¿CÓ­MO SE FI­NAN­CIA EL TE­RRO­RIS­MO IS­LÁ­MI­CO EN ES­PA­ÑA?

Les analy­ses con­cer­nant le fon­ction­ne­ment de la ce­llu­le djiha­dis­te res­pon­sa­ble des at­ten­tats de Bar­ce­lo­ne et de Cam­brils ne man­quent pas. Les ex­perts ten­tent ain­si de com­pren­dre les tech­ni­ques de pro­pa­gan­de et du re­cru­te­ment des mi­neurs qui sem­blaient bie

Vocable (Espagnol) - - Enjeux -

El horror que se pro­pa­gó la tar­de del pa­sa­do 17 de agos­to por el mun­do des­de La Rambla de Bar­ce­lo­na, don­de un ata­que te­rro­ris­ta reivin­di­ca­do por el au­to­pro­cla­ma­do Es­ta­do Is­lá­mi­co (EI) cau­só al me­nos 14 muertos y un cen­te­nar de he­ri­dos que fue­ron arro­lla­dos por una fur­go­ne­ta, es­con­de la cues­tión de fon­do de có­mo se fi­nan­cia el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta en Es­pa­ña. 2. Aun­que la nue­va olea­da de aten­ta­dos li­ga­dos al EI que aso­la Eu­ro­pa, y otras mu­chas re­gio­nes del mun­do, vie­ne ca­rac­te­ri­zán­do­se por la in­con­tro­la­ble y ase­qui­ble sen­ci­llez de sus mé­to­dos, don­de un vehícu­lo o un cu­chi­llo de co­ci­na se con­vier­ten en ar­mas fa­ta­les, los ata­can­tes si­guen ne­ce­si­tan­do un cier­to ni­vel de re­cur­sos pa­ra ad­qui­rir o al­qui­lar es­tas he­rra­mien­tas, per­pe­trar sus pla­nes, ocul­tar­se y sub­sis­tir.

3. So­lo en es­te ca­so, el mon­to se va vol­vien­do con­si­de­ra­ble si al al­qui­ler de la fur­go­ne­ta que cru­zó La Rambla se le va su­man­do la fac­tu­ra de los in­mue­bles y vehícu­los re­gis­tra­dos des­de el jue­ves por las fuer­zas de se­gu­ri­dad; las bom­bo­nas de bu­tano y pro­pano que al pa­re­cer se acu­mu­la­ban en el pi­so de Al­ca­nar que es­ta­lló la no­che del 16 de agos­to y que la po­li­cía vin­cu­la aho­ra al aten­ta­do de Bar­ce­lo­na o al pre­sun­to ata­que frus­tra­do por los mos­sos en Cam­brils.

4. Los da­tos in­di­can que el di­ne­ro que su­fra­ga el te­rror en Es­pa­ña sa­le en bue­na par­te del trá­fi­co de dro­gas, las co­lec­tas lle­va­das a ca­bo en ba­rrios mar­gi­na­les o las trans­fe­ren­cias de fon­dos que lo­gran en­viar­se des­de paí­ses ex­tran­je­ros, si bien al­gu­nos de los te­rro­ris­tas de­te­ni­dos en los úl­ti­mos años pla­nea­ban llevar a ca­bo se­cues­tros o crear aso­cia­cio­nes que pu­die­ran be­ne­fi­ciar­se de sub­ven­cio­nes pú­bli­cas. Así lo re­ve­la el in­for­me Es­ta­do Is­lá­mi­co en Es­pa­ña, rea­li­za­do por Fer­nan­do Rei­na­res y Ca­ro­la Gar­cía–Cal­vo pa­ra el Real Ins­ti­tu­to El­cano.

5. En Es­pa­ña, don­de has­ta aho­ra la ac­tua­ción de las fuer­zas po­li­cia­les y de in­te­li­gen­cia ha­bía evi­ta­do nue­vos aten­ta­dos de es­te ti­po des­de el 11 de mar­zo de 2004, se han pro­du­ci­do 723 de­ten­cio­nes en 220 ope­ra­cio­nes po­li­cia­les con­tra el

yiha­dis­mo en es­tos 13 años, se­gún los úl­ti­mos da­tos fa­ci­li­ta­dos por el Mi­nis­te­rio del In­te­rior.

6. El in­for­me del Real Ins­ti­tu­to El­cano se cen­tra en ana­li­zar el mo­dus ope­ran­di de los 150 de­te­ni­dos en ope­ra­cio­nes po­li­cia­les con­tra el te­rro­ris­mo yiha­dis­ta en­tre ju­nio 2013 y ma­yo 2016, coin­ci­dien­do con la ex­pan­sión del EI.

7. El in­for­me de­ta­lla que “to­dos los de­te­ni­dos im­pli­ca­dos en com­pa­ñía per­te­ne­cían a cé­lu­las, gru­pos o re­des que desa­rro­lla­ban fun­cio­nes de ra­di­ca­li­za­ción y re­clu­ta­mien­to. Pe­ro tam­bién a otras que en­via­ban com­ba­tien­tes te­rro­ris­tas ex­tran­je­ros a, so­bre to­do, Si­ria e Irak, o que lle­va­ban a ca­bo ta­reas de fi­nan­cia­ción y di­fu­sión de pro­pa­gan­da de EI”. De he­cho, el 61,9 % de los de­te­ni­dos es­ta­ba in­te­gra­do en cé­lu­las, gru­pos o re­des que lle­va­ban a ca­bo ta­reas proac­ti­vas de con­se­cu­ción de fon­dos pa­ra su­fra­gar su ac­ti­vi­dad te­rro­ris­ta.

8. “Pa­ra ello se be­ne­fi­cia­ban de do­na­cio­nes o co­lec­tas que lle­va­ban a ca­bo en ba­rrios co­mo el del Prín­ci­pe Al­fon­so en Ceu­ta o la mez­qui­ta de la M–30 en Ma­drid, y del trá­fi­co de es­tu­pe­fa­cien­tes a pe­que­ña es­ca­la”, se­gún la in­for­ma­ción en­tre­ga­da por la Guar­dia Ci­vil y la Po­li­cía Na­cio­nal a la Au­dien­cia Na­cio­nal.

9. Pe­ro al­re­de­dor de es­tos mé­to­dos tra­di­cio­na­les, en los úl­ti­mos tiem­pos se han ido for­jan­do pla­nes pa­ra llevar a ca­bo otro ti­po de de­li­tos ya ob­ser­va­dos en gru­pos cri­mi­na­les co­mo los nar­cos me­xi­ca­nos. Es el ca­so de una cé­lu­la in­te­gris­ta des­ar­ti­cu­la­da en la pro­vin­cia de Bar­ce­lo­na en 2015, que es­tu­dia­ba llevar a ca­bo se­cues­tros pa­ra con­se­guir res­ca­tes.

10. El mis­mo gru­po tam­bién te­nía pla­nes pa­ra crear una aso­cia­ción cul­tu­ral que le per­mi­tie­se ac­ce­der a sub­ven­cio­nes con las que ob­te­ner fon­dos pú­bli­cos que des­via­rían pa­ra pa­gar su ac­ti­vi­dad te­rro­ris­ta.

MOVIENDO EL DI­NE­RO

11. El es­tu­dio del Ins­ti­tu­to El­cano tam­bién re­ve­la que pa­ra mo­ver el di­ne­ro que su­fra­ga al Es­ta­do Is­lá­mi­co, es­tas re­des se sir­ven de en­víos de fon­dos rea­li­za­dos a tra­vés de com­pa­ñías de trans­fe­ren­cias in­ter­na­cio­na­les uti­li­zan­do per­so­nas in­ter­pues­tas que no ha­gan sal­tar las alar­mas. Así lo ha­cían, se­gún el in­for­me, los in­te­gran­tes de una red de apo­yo lo­gís­ti­co de­te­ni­dos en fe­bre­ro del año pa­sa­do en Ali­can­te y Va­len­cia.

12. Una al­ter­na­ti­va a es­ta ope­ra­ti­va es el mé­to­do de 'la ha­wa­la', de­tec­ta­do en Ceu­ta, un sis­te­ma de re­me­sas ba­sa­da en la con­fian­za en­tre par­ti­cu­la­res que mueven el di­ne­ro evi­tan­do que su ras­tro pue­da se­guir­se en el in­for­ma­ti­za­do cir­cui­to ban­ca­rio.

13. Gra­cias a es­tos me­ca­nis­mos de ocul­ta­ción de trans­fe­ren­cias, el Es­ta­do Is­lá­mi­co lo­gra en­viar a Es­pa­ña fon­dos pro­ve­nien­tes de otros paí­ses. Hay que te­ner en cuen­ta que, fue­ra de Es­pa­ña, el EI cuen­ta con otras múl­ti­ples fuen­tes de in­gre­sos. Una de ellas es el trá­fi­co de pe­tró­leo pro­ce­den­te de Si­ria o Irak.

DEL DI­NE­RO DEL CRU­DO A LOS ATRA­COS

14. Más allá de la co­mer­cia­li­za­ción ile­gal de pe­tró­leo, el Gru­po de Ac­ción Fi­nan­cie­ra (Ga­fi), el or­ga­nis­mo in­ter­gu­ber­na­men­tal en­car­ga­do de la lu­cha con­tra el blan­queo de ca­pi­ta­les ha­bla del atra­co de ban­cos, la ven­ta de an­ti­güe­da­des en el mer­ca­do ne­gro, el frau­de a las ase­gu­ra­do­ras o el co­bro de ta­sas a los coope­ran­tes de zo­nas ba­jo el con­trol del EI.

15. Por otra par­te, los se­cues­tros, co­mo los pla­nea­dos por al­gu­nos de los te­rro­ris­tas de­te­ni­dos en Bar­ce­lo­na en los úl­ti­mos me­ses, han pro­por­cio­na­do a Al-Qae­da y al Es­ta­do Is­lá­mi­co unos 222 mi­llo­nes de dó­la­res en­tre 2008 y 2014, se­gún cálcu­los de la ad­mi­nis­tra­ción es­ta­dou­ni­den­se.

16. El gru­po te­rro­ris­ta tam­bién ha lle­va­do a ca­bo es­ta­fas te­le­fó­ni­cas (ha­cién­do­se pa­sar por en­ti­da­des ban­ca­rias o au­to­ri­da­des po­li­cia­les pa­ra re­ca­bar in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra de par­ti­cu­la­res y va­ciar sus cuen­tas).

17. Fi­nal­men­te, el te­rro­ris­mo, de­nun­cia Ga­fi, se nu­tre de re­des de apo­yo que apor­tan fon­dos de ne­go­cios per­fec­ta­men­te le­ga­les. Co­mo to­do en la lu­cha con­tra el te­rror, se­guir la pis­ta del di­ne­ro no es ta­rea fá­cil, pe­ro ha­llar su ras­tro pue­de ser vi­tal.

(Si­pa)

Due­lo y con­sue­lo en las ram­blas de Bar­ce­lo­na des­pués del aten­da­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.