ES­CRI­TO­RES Y AR­TIS­TAS CA­TA­LA­NES RE­CHA­ZAN EL RE­FE­RÉN­DUM

Des écri­vains et des ar­tis­tes ca­ta­lans re­fu­sent le ré­fé­ren­dum

Vocable (Espagnol) - - Enjeux -

A la sui­te de l’at­ten­tat du 17 août der­nier sur les ram­blas et à l’ap­pro­che du ré­fé­ren­dum sur l’in­dé­pen­dan­ce de la Ca­ta­log­ne qui au­ra lieu le 1er oc­to­bre pro­chain, la ten­sion mon­te en­tre Ma­drid et Bar­ce­lo­ne. Des in­te­llec­tuels- écri­vains, ci­néas­tes ou mu­si­ciens­ca­ta­lans de re­nom li­vrent leur point de vue con­cer­nant le pro­ces­sus sou­ve­rai­nis­te.

Eduar­do Men­do­za, pre­mio Cer­van­tes, cree que el re­fe­rén­dum pro­pues­to pa­ra el 1 de oc­tu­bre es "un pro­ce­so des­ca­rri­la­do". Juan Mar­sé, que tam­bién ga­nó ese pre­mio, cree que "es ri­gu­ro­sa­men­te in­com­pa­ti­ble con un Es­ta­do de de­re­cho". Joan Ma­nuel Se­rrat, el más fa­mo­so de los can­tan­tes ca­ta­la­nes, di­ce: "Yo no iría a vo­tar a unas elec­cio­nes que no ape­la­ran a la ma­yo­ría de la ciu­da­da­nía y que no fue­ran real­men­te vin­cu­lan­te". "De­be­rían pa­sar co­sas pa­ra que al­go de ta­ma­ña im­por­tan­cia ocu­rra con las ga­ran­tías que re­quie­re una de­ci­sión tan gra­ve". Los ciu­da­da­nos han de es­tar in­for­ma­dos "pa­ra que pue­dan de­ci­dir, y en si­tua­ción de que su de­ci­sión no se vea coac­cio­na­da". Aña­de: "Hay que po­ner en dis­cu­sión si, en es­te ca­so, los mo­vi­li­za­do­res han se­gui­do esos ca­mi­nos".

2.No los han se­gui­do, se­gún Joan Bo­te­lla, ca­te­drá­ti­co de Cien­cia Po­lí­ti­ca y de­cano de De­re­cho de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na. No hay, di­ce, "una va­li­da­ción in­ter­na­cio­nal; no se dan las cir­cuns­tan­cias de co­lo­ni­za­ción o do­mi­na­ción; no es con­for­me con la re­gu­la­ción cons­ti­tu­cio­nal es­pa­ño­la; no hay una Jun­ta del Cen­so, no hay ley elec­to­ral, no hay neu­tra­li­dad de los con­vo­can­tes; y se da la pa­ra­do­ja de que no es­tá con­vo­ca­do, es­tá anun­cia­do ver­bal­men­te, y pa­re­ce ló­gi­co que un re­fe­rén­dum de es­ta tras­cen­den­cia cuen­te con una con­vo­ca­to­ria que con­tem­ple un pe­rio­do am­plio an­tes de su rea­li­za­ción". To­do eso fal­ta; eso lo lle­vó a es­cri­bir en EL PAÍS el 4 de ju­lio el ar­tícu­lo que ti­tu­ló No es un re­fe­rén­dum. Pa­ra ex­pli­car su per­ple­ji­dad ci­ta a Brecht: "Qué tiem­pos es­tos en los que hay que lu­char por lo que es evi­den­te".

3.Di­ce Men­do­za: "Se ha­rá por­que han di­cho que se tie­ne que ha­cer. Pe­ro, tal co­mo se ha­ce, el mis­mo re­fe­rén­dum anu­la su ra­zón de ser. To­do es un pro­ce­so des­ca­rri­la­do. El tren si­gue co­rrien­do pe­ro ya fue­ra de las vías". La cul­pa es de to­dos, di­ce, pe­ro, so­bre to­do, "de ha­ber mez­cla­do to­do es­to con el na­cio­na­lis­mo". El na­cio­na­lis­mo "es de otro tiem­po y no es re­le­van­te en es­ta cues­tión, y lo ha ta­pa­do to­do. No soy equi­dis­tan­te, pe­ro sí en­tien­do las ra­zo­nes y las sin­ra­zo­nes de unos y de otros".

con­se­cuen­cias de es­te "pro­ce­so des­ca­rri­la­do" son im­por­tan­tes y ya se su­fren: "El gas­to ex­tra­or­di­na­rio. Es im­po­si­ble cal­cu­lar la can­ti­dad de co­sas que no se han he­cho por es­te pro­ble­ma".

4.Se­rrat afir­ma que "la lla­ma" que pro­du­jo es­te des­ca­rri­la­mien­to del que ha­bla Men­do­za fue "el Es­ta­tu­to que Za­pa­te­ro pro­me­tió defender en 2006". Ese Es­ta­tu­to "desató una gue­rra de sor­dos" en la que el PP in­ter­vino alen­tan­do "el boi­cot a los pro­duc­tos ca­ta­la­nes e ins­ta­ló me­sas con­tra aquel Es­ta­tu­to". Ocu­rra lo que ocu­rra aho­ra, "se ha en­go­rri­na­do la ca­sa; en el fu­tu­ro cer­cano que­da­rán gra­ves he­ri­das que no sé si el res­to de Es­pa­ña sa­brá apre­ciar".

JUAN MAR­SÉ

5.Mar­sé ex­pli­ca: "Lo que se pro­po­ne el Go­vern es ri­gu­ro­sa­men­te in­com­pa­ti­ble con un Es­ta­do de de­re­cho. No ne­ce­si­to otro ar­gu­men­to pa­ra re­cha­zar tal pro­pues­ta. Yo no soy na­cio­na­lis­ta y to­das las ban­de­ras me re­pug­nan. Soy más bien pro­vin­ciano, in­clu­so co­mar­cal. Soy pue­ble­rino, di­ga­mos, hor­te­lano. Con el huer­to me bas­ta". "Es­tá bien cla­ro: que un gru­púscu­lo an­ti­sis­te­ma co­mo la CUP, una pan­da de im­pre­sen­ta­bles lle­nos de es­tul­ti­cia y ro­ña ideo­ló­gi­ca, ten­ga aga­rra­do al des­pei­na­do pre­si­dent Puig­de­mont por los ca­ta­pli­nes y pue­da de­ter­mi­nar los pre­su­pues­tos ge­ne­ra­les de la Ge­ne­ra­li­tat y las de­ri­vas más de­li­ran­tes (co­mo pe­dir que la Ca­te­dral se con­vier­ta en un mer­ca­do) que ador­nen el pro­yec­to de se­ce­sión, mues­tra has­ta qué pun­to la so­cie­dad ca­ta­la­na es­tá abo­ca­da al fu­tu­ro más in­cier­to, ri­dícu­lo y ca­la­mi­to­so". "La tris­te reali­dad", di­ce Mar­sé, "es que el se­ñor Puig­de­mont y el se­ñor Jun­que­ras, dos lu­mi­na­rias po­lí­ti­cas que pa­sa­rán a la his­to­ria del es­per­pen­to ibé­ri­co, com­par­ten, co­mo ha es­cri­to Va­len­tí Puig, una apa­ra­to­sa ig­no­ra­nLas

cia so­bre el Es­ta­do de de­re­cho y so­bre la po­lí­ti­ca, y, en con­cre­to, so­bre la his­to­ria po­lí­ti­ca de Ca­ta­lu­ña y de to­da Es­pa­ña".

6.Ma­rio Gas, ac­tor y di­rec­tor: "Es inalie­na­ble vo­tar y de­ci­dir. Y es in­elu­di­ble un re­fe­rén­dum. No soy in­de­pen­den­tis­ta, pe­ro creo que el Go­bierno se ha mos­tra­do in­sen­si­ble a la cues­tión ca­ta­la­na; ya lo es en otras cues­tio­nes so­cia­les, pe­ro aquí ha pro­pi­cia­do un de­te­rio­ro tre­men­do, eri­gien­do co­mo un to­do ina­mo­vi­ble una Cons­ti­tu­ción que de­be ser una car­ta ma­lea­ble se­gún las ne­ce­si­da­des. Hay que bus­car so­lu­cio­nes, no ju­di­cia­li­zar, no ha­cer na­da y es­pe­rar a que ocu­rran co­sas has­ta pro­vo­car una si­tua­ción gan­gre­na­da que na­die quiere arre­glar. Mu­cha gen­te quiere la in­de­pen­den­cia, otros quie­ren fe­de­ra­lis­mo y otros que to­do que­de co­mo es­tá. Esa dis­yun­ti­va de­be se­guir su cur­so sin que se in­to­xi­que des­de el Es­ta­do. Deben ne­go­ciar, que en­tren en el pa­no­ra­ma per­so­nas que res­pon­dan a prin­ci­pios más fe­de­ra­lis­tas. Que to­do trans­cu­rra sin coer­cio­nes que res­pon­dan a la ce­rra­zón ra­di­cal de un Go­bierno que ma­sa­cra a Es­pa­ña y por tan­to tam­bién a Ca­ta­lu­ña. El Go­vern ha ac­tua­do con pre­ci­pi­ta­ción, te­nía que ha­ber bus­ca­do pac­tos pa­ra lle­gar a ofre­cer nor­mal­men­te el de­re­cho de de­ci­dir que se sien­te des­de que el Es­ta­tut fue ma­sa­cra­do”.

7.Va­len­tí Puig, es­cri­tor: "En­tien­do que se vi­ve de for­ma muy dis­tin­ta en Bar­ce­lo­na y la Ca­ta­lu­ña que po­dría­mos lla­mar 'Ca­ta­lu­ña pro­fun­da'. En Bar­ce­lo­na el te­ma ya no pre­do­mi­na en las con­ver­sa­cio­nes y han des­apa­re­ci­do mu­chas ban­de­ras es­tre­lla­das. En el día a día, sal­vo si uno atien­de al en­torno me­diá­ti­co del pro­ce­so, en ma­yor o me­nor me­di­da pa­ga­do con di­ne­ro pú­bli­co, lo que que­da es mu­cha con­fu­sión se­mán­ti­ca, al tiem­po que des­pun­tan nue­vas pla­ta­for­mas y mo­vi­mien­tos an­ti­se­ce­sio­nis­tas. Hay un de­cli­ve de la es­pi­ral del si­len­cio. A la vez, pa­si­vi­dad, fa­ti­ga. Per­so­nal­men­te, la im­pre­sión es de que —en el me­jor de los ca­sos— va­mos a en­trar en un la­be­rin­to tos­co y arries­ga­do, del que na­die

co­no­ce la sa­li­da”.

8."Se ha­bla mu­cho del post 1 de oc­tu­bre. En reali­dad, an­tes es­tá el cam­po de mi­nas del pre 1 de oc­tu­bre por­que ha­brá que ver si son jor­na­das con­flic­ti­vas o trans­cu­rren ra­zo­na­ble­men­te. Es ma­ni­fies­to que el se­ce­sio­nis­mo bus­ca pro­vo­car res­pues­tas des­me­su­ra­das, y po­si­ble­men­te pron­to apa­rez­ca cier­to len­gua­je pa­ra­mi­li­tar. En fin, se bus­ca una es­ce­ni­fi­ca­ción que atrai­ga las cá­ma­ras de te­le­vi­sión pa­ra dis­tor­sio­nar lo que en sí es una cues­tión de le­ga­li­dad sí o no. El mi­to de la pla­za Tah­rir es­tá ahí a mano, pa­ra mo­vi­li­za­cio­nes de rup­tu­ra, ines­ta­bi­li­dad. Esas sí son pre­gun­tas al uso: cuán­ta gen­te pue­de mo­vi­li­zar la anu­la­ción del re­fe­rén­dum y có­mo se­rá la res­pues­ta del Es­ta­do de de­re­cho".

9.Isa­bel Coi­xet, ci­neas­ta, ex­pli­có su pos­tu­ra en Una vi­sión naif del re­fe­rén­dum (EL PAÍS, 19 de ju­lio). Aho­ra aña­de: "Los ar­tis­tas no te­ne­mos la obli­ga­ción de ha­blar, pe­ro no pue­des es­cu­rrir el bul­to. Vie­ne una era en que las opi­nio­nes vue­lan y, co­mo los cu­los, to­dos te­ne­mos una. Y he­mos de mos­trar­la". La his­to­ria se ha vuel­to atrás mu­chas ve­ces, di­ce Coi­xet, en mu­chos te­mas. "Se han ido ex­tre­man­do las pos­tu­ras, pe­ro yo no veo con­tra­dic­ción en­tre ser ca­ta­lán y ser es­pa­ñol. Un cha­val de 24 años me de­cía el otro día en Ma­llor­ca que su bi­sa­bue­lo ha­bía lu­cha­do con Hitler, él ha­bía via­ja­do por Ita­lia, por Es­ta­dos Uni­dos, por Es­pa­ña, y aho­ra vi­vía en Ba­lea­res. Él se sen­tía eu­ro­peo. Y yo me sien­to eu­ro­pea, ca­ta­la­na, es­pa­ño­la, de Grà­cia… ¡Me sien­to has­ta de Ca­lan­da!". ¿Un re­fe­rén­dum? "Si es­tu­vie­ra bien he­cho, con el cen­so bien he­cho, que no tu­vie­ra so­lo dos al­ter­na­ti­vas… Yo no creo que un re­fe­rén­dum sea la prác­ti­ca más de­mo­crá­ti­ca del mun­do, y es­te es­tá mon­ta­do por aque­llos que quie­ren lo que quie­ren". Aquel ar­tícu­lo mos­tran­do sus opi­nio­nes tie­ne 1050 pa­la­bras. ¿Qué pa­la­bra de­fi­ne su áni­mo? "De­sa­lien­to".

"UNA CHAPUZA EN VEZ DE AL­GO IM­PE­CA­BLE"

10. Ja­vier Ma­ris­cal, di­se­ña­dor de Co­bi pa­ra los Jue­gos Olím­pi­cos y aho­ra de Mer­che, pa­ra las Fies­tas de la Mer­cé, di­ce so­bre la pers­pec­ti­va abier­ta en torno al pre­ten­di­do re­fe­rén­dum del 1 de oc­tu­bre: "Si es co­mo has­ta aho­ra di­cen que va a ser, yo no quie­ro par­ti­ci­par en una chapuza de al­go que de­be­ría ser im­pe­ca­ble".

(Si­pa) (Si­pa) (Si­pa) (Si­pa) (Si­pa)

La di­rec­to­ra de ci­ne Isa­bel Coi­xet. El di­se­ña­dor Ja­vier Mar­si­cal El can­tan­te Juan Ma­nuel Se­rrat. Juan Mar­sé, au­tor. Eduar­do Men­do­za, es­cri­tor y pre­mio Cer­van­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.