PA­PA FRAN­CIS­CO USARÁ CÍNGULO DE ROMERO

El pon­tí­fi­ce pi­dió una re­li­quia del ar­zo­bis­po asesinado, y se le en­tre­gó el cíngulo que usó du­ran­te la úl­ti­ma mi­sa que dio el 24 de mar­zo de 1980.

La Prensa Grafica - - Nación - Ma­rio En­ri­que Paz so­cial@la­pren­sa­gra­fi­ca.com

El pa­pa Fran­cis­co uti­li­za­rá un cíngulo que per­te­ne­ció a Mon­se­ñor Ós­car Ar­nul­fo Romero du­ran­te la ceremonia de ca­no­ni­za­ción, que se rea­li­za­rá el do­min­go en el Va­ti­cano y don­de el ar­zo­bis­po sal­va­do­re­ño se­rá de­cla­ra­do san­to de la Igle­sia ca­tó­li­ca, así lo con­fir­mó ayer el car­de­nal Gre­go­rio Ro­sa Chá­vez en una con­fe­ren­cia, en Ro­ma. El cíngulo es una es­pe­cie de la­zo que los sa­cer­do­tes se ciñen a la cin­tu­ra. El pa­dre Si­meón Reyes, director de Co­mu­ni­ca­cio­nes del Ar­zo­bis­pa­do de San Salvador, ase­gu­ró que Fran­cis­co ha­bía so­li­ci­ta­do el pa­lio, una in­sig­nia de la­na bor­da­da con cru­ces que los ar­zo­bis­pos lle­van en el cue­llo y hom­bros, pe­ro es­te fue co­lo­ca­do a Romero cuan­do mu­rió.

El car­de­nal ase­gu­ró, tam­bién, que an­te la so­li­ci­tud del pon­tí­fi­ce se le ofre­ció el co­pón y el cíngulo que usó cuan­do fue asesinado, y el pon­tí­fi­ce se de­ci­dió por el se­gun­do. El obis­po au­xi­liar de San Salvador afirmó que es­te tie­ne man­chas de san­gre.

“El pa­pa que­ría una re­li­quia de Mon­se­ñor Romero (el pa­lio), pe­ro eso no lo te­ne­mos, le di­ji­mos que te­ne­mos el cíngulo y el co­pón que usó cuan­do lo ma­ta­ron, y el pa­pa es­co­gió el cíngulo”, ase­gu­ró el pre­la­do sal­va­do­re­ño.

Reyes men­cio­nó que es­te he­cho es una de las sor­pre­sas sin­gu­la­res del pon­tí­fi­ce. “Se tra­ta de las for­mas muy pro­pias del pa­pa Fran­cis­co de ma­ni­fes­tar la cer­ca­nía con los nue­vos san­tos”, que in­clu­ye tam­bién al pa­pa Pablo VI.

El pa­pa so­li­ci­tó, tam­bién, pa­ra el ac­to de ca­no­ni­za­ción del do­min­go, una ca­su­lla de Pablo VI, ves­ti­du­ra que lle­van du­ran­te la mi­sa.

El car­de­nal al ha­cer una re­se­ña del pro­ce­so de ca­no­ni­za­ción di­jo que Romero es un san­to de cua­tro pa­pas. Ilus­tró la cer­ca­nía con Pablo VI, una que ca­si era de alumno y maes­tro por la afi­ni­dad de las doc­tri­nas; in­clu­so des­ta­có el apo­yo del pon­tí­fi­ce en mo­men­tos crí­ti­cos pa­ra el ar­zo­bis­po sal­va­do­re­ño.

Igual­men­te co­men­tó las di­fe­ren­cias con Juan Pablo II, a quien se lo ha­bían des­cri­to co­mo un iz­quier­dis­ta, pe­ro co­mo el pa­pa en la pri­me­ra vi­si­ta a El Salvador en 1983 rompió todo el pro­to­co­lo y fue di­rec­to a la tum­ba a orar. Juan Pablo II ya ase­gu­ra­ba la muerte por mar­ti­rio.

Be­ne­dic­to XVI fue el ter­ce­ro, él lo con­si­de­ra­ba un már­tir y fue pre­ci­sa­men­te es­te co­mo car­de­nal quien es­tu­dió sus ho­mi­lías, es­cri­tas y en au­dio pa­ra com­pa­rar­las. El car­de­nal ex­pre­só que el pa­pa pa­só de con­si­de­rar­lo “un li­be­ra­cio­nis­ta fa­ná­ti­co y des­cu­brió que era un pas­tor apa­sio­na­do”.

Fi­nal­men­te con­tó la anéc­do­ta de Fran­cis­co cuan­do era car­de­nal, quien di­jo en Argentina a un sa­cer­do­te sal­va­do­re­ño que si el fue­ra pa­pa “ya lo hu­bie­ra ca­no­ni­za­do”, lo de­cía sin saber que un día man­da­ría en el Va­ti­cano, don­de el pró­xi­mo do­min­go lo nom­bra­rá san­to jun­to a Pablo VI.

ES UN LA­ZO QUE LOS OBISPOS CIÑEN EN SU CIN­TU­RA. FRAN­CIS­CO USARÁ EL QUE ROMERO POR­TA­BA CUAN­DO FUE ASESINADO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from El Salvador

© PressReader. All rights reserved.