DREA­MERS: ¿MO­NE­DA DE CAM­BIO DE DO­NALD TRUMP?

Vocable (Espagnol) - - Société - POR JA­VIER ANSORENA

Drea­mers : mon­naie d'échan­ge de Do­nald Trump ? Le 5 sep­tem­bre der­nier, le pré­si­dent amé­ri­cain an­no­nçait la fin du pro­gram­me DACA mis en pla­ce en 2012 par Ba­rack Oba­ma, pour pro­té­ger les jeu­nes sans-pa­piers arri­vés sur le te­rri­toi­re amé­ri­cain avant 16 ans. Dix jours plus tard, Do­nald Trump an­no­nçait fi­na­le­ment qu’il était prêt à fai­re un ges­te vis à vis des 800 000 bé­né­fi­ciai­res du pro­gram­me mais en met­tant dans la ba­lan­ce le fi­nan­ce­ment de la cons­truc­tion du mur à la fron­tiè­re me­xi­cai­ne. Les drea­mers sont-ils une mon­naie d’échan­ge ? Voi­ci le té­moig­na­ge de plu­sieurs d’en­tre eux.

Ma­ría Sia­ca se en­cuen­tra atra­pa­da en una pa­ra­do­ja tris­te. Quie­nes fue­ron sus com­pa­ñe­ros en la aca­de­mia de la Po­li­cía de Nue­va York po­drían te­ner den­tro de po­co la or­den de de­te­ner­la pa­ra su de­por­ta­ción. Es­ta jo­ven de ori­gen me­xi­cano es una de los cer­ca de 800 000 jó­ve­nes in­mi­gran­tes sin do­cu- men­tos que fue­ron re­gu­la­ri­za­dos du­ran­te la pre­si­den­cia de Ba­rack Oba­ma a tra­vés del pro­gra­ma de Ac­ción De­fe­ri­da pa­ra Lle­ga­da de Ni­ños (DACA, en sus si­glas en in­glés) y cu­yo es­ta­tus mi­gra­to­rio ha si­do pues­to en cues­tión re­cien­te­men­te por Do­nald Trump. Se les co­no­ce co­mo "drea­mers" —so­ña­do­res—, y la ma­yo­ría son me­xi­ca­nos y de paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos co­mo El Sal­va­dor, Hon­du­ras o Guatemala. Vi­nie­ron en la in­fan­cia, si­guien­do los pa­sos de otros fa­mi­lia­res que emi­gra­ron al ve­cino del Nor­te en bus­ca de un fu­tu­ro me­jor. Mu­chos ape­nas re­cuer­dan los ba­rrios y los pue­blos en los que pa­sa­ron sus pri­me­ros años. Es ha­bi­tual que se en­cuen­tren más có­mo­dos en in­glés que en es­pa­ñol.

2. Gra­cias a DACA, Ma­ría pu­do re­gu­la­ri­zar su si­tua­ción y bus­car una vi­da dig­na, fue­ra de tra­ba­jos de se­gun­da en ne­gro y sin la ame­na­za de que cual­quier tras­pié le­gal o con la po­li­cía aca­ba­ra en una de­por­ta­ción. Fue acep­ta­da en la uni­ver­si­dad pa­ra es­tu­diar Cri­mi­no­lo­gía en CUNY, un cen­tro pú­bli­co de Nue­va York, y uno de los re­qui­si­tos del pro­gra­ma de es­tu­dios es el pa­so por la aca­de­mia de po­li­cía. «Fue una ex­pe­rien­cia in­creí­ble», re­cuer­da a ABC por te­lé­fono des­de Was­hing­ton, don­de con otros jó­ve­nes ac­ti­vis­tas ha par­ti­ci­pa­do en una huel­ga de ham­bre pa­ra pre­sio­nar a los le­gis­la­do­res so­bre el fu­tu­ro de DACA. Trump ha da­do a los con­gre­sis­tas un pla­zo de seis me­ses pa­ra ela­bo­rar una so­lu­ción pa­ra es­tos "drea­mers". La que él de­fen­dió du­ran­te la cam­pa­ña es su de­por­ta­ción ma­si­va, co­mo la del res­to de cer­ca de on­ce mi­llo­nes de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos.

3. «Me sen­tí muy agi­ta­da», re­co­no­ce Ma­ría so­bre el mo­men­to en el que se con­fir­ma­ron los pla­nes de Trump. «Pen­sar en em­pe­zar des­de ce­ro, bus­car un plan B, que to­dos los lo­gros y las

opor­tu­ni­da­des se ter­mi­nen… Re­gre­sar a nues­tro país tam­bién su­po­ne un con­flic­to, hay mu­cho re­cha­zo a la vuel­ta, has­ta nues­tro es­pa­ñol es di­fe­ren­te», cuen­ta.

MO­NE­DA DE CAM­BIO

4. Isaac Mon­tiel es otro "drea­mer" ac­ti­vis­ta en la de­fen­sa de DACA. Tra­ba­ja­ba lim­pian­do un gim­na­sio y no se atre­vía a pre­sen­tar­se a po­si­bles as­cen­sos por mie­do a que mi­ra­ran sus pa­pe­les. Se apun­tó al pro­ce­so de re­gu­la­ri­za­ción y aca­bó co­mo su­per­vi­sor en su tra­ba­jo, que des­pués aban­do­nó pa­ra in­gre­sar en la uni­ver­si­dad, don­de es­tu­dia in­for­má­ti­ca. Cri­ti­ca que el pre­si­den­te de EE. UU. le uti­li­ce a él y al res­to de "drea­mers" co­mo «mo­ne­da de cam­bio» den­tro de una ma­nio­bra de «cálcu­lo po­lí­ti­co» pa­ra con­ten­tar a sus ba­ses en me­dio de fra­ca­sos le­gis­la­ti­vos. «No so­mos un nú­me­ro. So­mos se­res hu­ma­nos afec­ta­dos por es­ta de­ci­sión, con vi­das y fa­mi­lias que de­pen­den de ella».

5. Isaac cru­zó la fron­te­ra a los 13 años, des­pués de cua­tro años sin ver a su ma­dre, que ha­bía aban­do­na­do Mé­xi­co tras ser in­ca­paz de ha­cer fren­te a la hi­po­te­ca de su ca­sa y per­der­lo to­do. Lo hi­zo con «co­yo­tes», los tra­fi­can­tes de per­so­nas en la fron­te­ra. Re­cuer­da ca­mi­nar ho­ras por el de­sier­to y des­pués días de via­je en co­che has­ta en­con­trar a su ma­dre. «Fue muy di­fí­cil. Lo úni­co que me da­ba fuer­za era vol­ver a ver a mi ma­má».

6. Ca­da his­to­ria de lle­ga­da a EE. UU. da pa­ra una pe­lí­cu­la. Al­gu­nas, co­mo la de Ma­ría, de sus­pen­se. Ella pa­só, a los sie­te años, por el ae­ro­puer­to, con los pa­pe­les de otra ni­ña. No su­po men­tir a la po­li­cía de adua­nas cuan­do le pre­gun­ta­ron el mo­ti­vo del via­je. La res­pues­ta obli­ga­da era que ve­nía de tu­ris­mo. «Pe­ro se me ol­vi­dó y di­je que ve­nía a ver a mi ma­má. Por al­gu­na ra­zón, me de­ja­ron pa­sar», re­cuer­da.

PU­RA HIPOCRESÍA

7. Otro "drea­mer", She­ri­dan La­gu­nas, ni si­quie­ra re­cuer­da su ex­pe­rien­cia. So­lo te­nía un año cuan­do lle­gó a EE. UU. Pre­fie­re ha­blar con es­te pe­rió­di­co en in­glés, don­de se sien­te más có­mo­do. A los 18 años, tras gra­duar­se en el ins­ti­tu­to, no sa­bía bien qué pa­sa­ría con su fu­tu­ro. «Lle­gué a te­ner re­sen­ti­mien­to ha­cia mi ma­dre, a odiar­la por ha­ber­me pues­to en es­ta si­tua­ción», ex­pli­ca. Sin do­cu­men­tos, las op­cio­nes de tra­ba­jo son li­mi­ta­das y el ac­ce­so a la uni­ver­si­dad era una qui­me­ra. Era el ve­rano de 2012, cuan­do Oba­ma pre­sen­tó DACA —que sim­ple­men­te di­fie­re en el tiem­po la de­por­ta­ción de los in­do­cu­men­ta­dos y les da una re­si­den­cia tem­po­ral— co­mo de­cre­to pre­si­den­cial, tras ser in­ca­paz de que el Con­gre­so apro­ba­ra un re­gu­la­ri­za­ción más am­bi­cio­sa de es­tos jó­ve­nes. «Es­tu­ve to­do el ve­rano es­pe­ran­do que apa­re­cie­ra la web pa­ra so­li­ci­tar el in­gre­so en DACA. Me pe­ga­ba los días apre­tan­do el bo­tón de re­fres­car la pá­gi­na», re­cuer­da.

8. Aho­ra su fu­tu­ro en el úni­co país que co­no­ce co­mo pro­pio —«es frus­tran­te, es­ta ha si­do mi ca­sa du­ran­te más de vein­te años»— es in­cier­to. Con­si­de­ra que la de­ci­sión de Trump «es pu­ra hipocresía. No tie­ne que ver con la eco­no­mía o con po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Es sim­ple­men­te una con­ce­sión a los ra­cis­tas que le vo­ta­ron, a la Amé­ri­ca que pien­sa que el país es so­lo pa­ra un ti­po de per­so­nas».

9. Los tres com­par­ten una preo­cu­pa­ción hon­da. Pe­ro, co­mo otros mu­chos "drea­mers", es­tán dis­pues­tos a pe­lear por su fu­tu­ro. «Jus­ti­cia es lo que que­re­mos y lo que va­mos a te­ner», sen­ten­cia Ma­ría.

(Si­pa)

Los 'drea­mers' de­nun­cian el cálcu­lo po­lí­ti­co del pre­si­den­te ame­ri­cano.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.