EL DIS­CRE­TO MI­LA­GRO DE URU­GUAY

Alors que le Bré­sil et l’Ar­gen­ti­ne sont con­fron­tés à la co­rrup­tion et con­nais­sent d’in­quié­tants sou­bre­sauts éco­no­mi­ques, com­ment ex­pli­quer la bon­ne san­té fi­nan­ciè­re de l’Uru­guay voi­sin ? Ce pe­tit pays qui a été di­ri­gé par le cha­ris­ma­ti­que Pe­pe Mu­ji­ca au­ra

Vocable (Espagnol) - - Enjeux -

In­clu­so al mi­nis­tro de Eco­no­mía uru­gua­yo, el ve­te­rano Da­ni­lo As­to­ri, de 77 años, le cues­ta creer­lo. Su país, una pe­que­ña is­la de paz po­lí­ti­ca, so­cial y eco­nó­mi­ca en me­dio de dos gi­gan­tes con­vul­sos co­mo Bra­sil y Ar­gen­ti­na, pro­ta­go­ni­za lo que lla­man el 'des­aco­ple'. Mien­tras es­tos dos co­lo­sos su­fren –en 2016 am­bas eco­no­mías ca­ye­ron– y otras ex­pe­rien­cias co­mo la ve­ne­zo­la­na se hun­den, Uru­guay, di­ri­gi­do des­de 2005 por la iz­quier­da tran­qui­la del Fren­te Am­plio, es­tá a pun­to de com­ple­tar 15 años de cre­ci­mien­to inin­te­rrum­pi­do, un ré­cord his­tó­ri­co pa­ra es­ta pe­que­ña na­ción de 3,3 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. El país no tie­ne pe­tró­leo ni cobre, pe­ro ha sa­bi­do ex­plo­tar otros re­cur­sos: so­ja, va­cas, tu­ris­mo y un in­tan­gi­ble, una gran es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca sin gran­des es­cán­da­los de co­rrup­ción.

2.Uru­guay no siem­pre fue un re­man­so de paz. Vi­vía pen­dien­te de Bra­sil y Ar­gen­ti­na. En Mon­te­vi­deo se de­cía que cuan­do ellos to­sían, Uru­guay se res­fria­ba. La úl­ti­ma vez fue en­tre 1999 y 2002. La cri­sis del co­rra­li­to ar­gen­tino ter­mi­nó de hun­dir al país: fu­ga de ca­pi­ta­les, 40 % de po­bla­ción ba­jo la po­bre­za, co­lap­so del sis­te­ma fi­nan­cie­ro, ban­cos res­ca­ta­dos. Cos­tó mu­cho sa­lir, pe­ro se apren­dió la lec­ción: nun­ca más tan­ta de­pen­den­cia. "Cuan­do no­so­tros asu­mi­mos el Go­bierno en 2005, Uru­guay era el se­gun­do país deu­dor más im­por­tan­te del mun­do en tér­mi­nos re­la­ti­vos. Uno de nues­tros pri­me­ros pro­ble­mas fue re­ne­go­ciar una deu­da con el FMI que no po­día­mos pa­gar. Y ese mo­men­to te­nía­mos una ex­po­si­ción muy al­ta al di­ne­ro ar­gen­tino", ex­pli­ca As­to­ri en su dis­cre­to y clá­si­co des­pa­cho en el cen­tro de Mon­te­vi­deo. 3.In­clu­so los más crí­ti­cos con el Go­bierno del Fren­te Am­plio, que des­pués de 12 años en el po­der su­fre un des­gas­te im­por­tan­te, ad­mi­ten que ha si­do muy se­rio con la ges­tión eco­nó­mi­ca, di­ri­gi­da por As­to­ri en dos pe­rio­dos: 2005-2010 y des­de 2015 has­ta aho­ra. Con Jo­sé Mu­ji­ca (20102015) fue vi­ce­pre­si­den­te, y siem­pre es­tá en­tre los po­si­bles pre­si­den­cia­bles pa­ra 2020.

PE­PE MU­JI­CA

4.Uru­guay vi­vió co­mo pro­ta­go­nis­ta la dé­ca­da do­ra­da de la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na, tu­vo un pre­si­den­te co­mo Mu­ji­ca que ha­bía si­do gue­rri­lle­ro, pe­ro nun­ca aban­do­nó una cier­ta or­to­do­xia eco­nó­mi­ca. Tan­to es así que den­tro del Fren­te Am­plio al­gu­nos gru­pos sos­tie­nen que en reali­dad la ac­tual po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca no es de iz­quier­das.

5."El tono de iz­quier­das lo die­ron las trans­for­ma­cio­nes es­truc­tu­ra­les que pu­si­mos en mar­cha",

se jus­ti­fi­ca As­to­ri, "pe­ro con una con­cien­cia fun­da­men­tal: el or­den ma­cro­eco­nó­mi­co es im­pres­cin­di­ble. Sin él no hay nin­gu­na trans­for­ma­ción. Yo no co­noz­co nin­gu­na ex­pe­rien­cia en el mun­do que ha­ya trans­for­ma­do su so­cie­dad en me­dio del des­or­den. Tie­ne que exis­tir con­sis­ten­cia en­tre la po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria, cam­bia­ria, fis­cal y de in­gre­sos", aña­de As­to­ri. "Des­de an­tes de asu­mir [en 2005] nos es­tá­ba­mos reunien­do con el FMI pa­ra ne­go­ciar nue­vas con­di­cio­nes, pe­ro ad­ver­ti­mos que no re­nun­cia­ría­mos a un plan de emer­gen­cia pa­ra com­ba­tir la po­bre­za", re­cuer­da. "Aho­ra es­ta­mos en 9 % de po­bre­za y la in­di­gen­cia no es ni me­di­ble es­ta­dís­ti­ca­men­te".

6.Car­los Alberto Le­cue­der, uno de los em­pre­sa­rios más in­flu­yen­tes de Uru­guay, ad­mi­nis­tra­dor de varios cen­tros co­mer­cia­les y del World Tra­de Cen­ter de Mon­te­vi­deo, re­co­no­ce que la iz­quier­da "ha te­ni­do po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas se­rias" pe­ro des­ta­ca, an­te to­do, que la pro­gre­sión del país se de­be "a que tie­ne un Es­ta­do de de­re­cho se­rio y una de­mo­cra­cia que fun­cio­na bien". El país su­po apro­ve­char el boom de las ma­te­rias pri­mas y el ti­rón chino pa­ra di­ver­si­fi­car y no de­pen­der tan­to de sus im­pre­vi­si­bles ve­ci­nos.

7."Uru­guay man­tu­vo una po­lí­ti­ca fis­cal or­de­na­da. In­clu­so el Go­bierno de Mu­ji­ca res­pe­tó la ma­cro­eco­no­mía. Pe­ro no se han he­cho re­for­mas a lar­go pla­zo y te­ne­mos un pro­ble­ma muy se­rio con la ca­li­dad del ca­pi­tal hu­mano: edu­ca­ción y for­ma­ción. No es­ta­mos tan bien, el ci­clo 20042014 tu­vo con­di­cio­nes muy es­pe­cia­les", sen­ten­cia Ig­na­cio Mun­yo, un eco­no­mis­ta li­be­ral, pro­fe­sor en la Uni­ver­si­dad de Mon­te­vi­deo y crí­ti­co con el Go­bierno del Fren­te Am­plio.

8.Uru­guay fun­cio­na, co­mo de­mues­tra la lle­ga­da con­ti­nua de in­ver­sio­nes o el es­ta­ble­ci­mien­to de to­do ti­po de mar­cas in­ter­na­cio­na­les en los shoo­pings que ad­mi­nis­tra Le­cue­der y que flo­re­cen por to­do Mon­te­vi­deo. Pe­ro el mi­la­gro uru­gua­yo es dis­cre­to: no hay una so­la tien­da de Cha­nel o de Ar­ma­ni en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal. Pros­pe­ri­dad sí, lu­jos no. De he­cho, el cre­ci­mien­to sor­pren­de por­que no pa­ra, pe­ro no es es­pec­ta­cu­lar: 1,5 % en 2016 y se es­pe­ra 1,6 % o un po­co más en 2017.

9.El año ha arran­ca­do muy bien –4,3 % de cre­ci­mien­to en el pri­mer tri­mes­tre–, con una tem­po­ra­da tu­rís­ti­ca ré­cord, en par­te gra­cias a la des­bo­ca­da in­fla­ción ar­gen­ti­na: el país ve­cino se ha pues­to tan ca­ro que ve­ra­near en el pa­raí­so de Pun­ta del Es­te, an­tes re­ser­va­do a los muy ri­cos, se con­vir­tió en una ex­ce­len­te op­ción pa­ra los por­te­ños. Sin em­bar­go, los son­deos vie­nen mos­tran­do el des­con­ten­to cre­cien­te de la po­bla­ción y el ac­tual go­bierno, pre­si­di­do por Ta­ba­ré Váz-

quez, tie­ne ta­sas de apro­ba­ción his­tó­ri­ca­men­te ba­jas (en torno al 30 %) con al­gu­nos es­cán­da­los no de co­rrup­ción, pe­ro sí de ma­la ges­tión.

10.Hay cier­ta per­ple­ji­dad en la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción an­te el des­con­ten­to de la opi­nión pú­bli­ca, pe­ro lo cier­to es que el Fren­te Am­plio ha de­ja­do pen­dien­tes gran­des te­mas co­mo la mo­der­ni­za­ción de los ser­vi­cios pú­bli­cos, la me­jo­ra de la edu­ca­ción o la cons­truc­ción de infraestructuras. Ade­más, es­te año el Go­bierno subió los im­pues­tos y de­cre­tó po­lí­ti­cas de aus­te­ri­dad que gol­pean el mo­des­to po­der ad­qui­si­ti­vo de la po­bla­ción. En un país que rin­de cul­to a la cla­se me­dia –tie­ne las me­no­res di­fe­ren­cias so­cia­les de La­ti­noa­mé­ri­ca–, el rit­mo pa­re­ce es­tan­ca­do y los ob­ser­va­do­res in­ter­na­cio­na­les ya bro­mean con que Uru­guay tie­ne so­lo dos ve­lo­ci­da­des: "len­ta y de­te­ni­da".

11.Lo que sí re­cha­zan des­de el Go­bierno y los ana­lis­tas es una má­xi­ma muy ex­ten­di­da so­bre Uru­guay: el he­cho de que so­bre­vi­ve gra­cias al di­ne­ro que ocul­tan allí los ri­cos de otros paí­ses, esa idea de 'la Sui­za de Amé­ri­ca'. "Uru­guay ha adop­ta­do las prác­ti­cas más mo­der­nas, de­ri­va­das de la OCDE, en ma­te­ria de trans­pa­ren­cia fis­cal e in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción. No nos lle­ga in­ver­sión fi­nan­cie­ra pu­ra, lle­ga in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta, pro­duc­ti­va. Uru­guay no es una mera pla­za fi­nan­cie­ra don­de lle­gan ca­pi­ta­les go­lon­dri­na, ex­traen una ren­ta­bi­li­dad y se van. Com­ba­ti­mos eso", in­sis­te As­to­ri, mien­tras re­cuer­da que se es­tá cul­mi­nan­do una in­ver­sión de 5000 mi­llo­nes de dó­la­res de una em­pre­sa fin­lan­de­sa pa­ra ins­ta­lar una nue­va plan­ta pa­pe­le­ra en es­te país. El cam­po uru­gua­yo tam­bién es­ta­lla y pro­du­ce ali­men­tos pa­ra 60 mi­llo­nes de per­so­nas.

12.El mi­la­gro uru­gua­yo es­ta vez va por otro la­do, siem­pre di­fe­ren­te al de sus ve­ci­nos y de los que fue­ran sus alia­dos po­lí­ti­cos de la iz­quier­da la­ti­noa­me­ri­ca­na, co­mo Ve­ne­zue­la. Mien­tras le­ga­li­za la ven­ta de ma­rihua­na en far­ma­cias sin gran­des po­lé­mi­cas, el país de Mu­ji­ca tam­bién mues­tra una ter­ce­ra vía po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca.

(REA)

Una pa­re­ja to­man­do ma­te en Mon­te­vi­deo.

(Si­pa)

Ta­ba­ré Váz­quez es pre­si­den­te de Uru­guay des­de 2015.

(SI­PA)

El ex­pre­si­den­te uru­gua­yo Jo­sé Mu­ji­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.