CHARLIZE THERON:

“Asus­to a los hom­bres”

La Prensa Grafica - - Plus - El País In­ter­na­cio­nal fa­ma @la­pren­sa­gra­fi­ca.com

La sud­afri­ca­na ha des­ta­ca­do en el ci­ne por su en­tre­ga en pa­pe­les com­ple­jos, co­mo “Mons­ter”; ade­más, re­co­no­ce que co­mo pro­duc­to­ra es muy exi­gen­te.

Ella es quien po­ne las re­glas en los con­tra­tos o al me­nos es así co­mo lo ex­pre­sa la mis­ma Charlize Theron. La in­tér­pre­te de 42 años fue re­co­no­ci­da con un Ós­car de la aca­de­mia por su pa­pel en “Mons­ter” (2003). Pe­ro es­tá acos­tum­bra­da, des­de ha­ce 10 años, a tra­ba­jar y crear sus pro­pios pro­yec­tos, es una mu­jer fuer­te en una in­dus­tria mas­cu­li­na.

“No sé ni co­mo me con­tes­tan. Les asus­to”, ase­gu­ró con humor y sin dis­cul­pas. Lle­va años tra­ba­jan­do en sus pro­pios tér­mi­nos y su nue­vo es­treno, la co­me­dia ne­gra “Grin­go” que pro­du­ce y pro­ta­go­ni­za, es un buen ejem­plo.

“Ha­ce 10 años o así em­pe­zó a ser más di­fí­cil en­con­trar tra­ba­jo y fue cuan­do em­pe­cé a crear mis pro­pios pro­yec­tos”, re­fle­xio­na. “Grin­go” se con­vier­te en la dé­ci­ma cin­ta que pro­du­ce. Y en lu­gar de va­na­glo­riar­se con su nue­va ca­rre­ra, Theron to­da­vía se asom­bra. No de ella, sino de los hom­bres que la

ro­dean. “Es que hay que ser va­lien­te pa­ra sen­tar­se de­lan­te de mí y ha­blar de un pro­yec­to”, ex­pli­có.

RES­PE­TO AD­QUI­RI­DO

El ac­tor bri­tá­ni­co Da­vid Oye­lo­wo ad­mi­ra la en­tre­ga de Theron en ca­da ro­da­je. En el dra­ma “Grin­go” com­par­ten re­par­to. “Es una de las per­so­nas más va­lien­tes que he co­no­ci­do. Hom­bre o mu­jer. Al­guien que su­pera to­das tus ex­pec­ta­ti­vas, al­ta, es­cul­tu­ral y que no se dis­cul­pa por ello. Que cons­tan­te­men­te rom­pe nue­vas ba­rre­ras sin po­ner­se me­da­llas”, in­di­có.

“No se­ré yo quien la cri­ti­que por uti­li­zar su se­xua­li­dad”, di­ce Theron so­bre el pa­pel que en­car­na en su úl­ti­ma pe­lí­cu­la. “Hay mu­je­res que

“No lo po­de­mos se­guir ne­gan­do. Te­ne­mos que le­van­tar nues­tras vo­ces. Hay lu­ga­res en los que si me ofre­cen un tra­ba­jo ahí, no lo to­ma­ría... No lle­va­ría a mis hi­jos a cier­tas par­tes de Estados Unidos y eso es bas­tan­te pro­ble­má­ti­co”.

abu­san de ello, pe­ro tam­bién hay quie­nes lo en­cuen­tran in­tere­san­te. Es fá­cil cri­ti­car des­de la co­mo­di­dad de un ho­tel”, con­clu­ye la ac­triz, de­fen­dien­do con es­tas pa­la­bras a la mu­jer a la que da vi­da en el fil­me.

Ce­lo­sa de su vi­da pri­va­da, no ahon­da de­ma­sia­do en su vi­da amo­ro­sa, pe­ro sí en su fa­ce­ta co­mo ma­dre y la igual­dad de gé­ne­ro por la que lu­cha. El mo­vi­mien­to #Metoo la tie­ne muy ilu­sio­na­da. No tan­to por ella, sino por quie­nes vie­nen de­trás. Es­pe­cial­men­te sus hi­jos. “Es un mo­men­to in­creí­ble que lle­va­mos tiem­po es­pe­ran­do”, ase­gu­ra en referencia a la abier­ta reivin­di­ca­ción en fa­vor de la igual­dad de gé­ne­ro, tan­to en opor­tu­ni­da­des co­mo en suel­dos, y del fi­nal de los abu­sos se­xua­les o de po­der en la in­dus­tria.

“Ado­ro a mis hi­jos. Na­die me ha­ce reír co­mo ellos. Me han cam­bia­do la vi­da”, di­jo y agre­gó: “Me­nos mal que ten­go una ma­dre que vi­ve en mi mis­ma ca­lle y le en­can­ta ha­cer de abue­la”.

“Me gus­ta­ría que no sien­tan esa pre­sión. Dis­fru­to de esa ma­ra­vi­llo­sa opor­tu­ni­dad de ten­der la mano a otros que em­pie­zan. De ayu­dar a esas mu­je­res que son bue­nas no por ser mu­je­res, sino por te­ner ta­len­to”, co­men­tó la es­tre­lla de "Ató­mi­ca".

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.