GRI­TAR, LA ÚL­TI­MA MO­DA PA­RA LI­BE­RAR ES­TRÉS

Com­ment li­bé­rer des en­dorp­hi­nes fa­ce au stress em­ma­ga­si­né sur son lieu de tra­vail ? Par un jog­ging ? Une sies­te ? Une thé­ra­pie par le ri­re ? La nou­ve­lle mode est à « la cri-thé­ra­pie ». Un Es­pag­nol vient ain­si d’in­ven­ter des ca­bi­nes à cris des­ti­nées aux en

Vocable (Espagnol) - - Découverte -

"Los hom­bres gri­tan pa­ra no oír­se” es una de las fra­ses cé­le­bres del es­cri­tor es­pa­ñol Mi­guel de Una­muno. El gri­to ha acom­pa­ña­do siem­pre al ser hu­mano. Es uno de sus ins­tin­tos más pri­mi­ti­vos, bien sea an­te el do­lor, pa­ra ha­cer­lo más lle­va­de­ro, o co­mo de­fen­sa an­te un pe­li­gro, al igual que ha­cen los ani­ma­les cuan­do se en­cuen­tran en una si­tua­ción de in­de­fen­sión. Son reac­cio­nes que aso­cian la ac­ción de gri­tar a si­tua­cio­nes ne­ga­ti­vas.

2. Sin em­bar­go, aho­ra hay quie­nes le en­cuen­tran el la­do po­si­ti­vo. Es el ca­so del in­ven­tor Pep To­rres, quien ha crea­do Scream Ca­bin, una ca­bi­na pa­ra gri­tar en la ofi­ci­na y que pre­ten­de ser un ali­vio en mo­men­tos de ten­sión la­bo­ral y per­so­nal. Con­sis­te en un cu­bícu­lo in­so­no­ri­za­do con un bo­tón ro­jo y unos au­ri­cu­la­res pa­ra ais­lar el rui­do. Tam­bién el com­ple­jo ho­te­le­ro Ro­yal Hi­de­way San­cti Pe­tri, en Chi­cla­na (Cá­diz) ha idea­do la ac­ti­vi­dad Shout The­rapy, una es­ca­pa­da con el úni­co ob­je­ti­vo de gri­tar fren­te al mar has­ta des­car­gar la ten­sión acu­mu­la­da y que­dar­se li­be­ra­do. Es­te plan va mo­no­to­ri­za­do por un fit set­ter, un pro­fe­sio­nal que ayu­da­rá a ha­cer­lo sin da­ñar­se las cuer­das vo­ca­les. Se­gún ar­gu­men­tan des­de el ho­tel, gri­tar ayu­da a li­be­rar las emo­cio­nes re­pri­mi­das, li­be­ra en­dor­fi­nas y ge­ne­ra sen­sa­ción de bie­nes­tar y re­la­ja­ción. Pe­ro gri­tar no sa­le gra­tis: el ho­tel co­bra a par­tir de 180 eu­ros por es­ta ac­ti­vi­dad. Gri­tar pue­de ayu­dar a des­car­gar adre­na­li­na pe­ro se­rá un efec­to mo­men­tá­neo.

3. ¿Ha na­ci­do un nue­vo ni­cho de mer­ca­do? La doc­to­ra del Cen­tro de Psi­co­lo­gía Área Hu­ma­na, Cris­ti­na Mae Wood, experta en es­trés la­bo­ral, no uti­li­za el gri­to en sus te­ra­pias ya que cree que no so­lu­cio­na el pro­ble­ma. “Pue­de ayu­dar a des­car­gar adre­na­li­na, pe­ro se­rá un efec­to mo­men­tá­neo. Hay téc­ni­cas mu­cho más efi­ca­ces co­mo mos­trar em­pa­tía o co­rrer”, apun­ta. “Al co­rrer nues­tro cuer­po li­be­ra en­dor­fi­nas y pro­du­ci­mos oxi­to­ci­nas. Es­ta hor­mo­na la li­be­ran las mu­je­res cuan­do dan el pe­cho u oyen al be­bé llo­rar. Es­tá con­si­de­ra­da la hor­mo­na de la pro­tec­ción y blo­quea la reac­ción de la ira por lo que no es una sim­ple des­car­ga de ten­sión”, aña­de.

4. Por otro la­do, el gri­tar con to­da la in­ten­si­dad, co­mo pro­po­nen al­gu­nas em­pre­sas,

pue­de da­ñar las cuer­das vo­ca­les y oca­sio­nar le­sio­nes irre­ver­si­bles. Por lo que an­te una si­tua­ción es­tre­san­te, “lo me­jor es pen­sar qué la pro­du­ce y có­mo en­fren­tar­se a ella. Se­rá la úni­ca ma­ne­ra de arran­car de raíz la sen­sa­ción y no ta­par­la”, apun­ta Mae Wood.

5. Por otro la­do, la psi­có­lo­ga Car­men Gar­cía Ri­ve­ra, es­pe­cia­li­za­da en psi­co­lo­gía clí­ni­ca, in­di­ca que es fun­da­men­tal dis­tin­guir en­tre dos ti­pos de gri­tos: los cons­cien­tes y los in­cons­cien­tes. Los se­gun­dos son una res­pues­ta adap­ta­ti­va a una si­tua­ción que no se pue­de con­tro­lar, co­mo el mie­do o los sus­tos. El pri­me­ro, el cons­cien­te, al­te­ra la ca­de­na de for­ma ra­cio­nal an­te una si­tua­ción que re­co­no­ce­mos y te­ne­mos in­ter­io- ri­za­da por un apren­di­za­je pre­vio, bus­can­do cau­sar un efec­to an­te­rior.

GRI­TAR A SO­LAS

6. Co­mo ex­pli­ca es­ta pro­fe­sio­nal, “no es lo mis­mo gri­tar co­mo desaho­go a gri­tar a al­guien”. En es­te úl­ti­mo ca­so, se es­tá in­ci­tan­do a un es­ta­do de vio­len­cia mu­tuo. Es por ello que la ma­yo­ría de te­ra­peu­tas re­co­mien­dan el ejer­ci­cio de gri­tar a so­las. Gar­cía Ri­ve­ra ex­pli­ca que “to­da la in­for­ma­ción que re­ci­bi­mos pa­sa por un área del ce­re­bro lla­ma­da Wer­nic­ke, que des­com­po­ne la in­for­ma­ción re­ci­bi­da y la ad­mi­nis­tra. Cuan­do nos dan un men­sa­je en for­ma de gri­to, es­te no pa­sa por esa área, sino que va a la amíg­da­la por­que in­ter­pre­ta que es una si­tua­ción de pe­li­gro”. La psi­có­lo­ga ex­pli­ca que “cuan­do al­guien te gri­ta o te in­sul­ta se pue­de per­der par­te del con­te­ni­do del men­sa­je por­que tu ce­re­bro pien­se que es una si­tua­ción de alar­ma”. Por ello acon­se­ja “uti­li­zar el gri­to a nues­tro beneficio. Ele­gir có­mo, cuán­do y por qué va­mos a ha­cer­lo. Es fun­da­men­tal co­no­cer nues­tro cuer­po pa­ra sa­ber cuán­do pue­de ve­nir­le bien y uti­li­zar­lo”.

(Is­tock)

La te­ra­pia que, se­gún los ex­per­tos, li­be­ra en­dor­fi­nas y re­con­for­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.