MAU­RI­CIO MA­CRI EN CRI­SIS

Mau­ri­cio Ma­cri en cri­se

Vocable (Espagnol) - - Enjeux -

17 ans après la dou­lou­reu­se cri­se qui a plon­gé des mi­llions d’Ar­gen­tins dans la pau­vre­té, l’Ar­gen­ti­ne af­fron­te une nou­ve­lle tem­pê­te mo­né­tai­re. La chu­te du pe­so en­traî­ne une hy­pe­rin­fla­tion, des li­cen­cie­ments à la chaî­ne et des me­su­res d’aus­té­ri­té dras­ti­ques im­po­sées par le FMI. Elu en 2015 sur la pro­mes­se de re­le­ver l’éco­no­mie, le pré­si­dent ar­gen­tin de cen­tre droit Mau­ri­cio Ma­cri se con­fron­te à la co­lè­re de la po­pu­la­tion…

Ma­cri cum­plió a me­dia­dos de sep­tiem­bre 1000 días co­mo pre­si­den­te. El 10 de di­ciem­bre de 2015, mi­nu­tos des­pués de asu­mir, bai­ló al rit­mo de una cum­bia en el mí­ti­co bal­cón de la Ca­sa Ro­sa­da. Na­da po­día sa­lir mal. El mun­do re­ci­bía con los bra­zos abier­tos a es­te ami­go de los mer­ca­dos dis­pues­to a des­ar­mar los des­a­gui­sa­dos eco­nó­mi­cos de 12 años de kirch­ne­ris­mo. Pe­ro su es­tre­lla se ha apa­ga­do. La economía es­tá en cri­sis y Ma­cri ha di­la­pi­da­do las ex­pec­ta­ti­vas. Por pri­me­ra vez, su fi­gu­ra su­ma más re­cha­zo que apo­yo en­tre los ar­gen­ti­nos.

2. “He vi­vi­do los peo­res cin­co me­ses de mi vi­da”, di­jo Mau­ri­cio Ma­cri días atrás, cuan­do anun­ció que el país de­bía vol­ver, por se­gun­da vez des­de ju­nio, a ne­go­ciar un res­ca­te con el FMI. Fue el co­ro­la­rio de una cri­sis que no sa­be cuán­do em­pe­zó ni cuán­do ter­mi­na. Los ar­gen­ti­nos pa­sa­ron en dos años y me­dio de creer con op­ti­mis­mo en un fu­tu­ro me­jor al mie­do a lo que ven­drá. Ma­cri es­tá pa­gan­do el pre­cio de sus erro­res, pe­ro tam­bién de sus pro­me­sas. La “llu­via de in­ver­sio­nes” nun­ca lle­gó, la in­fla­ción no ba­jó y por pri­me­ra vez en mu­chos años el va­lor del pe­so fren­te al dó­lar se co­ló en las con­ver­sa­cio­nes dia­rias.

DI­FI­CUL­TAD

3. Ma­cri asu­mió en di­ciem­bre de 2015 con una ima­gen po­si­ti­va del 66 %, una ci­fra inusual cons­trui­da du­ran­te la cam­pa­ña co­mo es­pe­jo de la ex­pre­si­den­ta Cristina Fer­nán­dez de Kirch­ner. Hoy, la po­pu­la­ri­dad del pre­si­den­te ha caí­do has­ta el 45 %, se­gún da­tos de la con­sul­to­ra Iso­no­mía. El quie­bre se pro­du­jo en ju­nio, cuan­do el Go­bierno pi­dió la pri­me­ra ayu­da al Fon­do. Ese fue el mes en que la ima­gen ne­ga­ti­va de Ma­cri su­peró por pri­me­ra vez a la po­si­ti­va. A par­tir de en­ton­ces to­do ha si­do cues­ta arri­ba. ¿Qué ha pa­sa­do? “Ma­cri siem­pre es­tu­vo an­cla­do en las ex­pec­ta­ti­vas. El pre­sen­te era re­gu­lar, pe­ro el ar­gen-

tino veía un fu­tu­ro que pro­me­tía. Esa ló­gi­ca de an­cla­je en el fu­tu­ro fue una fi­gu­ra ex­pli­ca­ti­va del Go­bierno. El pro­ble­ma es que aho­ra es­tá ero­sio­na­da y cre­ce la des­con­fian­za”, di­ce Pa­blo Kno­poff, so­cio fun­da­dor de Iso­no­mía.

LOS FON­DOS BUI­TRES

4. Ma­cri ini­ció su go­bierno co­mo un ven­da­val. En po­cos me­ses pa­gó la deu­da he­re­da­da con los lla­ma­dos “fon­dos bui­tre”, or­de­nó las es­ta­dís­ti­cas ofi­cia­les, apro­bó con apo­yo del pe­ro­nis­mo le­yes cla­ve pa­ra lu­char con­tra la co­rrup­ción y el nar­co­trá­fi­co y, so­bre to­do, dio un inusi­ta­do im­pul­so a la obra pú­bli­ca. Fue­ron tiem­pos en que in­clu­so se ani­mó a me­di­das an­ti­po­pu­la­res, co­mo el au­men­to de las ta­ri­fas de los ser­vi­cios pú­bli­cos, mien­tras apos­ta­ba al “gra­dua­lis­mo” pa­ra re­du­cir gas­tos sin afec­tar la si­tua­ción so­cial. Re­ci­bía a cam­bio mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res de in­ver­so­res atraí­dos por be­ne­fi­cios ré­cord y el apo­yo ca­ra a ca­ra de los prin­ci­pa­les lí­de­res mun­dia­les, que por pri­me­ra vez se to­ma­ban un avión pa­ra via­jar has­ta Bue­nos Ai­res, co­mo Ba­rack Oba­ma o Án­ge­la Mer­kel. Al fin un pre­si­den­te no peronista se en­ca­mi­na­ba a una ges­tión sin so­bre­sal­tos, con la re­elec­ción co­mo ho­ri­zon­te en 2019.

5. “Los sue­ños re­elec­cio­nis­tas tem­pra­ne­ros ge­ne­ra­ron un des­ca­la­bro”, ad­vier­te Mar­ce­lo Ber­mo­lén, di­rec­tor del Pro­gra­ma de Ca­li­dad Ins­ti­tu­cio­nal de la Uni­ver­si­dad Aus­tral. “Es lo que le sue­le pa­sar a los po­lí­ti­cos ar­gen­ti­nos. Las de­ci­sio­nes no se to­man en fun­ción de las ne­ce­si­da­des del país sino por ne­ce­si­dad elec­to­ral. Por eso Ma­cri se que­dó a mi­tad de ca­mino en las ex­pec­ta­ti­vas que ge­ne­ró. Aun­que man­tie­ne un nú­cleo an­ti­kirch­ne­ris­ta que lo si­gue apo­yan­do por te­mor al re­gre­so del pa­sa­do, has­ta aho­ra ha mos­tra­do más slo­gans de cam­pa­ña que lo­gros”, opi­na.

6. Los nú­me­ros de la economía no ayu­dan a Ma­cri a con­cre­tar lo pro­me­ti­do, sin­te­ti­za­do en las fra­ses “re­vo­lu­ción de la ale­gría” y “po­bre­za ce­ro”, que ya no usa. En di­ciem­bre pa­sa­do, el Go­bierno va­ti­ci­nó un cre­ci­mien­to de la economía del 3,5 %, pe­ro el PIB cae­rá 2,4 %, se­gún las pro­yec­cio­nes de Mor­gan Stan­ley. La in­fla­ción, es­ti­ma­da pa­ra es­te año en 15 %, lle­ga­rá a di­ciem­bre por arri­ba del 40 %. El me­ca­nis­mo de la tor­men­ta es­tá bien acei­ta­do. An­te el mie­do, los ar­gen­ti­nos se vuel­can al dó­lar y ace­le­ran la de­pre­cia­ción del pe­so. Si el pe­so va­le me­nos, sube la in­fla­ción. Si sube la in­fla­ción, cae el cré­di­to, se pa­ra­li­za el con­su­mo y ya no fal­ta­rá mu­cho pa­ra que crez­can el des­em­pleo y la po­bre­za. Es­te círcu­lo vi­cio­so es di­fí­cil de pa­rar, so­bre to­do si uno se en­cuen­tra en me­dio de un du­ro ajus­te fis­cal, co­mo Ma­cri.

7. La hui­da de ca­pi­ta­les de los mer­ca­dos emer­gen­tes, pro­duc­to de la subida de ta­sas en EE. UU., obli­gó a Ar­gen­ti­na a apre­tar­se el cin­tu­rón an­tes de lo pla­nea­do. Ma­cri pro­me­tió al FMI que en 2019 lle­ga­rá al dé­fi­cit ce­ro pri­ma­rio (sal­do an­tes del pa­go de la deu­da) a cam­bio de ace­le­rar la en­tre­ga del res­ca­te de 50 000 mi­llo­nes de dó­la­res acor­da­do en ju­nio. El pre­si­den­te su­ma nue­vas “pa­la­bras mal­di­tas” pa­ra la opi­nión pú­bli­ca: a 'FMI' y 'ajus­te', aho­ra ha­bla de 'dé­fi­cit ce­ro'. To­das ellas son ré­mo­ras de la cri­sis que an­ti­ci­pó la de­ba­cle de 2001, aun­que no hay quien no se es­fuer­za por acla­rar que hoy na­da es igual a aque­llo, por­que el pe­so flo­ta, los ban­cos es­tán sa­nos y, so­bre to­do, EE. UU. es­tá dis­pues­to a ten­der una mano ge­ne­ro­sa.

8. En es­te es­ce­na­rio de cri­sis, Ma­cri es­tá obli­ga­do a rein­ven­tar­se, por­que ya no le al­can­za el re­la­to de cam­pa­ña. “Ma­cri reite­ra que es­tá en el ca­mino co­rrec­to, pe­ro la reali­dad le im­po­ne cam­bios. Ten­drá que con­sen­suar con su pro­pia alian­za, de­be­rá mos­trar aus­te­ri­dad, ape­go a la ley, diá­lo­go y equi­li­brar la economía con la vis­ta pues­ta en las fran­jas más vul­ne­ra­bles”, agre­ga Ber­mo­lén. El fu­tu­ro po­lí­ti­co de Ma­cri de­pen­de de ello.

An­te el mie­do, los ar­gen­ti­nos se vuel­can al dó­lar y ace­le­ran la de­pre­cia­ción del pe­so.

(SI­PA)

El pre­si­den­te per­dió es­te año 20 pun­tos de po­pu­la­ri­dad.

(Si­pa)

La cuar­ta huel­ga ge­ne­ral con­tra la política eco­nó­mi­ca del Go­bierno de Mau­ri­cio Ma­cri fue con­vo­ca­da el pa­sa­do 25 de sep­tiem­bre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.