BO­LU­DOS EN MIA­MI

Des 'bo­lu­dos' à Mia­mi

Vocable (Espagnol) - - Société -

L’Ar­gen­ti­ne est en ré­ces­sion. Des cen­tai­nes de mi­lliers d’em­plois ont été sup­pri­més dans le privé com­me dans le pu­blic. Un Ar­gen­tin sur 3 vit sous le seuil de pau­vre­té et 1,7 mi­llions de per­son­nes sont in­di­gen­tes. En cet­te fin d'an­née, l'in­quié­tu­de mon­te dans le pays qui est la troi­siè­me éco­no­mie d'Amé­ri­que La­ti­ne. Ce bi­llet ex­pri­me non sans hu­mour les con­sé­quen­ces pour la vie quo­ti­dien­ne.

Cual­quie­ra que ha­ya pi­sa­do Bue­nos Ai­res sa­be que es ra­ro que en una con­ver­sa­ción no se cue­le la pa­la­bra “bo­lu­do”. Li­te­ral­men­te, ‘bo­lu­do’ se re­fie­re a un hom­bre con tes­tícu­los gran­des. Más me­ta­fó­ri­ca­men­te, el tér­mino de­fi­ne a una per­so­na bo­ba, tor­pe, me­nos avis­pa­da que el pro­me­dio de sus con­gé­ne­res. Pe­ro su uso, fi­nal­men­te, la trans­for­mó en un ge­né­ri­co con el que unos ar­gen­ti­nos se re­fie­ren a otros. Na­die se ofen­de en Bue­nos Ai­res si otra per­so­na lo sa­lu­da con un “¿Qué ha­cés, bo­lu­do?”. No se tra­ta de un in­sul­to o un desafío sino de una cos­tum­bre. To­dos con­si­de­ra­mos a los de­más bo­lu­dos sin per­ci­bir que, en ese mo­dis­mo, tal vez se es­con­da al­gún jue­go ex­tra­ño del in­cons­cien­te. 2. En unas se­ma­nas, con la lle­ga­da del ve­rano ar­gen­tino, esa ex­pre­sión se es­cu­cha­rá en los shoppings de Mia­mi. Bo­lu­do se oi­rá tam­bién en los all in­clu­si­ve de las her­mo­sas cos­tas del Caribe. Y, por su­pues­to, en las ki­lo­mé­tri­cas are­nas del Bra­sil que, co­mo to­dos los años, des­bor­da­rán de bo­lu­dos. Cien­tos de mi­les de ar­gen­ti­nos se pre­pa­ran a des­em­bar­car con avi­dez de des­can­so pe­ro, so­bre to­do, con una de­pre­da­do­ra vo­ra­ci­dad con­su­mis­ta. Eso ya es­tá ocu­rrien­do, de ma­ne­ra ines­pe­ra­da, en San­tia­go de Chi­le, cu­yos ha­bi­tan­tes ob­ser­van pas­ma­dos la can­ti­dad de bo­lu­dos que co­pan sus ne­go­cios pa­ra com­prar tan­to co­mo les dé, mien­tras se sa­lu­dan:

bo­lu­do. —¿Que ha­cés por acá, bo­lu­do?

apro­ve­cho las ofer­tas, bo­lu­do.

3. Es que en Chi­le, por ejem­plo, una Ma­cBook Air de 13 pul­ga­das se con­si­gue a mi­tad de pre­cio que en Bue­nos Ai­res.

4. Uno po­dría pen­sar que esas pos­ta­les re­tra­tan a un país prós­pe­ro, al que le so­bran los dó­la­res y por eso sus ha­bi­tan­tes los gas­tan ale­gres por el mun­do. Pe­ro no es así. La Ar­gen­ti­na es­tá ter­mi­nan­do un año ho­rri­ble: la in­fla­ción su­pe­rará el 40%, el des­em­pleo ha cre­ci­do y la po­bre­za tam­bién, la in­ver­sión di­rec­ta ha caí­do a ni­ve­les sub­te­rrá­neos. O sea, atra­vie­sa una re­ce­sión gra­ve.

FUE­RA

5. Lo que ocu­rre es que, por una va­ria­da con­fluen­cia de ra­zo­nes, un mon­tón de bie­nes sa­len más ba­ra­tos fue­ra del país, la ro­pa, las va­ca­cio­nes, los pro­duc­tos elec­tró­ni­cos. Y en­ton­ces, quie­nes tie­nen di­ne­ro pa­ra gas­tar pre­fie­ren ha­cer­lo afue­ra. Es más pres­ti­gio­so, es más ba­ra­to: so­lo un bo­lu­do no lo ha­ría. Pe­ro tam­bién com­pran bie­nes im­por­ta­dos, y ate­so­ran dó­la­res por mie­do a que, de re­pen­te,

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.