“Ten­go el me­jor tra­ba­jo del mundo”

Semana (Ecuador) - - Cine -

¿Se da cuen­ta de lo que sig­ni­fi­ca lla­mar­se Ste­ven So­der­bergh, con se­me­jan­te re­ci­bi­mien­to del otro la­do del ma­pa, en el me­jor ho­me­na­je del Fes­ti­val de To­kio?

Yo ten­go el me­jor tra­ba­jo del mundo. Real­men­te es el me­jor juego de realidad vir­tual que pue­da ju­gar. Tra­to con mu­cha gen­te, con mu­cho di­ne­ro, con mu­cho tiem­po, con mis pro­pias vir­tu­des y de­bi­li­da­des, con desafíos cons­tan­tes. El ci­ne se da cuen­ta si no das lo me­jor que pue­das y te ti­ra aba­jo fá­cil­men­te.

¿Es po­si­ble des­cri­bir el ca­mino del co­mien­zo del éxi­to des­de el tro­feo de la Pal­ma de Oro en Can­nes has­ta el Ós­car de ‘Traf­fic’?

De­pen­de de la de­fi­ni­ción que le des al éxi­to. Tu­ve la suer­te de cre­cer en un ho­gar don­de el éxi­to siem­pre se juz­gó por el ca­rác­ter y la pa­sión. Yo siem­pre me preo­cu­pé por el si­guien­te pro­yec­to que qui­se ha­cer, un cor­to­me­tra­je o un guion, no en los re­sul­ta­dos. Mis pa­dres y mis maes­tros siem­pre eva­lua­ron el pro­ce­so y el tra­ba­jo mu­cho más que el re­sul­ta­do. Y me sien­to afor­tu­na­do de ha­ber pues­to mi men­te siem­pre en la ca­li­dad del tra­ba­jo, la ca­li­dad de las re­la­cio­nes que tu­ve con la gen­te que me ayu­dó y que pu­de ha­ber ayu­da­do.

¿Có­mo es que to­da­vía no fil­mó nin­gu­na pe­lí­cu­la de su­per­hé­roes?

Pa­ra mí, ‘Ocean´s Eleven’ es lo más cer­ca que me vas a ver de una producción de su­per­hé­roes. En mi men­te, es ci­ne de fan­ta­sía, que me dio una opor­tu­ni­dad pa­ra ju­gar vi­sual­men­te en una for­ma en que no me lo per­mi­ti­rían otras pe­lí­cu­las. El más gran­de ele­men­to que co­nec­ta las tres pro­duc­cio­nes por ejem­plo es el len­te de zoom... Hoy es di­fí­cil fil­mar ci­ne así por­que se lo aso­cia con el pasado y yo usé el zoom como la he­rra­mien­ta prin­ci­pal.

Sor­pren­de sa­ber que en to­das sus pro­duc­cio­nes no so­lo es el di­rec­tor sino tam­bién ca­ma­ró­gra­fo y edi­tor. ¿Le cues­ta de­le­gar cier­tos pues­tos en ese sen­ti­do o pre­fie­re que­dar­se con los tres suel­dos?

(Ri­sas) Es un pro­ce­so que siem­pre me pa­re­ció na­tu­ral. Así es como em­pe­cé a ha­cer ci­ne, cuan­do era jo­ven, ocu­pan­do todos es­tos tra­ba­jos. La edi­ción es qui­zás mi par­te fa­vo­ri­ta del ci­ne. Por la no­che, des­pués de fil­mar ca­da es­ce­na, sien­to que edi­tar es como un pre­mio del resto del día de tra­ba­jo. La tec­no­lo­gía me per­mi­te edi­tar una ho­ra des­pués de ha­ber filmado lo que sea. El pla­cer que me da es ma­ra­vi­llo­so, pero tam­bién me per­mi­te dar­me cuen­ta de que si al­go se hi­zo mal hay que me­jo­rar­lo, y lla­mar a los ac­to­res pa­ra que es­tén a pri­me­ra ho­ra del día si­guien­te en el es­tu­dio.

En un lu­gar del mundo como Ja­pón don­de los avan­ces tec­no­ló­gi­cos son tan co­mu­nes, él tam­bién ade­lan­tó el re­vo­lu­cio­na­rio es­treno de la se­rie ‘Mo­saic’ de HBO, que al estilo de un vi­deo­jue­go in­te­rac­ti­vo se po­drá ver des­de una apli­ca­ción que per­mi­te cam­biar el rum­bo de la historia que so­lo al­guien como Ste­ven So­der­bergh se atre­vió a crear.

¿Có­mo sur­gió la idea de la se­rie ‘Mo­saic’ con na­rra­ción in­ter­ac­ti­va que es­tre­na HBO?

Es una idea que me pa­re­ció muy in­tere­san­te pa­ra dar­le ra­mas di­fe­ren­tes a la na­rra­ción. Yo no soy de los que jue­gan de­ma­sia­do, pero la cla­se de com­pro­mi­so que tie­ne un vi­deo­jue­go es muy di­fe­ren­te al que uno tie­ne al mo­men­to de ver ci­ne. Uno re­quie­re que te iden­ti­fi­ques con el pro­ta­go­nis­ta del juego. Y el otro no ne­ce­si­ta que par­ti­ci­pes de la na­rra­ción. Son dos fac­to­res muy ex­tra­ños. Y es­ta opor­tu­ni­dad, con el estilo de tec­no­lo­gía que desa­rro­lla­mos, sa­tis­fa­ce mi de­seo de man­te­ner el control de con­tar una historia, pero tam­bién me per­mi­te dar op­cio­nes que sean naturales y ne­ce­sa­rias, sin que se no­te como una in­te­rrup­ción.

¿Es­tre­nar en un me­dio como HBO don­de el ra­ting no im­por­ta, tam­bién tie­ne que ver con la fal­ta de in­te­rés en el re­sul­ta­do final de ser cri­ti­ca­do o pre­mia­do?

En Es­ta­dos Uni­dos al menos se estrenó el 8 de noviembre y ahí sí es­toy muy cu­rio­so por ver có­mo es­tá res­pon­dien­do la gen­te. Me pa­re­ce que el po­ten­cial es in­creí­ble y creo que ‘Mo­saic’ es como un óleo de es­te nue­vo for­ma­to y a mi­tad de ca­mino ya pue­do ver to­do lo que se pue­de ha­cer. Por eso es­toy tan an­sio­so de ver lo que pueden lo­grar otros di­rec­to­res pa­ra lle­gar mu­cho más le­jos to­da­vía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.