra SE­MA­NA

Na­die sa­bía quién era Quen­tin Ta­ran­tino 25 años atrás. Na­die. El éxi­to ca­yó co­mo un bal­de de agua fría, dos años an­tes de ‘Pulp Fic­tion’ cuan­do pre­sen­tó en el Fes­ti­val de Sun­dan­ce y des­pués en Can­nes la pe­lí­cu­la ‘Re­ser­voir Dogs’ (tal co­mo se es­tre­nó en Es­pa­ña, aun­que Mé­xi­co eli­gió el tí­tu­lo ‘Pe­rros de re­ser­va’y en La­ti­noa­mé­ri­ca se lla­mó ‘Pe­rros de la ca­lle’). No ga­nó nin­gún Ós­car ni la Pal­ma de Oro, pe­ro fue su­fi­cien­te pa­ra abrir las puer­tas de Holly­wood e im­po­ner el es­ti­lo que lle­va la fir­ma de Quen­tin Ta­ran­tino.

¿Que­dan bue­nos re­cuer­dos de aque­lla pri­me­ra vez que vio con pú­bli­co el de­but co­mo di­rec­tor de ‘Re­ser­voir Dogs’ 25 años atrás?

Aque­llo… fue un desas­tre. Ha­bía tan­to que yo no sa­bía (con ‘Re­ser­voir Dogs’), que si tu­vie­ra que ha­cer­lo to­do de nue­vo, lo ha­ría muy di­fe­ren­te. Pe­ro la pri­me­ra pro­yec­ción ha­bía si­do en el Fes­ti­val de Sun­dan­ce y aun­que la pe­lí­cu­la era en Ci­ne­mas­co­pe, en la sa­la no te­nían los len­tes co­rrec­tos pa­ra el pro­yec­tor. Pe­ro de­jé que la mos­tra­ran por­que yo no sa­bía que no po­dían. Eso so­lo ya era su­fi­cien­te­men­te ma­lo. So­bre el fi­nal, en la es­ce­na don­de to­dos es­tán gri­tan­do en­tre ellos, de re­pen­te al­guien pren­dió las lu­ces de la sa­la (ri­sas). Cuan­do se die­ron cuen­ta, al­guien pi­dió que apa­ga­ran la luz. Y cuan­do en la pan­ta­lla es­ta­ban apun­tán­do­se en­tre to­dos, en el me­jor mo­men­to de sus­pen­so, se cor­tó la luz. Eso fue lo que vi­ví con el pú­bli­co por pri­me­ra vez. Fue un desas­tre to­tal (rien­do).

¿Y có­mo fue que se vol­vió tan po­pu­lar en­ton­ces?

En aque­lla épo­ca, en la se­gun­da se­ma­na en Sun­dan­ce vol­vían a pa­sar las pe­lí­cu­las pa­ra gen­te de la in­dus­tria, aun­que aho­ra es al re­vés. Era cuan­do los re­pre­sen­tan­tes, los eje­cu­ti­vos y los ac­to­res for­ma­ban par­te del pú­bli­co. Es­ta­ba Sean Penn, por ejem­plo. Y esa pro­yec­ción es­tu­vo fan­tás­ti­ca. Ni si­quie­ra me plan­tea­ron una so­la pre­gun­ta, al­go que a mí me pa­re­ció muy ‘co­ol’.

¿Los pri­me­ros co­men­ta­rios que es­cu­chó des­pués?

A los dos días to­dos em­pe­za­ron a ha­blar de la es­ce­na de la tor­tu­ra co­mo si fue­ra al­go muy gran­de. Al­guien me co­men­tó que la es­ce­na de la tor­tu­ra arrui­na­ba to­da la pe­lí­cu­la. Y yo no lo en­ten­dí, me pa­re­cía que era lo me­jor, por la can­ti­dad de gen­te que se iba de la sa­la (ri­sas). Eran tan­tos que in­clu­so em­pe­cé a con­tar­los. Lle­gué a con­tar 33 per­so­nas. Eso fue lo má­xi­mo (le cues­ta pa­rar de reír).

Y hoy... ¿se da cuen­ta del im­pac­to que tie­ne en el mun­do en­te­ro, más allá de Holly­wood?

Sí. Es un or­gu­llo po­der de­cir que soy di­rec­tor de ci­ne in­ter­na­cio­nal. Es la for­ma en que yo me veo. No soy un di­rec­tor de ci­ne nor­te­ame­ri­cano. Soy nor­te­ame­ri­cano y di­rec­tor de ci­ne, pe­ro ha­go ci­ne pa­ra to­do el pla­ne­ta Tie­rra.

¿Las pe­lí­cu­las sue­len pa­sar por el Fes­ti­val de Can­nes an­tes de es­tre­nar en una sa­la de ci­ne nor­mal?

Lo ma­ra­vi­llo­so de Can­nes es que les in­tere­sa el ci­ne. Es im- por­tan­te, por al­go van los pe­rio­dis­tas de to­do el mun­do. Y has­ta cuan­do la gen­te abu­chea, lo ha­ce por pu­ra pa­sión, por­que les im­por­ta.

Pa­ra quie­nes no la vie­ron, ‘Re­ser­voir Dogs’es la his­to­ria de seis ele­gan­tes la­dro­nes de dia­man­tes que des­pués de es­ca­par de la po­li­cía, en­tre dis­pa­ros y he­ri­das, se con­fron­tan pa­ra des­ci­frar quién de ellos es el trai­dor que los de­la­tó, sin nom­bres más allá de un co­lor pa­ra ca­da uno, co­mo Mr. Whi­te (Har­vey Kei­tel), Mr. Oran-

ge (Tim Roth) o Mr. Blon­de (Mi­chael Mad­son). Y ge­ne­ran­do un gran es­pec­tácu­lo de­trás de la más ex­tre­ma vio­len­cia, Ta­ran­tino im­pu­so un es­ti­lo muy par­ti­cu­lar en Holly­wood, que lo con­vir­tió en uno de los di­rec­to­res más po­pu­la­res de su ge­ne­ra­ción.

¿Có­mo se le ocu­rrió la idea de ‘Re­ser­voir Dogs’ real­men­te?

Fran­ca­men­te no re­cuer­do có­mo sur­gió, so­lo sé que tra­ta­ba de ha­cer al­go con gen­te di­fí­cil, con cier­ta comedia jun­to a una muer­te exis­ten­cial. Y la idea de Mr. Whi­te, Mr. Oran­ge... me pa­re­ció muy in­tere­san­te.

¿Y có­mo fue que un des­co­no­ci­do, en ese en­ton­ces, lo­gró con­ver­tir­se en di­rec­tor de ci­ne?

Fue gra­cias a Har­vey Kei­tel, mi ac­tor fa­vo­ri­to. Veía sus tra­ba­jos dos o tres ve­ces. Pa­re­cía un sue­ño con­se­guir que Har­vey acep­ta­ra el rol de Mr. Whi­te. Y de re­pen­te él de­jó un men­sa­je en el con­tes­ta­dor di­cien­do: “Leí el guion. Me en­can­tó. Quie­ro in­vo­lu­crar­me y ayu­dar en la pro­duc­ción pa­ra que lle­gue al ci­ne”. Ima­gí­na­te... aquel fue el prin­ci­pio del prin­ci­pio.

¿Te­nían su­fi­cien­te pre­su­pues­to co­mo pa­ra ha­cer prue­bas de cas­ting con los ac­to­res?

Har­vey pa­gó los cos­tos pa­ra que yo via­ja­ra a Nue­va York y con­si­guió ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel en el May­flo­wer. Eso sí: Har­vey via­jó en pri­me­ra cla­se y yo en tu­ris­ta (ri­sas). Ahí fue don­de con­se­gui­mos a Ste­ve Bus­ce­mi.

¿El me­jor re­cuer­do de to­dos?

Con ‘Re­ser­voir Dogs’ me acuer­do de to­do, pe­ro uno de los mo­men­tos fa­vo­ri­tos no tu­vo que ver con el ro­da­je. Cuan­do ter­mi­na­mos con los en­sa­yos, Har­vey or­ga­ni­zó una ce­na en su ca­sa de Ma­li­bú que él es­ta­ba al­qui­lan­do. Yo es­ta­ba vi­vien­do en Glen­da­le con mi ma­má en aquel en­ton­ces (rien­do). Se pue­de ir has­ta Ma­li­bú to­do de­re­cho por Sun­set Bou­le­vard, aun­que el via­je es mu­cho más lar­go. Y des­pués de ha­ber vis­to lo bien que iba to­do, en cier­ta for­ma de­jé de sen­tir la pre­sión que ha­bía es­ta­do su­frien­do. Los ac­to­res es­ta­ban per­fec­tos pa­ra ca­da rol, en­ten­dían el ma­te­rial y des­pués de dos se­ma­nas de en­sa­yo to­do es­ta­ba lis­to pa­ra fil­mar. Ahí me di cuen­ta de que te­nía la pe­lí­cu­la en­tre mis ma­nos, el res­to era un pos­tre, ya te­nía la ce­na con ellos. Y así tam­bién lo­gró ha­cer his­to­ria en el mun­do del ci­ne.

Me acuer­do per­fec­ta­men­te de aque­lla no­che, en mi au­to, vol­vien­do de Ma­li­bú has­ta Glen­da­le por Sun­set Bou­le­vard, sin sa­lir­me de la mis­ma ave­ni­da. Fue el mo­men­to más fe­liz de mi vi­da. Al­go que ha­bía ima­gi­na­do por tan­to tiem­po… ha­cer ci­ne, en ge­ne­ral, po­día lle­gar a fun­cio­nar. Yo no que­ría que ‘Re­ser­voir Dogs’ fue­ra la tí­pi­ca pe­lí­cu­la que sa­lía en ví­deo, sin pa­sar por una sa­la de ci­ne. Que­ría que la pa­sa­ran en las sa­las más ar­tís­ti­cas, con una bue­na li­mo­na­da. Que­ría que fue­ra un es­ti­lo de ci­ne to­tal­men­te ar­tís­ti­co, así de sim­ple.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.