EL PO­DER EVANGÉLICO

CÓ­MO LA IGLE­SIA PENTECOSTAL TO­MA LAS RIEN­DAS DE LA­TI­NOA­MÉ­RI­CA

Vocable (Espagnol) - - La Une - POR PRISCILA GUILAYN

L'in­fluen­ce des évan­gé­li­ques ne ces­se de croî­tre sur le con­ti­nent amé­ri­cain. Elle est sup­po­sée avoir été dé­ci­si­ve dans le choix de Do­nald Trump com­me pré­si­dent des USA, de mê­me dans le fait que le "non" l'a em­por­té au ré­fé­ren­dum de Co­lom­bie. En quel­ques dé­cen­nies, les évan­gé­li­ques ont éten­du leur pou­voir en sé­dui­sant des mi­llions de La­tino-amé­ri­cains qui se sont dé­tour­nés de l’égli­se cat­ho­li­que. Décry­pta­ge des rai­sons d’une te­lle fer­veur.

Al­gún día, los evan­gé­li­cos ele­gi­rán a un pre­si­den­te de la República y tra­ba­ja­rá por no­so­tros y por nues­tras Igle­sias pa­ra cum­plir la mi­sión que, des­de ha­ce 2000 años, es nues­tro ma­yor desafío: lle­var el Evan­ge­lio a to­das las na­cio­nes de la Tierra». Ex­pre­sa­da ha­ce cin­co años, la pro­me­sa del obis­po evangélico bra­si­le­ño Mar­ce­lo Cri­ve­lla —ac­tual al­cal­de elec­to de Río de Janeiro— pa­re­ce ca­da vez me­nos des­ca­be­lla­da. 2. La vic­to­ria de Cri­ve­lla, ex­se­na­dor y an­ti­guo mi­nis­tro de la des­ti­tui­da pre­si­den­ta Dil­ma Rous­seff, en la me­ga­ló­po­lis bra­si­le­ña su­po­ne un pun­to de in­fle­xión en las as­pi­ra­cio­nes po­lí­ti­cas evan­gé­li­cas en el con­ti­nen­te ame­ri­cano. Des­de los años ochen­ta y no­ven­ta, la in­fluen­cia po­lí­ti­ca de las Igle­sias evan­gé­li­cas en la re­gión ha vi­vi­do una pro­gre­sión as­cen­den­te, en mu­chos ca­sos con el ob­je­ti­vo de­cla­ra­do de al­can­zar el po­der. Su ex­tre­mo con­ser­va­du­ris­mo y re­li­gio­si­dad, sin em­bar­go, ha­bían pro­vo­ca­do has­ta aho­ra el re­cha­zo de los vo­tan­tes ha­cia to­dos aque­llos par­ti­dos y can­di­da­tos que de­cla­ra­ban su con­fe­sio­na­li­dad.

3. Cri­ve­lla ha tras­pa­sa­do ese lí­mi­te. Y de qué for­ma. Por­que, ade­más de ser obis­po de uno de los cre­dos evan­gé­li­cos más po­de­ro­sos —la Igle­sia Uni­ver­sal del Reino de Dios: un in­men­so im­pe­rio eco­nó­mi­co y re­li­gio­so con más de 12 mi­llo­nes de fieles re­par­ti­dos por unos 200 paí­ses—, su for­ma­ción, el Par­ti­do Re­pu­bli­cano Bra­si­le­ño (PRB), es el bra­zo po­lí­ti­co de su con­gre­ga­ción. «Has­ta aho­ra, es­tas can­di­da­tu­ras siem­pre to­ca­ban te­cho —ex­pli­ca el an­tro­pó­lo­go Ro­nal­do Al­mei­da, de la Uni­ver­si­dad Uni­camp de São Pau­lo, es­tu­dio­so de la Uni­ver­sal des­de ha­ce dos dé­ca­das—. Cri­ve­lla, sin em­bar­go, ha su­pe­ra­do ese re­cha­zo ha­cia los evan­gé­li­cos. Y es­ta es la gran no­ve­dad».

4. Con la Pre­si­den­cia de la República en el pun­to de mi­ra, el ejem­plo bra­si­le­ño po­dría ex­ten­der­se por un con­ti­nen­te don­de la fuer­za del vo­to evangélico de­mues­tra su in­fluen­cia de­ci­si­va y cre­cien­te en ca­da elec­ción. En la de Do­nald Trump a la Ca­sa Blan­ca, sin ir más le­jos, a quien apo­yó el 81 por cien­to de los vo­tan­tes evan­gé­li­cos; mu­chos de ellos, de ori­gen his­pano —la co­mu­ni­dad don­de más cre­cen es­tos cre­dos en Es­ta­dos Uni­dos—, pe­se a las ame­na­zas del mag­na­te de le­van­tar un mu­ro con Mé­xi­co y rea­li­zar de­por­ta­cio­nes ma­si­vas de in­mi­gran­tes. O en la vic­to­ria del ‘no’ en Colombia, don­de la mo­vi­li­za­ción de dos mi­llo­nes de evan­gé­li­cos fue cla­ve pa­ra re­cha­zar el acuer­do de paz con la gue­rri­lla de las FARC.

EL GI­RO DEL CON­TI­NEN­TE

5. Es­ta cre­cien­te in­fluen­cia evan­gé­li­ca en la po­lí­ti­ca —en­tien­den ex­per­tos co­mo An­drew Ches­nut, pro­fe­sor de Es­tu­dios Re­li­gio­sos de la Uni­ver­si­dad de Vir­gi­nia, en Es­ta­dos Uni­do­ses uno de los mo­to­res que es­tán lle­van­do al con­ti­nen­te ha­cia la de­re­cha. Cons­cien­te de es­te po­der des­de el prin­ci­pio, el pro­pio Trump, que ha de­cla­ra­do re­cien­te­men­te su «ex­ce­len­te re­la­ción con Dios», pro­nun­ció unas re­ve­la­do­ras pa­la­bras en su pri­mer dis­cur­so co­mo can­di­da­to an­te la con­ven­ción del

Par­ti­do Re­pu­bli­cano: «Me gus­ta­ría dar las gra­cias a la co­mu­ni­dad evan­gé­li­ca», ase­gu­ran­do, con una hu­mil­dad po­co ha­bi­tual en él, que ese apo­yo ha­bía sig­ni­fi­ca­do mu­cho, aun­que «no es­tu­vie­ra se­gu­ro de me­re­cer­lo».

6. De al­gún mo­do, el pen­te­cos­ta­lis­mo nor­te­ame­ri­cano, que se ex­ten­dió ha­cia el sur des­de ini­cios del si­glo XX, con olea­das de mi­sio­ne­ros pre­di­can­do en­tre po­bres, in­dí­ge­nas y an­ti­guos es­cla­vos, ha re­ver­ti­do su flu­jo. Aho­ra son las Igle­sias la­ti­noa­me­ri­ca­nas, en es­pe­cial las de Bra­sil —gran po­ten­cia ac­tual del mo­vi­mien­to— las que en­vían a sus pas­to­res a Es­ta­dos Uni­dos.

7. El au­ge ac­tual de los evan­gé­li­cos y su pe­ne­tra­ción en el po­der en La­ti­noa­mé­ri­ca, de he­cho, se ges­tó des­de Washington en los años ochen­ta. Eran tiem­pos de Gue­rra Fría y de re­vo­lu­cio­nes, y la Ad­mi­nis­tra­ción de Ronald Rea­gan, tras iden­ti­fi­car co­mo «agen­te des­es­ta­bi­li­za­dor» a la Igle­sia ca­tó­li­ca com­pro­me­ti­da po­lí­ti­ca­men­te con la in­sur­gen­cia —la lla­ma­da ‘teo­lo­gía de la li­be­ra­ción’—, vio en los evan­gé­li­cos un in­me­jo­ra­ble alia­do pa­ra con­tra­rres­tar aque­lla ‘de­ri­va’ ca­tó­li­ca. En el pri­mer Do­cu­men­to de San­ta Fe —in­for­mes pe­rió­di­cos que el sec­tor ul­tra­con­ser­va­dor re­pu­bli­cano ela­bo­ra­ba so­bre Amé­ri­ca La­ti­na— ya se re­co­men­da­ba la ayu­da a las con­gre­ga­cio­nes pro­tes­tan­tes pa­ra re­em­pla­zar a la Igle­sia ca­tó­li­ca de las éli­tes go­ber­nan­tes. Con su men­sa­je de que la úni­ca re­vo­lu­ción ge­nui­na en Amé­ri­ca La­ti­na es la es­pi­ri­tual, los pen­te­cos­ta­les se be­ne­fi­cia­ron de es­te apo­yo pa­ra aco­ger en su re­ga­zo a mi­llo­nes de po­bres e ir tomando po­si­cio­nes en to­dos los ám­bi­tos.

8. La Igle­sia Me­to­dis­ta Uni­da, uno de los cul­tos más im­por­tan­tes en Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, brin­dó ge­ne­ro­so apo­yo a las con­gre­ga­cio­nes que em­pa­ti­za­ban con los re­gí­me­nes mi­li­ta­res de Guatemala —el ge­ne­ral evangélico Efraín Ríos Montt desató en los ochen­ta una de­vas­ta­do­ra con­tra­in­sur-

gen­cia con la Bi­blia en la mano— y de El Sal­va­dor, alia­dos de Es­ta­dos Uni­dos. Aque­lla co­la­bo­ra­ción ini­ció un pro­ce­so de acer­ca­mien­to al po­der y de in­fluen­cia ideo­ló­gi­ca de esas con­gre­ga­cio­nes en asun­tos de Es­ta­do por to­do el con­ti­nen­te.

9. «En Guatemala es­tán a un pa­so de con­ver­tir­se en ma­yo­ría re­li­gio­sa. Es en es­te país don­de el fe­nó­meno es más evi­den­te, ya que su in­fluen­cia po­lí­ti­ca vie­ne des­de los ochen­ta —tal y co­mo sub­ra­ya Juan Fon­se­ca, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Ciencias Apli­ca­das de Lima, es­pe­cia­li­za­do en his­to­ria de es­tas Igle­sias—. Los evan­gé­li­cos lle­ga­ron al Go­bierno con un dis­cur­so ul­tra­con­ser­va­dor, pro­nor­te­ame­ri­cano y du­ro con las mi­no­rías. Y no ha­blo so­lo de Ríos Montt. Jor­ge An­to­nio Serrano, pre­si­den­te en los no­ven­ta [un vie­jo alia­do del san­grien­to ge­ne­ral], fue miem­bro activo y mi­li­tan­te de una Igle­sia neo­pen­te­cos­tal. En Hon­du­ras y en El Sal­va­dor tam­bién es­tán muy pre­sen­tes, así co­mo en Cos­ta Ri­ca, con fuer­te pre­sen­cia en el Con­gre­so e in­fluen­cia en las po­lí­ti­cas de la pre­si­den­ta Laura Chin­chi­lla».

10. For­tu­na­to Ma­lli­ma­ci, so­ció­lo­go de la re­li­gión es­pe­cia­li­za­do en Amé­ri­ca La­ti­na, cree que es­ta as­cen­sión no se de­be tan­to a un des­per­tar de los gru­pos evan­gé­li­cos, ya que es­tos en reali­dad nun­ca se han dor­mi­do. «Lo he­mos vis­to re­cien­te­men­te en Bra­sil, Colombia y Es­ta­dos Uni­dos —ana­li­za es­te es­tu­dio­so ar­gen­tino—. La mo­vi­li­za­ción de los re­li­gio­sos es hoy mu­cho más am­plia que la que con­si­guen los par­ti­dos po­lí­ti­cos, que han per­di­do en­can­to en­tre la gen­te».

11. El ejem­plo co­lom­biano es la úl­ti­ma gran de­mos­tra­ción de es­te po­der. A ojos de los evan­gé­li­cos —unas 6000 igle­sias y diez mi­llo­nes de fieles, so­bre una po­bla­ción de 47 mi­llo­nes— el acuer­do de paz con la gue­rri­lla de las FARC po­nía en pe­li­gro la fa­mi­lia tra­di­cio­nal, ya que el tex­to sub­ra­ya­ba la ne­ce­si­dad de im­ple­men­tar­lo «pro­mo­vien­do la equi­dad en­tre las per­so­nas con orien­ta­ción se­xual e iden­ti­dad de gé­ne­ro di­ver­sa». An­te es­ta ‘ame­na­za’, dos mi­llo­nes de evan­gé­li­cos vo­ta­ron en ma­sa per­mi­tien­do la vic­to­ria del ‘no’.

CON­TRA LA AGENDA ‘LI­BE­RAL’

12. La ru­ta del po­de­río evangélico pro­si­gue por Pe­rú. Allí, al igual que en Colombia y Bra­sil, co­men­za­ron su as­cen­sión po­lí­ti­ca en los no­ven­ta. «Los evan­gé­li­cos en­tra­ron al Con­gre­so ma­si­va­men­te con Al­ber­to Fu­ji­mo­ri —ex­pli­ca el his­to­ria­dor pe­ruano Juan Fon­se­ca—. Más tar­de, el mi­nis­tro evangélico Humberto Lay Sun, can­di­da­to a la Pre­si­den­cia en 2006 de­rro­ta­do en pri­me­ra vuel­ta, fue cla­ve pa­ra la vic­to­ria, muy re­ñi­da, de Alan García so­bre Ollan­ta Hu­ma­la en la se­gun­da. Aquel apo­yo les per­mi­tió ga­nar un re­co­no­ci­mien­to sin pre­ce­den­te en po­lí­ti­cas pú­bli­cas, mien­tras es­ta­ble­cían un dis­cur­so fron­tal con­tra la agenda que ellos lla­man ‘li­be­ral’ so­bre mu­je­res, abor­to o di­ver­si­dad se­xual». Aho­ra, su apo­yo a Kei­ko Fu­ji­mo­ri en las úl­ti­mas elec­cio­nes a pun­to es­tu­vo de de­vol­ver a la fa­mi­lia del ex­dic­ta­dor al po­der.

13. En Chi­le tampoco les ha ido mal a los pen­te­cos­ta­les, una na­ción en la cual ha­bían de­po­si­ta­do gran­des es­pe­ran­zas des­de los tiem­pos de Au­gus­to Pi­no­chet. «Se pen­sa­ba que iba a ser el país que más rá­pi­da­men­te al­can­za­ría la ma­yo­ría evan­gé­li­ca, pe­ro su cre­ci­mien­to se ha ra­len­ti­za­do an­te el avan­ce de la ‘no creen­cia’», pro­si­gue Fon­se­ca. Pi­no­chet bus­có en ellos le­gi­ti­ma­ción re­li­gio­sa y, a cam­bio, es­tos con­si­guie­ron exen­ción de im­pues­tos pa­ra la cons­truc­ción de sus tem­plos, lo que les per­mi­tió ex­pan­dir­se (hoy su­po­nen ya el 20 por cien­to de la po­bla­ción), ob­te­ner li­cen­cias de radio e in­clu­so in­cluir su cre­do en las cla­ses de re­li­gión en las es­cue­las.

(Si­pa)

Los latinos evan­gé­li­cos cons­ti­tu­yen la ma­yo­ría de los se­gui­do­res de Cris­to en to­do el mun­do.

(DR)

Al­ber­to San­ta­na, evangélico pe­ruano apo­yó la can­di­da­tu­ra de Kei­ko Fu­ji­mo­ri.

(DR)

Mi­guel Arrá­zo­la es el lí­der de la igle­sia Ríos de vi­da en Colombia.

(Si­pa)

El nue­vo al­cal­de Río, Mar­ce­lo Cri­ve­lla es obis­po de la Igle­sia Uni­ver­sal del Reino de Dios.

(Si­pa)

La mo­vi­li­za­ción es enor­me en Bra­sil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.