BUE­NOS AI­RES, LA FACTORÍA DE LAS SE­RIES IN­FAN­TI­LES

Bue­nos Ai­res, l'usi­ne des sé­ries pour la jeu­nes­se

Vocable (Espagnol) - - Culture -

Après la cé­lè­bre sé­rie Vio­let­ta, c’est dé­sor­mais Soy Lu­na qui fait bat­tre le coeur des té­lés­pec­ta­teurs de Dis­ney Chan­nel de­puis le prin­temps 2016. Ces deux pro­duc­tions té­lé­vi­sées sont des té­lé­no­ve­las ma­de in Bue­nos Ai­res. Mais pour­quoi l’Ar­gen­ti­ne est-elle de­ve­nue le ro­yau­me de cet­te in­dus­trie spé­cia­li­sée dans le seg­ment des moins de 12 ans ?

ASU AL­RE­DE­DOR, to­dos ha­blan en por­te­ño ce­rra­do, el ar­gen­tino de Bue­nos Ai­res. “Bo­lu­do, fi­ja­te bien, es un en­chas­tre, es­tá to­do mo­ja­do el pi­so, lim­piá, apu­ra­te”, or­de­na uno de los téc­ni­cos por el wal­kie tal­kie. Pe­ro den­tro del set en el que se rue­da Soy Lu­na, en el enor­me es­tu­dio a las afue­ras de Bue­nos Ai­res, Argentina se des­va­ne­ce. To­do es­tá cui­da­do pa­ra que mi­llo­nes de ni­ños de 150 paí­ses y 15 idio­mas di­fe­ren­tes pue­dan iden­ti­fi­car­se con la pro­ta­go­nis­ta, in­ter­pre­ta­da por una me­xi­ca­na, Ka­rol Se­vi­lla. Lle­va dos años vi­vien­do en Bue­nos Ai­res pa­ra ha­cer el pa­pel de su vi­da: Lu­na, una ado­les­cen­te que se re­fu­gia en sus pa­ti­nes y sus can­cio­nes.

2. Se­vi­lla tie­ne 17 años y em­pe­zó a ro­dar con 15, pe­ro sus se­gui­do­ras más fie­les son ni­ñas mu­cho más pe­que­ñas. “Son se­ries as­pi­ra­cio­na­les”, ex­pli­ca Ce­ci­lia Men­do­nça, vi­ce­pre­si­den­ta de Dis­ney Chan­nel La­ti­noa­mé­ri­ca. “El pú­bli­co es­tá en una tran­si­ción, son preado­les­cen­tes. Es­tán cre­cien­do pe­ro to­da­vía son chi­cos. El chi­qui­to mi­ra lo que ha­ce el her­mano más gran­de. Es con­te­ni­do

sano, pe­ro no in­fan­til tra­di­cio­nal. Hay dra­ma, es más so­fis­ti­ca­do. Eso lo­gra una co­ne­xión emo­cio­nal”.

3. Argentina es el lu­gar ele­gi­do por Dis­ney pa­ra lan­zar al mun­do es­tas se­ries de éxi­to arro­lla­dor: Flo­ri­cien­ta, Vio­let­ta, Soy Lu­na. No es ca­sual. Aquí prác­ti­ca­men­te se creó el gé­ne­ro. La in­ven­to­ra fue Cris Mo­re­na, que arran­có en los no­ven­ta con Chi­qui­ti­tas. No ima­gi­na­ba que lle­ga­ría tan le­jos. Em­pe­zó a com­bi­nar can­cio­nes que es­cri­bía y tra­mas sen­ci­llas. Y creó es­cue­la de ac­to­res: lle­gó a te­ner 50 fa­mi­lias bra­si­le­ñas en Bue­nos Ai­res pa­ra ro­dar la ver­sión pa­ra ese país. Lle­gó a ven­der sus se­ries por to­do el mun­do y triun­fó a lo gran­de con Re­bel­de Way. Ahí lle­gó la co­la­bo­ra­ción con Dis­ney, que ga­ran­ti­za con sus ca­na­les mi­llo­nes de te­les­pec­ta­do­res fie­les. La com­pa­ñía es­ta­dou­ni­den­se vis­lum­bró el ne­go­cio y se que­dó. Aho­ra do­mi­na la mi­na de oro de las se­ries in­fan­ti­les crea­das en Argentina. 4. “La cla­ve es que son his­to­rias uni­ver­sa­les”, ex­pli­ca Mo­re­na sen­ta­da en una ofi­ci­na de es­ti­lo orien­tal a las afue­ras de Bue­nos Ai­res, don­de tie­ne su pro­duc­to­ra. “Es co­mo si di­je­ras ‘¿por qué tie­ne éxi­to Ce­ni­cien­ta?’. To­dos los ni­ños del mun­do desean ser ama­dos por los pa­dres, ser re­co­no­ci­dos, te­ner ami­gos, ha­cer tra­ve­su­ras, cum­plir los sue­ños”. Ella per­fec­cio­nó es­te ne­go­cio. “Es­toy ha­blan­do de aga­rrar un pro­yec­to y con­ver­tir­lo en un dis­co, en un li­bro, en mer­chan­di­sing, en tea­tro, en un show mu­si­cal, en una ban­da, en una pe­lí­cu­la.”. Mo­re­na in­ven­tó un gé­ne­ro, pe­ro plan­ta­ba en tie­rra fér­til. Argentina es un país de ac­to­res, guio­nis­tas, di­rec­to­res, pu­bli­cis­tas. So­lo en Bue­nos Ai­res, don­de es­tá con­cen­tra­da, la in­dus­tria au­dio­vi­sual da tra­ba­jo a 28 000 per­so­nas, ca­si el 2 % del em­pleo de to­da la ciu­dad. Una po­ten­cia.

5. Ni­ñas es­pa­ño­las, ale­ma­nas o po­la­cas si­guen es­tas se­ries a más de 10 000 ki­ló­me­tros de don­de se rue­dan. Arra­san en el mun­do hispano. Unos 35 mi­llo­nes de ni­ños es­tán en­gan­cha­dos a Soy Lu­na so­lo en La­ti­noa­mé­ri­ca. En al­gu­nos paí­ses se do­bla, pe­ro en Es­pa­ña se man­tie­ne la ver­sión ori­gi­nal. “Es muy gua­pa y muy ma­ja”, opi­na, des­de Ma­drid, Lu­cía López, una fan de ocho años. “Tie­ne acen­to ra­ro, pe­ro a mí no me im­por­ta. Me gus­ta cuan­do can­ta y cuan­do pa­ti­na, ella se fue de Mé­xi­co por sus pa­pás, pe­ro en Argentina va a un co­le­gio muy bueno y tie­ne mu­chos ami­gos”.

6. “Es­tá pen­sa­da pa­ra que se vea en to­do el mun­do. Es­to va a Áfri­ca, Eu­ro­pa, a los paí­ses ára­bes. Yo re­ci­bo co­rreos des­de An­go­la, de chi­cos que quie­ren tra­ba­jar en la ti­ra”,

ex­pli­ca Jor­ge Nis­co, el di­rec­tor, ar­gen­tino, de Soy Lu­na y Vio­let­ta. Ka­rol, la pro­ta­go­nis­ta, no po­dría sa­lir a la ca­lle en ca­si nin­gún país de los 150 en los que triun­fa la se­rie. Tie­ne tres mi­llo­nes de se­gui­do­res en su ca­nal de YouTu­be, don­de cuen­ta su vi­da. Y se pre­pa­ra ya pa­ra lle­nar es­ta­dios por to­do el mun­do co­mo hi­zo su an­te­ce­so­ra, Ti­ni Stoes­sel, la argentina pro­ta­go­nis­ta de Vio­let­ta, el ma­yor bom­ba­zo en lo que a se­ries in­fan­ti­les ro­da­das en Argentina se re­fie­re. “Las ni­ñas ita­lia­nas apren­die­ron es­pa­ñol pa­ra can­tar sus can­cio­nes y re­ci­bo men­sa­jes to­dos los días de Eu­ro­pa Orien­tal, don­de ha­cen un gran es­fuer­zo pa­ra es­cri­bir en cas­te­llano pa­ra co­mu­ni­car­se con Ti­ni”, cuen­ta su tío, or­gu­llo­so e im­pre­sio­na­do a la vez. Ca­si un mi­llón de en­tra­das se ven­die­ron en su gi­ra mun­dial, en 2014.

EL ELEN­CO DE SOY LU­NA

7. Dis­ney cui­da to­dos los de­ta­lles pa­ra lle­gar al ma­yor nú­me­ro de paí­ses po­si­ble. Es el tra­ba­jo de Jes­si­ca Lef­ko­vics. “Evi­ta­mos los lo­ca­lis­mos, bus­ca­mos ex­pre­sio­nes que se en­tien­dan bien en to­das par­tes”. No eli­mi­nan los acen­tos, pe­ro sí los sua­vi­zan. “Y si el per­so­na­je an­da en bi­ci­cle­ta, tie­ne que te­ner cas­co”, cuen­ta Nis­co. Un ar­gen­tino di­fí­cil­men­te pen­sa­ría en al­go así. Es Dis­ney quien lo ha­ce.

8. Has­ta los pa­ti­nes, epi­cen­tro de la tra­ma, fue­ron es­cru­ta­dos. Se ha­bía pen­sa­do que fue­ran de hie­lo, ha­bi­tua­les en Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro Dis­ney en­ten­dió que en mu- chos paí­ses no son tan co­mu­nes, así que se cam­bia­ron por los clá­si­cos de cua­tro rue­das. Ma­dres y pa­dres de to­do el pla­ne­ta co­no­cen el re­sul­ta­do. Los de Lu­na, na­da ba­ra­tos (unos 60 eu­ros), fue­ron el re­ga­lo es­tre­lla de las Na­vi­da­des en Es­pa­ña. Se ven­die­ron 40 000, se­gún da­tos fa­ci­li­ta­dos por Dis­ney. El mer­chan­di­sing, con car­pe­tas, mo­chi­las, es­tu­ches, cro­mos o li­bros, es un enor­me ne­go­cio.

9. Y, ¿por qué Argentina? “Bus­ca­mos al­go que ge­ne­re ren­ta­bi­li­dad, que es­té en pre­su­pues­to sin com­pro­me­ter el ni­vel de ca­li­dad”, ex­pli­ca Men­do­nça, la vi­ce­pre­si­den­ta de Dis­ney Chan­nel La­ti­noa­mé­ri­ca. Los di­rec­to­res, que tra­ba­jan pa­ra Pol­ka, una pro­duc­to­ra lo­cal muy re­co­no­ci­da, ape­lan tam­bién a la ca­pa­ci­dad de im­pro­vi­sa­ción de los ar­gen­ti­nos, im­pres­cin­di­ble en un ro­da­je tan com­pli­ca­do, con 80 ca­pí­tu­los por tem­po­ra­da. “Con­ta­mos con esa ba­se de fres­cu­ra: nos gus­ta y el pú­bli­co se da cuen­ta”, ase­gu­ra Se­bas­tián Pi­vot­to, di­rec­tor de On­ce, la úl­ti­ma apues­ta, es­tre­na­da en La­ti­noa­mé­ri­ca la pa­sa­da pri­ma­ve­ra. Su co­le­ga Nis­co apos­ti­lla: “Los yan­kis in­ven­ta­ron la Co­ca-Co­la. No­so­tros, si no in­ven­ta­mos es­te ti­po de se­ries, sí las per­fec­cio­na­mos. No me pre­gun­tes por qué, pe­ro siem­pre fun­cio­nan”.

“Los yan­kis in­ven­ta­ron la Co­ca-Co­la. No­so­tros, si no in­ven­ta­mos es­te ti­po de se­ries, sí las per­fec­cio­na­mos”.

(Si­pa)

La ac­triz Ka­rol Se­vi­lla desem­pe­ña el pa­pel de Lu­na.

Flo­ren­cia Ber­tot­ti, en la te­le­no­ve­la Flo­ri­cien­ta. (Si­pa)

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.