ES­PA­ÑA, ¿PAÍS DE CA­MA­RE­ROS?

L'Es­pag­ne, un pays de ga­rçons de ca­fé ?

Vocable (Espagnol) - - Enjeux -

Adop­tée en 2012 par le gou­ver­ne­ment de Ma­riano Ra­joy, la ré­for­me de la loi du tra­vail avait pour ob­jec­tif de fa­vo­ri­ser la créa­tion d’em­plois en fle­xi­bi­li­sant les con­di­tions d’em­bau­che et de li­cen­cie­ment. Si le taux de chô­ma­ge a bais­sé de 26% (en 2013) à 17% (en 2017), et que 500.000 em­plois ont été créés les dou­ze der­niers mois, la si­tua­tion est loin d’être idy­lli­que. Que ca­chent les des­sous du mo­dè­le es­pag­nol ?

Cuan­do se di­ce que Es­pa­ña es un país de ca­ma­re­ros, se exa­ge­ra. Pe­ro hay da­tos del mer­ca­do la­bo­ral que con­tri­bu­yen a ali­men­tar el mi­to. A sa­ber: de los ca­si 20 mi­llo­nes de con­tra­tos que se fir­ma­ron en 2016, ca­si 2,5 mi­llo­nes fue­ron de ca­ma­re­ros. Y en los seis pri­me­ros me­ses de es­te año, la re­la­ción se man­tie­ne: el 12,5 % de 10,5 mi­llo­nes. Ha­ce 10 años el por­cen­ta­je era del 6,5 %. La men­guan­te du­ra­ción de los con­tra­tos —más de la mi­tad du­ran me­nos de sie­te días—, el em­pu­je de las jor­na­das par­cia­les —el 61,7 % de los com­pro­mi­sos fir­ma­dos— y la gran fuer­za del tu­ris­mo en los úl­ti­mos años, sir­ven co­mo cau­sas. Sin­di­ca­tos y eco­no­mis­tas ven en es­to una “gran pre­ca­rie­dad”; las pa­tro­na­les apun­tan que se ha aflo­ra­do em­pleo su­mer­gi­do. 2. El te­lé­fono mó­vil de Án­gel Prie­to es un ejem­plo de la vi­ta­li­dad la­bo­ral de la hos­te­le­ría, don­de hay un 6 % más de asa­la­ria­dos co­ti­zan­do que en la tem­po­ra­da tu­rís­ti­ca del 2016.

EL 14%

3. Ese “mo­vi­mien­to” se apre­cia en el au­men­to de con­tra­tos de ca­ma­re­ro año tras año. En 2016 se fir­ma­ron ca­si 2,5 mi­llo­nes, 500 000 más que los de peo­nes agrí­co­las y 1,1 mi­llo­nes más que los de peón de in­dus­tria, se­gún el Mi­nis­te­rio de Em­pleo. El cre­ci­mien­to en los úl­ti­mos cin­co años ha si­do del 14 % de me­dia anual. Du­pli­ca el del mer­ca­do la­bo­ral.

4. Es­tos in­cre­men­tos han des­per­ta­do mu­chas crí­ti­cas de los eco­no­mis­tas por­que in­ci­den en vie­jos vi­cios la­bo­ra­les de Es­pa­ña: al­tas ta­sas de tem­po­ra­li­dad y mu­chas per­so­nas pa­san­do por un mis­mo pues­to de tra­ba­jo (un con­tra­to no es igual a un em­pleo es­ta­ble). “Es­to es la pre­ca­rie­dad en su má­xi­ma ex­pre­sión”, la­men­ta Jo­sé Ig­na­cio Con­de-Ruiz, pro­fe­sor de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se. “Si hay una al­ta ro­ta­ción, se no­ta en la ca­li­dad y en la pro­duc­ti­vi­dad del em­pleo”, afir­ma.

PRE­CA­RIE­DAD

5. Tam­bién dis­pa­ran ahí los sin­di­ca­tos. “Es­tos da­tos di­cen que hay mu­cha pre­ca­rie­dad”, se­ña­la Gon­za­lo Fuen­tes, de CC. OO. “No le da­mos la im­por­tan­cia que tie­ne al sec­tor. El ré­cord de vi­si­tan­tes del tu­ris­mo es la ca­ra A; la B es la pre­ca­rie­dad, la tem­po­ra­li­dad, las jor­na­das par­cia­les no desea­das y los sa­la­rios ba­jos”, di­ce. La hos­te-

le­ría pa­ga un suel­do me­dio de 1056 eu­ros. En la en­cues­ta tri­mes­tral de cos­te la­bo­ral es la ra­ma de ac­ti­vi­dad con me­no­res re­tri­bu­cio­nes, un 42% por de­ba­jo del pro­me­dio.

TU­RIS­MO

6. El gran mo­men­to del tu­ris­mo en Es­pa­ña, que en­ca­de­na ré­cords de vi­si­tan­tes des­de ha­ce va­rios años, es­tá en bo­ca de to­dos al se­ña­lar las cau­sas de es­te in­cre­men­to en la con­tra­ta­ción. Tam­bién lo ci­ta An­dreu Crua­ñas, pre­si­den­te de Asem­pleo, pa­tro­nal de las gran­des em­pre­sas de tra­ba­jo tem­po­ral. Él no nie­ga abu­sos lo­ca­li­za­dos pe­ro, cuan­do ha­bla de al­ta ro­ta­ción, tam­bién lo acha­ca a la “fal­ta de ex­pe­rien­cia”, que, en su opi­nión, lle­va al tra­ba­ja­dor a desis­tir o al em­pre­sa­rio a no re­no­var­le por no res­pon­der a la ex­pec­ta­ti­va.

7. Des­de Mar­cas de Res­tau­ra­ción, una aso­cia­ción que agru­pa a las gran­des em­pre­sas del sec­tor, se­ña­lan que par­te del in­cre­men­to de la con­tra­ta­ción se de­be a que “han emer­gi­do los con­tra­tos pa­ra ca­ma­re­ros en ban­que­tes de bo­das o bau­ti­zos por te­mor a las san­cio­nes. Y esos son con­tra­tos de un día”. El se­cre­ta­rio ge­ne­ral de es­ta pa­tro­nal, Juan Ig­na­cio Díaz, apun­ta que en las em­pre­sas de su aso­cia­ción la tem­po­ra­li­dad es del 10 %, pe­ro que si en el sec­tor la ta­sa lle­ga al 40 % es “nor­mal” por la es­ta­cio­na­li­dad in­he­ren­te al sec­tor, “con pi­cos en Se­ma­na San­ta, Na­vi­dad y en ve­rano”.

8. Es­ta aso­cia­ción re­pre­sen­ta a una par­te de los 262 270 es­ta­ble­ci­mien­tos de hos­te­le­ría que ha­bía en Es­pa­ña en 2016. La ci­fra im­pli­ca una de las den­si­da­des de lo­ca­les por ha­bi­tan­te más ele­va­das del mun­do y ayu­da a ex­pli­car el pro­ta­go­nis­mo eco­nó­mi­co y la­bo­ral de un sec­tor, do­mi­na­do por pe­que­ños ba­res y ca­fe­te­rías (170 261), al­go cla­ve pa­ra en­ten­der tam­bién una ges­tión me­nos efi­caz de la mano de obra.

CAM­PA­ÑAS DISUASORIAS

9. Apo­ya la te­sis de que aho­ra hay más con­tra­tos de muy cor­ta du­ra­ción por even­tos de un día Fer­mín Yé­be­nes, por­ta­voz de Unión Pro­gre­sis­ta de Ins­pec­to­res de Tra­ba­jo. “Se hi­cie­ron cam­pa­ñas que han si­do efi­ca­ces y han te­ni­do un efec­to di­sua­so­rio”, apun­ta­la. A con­ti­nua­ción ma­ti­za: “Pe­ro tam­bién se­rían desea­bles cam­pa­ñas pa­ra per­se­guir tam­bién los con­tra­tos de dos o tres ho­ras dia­rias que, en reali­dad, son de jor­na­da com­ple­ta en los que, mu­chas ve­ces, no se co­bran las ho­ras ex­tra y, cla­ro, no se co­ti­zan”.

10.El pe­so de es­tas jor­na­das se ve en dos da­tos: 1,3 mi­llo­nes de los 2,5 mi­llo­nes de con­tra­tos de 2016 eran por ho­ras y el 27 % de los 1,6 mi­llo­nes de ocu­pa­dos del sec­tor (con­vie­ne in­sis­tir en que un con­tra­to no es igual a un em­pleo es­ta­ble, so­bre to­do, en Es­pa­ña) tra­ba­jan así. Igual que el ins­pec­tor Yé­be­nes, los sin­di­ca­tos apun­tan que se es­con­de frau­de. “En las em­pre­sas más pe­que­ñas, don­de no­so­tros no lle­ga­mos, hay mu­cho. Es­ta se­ma­na en Bar­ce­lo­na he­mos pre­sen­ta­do 43 de­nun­cias an­te la ins­pec­ción de tra­ba­jo por jor­na­das más lar­gas de las que fi­gu­ran en el con­tra­to”, apun­ta Cé­sar Ga­liano, de UGT.

(Istock)

Ca­ma­re­ro es el em­pleo que más se crea, y que lue­go se des­trui­rá cuan­do aca­be la cam­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.