Lour­des Al­mei­da: el ojo de la fron­te­ra

La pho­to­grap­he me­xi­cai­ne Lour­des Al­mei­da ex­po­se sa vi­sion de la fron­tiè­re.

Vocable (Espagnol) - - Édito | Sommaire - LOUR­DES AL­MEI­DA

Pen­dant trois ans, la pho­to­grap­he me­xi­cai­ne Lour­des Al­mei­da (1952) a si­llon­né la fron­tiè­re en­tre le Me­xi­que et les Etats-Unis pour té­moig­ner des vies qui se ca­chent de­rriè­re le phé­no­mè­ne mi­gra­toi­re. Cet­te dis­ci­ple de Ma­nuel Ál­va­rez Bravo, ex­po­se son oeu­vre jus­qu’au 26 jan­vier à l’Ins­ti­tut Cul­tu­rel du Me­xi­que dans le ca­dre de la 22iè­me édi­tion de Pa­ris-Pho­to. Elle com­men­te pour nous quel­ques unes des pho­tos de l'ex­po­si­tion.

Vocable: ¿Có­mo sur­gió su de­seo de de­di­car una se­rie de fo­to­gra­fías al te­ma de la fron­te­ra? Lour­des Al­mei­da: Cuan­do mis nie­tas te­nían tre­ce años mi­gra­ron a EE. UU. y, en ese mo­men­to, to­mé la de­ci­sión de ha­cer un pro­yec­to so­bre mi­gran­tes me­xi­ca­nos que cru­zan la fron­te­ra a pie por el de­sier­to, se lla­ma Te­rra in­cóg­ni­ta, za­pa­tos de mi­gran­tes y, a par­tir de ahí, na­ció Fron­te­ra con la cu­ra­du­ría de Ch­ris­ti­ne Fré­rot.

2. Vo.: ¿Cuán­to tiem­po du­ró su pro­yec­toin­ves­ti­ga­ción y cuál fue el re­co­rri­do geo­grá­fi­co? L. A.: Du­ró tres años. De 2015 a 2018. Me re­co­rrí de ca­bo a ca­bo la fron­te­ra en­tre Mé­xi­co y EE. UU. en di­fe­ren­tes mo­men­tos.

3. Vo.: ¿No fue un te­ma di­fí­cil de re­tra­tar? L. A.: Por su­pues­to, es un te­ma di­fí­cil de tra­tar. En­tre­vis­té a mi­gran­tes a am­bos la­dos de la fron­te­ra. Nun­ca en el de­sier­to. Yo hi­ce re­co­rri­dos por el de­sier­to, ca­mi­nán­do­lo pa­ra en­ten­der la geo­gra­fía a la que se en­fren­tan los mi­gran­tes. En esos re­co­rri­dos en­con­tré mu­chos za­pa­tos.

4. Las en­tre­vis­tas las hi­ce en di­fe­ren­tes lu­ga­res, con al­gu­nos tra­ba­jé en sus ca­sas del la­do grin­go y tra­ba­jé tam­bién con mu­chos mi­gran­tes de­por­ta­dos a di­fe­ren­tes es­ta­dos de Mé­xi­co a lo lar­go de la fron­te­ra. Pue­do de­cir que no fue na­da sen­ci­llo con­ven­cer a las per­so­nas de que se qui­ta­ran los za­pa­tos pa­ra que yo pu­die­ra fo­to­gra­fiar­los. Afor­tu­na­da­men­te, me en­con­tré con gen­te que con­fió en mi pro­yec­to y que qui­so co­la­bo­rar.

5. Vo.: ¿Nun­ca co­rrió pe­li­gro du­ran­te es­tos tres años? L. A.: A pe­sar de que al­gu­nos lu­ga­res tie­nen fa­ma de ser muy pe­li­gro­sos, co­mo “El Ni­do del Águi­la” en Ti­jua­na, o Rey­no­sa, Ta­mau­li­pas..., nun­ca sen­tí que co­rrie­ra nin­gún ries­go, tal vez por­que

no pen­sa­ba en eso, era más im­por­tan­te con­se­guir rea­li­zar mi pro­yec­to. In­clu­so ayu­dó el he­cho de que yo no soy re­por­te­ra grá­fi­ca, eso con­tri­bu­yó a que las per­so­nas co­la­bo­ra­ran con­mi­go. Yo les ex­pli­ca­ba que el sen­ti­do prin­ci­pal de mi pro­yec­to era el de con­tar me­tá­fo­ras más que ha­cer un re­por­ta­je grá­fi­co.

6. Vo.: La hue­lla de la vio­len­cia o de la du­re­za de la ex­pe­rien­cia que­da re­fle­ja­da en las mi­ra­das, pe­ro sin caer en una vi­sión dra­má­ti­ca. ¿Era una pauta im­por­tan­te de su pro­yec­to? L. A.: Yo sien­to que lo que se re­fle­ja en al­gu­nas de las per­so­nas que re­tra­té es la frustración y el do­lor de no ha­ber lo­gra­do su sue­ño o, en su ca­so, de ha­ber­lo per­di­do. Y, en otros, a pe­sar de ha­ber lo­gra­do cru­zar, que­da una hue­lla de un do­lor in­trín­se­co por no es­tar cer­ca de su fa­mi­lia y por­que, en ge­ne­ral, vi­ven una vi­da muy di­fí­cil co­mo mi­gran­tes.

7. Vo.: La elec­ción de Trump en 2016, a me­dio ca­mino del pro­yec­to, ¿in­flu­yó de al­gu­na ma­ne­ra? L. A.: Pa­ra mu­chos mi­gran­tes es­ta si­tua­ción ha si­do tre­men­da. So­bre to­do pa­ra los “drea- mers” y los aco­gi­dos den­tro del pro­yec­to lla­ma­do DACA (De­fe­rred Ac­tion Child­hood Arri­vals). Ha ha­bi­do mu­chos “drea­mers” de­por­ta­dos a Mé­xi­co que ya no tie­nen na­da que ver con nues­tro país por­que se fue­ron des­de muy pe­que­ños, ni si­quie­ra ha­blan es­pa­ñol y se han te­ni­do que adap­tar a es­ta nue­va vi­da. Mu­chos otros tie­nen la ame­na­za cons­tan­te de la de­por­ta­ción. Y, una de las si­tua­cio­nes más dra­má­ti­cas, ha si­do la se­pa­ra­ción de las fa­mi­lias.

8. Vo.: Co­mo nos lo co­men­ta­ba an­tes, no vie­ne del fo­to­pe­rio­dis­mo sino más bien de una fo­to­gra­fía más me­ta­fó­ri­ca, en­ton­ces... ¿cuál fue el ob­je­ti­vo de es­te pro­yec­to? L. A.: Mi ob­je­ti­vo siem­pre fue el de con­tar me­tá­fo­ras des­de los za­pa­tos de los mi­gran­tes. Sin em­bar­go, al re­co­rrer la fron­te­ra, me en­con­tré con una gran ri­que­za vi­sual, ade­más, es­ta­ba el “Mu­ro”... Cuan­do rea­li­za­ba las en­tre­vis­tas era inevi­ta­ble no ha­cer re­tra­tos de esas ad­mi­ra­bles per­so­nas a las que no les im­por­ta arriesgar su pro­pia exis­ten­cia pa­ra bus­car una vi­da me­jor. Aho­ra, no to­das las per­so­nas a las que en­tre­vis­té acep­ta­ron ser re­tra­ta­das, por­que te­nían mie­do a que las iden­ti­fi­ca­ran y de­por­ta­ran.

9. Vo.: Hay mu­cha va­rie­dad de téc­ni­cas en la ex­po­si­ción… L. A.: Eso tie­ne mu­cho que ver con mi es­ti­lo de tra­ba­jo y la cu­ra­du­ría de Ch­ris­ti­ne Fré­rot, aun­que en la ex­po­si­ción Fron­te­ra hay me­nos téc­ni­cas que

en la an­te­rior. El hi­lo es el te­ma en sí: “la fron­te­ra” nor­te de Mé­xi­co y sus his­to­rias. No soy una fo­tó­gra­fa con­ven­cio­nal, me gus­ta ex­plo­rar di­fe­ren­tes ám­bi­tos, no me im­por­ta pa­sar de la ima­gen mo­no­cro­má­ti­ca al co­lor, me en­can­ta ju­gar con di­fe­ren­tes ma­te­ria­les...

10. Vo.: Re­tra­ta los za­pa­tos de los mi­gran­tes en blan­co y ne­gro co­mo si fue­ra un “co­lla­ge” su­rrea­lis­ta... ¿Qué téc­ni­ca ha usa­do? L. A.: To­das las imá­ge­nes son di­gi­ta­les, rea­li­za­das con una cá­ma­ra de gran ca­li­dad. De­ci­dí en al­gu­nos ca­sos ais­lar los za­pa­tos en­con­tra­dos en el de­sier­to pa­ra que tu­vie­ran más fuer­za vi­sual y, de esa for­ma, bus­car la re­fle­xión en el es­pec­ta­dor. Y, tam­bién, pa­ra trans­mi­tir de al­gu­na ma­ne­ra la in­cle­men­cia del cli­ma, por­que en el de­sier­to la tem­pe­ra­tu­ra pue­de ser de 50 ºC du­ran­te el día y, por la no­che, los gra­dos lle­gan a ba­jo ce­ro, y esas tem­pe­ra­tu­ras de­gra­dan mu­cho los ob­je­tos. Las fo­to­gra­fías es­tán rea­li­za­das en ex­te­rior con luz de día a, pre­ci­sa­men­te, 50 ºC, so­bre un fon­do de pa­pel de es­tra­za, pa­ra que pa­rez­ca que han si­do sa­ca­das en un es­tu­dio pro­fe­sio­nal.

11. Vo.: Fue alum­na de Ma­nuel Ál­va­rez Bravo, ¿ha in­flui­do en su obra? L. A.: El maes­tro Ál­va­rez Bravo fue una per­so­na ex­tra­or­di­na­ria, to­do lo que ha­cía era una lec­ción de vi­da, él fue mi maes­tro cuan­do iba a cum­plir 90 años, ima­gí­na­te su sa­bi­du­ría. Él nos enseñó a pen­sar la to­ma, nos de­cía: “No ha­gan imá­ge­nes ba­su­ra, ya hay mu­chas, pien­sen bien sus en­cua­dres y lo que quie­ren co­mu­ni­car”. Re­cuer­do sus con­se­jos cons­tan­te­men­te, así que pue­do de­cir que sí, que hay cier­ta in­fluen­cia de él en mi tra­ba­jo, so­bre to­do, en el ti­po de tra­ba­jo que reali­cé pa­ra ha­cer Fron­te­ra.

12. Vo.: ¿Qué opi­na del tra­ba­jo de JR, quien col­gó el re­tra­to de un be­bé en la fron­te­ra, en sep­tiem­bre del año pa­sa­do? L. A.: ¡Me pa­re­ce ge­nial! Yo per­se­guí esa ima­gen, fui a la co­lo­nia, a las afue­ras de Te­ca­te, en la fron­te­ra del la­do me­xi­cano y, des­pués, al la­do ame­ri­cano, no fue na­da sen­ci­llo en­con­trar el ca­mino. Y reali­cé una fo­to-com­po­si­ción con Ki­ki­to.

No soy fo­tó­gra­fa con­ven­cio­nal, me gus­ta ex­plo­rar di­fe­ren­tes ám­bi­tos.

(Lour­des Al­mei­da)

«DACA» “Es­te fotomontaje fue rea­li­za­do con za­pa­tos de ni­ños mi­gran­tes de­por­ta­dos de EE.UU. en un al­ber­gue del DIF pa­ra ni­ños de­por­ta­dos (Sis­te­ma pa­ra el de­sa­rro­llo in­te­gral de la fa­mi­lia) en Rey­no­sa, Ta­mau­li­pas, que es una ciu­dad en la fron­te­ra. El cam­po de co­les es­tá en Te­xas, y es tra­ba­ja­do en su ma­yo­ría por cam­pe­si­nos in­do­cu­men­ta­dos. Es una me­tá­fo­ra de que ese país del nor­te aco­ge a los ni­ños mi­gran­tes”.

(Lour­des Al­mei­da)

Chi­cano Park San Die­go “Es­te es un parque cons­trui­do pa­ra los mi­gran­tes me­xi­ca­nos que ya es­tán es­ta­ble­ci­dos en San Die­go Ca­li­for­nia. To­dos los mu­ra­les es­tán rea­li­za­dos por ar­tis­tas “chi­ca­nos”. “Chi­cano” sue­le de­sig­nar­se a los ha­bi­tan­tes de Es­ta­dos Uni­dos que tie­nen orí­ge­nes me­xi­ca­nos. La pa­la­bra, co­mo tal, es pro­duc­to de un acor­ta­mien­to de me­xi­cano (xi­cano).”

(Lour­des Al­mei­da)

Fron­te­ra Rey­no­sa “En to­das las fron­te­ras de Mé­xi­co con EE.UU. se ven­den es­tas fi­gu­ras “kitsch” de ce­rá­mi­ca. Me pa­re­ció muy sim­pá­ti­co co­mo el ven­de­dor las aco­mo­dó vien­do al nor­te, o sea a EE.UU. co­mo si ellos tam­bién tu­vie­ran el mis­mo sue­ño que las per­so­nas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.