Una vi­da ba­jo el océano

ES LA PRI­ME­RA INSTRUCTORA DE APNEA MU­JER EN ECUA­DOR. AHO­RA RECORRE GALÁPAGOS JUN­TO AL EQUI­PO DE NATIONALGEOGRAPHIC.

Semana (Ecuador) - - Fitness - Gisella A. Rojas ro­jasg@granasa.com.ec

Era de ma­dru­ga­da y el mar an­da­ba de mal hu­mor. Ese mis­mo día, Gian­na Ha­ro na­ve­ga­ba ha­cia la is­la Isa­be­la, pues te­nía que lle­var ali­men­tos a los vo­lun­ta­rios que mo­ni­to­rea­ban a las tor­tu­gas. Ca­si al lle­gar, ha­bía un pun­to en el que el bote no po­día avan­zar más, en­ton­ces tu­vo que na­dar. De re­pen­te, en un pes­ta­ñeo, una ágil ola la arras­tró ha­cia la co­rrien­te. Cuan­do al­zó la ca­be­za es­ta­ba ro­dea­da com­ple­ta­men­te de agua. Así, du­ran­te cua­tro ho­ras pa­só flo­tan­do en­tre las ar­te­rias del océano, con un frío gé­li­do y mí­ni­ma luz. El olea­je la de­jó en un is­lo­te lla­ma­do ‘La Viu­da’. Fue ahí cuan­do fren­te a sus ojos apa­re­ció una tor­tu­ga, por un mo­men­to se mi­ra­ron y reaccionó: “Si el is­lo­te es­tá aquí y la tor­tu­ga vino de allá, eso quie­re de­cir que la pla­ya es­tá en esa di­rec­ción”. Con una úl­ti­ma gota de adrenalina na­dó y na­dó has­ta que la tie­rra es­tu­vo a la vis­ta... Es po­si­ble que ese día el mar le per­do­na­ra la vi­da y des­de ese mo­men­to Gian­na su­po que era jun­to a él don­de que­ría es­tar.

Cre­cien­do en­tre ale­tas e igua­nas

Su his­to­ria co­mien­za años atrás, cuan­do la na­tu­ra­le­za era su cuar­to de jue­gos, pues cre­cer en Galápagos sig­ni­fi­có no te­ner te­le­vi­sión ni te­lé­fono y que la luz se va­ya a me­dia­no­che. En cambio, dis­fru­ta­ba de lu­jos sen­ci­llos co­mo se­guir a las igua­nas, te­ner los de­dos arru­ga­dos por el agua o ali­men­tar a lo­bos ma­ri­nos. “Mi abue­li­ta tu­vo la pri­me-

ra he­la­de­ría de San­ta Cruz y ha­bía lo­bos que cru­za­ban la ca­lle y se co­mían el he­la­do de la mano”, re­cuer­da.

Es­te es­ce­na­rio tam­bién ayu­dó pa­ra que Gian­na desa­rro­lle sus ha­bi­li­da­des de in­ves­ti­ga­do­ra. Cuen­ta que te­nía un só­tano en su ha­bi­ta­ción don­de co­lec­cio­na­ba ho­ji­tas, in­sec­tos, y les po­nía nom­bre. Asi­mis­mo, su cu­rio­si­dad se nu­trió con la in­fluen­cia de su pa­dre, quien fue uno de los pri­me­ros guías ecuatorianos de Galápagos. Ade­más, ex­pli­ca que los co­lo­ni­za­do­res de la is­la fue­ron eu­ro­peos, lo cual oca­sio­nó que por mu­cho tiem­po ellos es­tu­vie­ran en­car­ga­dos del tu­ris­mo.

Apneísta, sin sa­ber­lo

Los días en el agua se pau­sa­ron cuan­do por cues­tio­nes de es­tu­dios se mu­dó jun­to a su fa­mi­lia a Gua­ya­quil, don­de per­ma­ne­ció has­ta gra­duar­se. Pe­ro pron­to sus en­sa­yos de la ni­ñez co­mo in­ves­ti­ga­do­ra vol­vie­ron a sur­gir, es­ta vez de ma­ne­ra pro­fe­sio­nal, ya que en el 2009 lo­gró en­trar a la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en San­ta Bár­ba­ra, don­de ob­tu­vo el tí­tu­lo de bió­lo­ga. “Un ami­go me ayu­dó con pa­pe­leos, apli­ca­cio­nes y pu- de con­se­guir una be­ca”, des­ta­ca, y aña­de que ella es la pri­me­ra de su fa­mi­lia que aca­ba una ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. Des­pués de seis años de es­tu­dios re­gre­só al país y al lle­gar in­cur­sio­nó co­mo bió­lo­ga en el Mi­nis­te­rio del Am­bien­te, pe­ro al ser un tra­ba­jo de ofi­ci­na, co­mo era de es­pe­rar­se, no era lo su­yo.

Has­ta 4 mi­nu­tos sin res­pi­rar

En­ton­ces sus pies, o me­jor di­cho ale­tas, le re­cor­da­ron una an­ti­gua ha­bi­li­dad. “Yo des­de pe­que­ña lo prac­ti­qué, pe­ro no sa­bía”, cuen­ta re­fi­rién­do­se a que so­lía pa­sar de­ba­jo del agua con­te­nien­do el ai­re so­lo con sus pul­mo­nes, un de­por­te que aho­ra es co­no­ci­do co­mo apnea. “Se tra­ta mu­cho de con­tro­lar tu men­te, tu cuer­po, las ga­nas de res­pi­rar, el mie­do. La ba­se de es­te de­por­te es la res­pi­ra­ción, 80 % men­te y 20 % prác­ti­ca”, ex­pli­ca y re­ve­la que ha ba­ja­do a una pro­fun­di­dad de 32 me­tros. En mo­vi­mien­to pue­de du­rar dos mi­nu­tos y es­tá­ti­ca, cua­tro. Sin em­bar­go, re­sal­ta que nun­ca le lla­ma­ron la aten­ción las com­pe­ten­cias, don­de exis­ten ré­cords de mu­je­res que han du­ra­do nue­ve mi­nu­tos de­ba­jo del agua. A ella en cambio le apa­sio­na en­se­ñar, por eso el año pa­sa­do via­jó a Mé­xi­co pa­ra cer­ti­fi­car­se co­mo instructora, con­vir­tién­do­se en la pri­me­ra edu­ca­do­ra mu­jer de apnea en el país. La ga­nan­cia le per­mi­tió lle­var el de­por­te a la co­mu­ni­dad y los tu­ris­tas, y así fun­dó Galápagos Free­di­ving Pro­ject, con el cual ha ava­la­do a más de 30 es­tu­dian­tes por me­dio de cur­sos, via­jes e in­ves­ti­ga­cio­nes. Aven­tu­ra ines­pe­ra­da

Den­tro y fue­ra del océano, Gian­na siem­pre an­da ac­ti­va, pues a co­mien­zos de es­te año se en­fo­có en otra con­quis­ta: ob­te­ner un cu­po pa­ra en­tre­nar­se co­mo guía de Galápagos. A pe­sar de que 700 per­so­nas par­ti­ci­pa­ron y so­lo ha­bía 200 lu­ga­res dis­po­ni­bles, lo lo­gró. No obs­tan­te, el cur­so le re­sul­ta­ba muy cos­to­so y te­nía que bus­car có­mo fi­nan­ciar­lo. Ese obs­tácu­lo la lle­vó a su si­guien­te aven­tu­ra. “En­vié mi cu­rrí­cu­lum y les pro­pu­se que que­ría tra­ba­jar con ellos, en­ton­ces por ser bió­lo­ga y apneísta me acep­ta­ron”. Así for­mó par­te del equi­po de Na­tio­nal Geo­grap­hic Galápagos, que cu­brió los gas­tos de su ca­pa­ci­ta­ción y tan pron­to se gra­duó de guía la con­tra­ta­ron.

Aho­ra le­jos de una ofi­ci­na, ca­da día vi­si­ta las is­las re­ple­tas de ani­ma­les úni­cos, don­de su la­bor con­sis­te en ser es­pe­cia­lis­ta sub­ma­ri­na, guía na­tu­ra­lis­ta y edu­ca­do­ra de ni­ños. Aun­que re­cién lle­va un mes, con­fie­sa que se ha vuel­to su pa­sión. “En las ca­mi­na­tas yo les voy con­tan­do lo que ven, res­pon­dien­do pre­gun­tas. A la sa­li­da ha­ce­mos es­nór­quel, les to­mo fo­tos, les en­se­ño, y en la no­che les doy char­las”, des­cri­be y re­ve­la que en es­tos cru­ce­ros acu­den por lo ge­ne­ral cien­tí­fi­cos acom­pa­ña­dos de su fa­mi­lia.

Al ser es­te un tra­ba­jo fle­xi­ble, na­rra con áni­mo que le per­mi­te te­ner tiem­po tam­bién pa­ra sus pro­yec­tos per­so­na­les. “Es­toy em­pe­zan­do una cam­pa­ña pa­ra re­cau­dar fon­dos pa­ra un or­fa­na­to”. Ex­pli­ca que se tra­ta de una pá­gi­na web que lan­za­rá en los pró­xi­mos días, don­de las per­so­nas pue­den do­nar ca­da vez que ella al­can­ce re­tos du­ros, co­mo es­ca­lar el Chim­bo­ra­zo, ha­cer un re­co­rri­do en bi­ci­cle­ta que va des­de Ru­sia a Fran­cia, o na­ve­gar en un ve­le­ro sin GPS co­mo se ha­cía an­tes. Su me­ta es de­mos­trar “que na­da es im­po­si­ble... To­do el mun­do pue­de lo­grar lo que quie­ra cuan­do se lo pro­po­ne”. Y el me­jor ejem­plo de ello es su vi­da mis­ma, pues ya sea in­ves­ti­gan­do, es­ca­lan­do mon­ta­ñas o edu­can­do so­bre ani­ma­les, Gian­na ha lo­gra­do to­do lo que ha cru­za­do por su men­te. Es que sin im­por­tar a dón­de va­ya, siem­pre vol­ve­rá a ese lu­gar que un día le per­do­nó la vi­da, el mar.

MÁS FO­TOS en nues­tra app GRANASA. Bús­ca­nos en App Sto­re y Goo­gle Play.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.