BRO­TE DE SEPTICEMIA CAU­SA DOS MUER­TES

Se­gún las au­to­ri­da­des del Se­gu­ro, un hom­bre y una mu­jer fa­lle­cie­ron tras su­frir la in­fec­ción pro­du­ci­da por la bac­te­ria Vi­brio vul­ni­fi­cus, que se en­cuen­tra en los ma­ris­cos cru­dos y el agua sa­la­da.

La Prensa Grafica - - Tema Del Día - Ilia­na Ri­vas so­cial@la­pren­sa­gra­fi­ca.com

El Ins­ti­tu­to Sal­va­do­re­ño del Se­gu­ro So­cial (ISSS) con­fir­mó ayer la muer­te de dos per­so­nas a cau­sa de septicemia, una in­fec­ción ori­gi­na­da por la bac­te­ria Vi­brio vul­ni­fi­cus, que se en­cuen­tra en los ma­ris­cos vi­vos al igual que en el agua del mar. Un hom­bre fa­lle­ció en agos­to y una mu­jer en sep­tiem­bre, se­gún los re­por­tes de la au­tó­no­ma. Se­gún las au­to­ri­da­des del Se­gu­ro, la víc­ti­ma del se­xo mas­cu­lino, de 61 años, no con­fir­ma­ron iden­ti­dad, fue in­gre­sa­do a una uni­dad de ur­gen­cias el 8 de agos­to con un cua­dro de fie­bre, dia­rrea in­con­tro­la­ble, ede­mas en la piel, am­po­llas y sig­nos de una in­fec­ción se­ve­ra. El fa­lle­ci­do ha­bía con­su­mi­do ma­ris­cos fres­cos dos días an­tes de su in­gre­so.

De la mis­ma ma­ne­ra, se con­fir­mó la muer­te de una mu­jer de 58 años, tam­bién sin ser iden­ti­fi­ca­da, in­gre­sa­da el 2 de sep­tiem­bre, quien pre­sen­ta­ba las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas del pri­mer ca­so y que mu­rió lue­go de dos días de pre­sen­tar los sín­to­mas.

Se­gún la in­for­ma­ción, la pri­me­ra víc­ti­ma mor­tal ha­bría con­su­mi­do coc­tel de conchas, ca­ma­ro­nes y can­gre­jo en un res­tau­ran­te de San­ta Te­cla. Mien­tras que la se­gun­da muer­te te­nía en su ex­pe­dien­te pa­de­ci­mien­tos de ci­rro­sis he­pá­ti­ca. No se in­da­gó el con­su­mo de ma­ris­co o la ex­po­si­ción a agua del mar.

Am­bas per­so­nas pre­sen­ta­ban un cua­dro clí­ni­co crí­ti­co con el an­te­ce­den­te de la ci­rro­sis he­pá­ti­ca, que afec­ta prin­ci­pal­men­te al hí­ga­do. El infectólogo Jor­ge Pa­na­me­ño ex­pli­có ayer a LA PREN­SA GRÁ­FI­CA que la bac­te­ria es mor­tal so­lo en las per­so­nas que pa­de­cen de en­fer­me­da­des cró­ni­cas, co­mo dia­be­tes, pro­ble­mas cró­ni­cos de pul­mo­nes, de hí­ga­do, de ri­ño­nes y to­das aque­llas en­fer­me­da­des que de­jan las de­fen­sas ba­jas.

“No se tra­ta­ba de dos per­so­nas co­mu­nes y co­rrien­tes, sino de dos per­so­nas en­fer­mas del hí­ga­do, con

en­fer­me­da­des cró­ni­cas, con una en­fer­me­dad de­bi­li­tan­te, des­de to­do pun­to de vis­ta y que los ha­cía es­tar en ma­yor ries­go”, di­jo Pa­na­me­ño.

El infectólogo ase­gu­ró que la bac­te­ria es un ha­bi­tan­te que for­ma par­te de la flo­ra bac­te­ria­na que se pue­de en­con­trar en el agua ma­ri­na; por mu­cho tiem­po ha si­do re­la­cio­na­da con los pes­ca­do­res que pue­den he­rir­se las ma­nos cuan­do es­tán pro­ce­san­do el pes­ca­do o pin­char­se con el ca­pa­ra­zón de un can­gre­jo o una co­ra­za de un crus­tá­ceo.

“Hay dos ma­ne­ras de có­mo la bac­te­ria pue­de al­can­zar­lo a uno, pue­de ser a tra­vés de con­su­mir­la por ma­ris­cos, pes­ca­do cru­do o mal co­ci­na­do en don­de pue­de al­can­zar el trac­to di­ges­ti­vo y de ahí di­se­mi­nar­se, pe­ro tam­bién pue­de ser a tra­vés de le­sio­nes de la piel, los ras­po­nes en ro­cas ma­ri­nas que ha si­do un pro­ble­ma bien gra­ve”, se­ña­la el infectólogo.

Pa­na­me­ño tam­bién ha­ce én­fa­sis en que la septicemia pro­vo­ca­da por la bac­te­ria vul­ni­fi­cus es le­tal; sin em­bar­go, ase­gu­ra que en las per­so­nas que no pre­sen­tan nin­gu­na otra en­fer­me­dad crónica, tam­bién pue­den te­ner pa­de­ci­mien­tos co­mo la dia­rrea, pe­ro no pro­vo­car sín­to­mas gra­ves ni la muer­te.

“En es­te ca­so se re­quie­re de cir­cuns­tan­cias es­pe­cia­les, tan­to pa­ra la in­fec­ción co­mo pa­ra desa­rro­llar la for­ma gra­ve, al­gu­nas ve­ces los pa­cien­tes que es­tán sa­nos lo más que van a re­pro­du­cir es dia­rrea y un cua­dro de in­to­xi­ca­ción ali­men­ta­ria”, ma­ni­fies­ta el ex­per­to en in­fec­cio­nes.

Ade­más los infectólogos ha­cen el lla­ma­do a la po­bla­ción pa­ra que por el mo­men­to, mien­tras es­tá la alerta, de­jen de con­su­mir ma­ris­cos cru­dos co­mo son los coc­te­les de conchas, ce­vi­ches, can­gre­jos, ca­ra­co­les, os­tras, en­tre otros pro­duc­tos del mar. Tam­bién re­co­mien­dan a los sal­va­do­re­ños no in­gre­sar al mar si se tie­ne al­gu­na he­ri­da o al­gún ras­pón por don­de pue­da in­gre­sar la bac­te­ria.

“Es una en­fer­me­dad que no se pue­de ocul­tar por­que es una co­sa te­rri­ble, una vez que se pro­du­ce la en­fer­me­dad se tra­ta de una en­fer­me­dad ca­tas­tró­fi­ca con un al­to ries­go de mor­ta­li­dad, aun con el tra­ta­mien­to apro­pia­do que son los an­ti­bió­ti­cos”, agre­ga Pa­na­me­ño.

Se­gún los ex­per­tos, es­ta en­fer­me­dad no se pue­de trans­mi­tir de hu­mano a hu­mano, so­lo a tra­vés de la in­ges­ta de ma­ris­cos cru­dos y del con­tac­to de la piel he­ri­da con agua del mar. Los sín­to­mas prin­ci­pa­les son fie­bres, dia­rrea, vó­mi­to, do­lor de es­tó­ma­go y de no ser tra­ta­do a tiem­po po­dría cau­sar fa­llas en la pre­sión, fa­llas en el sis­te­ma de coa­gu­la­ción que re­quie­re de aten­ción com­ple­ja.

“No es­ta­mos di­cien­do que es una co­sa sin im­por­tan­cia, cier­ta­men­te la bac­te­ria vul­ni­fi­cus pro­du­ce una in­fec­ción gra­ve y si al­guien tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas per­so­na­les pue­de fa­lle­cer; es una en­fer­me­dad te­rri­ble cuan­do afec­ta la piel, pro­du­ce unas gran­des am­po­llas y lue­go esa piel se cae”, ex­pre­sa el infectólogo.

El vul­ni­fi­cus es una bac­te­ria que una vez pe­ne­tra el to­rren­te san­guí­neo pue­de pro­vo­car una res­pues­ta in­fla­ma­to­ria que afec­ta va­rios ór­ga­nos del sis­te­ma, por lo que el pa­cien­te con en­fer­me­da­des ba­ses tie­ne 90 % de po­si­bi­li­da­des de no vi­vir y, se­gún los infectólogos, cuan­do una per­so­na so­bre­vi­ve a la en­fer­me­dad, se

DE PO­SI­BI­LI­DA­DES DE MO­RIR TIE­NE UNA PER­SO­NA CON EN­FER­ME­DAD CRÓNICA Y QUE AD­QUI­RIÓ LA BAC­TE­RIA VUL­NI­FI­CUS, SE­GÚN LOS INFECTÓLOGOS.

pre­sen­tan se­cue­las muy gra­ves, co­mo pér­di­da de ma­sa cor­po­ral, la ampu­tación de los bra­zos y pier­nas, lo que po­dría pro­vo­car da­ño psi­co­ló­gi­co en los pa­cien­tes.

Es­te ti­po de en­fer­me­dad so­la­men­te se pue­den tra­tar con un cua­dro de an­ti­bió­ti­cos pro­por­cio­na­dos por un mé­di­co. No es re­co­men­da­ble la au­to­me­di­ca­ción, sino re­cu­rrir de ur­gen­cia a un cen­tro de sa­lud si se pre­sen­tan to­dos los sín­to­mas an­tes men­cio­na­dos.

En El Sal­va­dor des­de ha­ce años no se re­gis­tra­ban muer­tes por septicemia, sien­do es­tos dos ca­sos los úni­cos en es­te año, lo que po­ne en ad­ver­ten­cia y en alerta a las au­to­ri­da­des del Mi­nis­te­rio de Sa­lud pa­ra mon­tar una má­xi­ma vi­gi­lan­cia en los lu­ga­res don­de se co­mer­cia­li­zan ma­ris­cos.

“No se tra­ta­ba de dos per­so­nas co­mu­nes y co­rrien­tes, sino de dos per­so­nas en­fer­mas del hí­ga­do, con en­fer­me­da­des cró­ni­cas”. “Es una en­fer­me­dad que no se pue­de ocul­tar por­que es una co­sa te­rri­ble, una vez que se pro­du­ce la en­fer­me­dad se tra­ta de una en­fer­me­dad ca­tas­tró­fi­ca”. JOR­GE PA­NA­ME­ÑO, INFECTÓLOGO

EL DO­CU­MEN­TO DEL ISSS ES­TA­BLE­CE EL BRO­TE DE SEPTICEMIA Y LAS DOS MUER­TES POR LA IN­FEC­CIÓN. UN HOM­BRE EN EL MES DE AGOS­TO Y UNA MU­JER EN SEP­TIEM­BRE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.