O sea, la de mu­le­ti­llas que usa­mos, ¿sa­bes?

Les mots bé­qui­lles à la lou­pe des so­cio­lo­gues.

Vocable (Espagnol) - - Édito | Sommaire - POR LO­LA PONS RODRÍGUEZ

"C’est clair", "c’est gra­ve", "j’ima­gi­ne"… Voi­ci des exem­ples de tics de lan­ga­ge que l’on uti­li­se fré­quem­ment en fra­nçais. Ces mots bé­qui­lles ser­vent sou­vent de res­pi­ra­tion dans la com­mu­ni­ca­tion et re­flè­tent aus­si des ten­dan­ces étu­diées par les so­cio­lo­gues. Mais qu’en est-il de leurs équi­va­lents es­pag­nols ? Com­ment analy­se-t-on ces mo­des lan­ga­giè­res ou­tre Py­ré­nées ?

En plan", "o sea", "di­ga­mos", "es­te", "en ver­dad", "¿sí o qué?", "tú sa­bes", "hombre"... ¿Cuál es tu mu­le­ti­lla? Las hay com­par­ti­das por to­dos los ha­blan­tes del es­pa­ñol (co­mo "mi­ra" o "bueno"); las hay es­pe­cia­li­za­das por zo­nas ("es­te", en el es­pa­ñol ame­ri­cano mu­cho más fre­cuen­te que en el es­pa­ñol eu­ro­peo) y al­gu­nas son pro­pias de una edad (co­mo el desa­rro­llo re­cien­te de "en plan"); pe­ro, de un ti­po u otro, usa­mos es­tas ex­pre­sio­nes a dia­rio.

2. Lla­ma­mos co­lo­quial­men­te a esas ex­pre­sio­nes 'mu­le­ti­llas' por­que nos apo­ya­mos en ellas, igual que el que se ayu­da de un bas­tón o mu­le­ta o se au­xi­lia de al­gún ins­tru­men­to pa­ra po­der se­guir an­dan­do. Co­mo si la con­ver­sa­ción fue­se un ca­mino que tran­si­ta­mos, las mu­le­ti­llas nos sir­ven pa­ra sos­te­ner­nos al ha­blar y orien­tan a nues­tro in­ter­lo­cu­tor so­bre nues­tra ac­ti­tud an­te lo que es­ta­mos di­cien­do o pa­ra co­rre­gir­nos ("he lle­ga­do a las sie­te, bueno, a las sie­te pa­sa­das"). 3. Usar es­ta cla­se de for­mas no es un re­cur­so nue­vo ni re­cien­te en nues­tro idio­ma. Pa­la­bras con va­lor de apo­yo o de ape­la­ción al oyen­te han exis­ti­do des­de an­ti­guo, aun­que nues­tros an­te­pa­sa­dos las lla­ma­ban de otra for­ma. Par­tien­do del nom­bre 'bor­dón' (que sig­ni­fi­ca "bas­tón al­to en que apo­yar­se"), an­ti­gua­men­te eran de­no­mi­na­das 'bor­do­nes' o 'bor­don­ci­llos'. En los si­glos XVI y XVII eran mu­le­ti­llas o bor­do­nes fra­ses co­mo "bien me en­tien­des", "ya di­go", "se­pa vues­tra mer­ced"... y cau­sa­ban tan­to fas­ti­dio co­mo aho­ra a los que pres­cri­bían có­mo se de­bía ha­blar.

¿ENTENDEISME?

4. En su Diá­lo­go de la len­gua de 1535, Juan de Val­dés cri­ti­ca­ba los “bor­do­nes de ne­cios” y en­tre ellos sub­ra­ya­ba el abo­mi­na­ble uso que al­gu­nos ha­cían de "¿entendeisme?" cuan­do “no les vie­ne a la me­mo­ria el vo­ca­blo tan pres­to co­mo se­ría me­nes­ter y os lo di­cen mu­chas ve­ces sin ha­ber co­sa que im­por­te en­ten­der­la”.

5. To­dos te­ne­mos una mu­le­ti­lla que re­pe­ti­mos más que otras, aun­que esa que­ren­cia nos es más fá­cil ver­la en los de­más que en no­so­tros mis­mos. Cuan­do los imi­ta­do­res ca­rac­te­ri­zan a un per­so­na­je, ti­ran de mu­le­ti­llas pa­ra evo­car­lo: los ex­pre­si­den­tes del Go­bierno, Fe­li­pe Gon­zá­lez y Jo­sé Ma­ría Az­nar, eran imi­ta­dos con "por con­si­guien­te" y "mi(re) us­ted", res­pec­ti­va­men­te; Pe­dro Sánchez em­pie­za a ser­lo con un "fí­je­se us­ted" con el que ape­la al en­tre­vis­ta­dor de ma­ne­ra cons­tan­te.

6. Téc­ni­ca­men­te es­tas pa­la­bras no se lla­man mu­le­ti­llas; en las gra­má­ti­cas del es­pa­ñol mo­derno se co­no­cen co­mo 'mar­ca­do­res dis­cur­si­vos' y sue­len te­ner eti­que­tas es­pe­cí­fi­cas se­gún su sig­ni­fi­ca­do: los hay de reac­ción ("hombre",

Lla­ma­mos co­lo­quial­men­te a esas ex­pre­sio­nes 'mu­le­ti­llas' por­que nos apo­ya­mos en ellas.

"mu­jer", "tío"), de ate­nua­ción ("bueno", "yo di­ría", "es co­mo muy...") o de de­man­da ("¿me en­tien­des?", "¿oyes?"), en­tre otras de­no­mi­na­cio­nes. A di­fe­ren­cia de los ver­bos, los ad­je­ti­vos, los sus­tan­ti­vos y otras par­tes clá­si­cas de la gra­má­ti­ca que se es­tu­dian mu­cho y muy bien en las es­cue­las, los mar­ca­do­res sue­len re­ci­bir una aten­ción más bien mar­gi­nal en los li­bros de tex­to es­co­la­res y aun­que en los úl­ti­mos años los lin­güis­tas los he­mos em­pe­za­do a es­tu­diar con de­ta­lle y hay in­clu­so dic­cio­na­rios es­pe­cí­fi­cos de­di­ca­dos a ellos, los mar­ca­do­res si­guen sien­do con­si­de­ra­dos los ele­men­tos más ra­ros e in­cla­si­fi­ca­bles de cual­quier len­gua. De he­cho, en­tre las co­sas más di­fí­ci­les de apren­der si es­tu­dias un se­gun­do idio­ma es­tán es­tas par­tí­cu­las o mar­ca­do­res dis­cur­si­vos.

7. Esa ra­re­za o mar­gi­na­li­dad tie­ne que ver en par­te con su sig­ni­fi­ca­do po­co ex­plí­ci­to: to­dos sa­be­mos lo que sig­ni­fi­ca 'hombre', pe­ro cuan­do un pro­fe­sor di­ce a su gru­po de es­tu­dian­tes “Ca­llaos, hombre, ya”, usa 'hombre' en sin­gu­lar pa­ra alu­dir a un gru­po plu­ral; al­go pa­re­ci­do ocu­rre si, ha­blan­do jus­ta­men­te con una mu­jer, le pe­di­mos: "Hombre, no me di­gas eso". Cuan­do una pa­la­bra se me­te en el peligroso ca­mino de tra­ba­jar co­mo mar­ca­dor dis­cur­si­vo sus­pen­de su sig­ni­fi­ca­do ha­bi­tual y se ha­ce in­va­ria­ble en gé­ne­ro y nú­me­ro.

CRO­NO­LO­GÍA

8. Pe­ro es que, ade­más, ese ca­mino es­tá sien­do ini­cia­do cons­tan­te­men­te por pa­la­bras nue­vas, por lo que es di­fí­cil ha­cer un re­per­to­rio ce­rra­do de mar­ca­do­res de nues­tra len­gua. Así co­mo hay mar­ca­do­res que lo fue­ron ayer y hoy (el "entendeisme" que cri­ti­ca­ba Val­dés en el XVI es el her­mano del ai­ra­do "¿me en­tien­des?" con el que ta­pa bo­cas Be­lén Esteban), otros han ini­cia­do su ca­mino en fe­cha tan re­cien­te que po­de­mos re­co­rrer su historia sim­ple­men­te hur­gan­do en la me­mo­ria de nues­tros ma­yo­res. La for­ma "o sea" se ha usa­do his­tó­ri­ca­men­te en es­pa­ñol pa­ra re­for­mu­lar al­go (“no que­dan pla­zas pa­ra es­tu­diar ita­liano, o sea, se ha lle­na­do ya ese cur­so”), pe­ro en el si­glo XX se em­pe­zó a uti­li­zar a fi­nal de fra­se pa­ra si­tuar­se an­te lo di­cho, re­for­zán­do­lo o sua­vi­zán­do­lo: “Luis me ha de­ja­do por te­lé­fono. Es un im­pre­sen­ta­ble, o sea”. Es un uso que ini­cia­ron los ha­blan­tes na­ci­dos en la se­gun­da mi­tad del si­glo XX. 9. Si­mi­lar es lo ocu­rri­do en el es­pa­ñol de Es­pa­ña des­de los años 80 con la pa­la­bra "ven­ga" pa­ra ir aca­ban­do una char­la o ce­rrar un acuer­do. Es­te se­gun­do uso se ha desa­rro­lla­do re­cien­te­men­te, de he­cho ha­blan­tes de es­pa­ñol au­sen­tes un tiem­po del país lo vie­ron co­mo in­só­li­to cuan­do a su vuel­ta se to­pa­ron con ese nue­vo va­lor de "ven­ga".

10. Usar es­tas ex­pre­sio­nes no es co­rrec­to ni in­co­rrec­to en sí mis­mo: cen­su­rar es­ta cla­se de pa­la­bras o des­apro­bar su uso se­ría co­mo re­pro­char que use­mos ver­bos, ad­je­ti­vos o un so­ni­do con­cre­to, o co­mo prohi­bir que uti­li­zá­ra­mos en las con­ver­sa­cio­nes los tí­pi­cos ele­men­tos de apo­yo ("eh", "umm"). Sí, es ló­gi­co re­co­men­dar que en de­ter­mi­na­dos ám­bi­tos nos es­me­re­mos en no abu­sar de ellas. Co­mo ya sa­be­mos, la len­gua es un edi­fi­cio y ma­ne­jar­la es re­co­rrer con sol­tu­ra to­das las plan­tas posibles. Pues bien, hay plan­tas en que de­ter­mi­na­dos mar­ca­do­res o el uso cons­tan­te de ellos pue­de re­sul­tar di­so­nan­te. Con­que, bueno, pues eso es lo que que­ría ex­pli­car de las mu­le­ti­llas y tal. Di­ga­mos que voy ter­mi­nan­do, tú me en­tien­des, ¿no?

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.