ÉRASE UNA VEZ LA @

On sa­vait que le sym­bo­le arro­be ve­nait de l’uni­té de me­su­re de poids uti­li­sée en Es­pag­ne dès le XIe siè­cle, mais qu’en est-il du cé­lè­bre sym­bo­le ty­po­grap­hi­que ? Son ori­gi­ne re­mon­te­rait au XVè­me siè­cle dans la ré­gion d’Ara­gon…

Vocable (Espagnol) - - Culture -

Bul­ga­ria. 1345. Un es­cri­bano cie­rra un pá­rra­fo con el ha­bi­tual "amin" -amén-, pe­ro da un to­que es­pe­cial a la "a" y con­vier­te es­ta pá­gi­na en el es­ce­na­rio de una de las pri­me­ras @ de la his­to­ria. Que se­pa­mos. Pe­ro —avi­so a na­ve­gan­tes— lo que sa­be­mos de es­te ma­nus­cri­to es­la­vo es, por suer­te o por des­gra­cia, y has­ta don­de he­mos po­di­do ave­ri­guar, obra de la pro­fa­na Wi­ki­pe­dia.

2. En cual­quier ca­so, las arro­bas de los "amin" bi­zan­ti­nos no pa­re­cían te­ner ma­yor uso que el de una sim­ple flo­ri­tu­ra cuan­do el es­cri­bano se po­nía es­tu­pen­do. El na­ci­mien­to de es­te sím­bo­lo con un sig­ni­fi­ca­do pro­pio se vin­cu­la, se­gún una de las teo­rías más ex­ten­di­das, a la uni­dad de me­di­da ho­mó­ni­ma.

PA­SA­POR­TE ÁRA­BE

3. Una arro­ba de pepinos equi­va­lía, allá por el si­glo XV, a unos 12 ki­los de es­tas cu­cur­bi­tá­ceas (sí, 'pepinos'). El tér­mino -arro­ba, no cu­cur­bi­tá­cea- tie­ne origen ára­be. Rub sig­ni­fi­ca­ba, en la ver­sión clá­si­ca de la len­gua, 'una cuar­ta par­te'. La va­rian­te his­pá­ni­ca, "arrúb", guar­da ma­yor si­mi­li­tud con su ta­ta­ra­nie­ta.

4. Pe­ro, ¿dón­de apa­re­ció pri­me­ro el sím­bo­lo que nos ocu­pa? Pa­sa­da la flo­ri­tu­ra búl­ga­ra, la pri­me­ra @ de la que te­ne­mos no­ti­cias ha­bi­ta en un do­cu­men­to ara­go­nés de 1448: la Tau­la de Ari­za. Es­te do­cu­men­to, ha­lla­do por el his­to­ria­dor y pe­rio­dis­ta za­ra­go­zano Jorge Ro­man­ce en 2016, no es más que un re­gis­tro adua­ne­ro de las mer­can­cías que pa­sa­ban del reino de Ara­gón al de Cas­ti­lla y vi­ce­ver­sa.

ARRO­BA DESCALIFICADA Y CON DO­BLE NA­CIO­NA­LI­DAD

5. Una arro­ba y cin­co fa­ne­gas de tri­go. Es­te re­gis­tro qui­tó el pues­to a la que has­ta en­ton­ces se ha­bía con­si­de­ra­do la pri­me­ra apa­ri­ción del sím­bo­lo @. La arro­ba es­cri­ta en Se­vi­lla el cua­tro de ma­yo de 1536 por el pu­ño flo­ren­tino del co­mer­cian­te Fran­ces­co Lap­pi, que ha­bía sal­ta­do a los ti­tu­la­res en el 2000, ce­dió el trono a la ara­go­ne­sa.

6. ¿Y la @ mo­der­na? Tar­dó en lle­gar. Ni si­quie­ra lo­gró hacerse un hue­co en las pri­me­ras má­qui­nas de es­cri­bir. El sím­bo­lo de in­ter­net, la pie­dra an­gu­lar de Twit­ter —que con­quis­ta­ría las de­más re­des—, el mal em­plea­do co­mo­dín del gé­ne­ro per­ma­ne­ció en el ol­vi­do has­ta que un in­ge­nie­ro de 29 años tu­vo la ne­ce­si­dad de usar un ca­rác­ter po­co co­no­ci­do. "Ne­ce­si­ta­ba una le­tra que no apa­re­cie­ra ha­bi­tual­men­te en los nom­bres de usua­rio o de los ser­vi­do­res de los or­de­na­do­res", ex­pli­ca­ba Ray Tom­lin­son a Com­pu­ter World en 2007.

7. El fe­liz desen­la­ce de es­te bre­te fue la lle­ga­da de la arro­ba (@) al cen­tro del co­rreo elec­tró­ni­co. Co­rría el año 1971 y Tom­lin­son, fa­lle­ci­do en 2016, ni se acor­da­ba del con­te­ni­do de su pri­mer co­rreo, en­via­do a tom­lin­son@ bbn-te­ne­xa. El res­to es pre­sen­te. Y cu­cur­bi­tá­cea, por cier­to, vie­ne del la­tín cu­cur­bi­ta: ca­la­ba­za.

(Is­tock)

La arro­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.