LA HIS­TO­RIA DE «LOS SIN VOZ»

Dans Les Te­rres dé­vas­tées (Ed.Phi­lip­pe Rey) le ro­man­cier me­xi­cain Emi­li­ano Monge em­bar­que les lec­teurs à la fron­tiè­re en­tre le Me­xi­que et les Etats-Unis où la vio­len­ce, la souf­fran­ce, la dé­si­llu­sion et la mort cô­toient aus­si l’es­poir et la foi en l’au­tre.

Vocable (Espagnol) - - Culture -

Hay mu­chas no­ve­las sin es­pí­ri­tu, pe­ro las hay que en­car­nan aque­llo que las ins­pi­ra y tras­cien­den sus pro­pios de­ta­lles li­te­ra­rios, co­mo su­ce­de en Las tie­rras arra­sa­das, del me­xi­cano Emi­li­ano Monge. Da la sen­sa­ción de que es­cri­be con­mo­vi­do, no en el plano sen­ti­men­tal sino li­te­ra­ria­men­te y en lo pro­fun­do, por una reali­dad muy du­ra, de gran ac­tua­li­dad y con fre­cuen­cia si­len­cia­da en Mé­xi­co. Se tra­ta de las vi­das de los mi­gran­tes que ca­mi­nan du­ran­te varios días ha­cia las fron­te­ras de Es­ta­dos Uni­dos. En el co­mien­zo de la no­ve­la, al lle­gar a un cla­ro de la sel­va lla­ma­do 'Ojo de Hier­ba', son cap­tu­ra­dos por unos se­cues­tra­do­res que los atan y los echan a un ca­mión; al­gu­nos mue­ren an­tes.

2. La no­ve­la de Monge fun­cio­na co­mo un es­pe­jo de do­ble ca­ra: re­fle­ja al mis­mo tiem­po a hom­bres in­te­rior­men­te he­ri­dos y, ha­cia afue­ra, un país que es­tá tam­bién mar­ca­do por la vio­len­cia so­te­rra­da, que pal­pi­ta le­jos de los bri­llos ofi­cia­les. En lo es­con­di­do. Tal vez Monge con­si­ga es­te equi­li­brio en­tre el re­la­to del dra­ma in­di­vi­dual y del dra­ma so­cial por su for­ma­ción de po­li­tó­lo­go y es­cri­tor. Na­ció en Ciudad de Mé­xi­co en 1978 y es au­tor de «Mo­rir­se de me­mo­ria» (Sex­to Pi­so) o «El cie­lo ári­do» (Pre­mio Jaén de No­ve­la 2012). Jun­to con Mar­tín So­la­res o Ju­lián Her­bert, es con­si­de­ra­do un es­cri­tor de la lla­ma­da 'nue­va na­rra­ti­va me­xi­ca­na'. 3. El es­ti­lo de Monge 'no es el de la fra­se sen­ci­lla, pe­ro se li­bra de los pe­li­gros de la in­no­va­ción for­mal ar­bi­tra­ria que so­lo bus­ca la sor­pre­sa por­que ca­da de­ta­lle de su es­cri­tu­ra se orien­ta ha­cia el sen­ti­do. Es un es­ti­lo lu­mi­no­so, ca­da de­ci­sión for­mal agu­di­za la na­rra­ción del su­fri­mien­to. Monge no nom­bra di­rec­ta­men­te a sus per­so­na­jes, sino a tra­vés de lo que los ca­rac­te­ri­za. Y así, los mi­gran­tes son "los que vie­nen de muy le­jos", "los sin voz", "los que per­de­rán el nom­bre".

RÍGIDOS DE ESPANTO

4. Es ma­ra­vi­llo­so el tono se­reno y do­lo­ri­do que se crea con la re­pe­ti­ción de es­tos nom­bres que apun­tan al tras­fon­do de lo que allí se es­tá con­tan­do. In­ser­ta tam­bién Monge frag­men­tos de la Di­vi­na Co­me­dia de Dan­te pa­ra ha­blar so­bre los que fue­ron arran­ca­dos de su al­ma, los que ya­cen otra vez tur­ba­dos, pá­li­dos co­mo aquel que se des­ma­ya y rígidos de espanto co­mo le­ños. Y, en cur­si­va, co­mo el co­ro de una tra­ge­dia clá­si­ca, apun­ta tes­ti­mo­nios reales de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos a su pa­so por Mé­xi­co: "Íba­mos tum­ba­dos en la trai­la cuan­do uno se em­pe­zó a sa­cu­dir­se y ha­cer rui­do… unos rui­dos ca­da vez más do­lo­ri­dos que no eran na­da co­mo hu­ma­nos… así vol­vió a sen­tir­se en­ton­ces to­do el mie­do".

ATRA­PA­DO

5. Pa­san las pá­gi­nas me­ci­das por es­tos ras­gos que se re­pi­ten. To­do el li­bro es un bri­llan­te la­men­to que los in­cor­po­ra a to­dos, a los que llo­ran y a los que ha­cen llo­rar. Una vez ha en­tra­do, el lec­tor que­da atra­pa­do y no pue­de sa­lir; el es­cri­tor que es­cri­be con­mo­vi­do le con­mue­ve y no pue­de de­jar de leer aun­que su­fra, por­que el es­pa­cio que se in­vi­ta a re­co­rrer es ese in­có­mo­do que de­tec­tó Amos Oz en­tre el texto y uno mis­mo, en­tre la vio­len­cia na­rra­da y la pro­pia ca­pa­ci­dad de vio­len­cia.

6. Creo que la vio­len­cia se de­fi­ne con su­ti­li­dad: en la no­ve­la los se­cues­tra­do­res es­tán "fue­ra de sí", y el per­so­na­je de Mau­so­leo, un mi­gran­te gi­gan­tón obli­ga­do a pa­sar­se al otro ban­do, de­ja de ser él mis- mo. Se ha­bla de có­mo los vio­len­tos im­pi­den "el in­gre­so de lo que ha­cen en sus men­tes". Es cu­rio­so có­mo la in­cul­tu­ra ge­ne­ra un es­ta­do de in­cons­cien­cia que fa­vo­re­ce la vio­len­cia. Se ac­túa si­guien­do una pul­sión, nor­mal­men­te en­rai­za­da en ex­pe­rien­cias du­ras de la in­fan­cia, y de la vi­da, y nun­ca se pa­sa al ra­zo­na­mien­to que pon­dría en pers­pec­ti­va la bar­ba­rie.

TRA­GE­DIAS CLÁ­SI­CAS

7. En mi opi­nión, y aun­que pue­de ser tal vez cues­tión de gus­to per­so­nal, al fi­nal de la no­ve­la se co­me­te un error en aras de la efi­ca­cia na­rra­ti­va. El es­cri­tor tra­ba­ja pa­ra ter­mi­nar de arra­sar las tie­rras y sa­cri­fi­ca ca­da mí­ni­mo res­qui­cio de es­pe­ran­za y tam­bién de mo­ra­li­dad. El fi­nal, más allá de des­di­cha­do o violento, es gro­tes­co. Re­cuer­da a al­gu­nas tra­ge­dias clá­si­cas. Se re­don­dea con maes­tría el sig­ni­fi­ca­do del tí­tu­lo de la no­ve­la. Pe­ro el lec­tor tie­ne una de­li­ca­da sen­sa­ción de dis­mi­nu­ción fi­nal de la in­ten­si­dad que se ha­bía lo­gra­do de ma­ne­ra mag­ní­fi­ca en las pá­gi­nas anteriores.

8. Aun res­pe­tan­do la fuer­za del tí­tu­lo y el es­pí­ri­tu de la obra, tal vez no hu­bie­ra si­do ne­ce­sa­rio su­pri­mir por com­ple­to la di­men­sión éti­ca, que era muy te­nue, pe­ro que ha­cía de su­til con­tra­pun­to y afi­na­ba la reali­dad li­te­ra­ria y el re­tra­to so­cial sin al­te­rar la cru­de­za te­rri­ble y má­xi­ma de lo allí con­ta­do. A ve­ces el des­car­na­mien­to ab­so­lu­to pue­de fal­sear, co­mo fal­sea tam­bién una uto­pía.

(Os­wal­do Ruiz)

El au­tor me­xi­cano cuen­ta el dra­ma de la mi­gra­ción en Mé­xi­co y el amor en­tre dos miem­bros de una or­ga­ni­za­ción cri­mi­nal de­di­ca­da al trá­fi­co de per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.