Por­qué Es­pa­ña evi­tó en­trar en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial

La neu­tra­li­té de l’Es­pag­ne pen­dant la Pre­miè­re Gue­rre mon­dia­le.

Vocable (Espagnol) - - Édito | Sommaire - POR CÉ­SAR CER­VE­RA

L’Es­pag­ne n’a par­ti­ci­pé à au­cu­ne des deux gue­rres mon­dia­les. Mi­né par une cri­se éco­no­mi­que pro­fon­de et des pro­blè­mes de lo­gis­ti­que mi­li­tai­re, le ro­yau­me d’Alp­hon­se XIII a choi­si de res­ter neu­tre en 1914. Mais la di­plo­ma­tie es­pag­no­le ne s’est pas con­ten­tée de res­ter spec­ta­tri­ce du con­flit… A l’oc­ca­sion du cen­te­nai­re de l’Ar­mis­ti­ce, re­tour sur le rô­le de l’Es­pag­ne dans la Gran­de Gue­rre.

En vís­pe­ras del cen­te­na­rio del fi­nal de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, que­dan po­cas cues­tio­nes que el bom­bar­deo bi­blio­grá­fi­co de es­te año no ha­ya sa­ca­do a la luz. ¿Có­mo de cer­ca es­tu­vo Es­pa­ña de in­vo­lu­crar­se en el con­flic­to? ¿De par­te de qué ban­do lo hu­bie­ra he­cho? Más allá de la opinión ge­ne­ra­li­za­da: Es­pa­ña es­ta­ba com­pro­me­ti­da con In­gla­te­rra y Fran­cia a que, cuan­do Ita­lia en­tra­ra en la gue­rra, uni­ría en ese mis­mo ins­tan­te su flo­ta a las po­ten­cias alia­das. So­lo la in­de­ci­sión de Ita­lia evi­tó que Es­pa­ña se su­mer­gie­ra en un con­flic­to que de­jó tras de sí al­re­de­dor de 20 mi­llo­nes de muer­tos.

2. De las ce­ni­zas del desas­tre de 1898, la Ar­ma­da es­pa­ño­la tra­tó de re­sur­gir con el lla­ma­do 'pro­yec­to Fe­rrán­diz' —en re­fe­ren­cia al mi­nis­tro de la Ma­ri­na que lo im­pul­só— que pla­nea­ba la mo­der­ni­za­ción de los po­cos bu­ques, to­tal­men­te ob­so­le­tos, que ha­bían so­bre­vi­vi­do al com­ba­te con­tra EE. UU. y la cons­truc­ción de nue­vos aco­ra­za­dos. Na­die du­da­ba de la ne­ce­si­dad de mo­der­ni­zar la Ar­ma­da, pues­to que Es­pa­ña se­guía vi­vien­do ro­dea­da de ma­res, pe­ro mu­chos cues­tio­na­ban que nues­tro país con­ta­ra con la tecnología y la in­dus­tria re­que­ri­das pa­ra aco­me­ter un plan tan am­bi-

cio­so. «¡Que in­ven­ten otros!», la fa­mo­sa afir­ma­ción atri­bui­da a Mi­guel de Una­muno, sir­ve de sín­te­sis so­bre la fal­ta de fe en la cien­cia es­pa­ño­la que se res­pi­ra­ba en esos años. Si Al­fon­so XIII que­ría mo­der­ni­zar la Ar­ma­da, iba a ne­ce­si­tar de la ayu­da de al­gu­na po­ten­cia pun­te­ra.

3. No obs­tan­te, tras el desas­tre de Cu­ba, lo que me­nos te­nía Es­pa­ña era apo­yos in­ter­na­cio­na­les y, en un tiem­po don­de «el de­re­cho era la fuer­za», se te­mía que otra po­ten­cia apro­ve­cha­ra la de­bi­li­dad es­pa­ño­la pa­ra con­quis­tar Ca­na­rias, Ba­lea­res, Ceu­ta, Me­li­lla o al­gu­na de las po­se­sio­nes afri­ca­nas. De he­cho, exis­ten prue­bas de que Es­ta­dos Uni­dos tra­tó de con­ven­cer a las po­ten­cias eu­ro­peas pa­ra apro­piar­se de Ca­na­rias y re­par­tir­se el res­to de las po­se­sio­nes es­pa­ño­las. So­lo la ri­va­li­dad en­tre las gran­des na­cio­nes evi­tó un acuer­do pa­ra re­par­tir­se los des­po­jos del Im­pe­rio: el con­tex­to de ten­sión pre­vio a la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial ju­gó a fa­vor de Es­pa­ña.

GRAN BRE­TA­ÑA, AL RES­CA­TE DE LA AR­MA­DA

4. An­tes de po­der re­cons­truir la Ar­ma­da, la Monarquía de Al­fon­so XIII de­bió ha­cer fren­te a dos obs­tácu­los: la quie­bra eco­nó­mi­ca del Es­ta­do y el ais­la­mien­to in­ter­na­cio­nal de Es­pa­ña. Las me­di­das de aus­te­ri­dad y re­cor­te del gas­to pú­bli­co im­pul­sa­das por Mi­guel de Vi­lla­nue­va —mi­nis­tro de Ha­cien­da— die­ron sus fru­tos y per­mi­tie­ron dis­mi­nuir la enor­me deu­da que ha­bía de­ja­do la gue­rra de Cu­ba. Pe­ro sa­lir del ais­la­mien­to po­lí­ti­co era una ta­rea to­da­vía más com­pli­ca­da. Es­pa­ña no te­nía mu­cho que apor­tar y sí mu­cho que pe­dir.

5. En 1904, la alian­za en­tre Gran Bre­ta­ña y Fran­cia, dos enemi­gos his­tó­ri­cos, pa­ra ha­cer fren­te al au­men­to de po­der del Im­pe­rio ale­mán die­ron la opor­tu­ni­dad a Es­pa­ña de ga­nar pe­so in­ter­na­cio­nal. Des­pués de re­par­tir­se la ma­yor par­te de Ma­rrue­cos, Gran Bre­ta­ña y Fran­cia ce­die­ron a Es­pa­ña el nor­te del país, a ex­cep­ción de Tán­ger, que se con­vir­tió en un puer­to in­ter­na­cio­nal. Por su­pues­to, Ale­ma­nia de­nun­ció el re­par­to y for­zó la ce­le­bra­ción de una con­fe­ren­cia en Al­ge­ci­ras, en 1906, don­de los es­pa­ño­les ejer­cie­ron de an­fi­trio­nes y se ali­nea­ron de­fi­ni­ti­va­men­te con la «En­ten­te».

6. La coope­ra­ción mi­li­tar en­tre Es­pa­ña y Gran Bre­ta­ña, con el ob­je­ti­vo de do­tar a nues­tra Ar­ma­da de ele­men­tos di­sua­so­rios con­tra las am­bi­cio­nes ger­ma­nas, se plas­mó en 1907 con la vi­si­ta a Car­ta­ge­na del rey Eduar­do VII. Los bri­tá­ni­cos sa­bían que, de es­ta­llar un con­flic­to in­ter­na­cio­nal, «la Ro­yal Navy» no po­dría ale­jar­se mu­cho del Ca­nal de la Man­cha y del Mar del Nor­te, pues allí la flo­ta ale­ma­na con­cen­tra­ría sus ata­ques, y que Fran­cia se­ría in­ca­paz de en­fren­tar­se en so­li­ta­rio con Ita­lia y Aus­tria-Hun­gría. De­vol­ver a la vi­da a la es­cua­dra es­pa­ño­la se an­to­ja­ba una inversión ne­ce­sa­ria pa­ra los in­tere­ses de la «En­ten­te» en el Me­di­te­rrá­neo.

7. Co­mo el his­to­ria­dor Agus­tín Ra­món Ro­drí­guez Gon­zá­lez ex­pli­ca en su li­bro Jai­me Ja­ner Ro­bin- son: Cien­cia y Téc­ni­ca pa­ra la reconstrucción de la Ar­ma­da (Na­val­mil Edi­cio­nes), «los go­bier­nos bri­tá­ni­cos no tu­vie­ron el me­nor reparo en trans­fe­rir tecnología, des­de di­se­ños y per­so­nal es­pe­cia­li­za­do, has­ta ma­te­ria­les que no se fa­bri­ca­ban en Es­pa­ña, pa­ra que nues­tro país se lan­za­ra a cons­truir aco­ra­za­dos "dread­noughts"», los más pun­te­ros de Eu­ro­pa. Así, con so­lo tres de es­tos bu­ques mo­der­nos y otros sie­te bar­cos des­fa­sa­dos Es­pa­ña pa­só de ser una irre­le­van­cia na­val a ser una po­ten­cia es­ti­ma­ble en el Me­di­te­rrá­neo.

8. A cam­bio, Al­fon­so XIII se com­pro­me­tió a in­ter­ve­nir a fa­vor de Fran­cia y Gran Bre­ta­ña lle­ga­do el ca­so de es­ta­llar una gue­rra con­tra Ale­ma­nia y sus alia­dos, en­tre otros, el Im­pe­rio Aus­troHún­ga­ro e Ita­lia, con am­plia pre­sen­cia mi­li­tar en el Ma­re Nos­trum. Pre­ci­sa­men­te, la prin­ci­pal preo­cu­pa­ción del Es­ta­do Ma­yor fran­cés era que no fue­ran ca­pa­ces de tras­la­dar a tiem­po el XIX Cuer­po de Ejér­ci­to, don­de es­ta­ban sus tro­pas de éli­te y la Le­gión Ex­tran­je­ra, des­de Ar­ge­lia y Tú­nez has­ta el co­ra­zón de Eu­ro­pa. Si la flo­ta com­bi­na­da de Es­pa­ña y Fran­cia no pu­die­ra de­rro­tar a la de Ita­lia y Aus­tria, los fran­ce­ses se plan­tea­ban in­clu­so des­em­bar­car las tro­pas di­rec­ta­men­te en un puer­to es­pa­ñol de la zo­na de Le­van­te.

ITA­LIA ROM­PE LA BA­RA­JA

9. Las pre­vi­sio­nes bri­tá­ni­cas iban to­da­vía más allá so­bre lo que es­pe­ra­ban del com­pro­mi­so es­pa­ñol. Aun­que nun­ca se lle­gó a concretar, se ba­ra­jó cons­ti­tuir una fuer­za ex­pe­di­cio­na­ria an­fi­bia de unos 50 000 es­pa­ño­les pa­ra ame­na­zar el li­to­ral ita­liano y sus is­las co­lin­dan­tes. De he­cho, el Go­bierno es­pa­ñol ofre­ció 100 000 sol­da­dos pa­ra la de­fen­sa de la fron­te­ra fran­ce­sa con Ita­lia que, si no se ma­te­ria­li­zó, fue so­lo de­bi­do a las re­ti­cen­cias del Es­ta­do Ma­yor fran­cés y de su je­fe, Jo­seph Joffre.

10. Así y to­do, cuan­do pa­re­cía inevi­ta­ble que Es­pa­ña to­ma­ra par­te por sus alia­dos de la «En­ten­te» a los que les de­bía la reconstrucción de su ar­ma­da, Ita­lia rom­pió en el úl­ti­mo mo­men­to con el guion pre­vis­to. Ar­gu­men­tan­do que, en con­tra de los tér­mi­nos pac­ta­dos, Aus­tria ha­bía si­do la agre­so­ra, se ne­gó a unir­se al ban­do que ha­bía lan­za­do el pri­mer dis­pa­ro. En agos­to de 1914, los ita­lia­nos no hi­cie­ron ho­nor a sus com­pro­mi­sos fir­ma­dos con Ale­ma­nia y per­ma­ne­cie­ron neu- tra­les. Sin la es­pe­ra­da ayu­da de los ita­lia­nos, la flo­ta aus­tria­ca na­da pu­do ha­cer pa­ra evi­tar el tras­la­do de tro­pas fran­ce­sas des­de Áfri­ca.

11. Una vez su­pe­ra­da es­ta fa­se del con­flic­to — que ter­mi­nó por con­ver­tir Eu­ro­pa en una in­men­sa red de trin­che­ras y ba­rro—, Es­pa­ña per­dió su im­por­tan­cia es­tra­té­gi­ca y se vio li­bre de sus obli­ga­cio­nes, lo que le per­mi­tió de­cla­rar­se neutral. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, Ita­lia sí ter­mi­nó por en­trar en la gue­rra un año des­pués, pe­ro lo hi­zo en el ban­do la Tri­ple En­ten­te, for­ma­da por el Reino Uni­do, Fran­cia y el Im­pe­rio ru­so.

NEU­TRA­LI­DAD

12. El 7 de agos­to de 1914, la Ga­ce­ta de Ma­drid pu­bli­ca­ba un real de­cre­to por el que el Go­bierno del con­ser­va­dor Eduar­do Da­to se creía en el «de­ber de or­de­nar la más es­tric­ta neu­tra­li­dad a los súb­di­tos es­pa­ño­les con arre­glo a las le­yes vi­gen­tes y a los prin­ci­pios del de­re­cho pú­bli­co in­ter­na­cio­nal». Du­ran­te el res­to del con­flic­to, no hu­bo mu­cho em­pe­ño en im­pli­car a Es­pa­ña en la gue­rra por­que, bá­si­ca­men­te, a la ma­yo­ría de lí­de­res eu­ro­peos le bas­ta­ba con que se man­tu­vie­ra neutral.

13. Es­pa­ña ya no te­nía mu­cho que apor­tar y, le­jos de ofre­cer pre­ben­das o be­ne­fi­cios a los lí­de­res es­pa­ño­les pa­ra in­gre­sar en la gue­rra, los es­fuer­zos fue­ron di­ri­gi­dos a con­ven­cer a la so­cie­dad ci­vil de la ne­ce­si­dad de in­ter­ve­nir a tra­vés de una pren­sa que, en oca­sio­nes, se ven­dió al ban­do más ge­ne­ro­so. No en vano, se­gún va­rios do­cu­men­tos his­tó­ri­cos, Al­fon­so XIII si­guió con­ven­ci­do en to­do mo­men­to de que lo más pro­ve­cho­so era en­trar en la gue­rra en apo­yo de sus vie­jos alia­dos.

Se­gún va­rios do­cu­men­tos his­tó­ri­cos, Al­fon­so XIII si­guió con­ven­ci­do de que lo más pro­ve­cho­so era en­trar en la gue­rra

(Sipa)

Sol­da­dos en Ver­dun.

(Sipa)

El rey Al­fon­so XIII.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.