Ro­cío Mo­li­na, la bai­lao­ra ex­tre­ma

La cho­ré­grap­he es­pag­no­le Ro­cío Mo­li­na sur scè­ne et sur grand écran.

Vocable (Espagnol) - - Édito | Sommaire -

De­puis ses dé­buts à 17 ans, la puis­san­ce de son ‘za­pa­tea­do’ et ses au­da­ces cho­ré­grap­hi­ques ont fait d’elle la nou­ve­lle icô­ne du fla­men­co con­tem­po­rain. A 34 ans, en­cein­te de sept mois, Ro­cío Mo­li­na mon­te le 9 oc­to­bre pro­chain sur la scè­ne du Théâ­tre de Chai­llot pour pré­sen­ter son Gri­to Pe­lao. Au mê­me mo­ment sor­ti­ra dans les sa­lles le do­cu­men­tai­re Im­pul­so, splen­di­de por­trait de cet­te étoi­le du fla­men­co.

Es una bai­lao­ra úni­ca. La más re­vo­lu­cio­na­ria de su ge­ne­ra­ción. Lle­va el fla­men­co al lí­mi­te a ba­se de des­obe­de­cer la tra­di­ción pa­ra vol­ver siem­pre a ella. Ha co­se­cha­do to­dos los pre­mios. Ha pues­to a Ba­rish­ni­kov a sus pies. Aho­ra bus­ca la fuer­za des­de la quie­tud, se ha in­se­mi­na­do pa­ra con­ce­bir un hi­jo y quie­re con­tar­lo bai­lan­do.

2. Tres noes ale­ja el fí­si­co de Ro­cío Mo­li­na (Má­la­ga, 1984) del per­fil de una bai­lao­ra. No tie­ne al­tu­ra. No es es­bel­ta. No tie­ne ros­tro fla­men­co. Tres noes que ha oí­do siem­pre en bo­cas aje­nas. Que le han he­cho sen­tir­se di­fe­ren­te. Pe­ro re­sul­ta que, des­de los tres años, su em­pe­ño ha si­do bai­lar fla­men­co. Y lo que se gra­ba a fue­go en la men­te de un ni­ño no tie­ne bo­rra­do fá­cil. Pa­sa tam­bién que su cuer­po guar­da chis­pa den­tro. Por eso le es im­po­si­ble es­tar­se quie­ta. Sus car­nes las re­co­rren ve­nas que bien po­drían ser ca­bles de alta ten­sión. Si la co­rrien­te que trans­mi­ten va a sus pier­nas, el ta­lón se le sube co­mo un re­sor­te al glú­teo. Si el im­pul­so se di­ri­ge a sus bra­zos, sus de­dos se es­ti­ran y ati­zan con rit­mo una ba­ran­di­lla de ma­de­ra o lo que sea que pi­lle por me­dio. No tie­ne al­tu­ra. No es es­bel­ta. No tie­ne ros­tro fla­men­co. Y, pe­se a eso, la bai­lao­ra ha re­vo­lu­cio­na­do el gé­ne­ro.

LA 'CHI­NI­TA'

3. Di­ce que de ni­ña la lla­ma­ban 'la chi­ni­ta'. Se­ría por­que su ca­ra es re­don­da. Sus ojos tie­nen un to­que asiá­ti­co y su na­riz, que se re­plie­ga ha­cia arri­ba des­de la pun­ta, de­ja ver sus fo­sas na­sa­les. Por ellas co­ge ai­re y cuen­ta: “Cuan­do era pe­que­ña, la gen­te me veía y no se po­día ima­gi­nar que yo qui­sie­ra ser bai­lao­ra o que me arran­ca­ra por ta­ran­tos, que es el pri­mer pa­lo que yo bai­lé”. Ex­pli­ca que tam­po­co per­te­ne­ce a una fa­mi­lia con tra­di­ción fla­men­ca y que a los tres años su ma­dre la apun­tó a una aca­de­mia de bai­le. A los sie­te ya sa­bía que que­ría ser pro­fe­sio­nal. Sen­tía que la dan­za pa­ra ella no era un jue­go, que se con­cen­tra­ba de­ma­sia­do. Al cum­plir los 13 qui­so dar un pa­so más e in­gre­sar en el Real Con­ser­va­to­rio de Dan­za de Madrid. Pe­ro des­de el Con­ser­va­to­rio de Má­la­ga, don­de es­tu­dia­ba, le ad­vir­tie­ron de que su fí­si­co no iba a dar el per­fil: “Es­ta­ba más an­cho­ta, me pi­lló en pleno desa­rro­llo. Me lle­va­ron al en­do­crino por­que de­cían que así no po­dría bai­lar. Que no me iban a acep­tar en las prue­bas. Fue muy du­ro. Siem­pre he te­ni­do que lu­char con­tra no dar el per­fil”. Pe­ro Mo­li­na pa­só las prue­bas y a los 17 fi­na­li­zó sus es­tu­dios con ma­trí­cu­la de ho­nor. “Al fi­nal ha re­sul­ta­do ser una ven­ta­ja. Co­mo me veía di­fe­ren­te a las de­más, em­pe­cé a so­fis­ti­car­me. Me mo­vía una fuer­za ma­yor, y eso ha mar­ca­do mi tra­yec­to­ria. He cre­ci­do a ba­se de es­for­zar­me más que otras bai­lao­ras. Por ejem­plo, a mí las ro­di­llas, por mi mus­cu­la­tu­ra, no se me es­ti­ran de la mis­ma for­ma. O me cues­ta mu­cho mo­ver la ca­de­ra en círcu­los, co­mo las mu­je­res. To­do es­to me hi­zo

creer mu­cho más en mí y pen­sar: ‘Va­le, yo no ten­go es­to, pe­ro voy a desa­rro­llar al­go más fuer­te: una per­so­na­li­dad pro­pia”.

4. El pal­ma­rés de Mo­li­na es ex­ten­so: ha re­ci­bi­do lec­cio­nes de fi­gu­ras co­mo Ra­fae­la Carrasco o Eva Yer­ba­bue­na, ha bai­la­do en la com­pa­ñía de Ma­ría Pa­gés, ha com­par­ti­do es­ce­na­rio con La Cha­na, e Is­rael Gal­ván le pro­pu­so co­mo re­to una im­pro­vi­sa­ción. A los 20 años fun­dó su pro­pia com­pa­ñía, con la que ha crea­do cer­ca de una de­ce­na de mon­ta­jes. Con 26 re­ci­bió el Pre­mio Na­cio­nal de Dan­za. Y a los 28 tra­tó de le­van­tar del sue­lo al le­gen­da­rio bai­la­rín Mi­jaíl Ba­rish­ni­kov, por­que es­te se ha­bía arro­di­lla­do an­te ella a las puer­tas de su ca­me­rino des­pués de ver­la bai­lar.

5. La ma­la­gue­ña ya no es una jo­ven pro­me­sa. Se ha con­ver­ti­do en una reali­dad que, con su cuer­po me­nu­do, jue­ga a es­ti­rar el fla­men­co has­ta don­de dé de sí. Los oles se le es­tán cam­bian­do por bra­vos y las pal­mas por aplau­sos. Los más pu­ris­tas sien­ten su ar­te más cer­ca del tea­tro o de la dan­za con­tem­po­rá­nea que de lo jon­do, pe­ro su bai­le se apo­ya en un pro­fun­do co­no­ci­mien­to del fla­men­co clá­si­co. Re­sul­ta re­ve­la­dor ob­ser­var la evo­lu­ción de su bai­le a tra­vés de la opi­nión de los crí­ti­cos. En 2008, Mo­li­na es­tre­nó su es­pec­tácu­lo Oro vie­jo, una re­fle­xión so­bre el pa­so del tiem­po. El pe­rio­dis­ta Ma­nuel Bohór­quez vio el mon­ta­je y es­cri­bió: “¿Có­mo va a de­frau­dar una ar­tis­ta co­mo Ro­cío Mo­li­na? (…) Anun­cia la pró­xi­ma re­vo­lu­ción del bai­le fla­men­co que ya ha co­men­za­do”.

EX­PE­RI­MEN­TA­CIÓN

6. El bai­le ex­pe­ri­men­ta des­de ha­ce unos años, ex­pli­ca el pe­rio­dis­ta Juan Jo­sé Té­llez, la mis­ma re­vo­lu­ción que vi­vió en su día la gui­ta­rra con Paco de Lu­cía o el can­te con Ca­ma­rón. Una evo­lu­ción con in­di­ca­do­res muy no­ta­bles. Fi­gu­ras co­mo Is­rael Gal­ván, que han ido más allá del ho­ri­zon­te que se les te­nía pre­vis­to. “Es­ta­mos en un mo­men­to de rein­ven­ción del bai­le fla­men­co. Ro­cío in­no­va y al mis­mo tiem­po con­ser­va un po­so de tra­di­ción. En su ar­te se pue­de ver que el bai­le es nue­vo, pe­ro vie­ne de le­jos. El fla­men­có­lo­go Fé­lix Gran­de de­cía de Paco de Lu­cía que res­pe­ta­ba la tra­di­ción, pe­ro la des­obe­de­cía, y Ro­cío res­pon­de a ese mis­mo per­fil. Es una ab­so­lu­ta es­pon­ja que al mis­mo tiem­po ex­trae ele­men­tos de la dan­za con­tem­po­rá­nea, de la mú­si­ca ét­ni­ca y de mu­chas in­fluen­cias di­ver­sas, no so­lo de las ca­nó­ni­cas”.

7. A Mo­li­na el fla­men­co le ha­ce vi­brar más que nin­gún otro es­ti­lo. Se bus­ca a tra­vés de él. Cuan- to más le­jos va, más cer­ca se sien­te de lo jon­do, y no le im­por­ta que la crí­ti­ca pien­se lo con­tra­rio: “Yo no bai­lo pa­ra ellos. Ni si­quie­ra pa­ra el pú­bli­co. Bai­lo por­que lo ne­ce­si­to; si no, mo­ri­ría. Ha­go lo que quie­ro en el es­ce­na­rio y me en­can­ta que los es­pec­ta­do­res ten­gan tam­bién esa li­ber­tad de pen­sar y de­cir de mi bai­le lo que les pa­rez­ca. Me gus­ta ver las dis­tin­tas reac­cio­nes de la gen­te y me re­sul­ta di­ver­ti­do cuan­do se en­fa­da por­que yo no lo ha­go pa­ra mo­les­tar a na­die. Bue­nas o ma­las, pro­vo­car emo­cio­nes es lo que más me gus­ta”.

A los 20 años fun­dó su pro­pia com­pa­ñía, con la que ha crea­do cer­ca de una de­ce­na de mon­ta­jes.

(Ch­ris­top­he Ray­naud)

Ima­gen de su es­pec­tácu­lo Gri­to Pe­lao du­ran­te el pa­sa­do fes­ti­val de Avig­non.

(Si­pa)

Ima­gen de su es­pec­tácu­lo Caí­da del cie­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.