DE­LIA TO­RRES: LA HIS­TO­RIA MAR­CÓ SU DES­TINO

SU IN­FAN­CIA TRANS­CU­RRIÓ EN LA BI­BLIO­TE­CA MU­NI­CI­PAL CAR­LOS A. RO­LAN­DO, DON­DE SU MA­DRE FUE BI­BLIO­TE­CA­RIA. ALLÍ, EN­TRE LI­BROS, ES­CRI­BIÓ SU POR­VE­NIR.

Semana (Ecuador) - - Sumario - Ni­na Ro­me­ro Del­ga­do ro­me­ro­ni@gra­na­sa.com.ec MÁS FOTOS en nues­tra app GRA­NA­SA. Bús­ca­nos en App Sto­re y Goo­gle Play.

A DE­LIA MA­RÍA TO­RRES la his­to­ria la per­si­guió to­da la vi­da, co­mo desean­do con­ver­tir­se en su mis­mo por­ve­nir. Los pri­me­ros re­cuer­dos de la ac­tual di­rec­to­ra del Archivo His­tó­ri­co del Gua­yas y ca­te­drá­ti­ca uni­ver­si­ta­ria, se si­túan en la Bi­blio­te­ca Car­los A. Ro­lan­do a ini­cios de los 70. En es­te lu­gar es­pe­cia­li­za­do de la Bi­blio­te­ca Mu­ni­ci­pal de Gua­ya­quil fue don­de prác­ti­ca­men­te cre­ció. Ca­da día, des­de los dos años, acom­pa­ñó a su ma­dre en su tra­ba­jo co­mo bi­blio­te­ca­ria. Una mu­jer -co­men­ta- de ma­ne­jo es­cru­pu­lo­so de los li­bros y tex­tos an­ti­guos, en­tre­na­da por la Or­ga­ni­za­ción de Es­ta­dos Ame­ri­ca­nos (OEA) y por Ro­lan­do en per­so­na. Di­ce que de su pro­ge­ni­to­ra lo apren­dió to­do.

To­rres, na­ci­da en Gua­ya­quil en 1968, ha­lló sus pri­me­ros y de­fi­ni­ti­vos ami­gos en ese uni­ver­so gi­gan­te, an­ti­guo, si­len­cio­so y ri­co en co­no­ci­mien­to de la bi­blio­te­ca. Re­cuer­da que cuan­do no es­ta­ba to­man­do una sies­ta den­tro de un enor­me ar­chi­va­dor de ma­de­ra (que su ma­dre ade­cua­ba pa­ra tal efec­to), se su­mer­gía en las ilus­tra­cio­nes de ‘La Odi­sea’, ‘La Di­vi­na Co­me­dia’ o ‘Pla­te­ro y yo’, de la co­lec­ción Ariel Ju­ve­nil. La fas­ci­na­ción tam­bién sur­gía de un dic­cio­na­rio de 1730 de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la en don­de iden­ti­fi­ca­ba pa­la­bras ra­ras, de an­ti­gua usan­za, con las que sor­pren­día en las con­ver­sa­cio­nes que man­te­nía con adul­tos.

Ne­xos bri­llan­tes

Pe­ro con el pa­so del tiem­po, en la Bi­blio­te­ca Car­los A. Ro­lan­do sur­gió ade­más un ne­xo im­pe­re­ce­de­ro en­tre To­rres y va­rios per­so­na­jes. Unos, in­ves­ti­ga­do­res en formación co­mo Ezio Ga­ray, y otros ex­pe­ri­men­ta­dos co­mo Jo­sé Ulloa Ver­nim­men, Kent Me­cum y Jo­sé An­to­nio Gómez Iturralde, con quie­nes apren­dió el ri­gu­ro­so ofi­cio de la in­ves­ti­ga­ción. “Ten­go re­cuer­dos tan cla­ros por­que mi in­fan­cia fue her­mo­sa. To­da la gen­te que es­tu­vo vin­cu­la­da a no­so­tras (su ma­dre y ella) son esos per­so­na­jes que has­ta aho­ra fre­cuen­to”, di­ce.

La in­ves­ti­ga­ción so­bre te­mas di­ver­sos, en su ma­yo­ría re­la­cio­na­dos con Gua­ya­quil, fue­ron una cons­tan­te en sus días de co­le­gio y uni­ver­si­dad, y lo que la man­te­nía co­nec­ta­da a la bi­blio­te­ca, pri­me­ro co­la­bo­ran­do con Ver­nim­men y más tar­de con Gómez Iturralde pa­ra pu­bli­ca­cio­nes co­mo ‘Los pe­rió­di­cos gua­ya­qui­le­ños en la his­to­ria’ y ‘Las ca­lles de mi ciu­dad’.

Fue a fi­na­les de los 90 cuan­do el Archivo His­tó­ri­co, ad­mi­nis­tra­do por el Ban­co Cen­tral, eli­ge co­mo su di­rec­tor al historiador, y ella se une a su equi­po co­mo su asis­ten­te. De eso, ya son 20 años.

El bi­cen­te­na­rio y la his­to­ria

En es­te es­pa­cio ubi­ca­do al nor­te de Gua­ya­quil, en don­de tra­ba­jan ape­nas sie­te per­so­nas pe­ro que al­ber­ga un va­lio­sí­si­mo fon­do his­tó­ri­co, To­rres se mue­ve en su am­bien­te na­tu­ral, o co­mo se di­ce ‘en su sal­sa’. Exi­ge que los usua­rios tra­ten los do­cu­men­tos con la pro­li­ji­dad apren­di­da de su ma­dre: con guan­tes y, de ser ne­ce­sa­rio, mas­ca­ri­lla, por se­gu­ri­dad. Co­men­ta que un li­bro an­ti­guo pue­de con­te­ner has­ta 120 bac­te­rias.

Por lo de­más, di­ce que el archivo es su lu­gar ideal, su si­tio de con­fort. Una de­cla­ra­ción na­da ex­tra­ña pa­ra quien cre­ció en una bi­blio­te­ca.

Mien­tras re­vi­sa el fon­do fotográfico y es­co­ge unas imá­ge­nes de Gua­ya­quil an­ti­guo, pre­gun­ta: “¿Re­co­no­ces dón­de fue to­ma­da es­ta fo­to?”. Se ve una fuen­te de un tono os­cu­ro, sin nin­gún otro ele­men­to que sir­va de re­fe­ren­cia. An­te el si­len­cio, re­ve­la que es la ave­ni­da Ol­me­do cuan­do aún se con­ser­va­ba un ra­mal de es­te­ro. “Lo re­lle­na­ron, por eso es­ta zo­na siem­pre se inun­da”.

Ana­li­za que es un ver­da­de­ro re­to di­fun­dir la his­to­ria y ha­cer­la atrac­ti­va, so­bre to­do pa­ra los más jó­ve­nes y en un país cu­yas pá­gi­nas se han es­cri­to con gran­des dis­tor­sio­nes. “Cuan­do los his-

Cuan­do no es­ta­ba to­man­do la sies­ta den­tro de un enor­me ar­chi­va­dor de

ma­de­ra, me en­tre­te­nía con las ilus­tra­cio­nes de ‘La Di­vi­na Co­me­dia’, ‘Pla­te­ro y yo’, ‘La Odi­sea’”.

no han en­con­tra­do un ‘es­la­bón’ pa­ra unir su teo­ría, han re­cu­rri­do al mi­to, a la le­yen­da, asu­mien­do que los he­chos fue­ron de de­ter­mi­na­da ma­ne­ra”. Por eso ase­gu­ra que so­lo con do­cu­men­tos se pue­de cons­truir una teo­ría que “na­die pue­da re­fu­tar”.

El rol del 9 de Oc­tu­bre de 1820 y la par­ti­ci­pa­ción de Gua­ya­quil en el pro­ce­so in­de­pen­den­tis­ta es uno de los te­mas que le en­tu­sias­ma acla­rar. Cree que la ce­le­bra­ción del bi­cen­te­na­rio en 2020 se­rá la oca­sión pa­ra reivin­di­car un even­to his­tó­ri­co sub­es­ti­ma­do. “Es­ta re­vo­lu­ción de­be ser en­ten­di­da a ni­vel de to­do el país, por­que da co­mien­zo a un pro­ce­so que ter­mi­na y se con­so­li­da el 24 de Ma­yo de 1822 en Pi­chin­cha”. “Re­cor­de­mos que Gua­ya­quil que­dó in­de­pen­dien­te al me­nos du­ran­te tres años”, re­cal­ca.

Un pues­to en la Aca­de­mia de His­to­ria

Sien­do fiel a esa suer­te de man­da­to de vi­da que ini­ció en una bi­blio­te­ca, Te­llo co­men­ta que es­tá en la bús­que­da de aquel te­ma his­tó­ri­co de in­ves­ti­ga­ción que le otor­gue un pues­to en la Aca­de­mia Na­cio­nal de His­to­ria, en don­de ha fi­ja­do su ob­je­ti­vo. Cree que “la to­do­lo­gía no con­du­ce a un puer­to se­gu­ro” a un in­ves­ti­ga­dor que se pre­cie.

Mien­tras tan­to, con­ti­núa dán­do­se los me­dios pa­ra cum­plir con los ob­je­ti­vos del archivo, aho­ra en ma­nos del Mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra, y en tiem­pos de aus­te­ri­dad. “Nues­tra mi­sión es cus­to­diar, pre­ser­var, con­ser­var, in­ves­ti­gar y di­fun­to­ria­do­res dir el pa­tri­mo­nio, y de esas cin­co fun­cio­nes las más com­pli­ca­das son la con­ser­va­ción y la in­ves­ti­ga­ción, por­que no te­ne­mos un in­ves­ti­ga­dor de plan­ta”.

Por for­tu­na, re­ve­la que cuen­ta con sus ‘me­ce­nas cul­tu­ra­les’, un gru­po de gua­ya­qui­le­ños au­to­de­no­mi­na­do el Club de la His­to­ria, vin­cu­la­do al archivo de for­ma vo­lun­ta­ria co­mo apo­yo a las ta­reas in­ves­ti­ga­ti­vas. Aho­ra mis­mo es­tos ciu­da­da­nos es­tán con­cen­tra­dos en di­sec­cio­nar la re­vo­lu­ción de Gua­ya­quil con la re­vi­sión del fon­do ma­nus­cri­to y las ac­tas del Ca­bil­do co­lo­nial, “ho­ja por ho­ja pa­ra ver qué en­con­tra­mos de nue­vo”. Y, cla­ro, no po­dían fal­tar en­tre los bien­he­cho­res cul­tu­ra­les los ami­gos de la Bi­blio­te­ca A. Ro­lan­do, aque­llos que hi­cie­ron de la his­to­ria su fu­tu­ro.

Cuan­do los his­to­ria­do­res no han en­con­tra­do el es­la­bón pa­ra unir su teo­ría, han re­cu­rri­do al mi­to, a la le­yen­da (...) Só­lo con do­cu­men­tos se pue­de cons­truir una teo­ría que no pue­da ser re­fu­ta­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Ecuador

© PressReader. All rights reserved.