CAM­BIO CLIMÁTICO, ¿QUÉ VA A PA­SAR?

Chan­ge­ment cli­ma­ti­que, que va-t-il se pas­ser ?

Vocable (Espagnol) - - À La Une -

Dé­jà sept ou­ra­gans ont dé­fer­lé sur l’Atlan­ti­que nord de­puis juin alors que la mo­yen­ne n’en com­pte que cinq par an ! Deux d’en­tre eux, Ir­ma et Ma­ría co­rres­pon­dent à des cy­clo­nes de ca­té­go­rie 5 avec des vents dé­pas­sant les 250 km/heu­re. La fré­quen­ce et l’in­ten­si­té de ces ou­ra­gans sont-elles di­rec­te­ment liées au ré­chauf­fe­ment cli­ma­ti­que ? Doit-on s’at­ten­dre à une re­cru­des­cen­ce de ces ca­tas­trop­hes na­tu­re­lles si une vraie po­li­ti­que en­vi­ron­ne­men­ta­le n’est pas mi­se en pla­ce à éche­lle in­ter­na­tio­na­le ?

El Gru­po In­ter­gu­ber­na­men­tal so­bre el Cam­bio Climático (IPCC), or­ga­nis­mo ofi­cial que agru­pa a cer­ca de 2000 ex­per­tos, ad­mi­tió ha­ce ya tiem­po, sin nin­gún gé­ne­ro de du­das, que las al­te­ra­cio­nes cli­má­ti­cas se de­ben al au­men­to de la con­cen­tra­ción en la at­mós­fe­ra de dió­xi­do de car­bono (CO2) pro­ve­nien­te del uso ex­ce­si­vo de com­bus­ti­bles fó­si­les —gas, pe­tró­leo o car­bón—, así co­mo a la uti­li­za­ción de pro­duc­tos quí­mi­cos, co­no­ci­dos co­mo clo­ro­fluo­ro­car­bu­ros (CFC), que da­ñan la ca­pa de ozono res­pon­sa­ble de ab­sor­ber la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta del sol. To­do ello, co­mo ya pre­di­jo en 1896 el quí­mi­co sue­co Svan­te Arrhe­nius, pro­vo­ca un in­cre­men­to del efec­to in­ver­na­de­ro —fe­nó­meno na­tu­ral que man­tie­ne la tem­pe­ra­tu­ra en el pla­ne­ta—, con el con­si­guien­te re­ca­len­ta­mien­to glo­bal del pla­ne­ta, el de­rre­ti­mien­to de los hie­los po­la­res y el au­men­to del ni­vel de los océa­nos, con to­do lo que ello im­pli­ca: in­cre­men­to del va­por de agua y, por tan­to, fuer­tes agua­ce­ros e inun­da­cio­nes; desapa-

ri­ción de cos­tas e is­las, des­pla­za­mien­to de pue­blos en­te­ros y ex­tin­ción de nu­me­ro­sas es­pe­cies.

VOZ DE ALAR­MA

2. Las de­cla­ra­cio­nes del pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Bill Clin­ton en Port Dou­glas Park (Aus­tra­lia), el 22 de no­viem­bre de 1996, fue­ron ta­jan­tes al res­pec­to: «Si no tra­ba­ja­mos pa­ra re­du­cir las da­ñi­nas emi­sio­nes de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro que pro­vie­nen de automóviles, plan­tas de ener­gía eléc­tri­ca, bos­ques que­ma­dos, etc., y que es­tán ca­len­tan­do nues­tro pla­ne­ta, a fi­nes del pró­xi­mo si­glo ten­dre­mos un au­men­to de tres gra­dos cen­tí­gra­dos en las tem­pe­ra­tu­ras. El ni­vel del mar se­rá en­tre 15 y 90 cen­tí­me­tros más al­to que el ac­tual y ame­na­za­rá en 2100 a 92 mi­llo­nes de per­so­nas. Las llu­vias ha­brán dis­mi­nui­do en las re­gio­nes tro­pi­ca­les y sub­tro­pi­ca­les y se in­cre­men­ta­rán en las sep­ten­trio­na­les, lo que en ge­ne­ral re­du­ci­rá los cul­ti­vos de ali­men­tos en paí­ses en desa­rro­llo. Mien­tras que la mor­ta­li­dad au­men­ta­rá a me­di­da que se acen­túan la in­ten­si­dad y du­ra­ción de las olas de ca­lor, y los mos­qui­tos que ex­tien­den la ma­la­ria y el den­gue emi­gran ha­cia el nor­te».

3. Du­ran­te cien años los cien­tí­fi­cos con­si­de­ra­ron muy con­tro­ver­ti­da la hi­pó­te­sis de que el ser hu­mano pu­die­ra au­men­tar con su ac­ti­vi­dad la tem­pe­ra­tu­ra del pla­ne­ta, pe­ro hoy ya se sa­be que es un he­cho, es más.

4. Por el mo­men­to, la evi­den­cia de la al­te­ra­ción cli­má­ti­ca es im­pac­tan­te. En los úl­ti­mos cien años la Tie­rra ha re­gis­tra­do un au­men­to de tem­pe­ra­tu­ra de en­tre 0,4 y 0,8° C. Tras más de 30 años ba­jo el efec­to del re­ca­len­ta­mien­to, el ban­co de hie­lo en los po­los pier­de 37.000 km2 por año. Las tem­pe­ra­tu­ras al­re­de­dor de la An­tár­ti­da han au­men­ta­do cin­co ve­ces más que el pro­me­dio glo­bal en los úl­ti­mos 50 años.

5. Por otro la­do, al ca­len­tar­se la at­mós­fe­ra au­men­ta la tem­pe­ra­tu­ra en la su­per­fi­cie del mar y se in­cre­men­ta la in­ten­si­dad de las tor­men­tas, hu­ra­ca­nes, ti­fo­nes, ci­clo­nes tro­pi­ca­les, etc. De ahí que, en los úl­ti­mos años, Cen­troa­mé­ri­ca ha­ya si­do azo­ta­da por fuer­tes fe­nó­me­nos cli­má­ti­cos con un al­to cos­te en vi­das y da­ños ma­te­ria­les.

6. En el otro la­do del ter­mó­me­tro, a me­di­da que la tem­pe­ra­tu­ra au­men­ta, las se­quías y olas de ca­lor son ca­da vez más co­mu­nes en to­do el pla­ne­ta. Los in­cen­dios fo­res­ta­les cau­sa­ron tam­bién es­tra­gos en la Eu­ro­pa me­di­te­rrá­nea el pa­sa­do ve­rano. Só­lo en Gre­cia se re­gis­tra­ron más de 150 si­nies­tros. Y la si­tua­ción pue­de em­peo­rar el pró­xi­mo pe­rio­do es­ti­val. Asi­mis­mo, cuan­do Asia fue afec­ta­da por el fe­nó­meno climático de El Ni­ño, en 1998, su­frió la peor se­quía en me­dio si­glo con los cul­ti­vos de arroz en rui­na y nu­me­ro­sos in­cen­dios fo­res­ta­les. El calentamiento del cli­ma tie­ne ade­más re­sul­ta­dos im­pre­vi­si­bles, tan­to en la Gran Ba­rre­ra de Co­ral aus­tra­lia­na, que mo­ri­rá a cau­sa de las tem­pe­ra­tu­ras su­pe­rio­res a 29 °C, co­mo en los Al­pes com­par­ti­dos por Aus­tria, Fran­cia, Ita­lia, Sui­za, Es­lo­ve­nia y Liech­tens­tein. Se­gún Er­win Ma­yer, cli­ma­tó­lo­go de Green­pea­ce, se ha re­gis­tra­do en ellos un au­men-

to de la tem­pe­ra­tu­ra de 1,8 °C en los úl­ti­mos 100 años, lo que pro­vo­ca que se pro­duz­can nu­me­ro­sos alu­des y ava­lan­chas en al­tu­ras su­pe­rio­res a los 1500 me­tros.

7. La me­teo­ro­lo­gía so­lo es­tu­dia las fluc­tua­cio­nes rá­pi­das de la at­mós­fe­ra, pe­ro las pre­dic­cio­nes a lar­go pla­zo tie­nen en cuen­ta ten­den­cias y fe­nó­me­nos muy len­tos y hoy, gra­cias a los pro­gra­mas in­for­má­ti­cos y las ex­plo­ra­cio­nes por sa­té­li­te, re­sul­ta más fá­cil pre­ver el cli­ma de 2050 o 2100, que el tiem­po que ha­rá la pró­xi­ma se­ma­na.

LO QUE NOS ES­PE­RA

8. Una de­ce­na de mo­de­los cli­má­ti­cos rea­li­za­dos por equi­pos fran­ce­ses y bri­tá­ni­cos del ins­ti­tu­to Pie­rre-Si­mon de La­pla­ce han lle­ga­do a la con­clu­sión de que el ti­po de tor­men­tas e inun­da­cio­nes que afec­ta­ron a va­rias zo­nas de las is­las Bri­tá­ni­cas el pa­sa­do oc­tu­bre se­rán más fre­cuen­tes en el fu­tu­ro y que, de no to­mar me­di­das in­me­dia­tas, las inun­da­cio­nes y el des­bor­da­mien­to de los ríos cau­sa­rán en es­te país pér­di­das mul­ti­mi­llo­na­rias. El in­cre­men­to de tem­pe­ra­tu­ra en las ca­pas su­pe­rio­res del mar pro­du­ci­rá, en el gol­fo de Mé­xi­co y la bahía de Ben­ga­la, hu­ra­ca­nes un 60 por cien­to más fuer­tes que los ac­tua­les. En ge­ne­ral las zo­nas sep­ten­trio­na­les de Eu­ro­pa se­rán afec­ta­das por gra­ves tor­na­dos e inun­da­cio­nes, aun­que dis­fru­ta­rán de tem­pe­ra­tu­ras in­ver­na­les más mo­de­ra­das y ve­ra­nos más cá­li­dos; mien­tras que el sur, y so­bre to­do la cuen­ca me­di­te­rrá­nea, su­fri­rá es­ta­cio­nes es­ti­va­les de­ma­sia­do ca­lu­ro­sas pa­ra que los tu­ris­tas acu­dan a ellas. Es­pa­ña, Ita­lia y Gre­cia pa­de­ce­rán un pro­ce­so sal­va­je de de­ser­ti­fi­ca­ción. 9. Al mis­mo tiem­po, y coin­ci­dien­do con las pro­fe­cías de Nos­tra­da­mus, el ni­vel del mar au­men­ta­rá de aquí a 2050 unos 30 cen­tí­me­tros, lo cual ha­rá des­apa­re­cer los di­ques ho­lan­de­ses. Y, en lu­ga­res co­mo Ban­gla­desh, los 25 mi­llo­nes de per­so­nas que vi­ven a me­nos de me­dio me­tro so­bre el ni­vel del mar, ten­drán que des­pla­zar­se ha­cia las ciu­da­des del in­te­rior. Peor se­rá la si­tua­ción de In­dia que, con el des­hie­lo del Hi­ma­la­ya y el re­ca­len­ta­mien­to, co­no­ce­rá en las pró­xi­mas dé­ca­das inun­da­cio­nes ca­tas­tró­fi­cas que anega­rán la mi­tad de sus tie­rras. El as­cen­so del mar ten­drá re­per­cu­sio­nes im­pre­vi­si­bles en la des­apa­ri­ción de es­pe­cies de aves zan­cu­das que en­cuen­tran su ali­men­to en las fran­jas cos­te­ras, que des­apa­re­ce­rán. Aun­que, en ge­ne­ral, las es­pe­cies ame­na­za­das son ca­da vez más nu­me­ro­sas, unas por­que son frá­gi­les, co­mo las ma­ri­po­sas o las ra­nas y, otras, co­mo el co­co­dri­lo, las mor­sas, el sal­món del Atlán­ti­co o el ti­gre asiá­ti­co, por­que su há­bi­tat es­tá a pun­to de des­apa­re­cer. En 2100 ha­bre­mos ex­tin­gui­do la mi­tad de las es­pe­cies del pla­ne­ta.

El in­cre­men­to de tem­pe­ra­tu­ra en las ca­pas su­pe­rio­res del mar pro­du­ci­rá, en el gol­fo de Mé­xi­co y la bahía de Ben­ga­la, hu­ra­ca­nes un 60 por cien­to más fuer­tes que los ac­tua­les.

10. Y lo peor, den­tro de 25 años la Tie­rra ten­drá 10 000 mi­llo­nes de po­bla­do­res y de ellos so­lo 3000 mi­llo­nes dis­pon­drán de 1700 me­tros cú­bi­cos de agua por año. Los pun­tos más ca­lien­tes del pla­ne­ta —Si­ria, Irak, Tur­quía, Egipto, Su­dán, Etio­pía, In­dia, Is­rael— se­rán los más afec­ta­dos por la es­ca­sez de agua.

11. En de­fi­ni­ti­va, la su­per­fi­cie de la Tie­rra po­dría lle­gar a un ni­vel de tem­pe­ra­tu­ra no ex­pe­ri­men­ta­do en los úl­ti­mos 9000 años.

ME­DI­DAS POR TO­MAR

12. Co­mo di­ce Pas­ca­le De­le­clu­se, «la pri­me­ra me­di­da que ten­ga­mos que to­mar ha de ser in­di­vi­dual y pe­da­gó­gi­ca. El cam­bio climático no es cues­tión úni­ca­men­te de mul­ti­na­cio­na­les que con­ta­mi­nan. Es la ca­le­fac­ción, el trans­por­te, co­sas que con­cier­nen a ca­da uno de no­so­tros. El cli­ma no es­tá a mer­ced de la fa­ta­li­dad, la hu­ma­ni­dad tie­ne el po­der de ac­tuar o bien o mal. Y ello nos da una res­pon­sa­bi­li­dad nue­va. No se tra­ta de rea­li­zar pro­fe­cías apo­ca­líp­ti­cas, sino de en­fren­tar una reali­dad que cam­bia».

(Si­pa)

Las ca­lles de La Ha­ba­na des­pués de Ir­ma.

El hu­ra­cán de­rrum­bó 1.000 ca­sas y da­ñó 4.000 aden­trán­do­se 300 me­tros en el cen­tro de la ca­pi­tal cu­ba­na. (Si­pa)

(Si­pa)

Año 2050: los cien­tí­fi­cos pro­nos­ti­can cam­bios ra­di­ca­les en la vi­da y el pai­sa­je te­rres­tre.

(Si­pa)

El calentamiento de la su­per­fi­cie ma­ri­na ha in­cre­men­ta­do dra­má­ti­ca­men­te la in­ten­si­dad de las tor­men­tas en to­do el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.