Que­ría mos­trar es­ta di­co­to­mía en­tre la tra­di­ción y la li­ber­tad

In­ter­view de la réa­li­sa­tri­ce de Car­men y Lo­la.

Vocable (Espagnol) - - Édito | Sommaire - ARANTXA ECHEVARRIA

Sé­lec­tion­né à la Quin­zai­ne des Réa­li­sa­teurs du der­nier fes­ti­val de Can­nes où il a été ova­tion­né, mei­lleur film au Fes­ti­val Ci­nes­pa­ña de Tou­lou­se, Car­men y Lo­la, pre­mier long mé­tra­ge de la ci­néas­te basque Arantxa Echevarria abor­de l’his­to­ire d’amour de deux ado­les­cen­tes dans la com­mu­nau­té gi­ta­ne. Tour­né avec des ac­teurs non pro­fes­sion­nels, ce film qui sort le 14 no­vem­bre pro­chain est un mi­ra­cle nous ex­pli­que la réa­li­sa­tri­ce… Rencontre.

Vocable: ¿Có­mo sur­gió la idea de si­tuar su pri­mer lar­go­me­tra­je en el mun­do gi­tano? Arantxa Echevarría: Sur­gió de la lec­tu­ra, en 2009, de una no­ti­cia en el pe­rió­di­co que me sor­pren­dió. El ar­tícu­lo tra­ta­ba del pri­mer ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual de dos chi­cas gi­ta­nas. Re­sul­ta­ba al­go asom­bro­so, por­que la ley del ma­tri­mo­nio ho­mo­se­xual ha­bía si­do apro­ba­da des­de ha­cía 5 años [en 2004] y, en la fo­to que ilus­tra­ba la no­ti­cia, se veía a la pa­re­ja de es­pal­das, pa­ra que na­die las re­co­no­cie­ra, y con nom­bres su­pues­tos. Na­die de la fa­mi­lia ha­bía asis­ti­do a la bo­da. En­ton­ces, me pre­gun­té có­mo se­rían es­tas dos chi­cas gi­ta­nas, có­mo se ha­brían co­no­ci­do y enamo­ra­do… De allí sur­gió la idea de Car­men y Lo­la.

2. Vo.: Sien­do vas­ca y pa­ya, ¿no le ha re­sul­ta­do di­fí­cil in­ves­ti­gar en el mun­do gi­tano? A.E.: ¡Uy! Ha si­do muy di­fí­cil y, en al­gún mo­men­to, pen­sé que iba a ser im­po­si­ble. Al ser mu­jer, y vas­ca, cuan­do iba a ha­blar con un pa­triar­ca de un pue­blo gi­tano, me de­cía: «¿Dón­de es­tá tu ma­ri­do? ¡Por­que yo so­lo quie­ro ha­blar con tu ma­ri­do!». Y, co­mo yo no te­nía ma­ri­do, tu­ve, in­clu­so, que con­tra­tar a un hom­bre pa­ra po­der ha­blar con los pa­triar­cas. Ha si­do una la­bor de 4 años, y bas­tan­te com­pli­ca­da, pa­ra aden­trar­me y co­no­cer­lo. Los gi­ta­nos lle­van 600 años vi­vien­do con no­so­tros, pe­ro en un círcu­lo más ce­rra­do y con po­cas co­ne­xio­nes con el res­to del mun­do. Así que ha si­do un apren­di­za­je mu­tuo: yo apren­dí mu­chas co­sas de ellos y ellos del mun­do pa­yo.

3. Vo.: Y, ¿no fue com­pli­ca­do re­co­ger tes­ti­mo­nios de mu­je­res ho­mo­se­xua­les den­tro de la co­mu­ni­dad gi­ta­na? A.E.: Eso fue uno de los gran­des pro­ble­mas, por­que las ado­les­cen­tes gi­ta­nas les­bia­nas de la edad que bus­ca­ba, de 16 o 17 años, pues no son vi­si­bles y tam­po­co van a aso­cia­cio­nes LGBT. En­ton­ces, se me ocu­rrió me­ter­me en un chat LGBT en la red… Apro­ve­ché las he­rra­mien­tas de las re­des so­cia­les y en un chat —el de “gi­ta­na gua­pa”, co­mo el que se mues­tra en la pe­lí­cu­la— una gi­ta­na me pre­gun­tó de qué fa­mi­lia era. Eso

es muy gi­tano, lo de pre­gun­tar por la fa­mi­lia de la que vie­nes. Le men­tí y di­je He­re­dia, que es un ape­lli­do muy gi­tano. A la me­dia ho­ra de char­la le di­je la ver­dad, que era di­rec­to­ra de ci­ne y que bus­ca­ba tes­ti­mo­nios. En­ta­bla­mos una re­la­ción de amis­tad y ella, más otras gi­ta­nas que se unie­ron, me ase­so­ra­ron con el guion, por­que la pri­me­ra ver­sión es­ta­ba es­cri­ta des­de un mun­do pa­yo. Me ayu­da­ron mu­cho con los códigos cul­tu­ra­les y la par­te lin­güís­ti­ca. El guion ha si­do un ver­da­de­ro animal vi­vo que se trans­for­mó, in­clu­so en los seis me­ses de en­sa­yos. Voy a con­tar una anéc­do­ta re­le­van­te: en el guion, una de las chi­cas se ol­vi­da de re­co­ger a su her­ma­na en el co­le y el pa­dre la cas­ti­ga di­cién­do­le que se va­ya a su ha­bi­ta­ción sin ce­nar. En­ton­ces, Juan­jo, que ha­ce del pa­dre, me co­men­tó que ja­más un gi­tano le qui­ta la co­mi­da a su hi­jo…

4. Vo.: La ca­si to­ta­li­dad de los ac­to­res de la pe­lí­cu­la no son pro­fe­sio­na­les. ¿Có­mo en­con­tró a las dos pro­ta­go­nis­tas prin­ci­pa­les? A.E.: Fue otro de los mi­la­gros de es­ta pe­lí­cu­la. El cas­ting du­ró 6 me­ses, en la ca­lle, por­que no hay ac­to­res gi­ta­nos de 16 años en Es­pa­ña. Fui­mos a cen­tros cul­tu­ra­les: me sen­ta­ba a char­lar con ellos y veía si se po­dían pa­re­cer a lo que es­ta­ba es­cri­to. Zai­ra Ro­me­ro (Lo­la), que te­nía 16 años y es­ta­ba es­tu­dian­do pe­lu­que­ría, fue de las pri­me­ras que en­con­tré. Tie­ne mu­cho ca­rác­ter y per­so­na­li­dad. Pa­ra Car­men fue muy com­pli­ca­do, por­que la ho­mo­se­xua­li­dad es un te­ma ta­bú en la co­mu­ni­dad gi­ta­na y las chi­cas que­rían ha­cer de ami­gas, pe­ro no ser las pro­ta­go­nis­tas. Por­que me de­cían que lue­go no po­drían ca­sar­se. Rosy (Car­men) fue la 879.ª chi­ca que en­tre­vis­té y fue un fle­cha­zo. Co­mo es­ta­ba ya ca­sa­da y su ma­ri­do, que es muy mo­derno, vio el pro­yec­to con bue­nos ojos, ella se su­mó a la aven­tu­ra. Pe­ro, al prin­ci­pio, Rosy pen­sa­ba que la ho­mo­se­xua­li­dad era una en­fer­me­dad. 5. Vo.: En la cin­ta, evi­ta los es­te­reo­ti­pos ha­bi­tua­les vin­cu­la­dos al mun­do gi­tano… A.E.: Sí, era muy im­por­tan­te rom­per con los cli­chés. Que­ría mos­trar a gen­te que se le­van­ta tem­prano pa­ra ir a tra­ba­jar, que es­tá pen­dien­te del di­ne­ro que ga­na pa­ra lle­gar a fin del mes… El pa­dre de Lo­la en la pe­lí­cu­la pue­de pa­re­cer ma­chis­ta, pe­ro siem­pre ac­túa por amor. Al fin y al ca­bo, le preo­cu­pa que su hi­ja sea fe­liz. Que­ría mos­trar es­ta di­co­to­mía en­tre el pe­so de la tra­di­ción y el amor a la li­ber­tad.

6. Vo.: La ar­qui­tec­tu­ra opre­si­va de las afue­ras de Ma­drid ac­túa co­mo un ca­ta­li­za­dor en la his­to­ria… A.E.: Sí. Te­nía cla­ro que vi­sual­men­te la ciu­dad te­nía que ser un per­so­na­je. Ma­drid tie­ne mu­chos Ma­drid den­tro y, el que se re­tra­ta en Car­men y Lo­la, es el de los ba­rrios muy mar­gi­na­dos y de­pri­mi­dos, el de las vi­vien­das so­cia­les de Va­lle­cas o la Uva en Hor­ta­le­za. ¡Có­mo se pue­de vi­vir en el si­glo XXI en una ca­sa de ho­ja­la­ta, den­tro de círcu­los ce­rra­dos, en­tre las vías del tren!

7. Vo.:¿Có­mo reac­cio­nó la co­mu­ni­dad gi­ta­na al ver la pe­lí­cu­la? A.E.: Hay mu­cho de­ba­te y... ¡las re­des so­cia­les ar­den! Hay gen­te que me lla­ma ‘de­mo­nio’ por­que la ho­mo­se­xua­li­dad fe­me­ni­na es un ta­bú y, so­bre to­do, por­que hay mu­cha crí­ti­ca a la re­li­gión evan­ge­lis­ta –hay mu­chos gi­ta­nos evan­ge­lis­tas– y al­gu­nos me es­cul­pen por la ca­lle cuan­do me ven. Y, por otro la­do, hay reacciones ma­ra­vi­llo­sas, de chi­cos y chi­cas gi­ta­nos en­tu­sias­ma­dos por la pe­lí­cu­la. Mu­chos me han es­cri­to pa­ra de­cir­me que les ayu­dó pa­ra ha­blar con sus pa­dres, pa­ra ex­pre­sar su de­seo de li­ber­tad.

8. Vo.: Ha­blan­do de li­ber­tad, no se­rá un azar si una de las dos pro­ta­go­nis­tas se lla­ma Car­men, ¿no? A.E.: Cla­ro. Es por la Car­men de Car­los Sau­ra, con Lau­ra del Sol de pro­ta­go­nis­ta. Yo soy una ad­mi­ra­do­ra ab­so­lu­ta del ci­ne de Sau­ra.

Era muy im­por­tan­te rom­per con los cli­chés so­bre los gi­ta­nos.

(DR)

La ac­triz Rosy Ro­dri­guez en el pa­pel de Car­men.

(DR)

Las dos pro­ta­go­nis­tas no son ac­tri­ces pro­fe­sio­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from France

© PressReader. All rights reserved.