Dón­de es­tá hoy aque­lla ra­bia del 68

Un de­mi-siè­cle plus tard : quel est l’hé­ri­ta­ge de 68 ?

Vocable (Espagnol) - - Édito | Sommaire -

Le prin­temps de Pra­gue, le mai fra­nçais, la con­tes­ta­tion étu­dian­te con­tre la gue­rre du Viet­nam aux Etats-Unis, l’as­sas­si­nat de Mar­tin Lut­her King et ce­lui de Ro­bert Ken­nedy, le mas­sa­cre de la pla­ce des Trois Cul­tu­res à Me­xi­co, le poing le­vé des ath­lè­tes amé­ri­cains aux J.O de Me­xi­co : l’an­née 68 fut mar­quée par de nom­breux évé­ne­ments qui ont eu un im­pact pro­fond sur la so­cié­té. Con­si­dé­rée com­me un tour­nant ma­jeur dans l’évo­lu­tion des men­ta­li­tés et des li­ber­tés, cet­te pé­rio­de res­te as­so­ciée à l’avè­ne­ment de la con­tre-cul­tu­re. 50 ans après, que res­te-il de l’es­prit de 68 ?

Ha­ce ape­nas unas se­ma­nas, Co­nor Frie­des­dorf, re­dac­tor de The Atlan­tic, pre­gun­ta­ba a los lec­to­res de su re­vis­ta cuál de los acon­te­ci­mien­tos que se pro­du­je­ron en 1968 les pa­re­ce más digno de re­cuer­do a es­tas al­tu­ras. ¿El ma­yo re­vo­lu­cio­na­rio fran­cés? ¿Las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en las que se im­pu­so Ri­chard Ni­xon? ¿Los ase­si­na­tos de Mar­tin Lut­her King y Bobby Ken­nedy? ¿La ofen­si­va del Tet? ¿La pri­ma­ve­ra de Pra­ga? ¿O qui­zás el es­treno de 2001: una odi­sea del es­pa­cio o el pri­mer con­cier­to de Led Zep­pe­lin?

2. En muy po­cos días, The Atlan­tic acu­mu­ló tes­ti­mo­nios de ve­te­ra­nos de las gran­des con­vul­sio­nes es­ta­dou­ni­den­ses del 68, gen­te que par­ti­ci­pó en las mar­chas por los de­re­chos ci­vi­les, en la cam­pa­ña pa­ra erra­di­car la po­bre­za que im­pul­só Mar­tin Lut­her King o en ma­si­vas, y no siem­pre pa­cí­fi­cas, pro­tes­tas con­tra la gue­rra de Viet­nam en uni­ver­si­da­des como Co­lum­bia o Ber­ke­ley.

OLA INSURRECCIONAL

3. “Fue nues­tra re­vo­lu­ción”, ex­pli­ca­ba el es­cri­tor an­glo-pa­quis­ta­ní Ta­riq Ali en su co­lum­na en el dia­rio bri­tá­ni­co The Guar­dian. “Gran par­te de los que te­nía­mos 20 años en 1968 fui­mos par­tí­ci­pes de esa enor­me ola insurreccional que sa­cu­dió al mun­do”. Re­dac­tor por en­ton­ces del pe­rió­di­co ra­di­cal The Black Dwarf, que em­pe­zó a edi­tar­se en la pri­ma­ve­ra de 1968, Ali cuen­ta una anéc­do­ta que sin­te­ti­za el es­pí­ri­tu de la épo­ca.

4. La no­che del 10 de ma­yo, cuan­do se pro­du­je­ron los pri­me­ros en­fren­ta­mien­tos en Pa­rís en­tre uni­ver­si­ta­rios y agen­tes de la CRS, la fuer­za an­ti­dis­tur­bios fran­ce­sa, la te­le­vi­sión pú­bli­ca en­vió al Ba­rrio La­tino a un po­pu­lar co­men­ta­ris­ta de­por­ti­vo. El hom­bre se vio in­mer­so en una au­tén­ti­ca ba­ta­lla cam­pal y em­pe­zó a con­tar lo que ocu­rría con lo que Ali 4. el uni­ver­si­ta­rio l'étu­diant uni­ver­si­tai­re / la fuer­za an­ti­dis­tur­bios la for­ce an­ti-émeu­tes / en­vió al Ba­rrio La­tino en­vo­ya dans le Quar­tier la­tin / in­mer­so en plon­gé dans / una ba­ta­lla cam­pal une vé­ri­ta­ble ba­tai­lle / lo que ocu­rría ce qui se pas­sait /

des­cri­be como “pa­sión ecuá­ni­me”, como si es­tu­vie­se trans­mi­tien­do un par­ti­do de fút­bol.

5. Los es­tu­dian­tes im­pro­vi­sa­ban trin­che­ras y lan­za­ban ado­qui­nes a los po­li­cías. La CRS car­ga­ba con­tra ellos. Los es­tu­dian­tes re­tro­ce­dían. De re­pen­te, al co­men­ta­ris­ta se le que­bró la voz mien­tras con­ta­ba que los an­ti­dis­tur­bios es­ta­ban lan­zan­do lo que pa­re­cían ¡gra­na­das! “Im­po­si­ble”, di­jo el pre­sen­ta­dor del pro­gra­ma, “la po­li­cía fran­ce­sa nun­ca ha­ría al­go así”. “So­lo cuen­to lo que veo”, se oyó res­pon­der al hom­bre an­tes de que cor­ta­sen brus­ca­men­te la co­ne­xión.

6. La anéc­do­ta di­ce mu­cho de lo que fue el ma­yo fran­cés. La vio­len­cia in­só­li­ta. Lo ex­tra­ño, lo con­fu­so y lo des­pro­por­cio­na­do que fue to­do. La vi­ru­len­ta res­pues­ta po­li­cial. El es­tu­por de la gen­te co­mún. El des­dén agre­si­vo de la Fran­cia ins­ti­tu­cio­nal. Y tam­bién el pa­pel cen­tral de la te­le­vi­sión, que sir­vió de enor­me ven­ta­na pa­ra que los que no par­ti­ci­pa­ron de esas jor­na­das de con­vul­sión re­vo­lu­cio­na­ria se aso­ma­sen a ellas. Como de­cían los pro­pios re­vo­lu­cio­na­rios: “El mun­do es­tá mi­ran­do”.

7. “Na­die pa­re­ció en­ten­der de qué iba to­do aque­llo has­ta que fue de­ma­sia­do tar­de”, ex­pli­ca­ba Ali en el ci­ta­do ar­tícu­lo de The Guar­dian. Pa­ra Ra­món Gon­zá­lez Fé­rriz, au­tor del en­sa­yo de re­cien­te apa­ri­ción 1968: el na­ci­mien­to de un mun­do nue­vo, “en Es­pa­ña su­fri­mos el fe­ti­chis­mo del ma­yo fran­cés, que nos pa­re­ce el pa­ra­dig­ma de las re­vo­lu­cio­nes mo­der­nas, pe­ro, en reali­dad, los su­ce­sos de Pa­rís no fue­ron, ni de le­jos, lo más im­por­tan­te que ocu­rrió ese año”.

8. En opi­nión del pe­rio­dis­ta y es­cri­tor de Gra­no­llers, los acon­te­ci­mien­tos de­ci­si­vos de ese año “se pro­du­cen en EE. UU., don­de se ce­le­bran las pri­me­ras elec­cio­nes mo­der­nas, las que ga­na Ni­xon con la lla­ma­da 'es­tra­te­gia su­re­ña'; en Che­cos­lo­va­quia, don­de los tan­ques so­vié­ti­cos aplas­tan cual­quier es­pe­ran­za de que el co­mu­nis­mo pu­die­se evo­lu­cio­nar ha­cia un sis­te­ma com­pa­ti­ble con la li­ber­tad y la democracia y, en México, don­de tiene lu­gar la ma­tan­za de la pla­za de las Tres Cul­tu­ras, un ac­to re­pre­si­vo de

una bru­ta­li­dad inau­di­ta, que tal vez pro­du­jo mi­les de muer­tos”. To­do ello, en el con­tex­to de “glo­ba­li­za­ción re­vo­lu­cio­na­ria” que Fé­rriz re­su­me con pre­ci­sión en su en­sa­yo.

9. “¿Dón­de fue a pa­rar to­da aque­lla ra­bia?”, se pre­gun­ta Ta­riq Ali. Pa­ra Mark Kur­lansky, “se fue di­lu­yen­do por múl­ti­ples ra­zo­nes, em­pe­zan­do por la so­li­dez gra­ní­ti­ca de los sis­te­mas ca­pi­ta­lis­tas oc­ci­den­ta­les, que pri­me­ro re­cu­rrie­ron a la represión y lue­go con­ce­die­ron una se­rie de vic­to­rias sim­bó­li­cas y cul­tu­ra­les que hi­cie­ron que la ma­yo­ría de los jó­ve­nes re­vo­lu­cio­na­rios aca­ba­se in­te­grán­do­se con na­tu­ra­li­dad en la so­cie­dad de sus ma­yo­res”.

TES­TI­MO­NIO

10. El pro­pio Da­niel Cohn-Ben­dit, uno de los prin­ci­pa­les lí­de­res del ma­yo fran­cés, re­co­no­ce que las re­vo­lu­cio­nes del 68 co­se­cha­ron “una ma­ti­za­da vic­to­ria cul­tu­ral y una in­ape­la­ble de­rro­ta po­lí­ti­ca”. No de­rri­ba­ron nin­gún Go­bierno, pe­ro im­pul­sa­ron el pro­ce­so de trans­for­ma­ción de las so­cie­da­des oc­ci­den­ta­les en as­pec­tos como la li­ber­tad y la di­ver­si­dad se­xual, la eco­lo­gía o la adop­ción de un frá­gil con­sen­so so­cial an­ti­rra­cis­ta, pa­ci­fis­ta y an­ti­au­to­ri­ta­rio.

11. Pa­ra Co­nor Frie­des­dorf, “en aque­lla rup­tu­ra ge­ne­ra­cio­nal a gran es­ca­la es­tá el ger­men de la so­cie­dad en que he­mos vi­vi­do los úl­ti­mos 50 años”. Gon­zá­lez Fé­rriz aña­de que, in­clu­so esa de­rro­ta po­lí­ti­ca de que ha­bla­ba Cohn-Ben­dit, ha­bría que ma­ti­zar­la: “Si al­go lla­ma la aten­ción en to­do el mo­vi­mien­to con­tra­cul­tu­ral de los se­sen­ta, es su ab­so­lu­ta in­ge­nui­dad. No hay en él reivin­di­ca­cio­nes eco­nó­mi­cas. Se ba­sa en un re­cha­zo ge­né­ri­co a lo es­ta­ble­ci­do y lo ca­du­co, pe­ro sin pro­po­ner una al­ter­na­ti­va sen­sa­ta y via­ble. De al­gún modo, la reali­dad se to­mó una ven­gan­za sim­bó­li­ca po­cos años des­pués, con

la c ont ra­rre­vo­lu­ción conserva do­ra de Rea­gan y Tat­cher, por­que la de­re­cha pue­de ce­der la ini­cia­ti­va en el te­rreno cul­tu­ral, pe­ro nun­ca le fal­ta un pro­gra­ma eco­nó­mi­co ni la ca­pa­ci­dad de lle­var­lo a la prác­ti­ca”.

12. El pe­rio­dis­ta Ja­mes S. Ro­bin­son plan­tea­ba en un ar­tícu­lo en USA To­day que, si bien la he­ren­cia cul­tu­ral de las re­vo­lu­cio­nes del 68 se ha man­te­ni­do par­cial­men­te vi­gen­te has­ta nues­tros días, la nue­va de­re­cha po­pu­lis­ta es­tá triun­fan­do en su afán por plan­tear de nue­vo esa vie­ja ba­ta­lla. Pa­ra Ro­bin­son, la he­ren­cia más du­ra­de­ra de 1968 es “la co­rrec­ción po­lí­ti­ca”, que con­de­na al si­len­cio a quie­nes dis­cre­pan del con­sen­so pro­gre­sis­ta y hu­ma­nis­ta en cues­tio­nes como “el ra­cis­mo, el fe­mi­nis­mo, la di­ver­si­dad se­xual o el eco­lo­gis­mo”.

LA VIC­TO­RIA DEL 68

13. Pe­ro, po­lí­ti­cos como Do­nald Trump, han de­mos­tra­do la fra­gi­li­dad de ese con­sen­so “ape­lan­do, como Ni­xon, a esa ‘ma­yo­ría si­len­cio­sa’ de gen­te blan­ca, de nivel for­ma­ti­vo me­dio o ba­jo y va­lo­res con­ser­va­do­res que no tiene por qué com­par­tir las ideas ni las prio­ri­da­des de la éli­te in­te­lec­tual y aca­dé­mi­ca o las mi­no­rías ra­cia­les”, aña­de Ro­bin­son.

14. Vis­to así, la lle­ga­da a la pre­si­den­cia de Oba­ma se­ría la gran vic­to­ria de 1968. O ca­si, se­gún Gon­zá­lez Ferriz. “Se le re­la­cio­na­ba con los de­re­chos ci­vi­les y el pro­gre­sis­mo de la re­vo­lu­ción con­tra­cul­tu­ral de los se­sen­ta, pe­ro se dis­tan­ció de la he­ren­cia del 68 tras ga­nar las pri­me­ras pre­si­den­cia­les. Aque­llas fue­ron las gue­rras de nues­tros pa­dres, vino a de­cir”.

15. Unas gue­rras cu­yo com­bus­ti­ble, como de­cía Ta­riq Ali, fue esa ra­bia que él echa­ba de me­nos y que se con­su­mi­ría sin de­jar ape­nas ras­tro en ese par de dé­ca­das con­vul­sas y caó­ti­cas que fue­ron los se­sen­ta y los se­ten­ta.

La lle­ga­da a la pre­si­den­cia de Oba­ma se­ría la gran vic­to­ria de 1968.

(Si­pa)

Ima­gen del Ma­yo fran­cés.

(Si­pa) (Si­pa)

El pas­tor Mar­tin Lut­her King es con­si­de­ra­do como el prin­ci­pal mi­li­tan­te de la no vio­len­cia con­tra la dis­cri­mi­na­ción ra­cial en la le­gis­la­ción es­ta­dou­ni­den­se. Co­no­ci­do como 'Dany el ro­jo', Da­niel Cohn-Ben­dit fue uno de los 'Ocho de Nan­te­rre' que pren­dió la me­cha al 'Ma­yo fran­cés'.

(Si­pa)

Los car­te­les grá­fi­cos for­man par­te de la cul­tu­ra del 68.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.