Criar con amor

SE PIEN­SA QUE CON EL CAS­TI­GO EL NI­ÑO APREN­DE, PERO SE­PA QUE DES­DE LA FIR­ME­ZA Y EL RES­PE­TO OB­TEN­DRÁ ME­JO­RES RE­SUL­TA­DOS.

Semana (Ecuador) - - Psicología -

SEGURO QUE US­TED se es­tá pre­gun­tan­do en qué con­sis­te es­ta dis­ci­pli­na. Pues, es una for­ma de criar con bue­nos re­sul­ta­dos. Una me­to­do­lo­gía que no es ni per­mi­si­va ni re­pre­si­va. Se ba­sa en la fir­me­za (que no es gri­tar), el res­pe­to, la conexión y el amor pa­ra con los hi­jos.

La psi­co­pe­da­go­ga Ca­ro­li­na Se­mi­na­rio ex­pli­ca que tam­bién se la lla­ma dis­ci­pli­na con amor, y que po­ner­la en prác­ti­ca ha­rá que sus hi­jos sean independientes, so­cia­bles, co­mu­ni­ca­ti­vos, mas no re­pri­mi­dos. “Si se apli­ca des­de muy pe­que­ños ayu­da más, por­que el me­nor irá cre­cien­do con es­te estilo de vida y ten­drá una con­vi­ven­cia sa­na”, en­fa­ti­za.

Los re­sul­ta­dos se ve­rán se­gún la cons­tan­cia de su apli­ca­ción. Por eso lo invitamos a po­ner en prác­ti­ca con sus vás­ta­gos los con­se­jos que nos ofre­cen Ca­ro­li­na Se­mi­na­rio y María Bea­triz González-Ru­bio, psicóloga clí­ni­ca, quie­nes dan ta­lle­res de dis­ci­pli­na po­si­ti­va:

1 La conexión an­tes que la co­rrec­ción: Pro­cu­re conexión con su hi­jo, así él pue­de acep­tar las co­rrec­cio­nes des­de la ama­bi­li­dad y fir­me­za. No co­me­ta el error de ha­cer­les pen­sar a ellos: “Si les cuen­to me re­tan”.

2 Un re­fu­gio pa­ra el ni­ño: Crée­lo jun­to a él, que él le pon­ga un nom­bre. Pue­de ser una car­pa con cuen­tos o un lu­gar a don­de pue­da acu­dir cuan­do es­té mo­les­to. Es­to ser­vi­rá pa­ra que se re­la­je. Si no quie­re ir, no lo obli­gue. Los adul­tos po­de­mos au­to­rre­gu­lar­nos (con­tro­lar­nos); ellos no en­tien­den es­to, por eso de­be ser al­go fí­si­co lo que los lle­ve a au­to­rre­gu­lar­se.

3 Dé co­man­dos en po­si­ti­vo: Evi­te de­cir: “no co­rras”, di­ga “ca­mi­na”; “no pon­gas el ju­gue­te allí”, di­ga “pon­lo so­bre la me­sa”. Así el me­nor sa­brá lo que es­pe­ran de él y no le estará dan­do con­no­ta­cio­nes ne­ga­ti­vas de sus ac­tos.

4 Los erro­res son una opor­tu­ni­dad pa­ra apren­der: Evi­te los “te di­je” y los ser­mo­nes. En su lu­gar con­ver­se y há­ga­le ver la im­por­tan­cia de res­pon­sa­bi­li­zar­se de lo acon­te­ci­do (que es di­fe­ren­te de la cul­pa­bi­li­dad, es­ta in­te­rrum­pe la conexión) y ha­ga pre­gun­tas de cu­rio­si­dad. Por ejem­plo: ¿Qué pue­des ha­cer pa­ra que la próxima vez no ocu­rra?

5 Reunio­nes fa­mi­lia­res: Que sean una vez a la se­ma­na. Pa­ra ello us­ted pue­de de­cir­le a la fa­mi­lia que den­tro de un ja­rrón de­ter­mi­na­do se pueden de­po­si­tar los temas que se quieren abor­dar en la reunión, la cual de­be­ría ter­mi­nar en una ac­ti­vi­dad po­si­ti­va, como un juego o una co­mi­da.

6 Dé op­cio­nes: Tan­to los pa­dres como los hi­jos quieren po­der. El pro­ge­ni­tor pue­de dar­le un po­co, den­tro de los lí­mi­tes. Por ejem­plo, en lo con­cer­nien­te a la ro­pa, pro­pón­ga­le va­rias al­ter­na­ti­vas y que él es­co­ja la que pre­fie­ra.

7 Pa­pá y ma­má en la mis­ma pá­gi­na: Si no es­tán en la mis­ma sin­to­nía, el ni­ño se con­fun­de.

8 Re­co­no­cer la me­ta de­trás del com­por­ta­mien­to: Sa­ber el mo­ti­vo por el cual lo ha­ce. Si bus­ca aten­ción, pa­se más tiem­po con él, abrá­ce­lo. Si quie­re po­der, de­le op­cio­nes (“¿quie­res ba­ñar­te aho­ra?, lo pue­des ha­cer an­tes o des­pués de comer”). Si se quie­re des­qui­tar, con­ver­se con él res­pec­to a ese sen­ti­mien­to, pa­ra sa­ber có­mo se sien­te. Si se sien­te frus­tra­do por­que no le sa­le al­go, acér­que­se y ex­plí­que­le pa­so a pa­so lo que tie­ne que ha­cer, pero que él lo reali­ce, no us­ted.

9 Mo­ti­ve, no ala­be: En­fó­que­se más en el pro­ce­so que en el pro­duc­to final. Por ejem­plo, en lu­gar de de­cir “qué lin­do tu di­bu­jo”, di­ga “que­dó bo­ni­to por­que te es­for­zas­te mu­cho”, por­que si lo ala­ba ha­brá la tendencia de agra­dar al otro.

10 Ce­ro eti­que­tas: Nun­ca di­ga “es­te es mi hi­jo re­la­jo­so y es­te, el tran­qui­lo” ni use otros ca­li­fi­ca­ti­vos. Los ni­ños per­ci­ben las eti­que­tas y reac­cio­nan de acuer­do con ellas. Si los eti­que­ta, el en­torno tam­bién lo ha­rá.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.