Des­hie­lo Tan cer­ca y tan le­jos

Diario El Heraldo - - Opinión -

da­tos re­pu­bli­ca­nos a la pre­si­den­cia han anun­cia­do que, de triun­far en las elec­cio­nes de no­viem­bre, re­ver­ti­rán el pro­ce­so pa­ra re­tor­nar a la con­fron­ta­ción de la Gue­rra Fría.

Raúl Cas­tro ha pe­di­do a su con­tra­par­te el fin del em­bar­go (fi­nan­cie­ro y co­mer­cial), que en su cri­te­rio re­pre­sen­ta “el obs­tácu­lo más im­por­tan­te pa­ra el desa­rro­llo de Cu­ba y el bie­nes­tar de su pue­blo” y la de­vo­lu­ción de la ba­se na­val de Guan­tá­na­mo, al­go que com­pe­te al Con­gre­so y no al Eje­cu­ti­vo apro­bar.

La pre­ca­ria con­di­ción eco­nó­mi­ca cu­ba­na, re­fle­ja­da, en­tre otras va­rian­tes, en el he­cho que de­be im­por­tar la ma­yor par­te de sus ali­men­tos, obli­ga al ré­gi­men a la “ac­tua­li­za­ción” del sis­te­ma, pa­ra lo cual ha adop­ta­do tí­mi­das e in­su­fi­cien­tes me­di­das como el per­mi­so pa­ra que sus ciu­da­da­nos pue­dan crear mi­cro em­pre­sas ur­ba­nas y ru­ra­les, dis­po­si­ción que per­mi­te a quie­nes re­ci­ban re­me­sas de sus fa­mi­lia­res re­si­den­tes en el ex­te­rior el in­cur­sio­nar en el sec­tor ser­vi­cios, de­bien­do en­fren­tar­se al he­cho que la dis­po­ni­bi­li­dad de ma­te­rias pri­mas en muy li­mi­ta­da.

Oba­ma, por su par­te, ha au­to­ri­za­do que prác­ti­ca­men­te cual­quier ciu­da­dano es­ta­dou­ni­den­se pue­da vi­si­tar Cu­ba, lo que sig­ni­fi­ca in­gre­so de di­vi­sas pa­ra el ré­gi­men cas­tris­ta, ade­más de fle­xi­bi­li­zar las transac­cio­nes ban­ca­rias y per­mi­tir vue­los co­mer­cia­les en­tre am­bas na­cio­nes; pre­via­men­te, se ha­bía eli­mi­na­do de los paí­ses que fo­men­tan el te­rro­ris­mo a la Per­la de las An­ti­llas.

En su gi­ra de dos días, Oba­ma re­cal­có que el go­bierno cu­bano de­be ace­le­rar la aper­tu­ra in­ter­na y ex­ter­na, per­mi­tien­do la vi­gen­cia ple­na de los de­re­chos hu­ma­nos, pe­ro re­co­no­cien­do que los cam­bios a im­ple­men­tar­se competen al pue­blo cu­bano: “Cu­ba es so­be­ra­na... y el fu­tu­ro de Cu­ba se­rá de­ci­di­do por los cu­ba­nos”, ase­gu­ran­do que los Es­ta­dos Uni­dos no te­nía in­ten­ción de dic­tar su fu­tu­ro, tam­po­co intentar un cam­bio de ré­gi­men.

Cas­tro, por su par­te, re­cor­dó a Oba­ma que cual­quier país que no ase­gu­ra a la to­ta­li­dad de sus ha­bi­tan­tes un sis­te­ma uni­ver­sal de sa­lud y una edu­ca­ción pú­bli­ca gra­tui­ta, no es­tá en po­si­ción de dar lec­cio­nes a otra na­ción, al­go que Oba­ma ad­mi­tió al de­cla­rar: “no de­be­mos es­tar in­mu­nes o te­me­ro­sos de la crí­ti­ca o la dis­cu­sión”.

Con un sen­ti­do realista, el man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se pú­bli­ca­men­te ha re­co­no­ci­do que la tra­di­cio­nal po­lí­ti­ca ha­cia Cu­ba apli­ca­da des­de Ken­nedy a Bush, ba­sa­da en el in­ten­to por de­rro­car a las au­to­ri­da­des cu­ba­nas (Bahía de Co­chi­nos (1961), in­ten­tos por ase­si­nar a Fi­del, y el blo­queo), ha­bía fra­ca­sa­do al no po­der con­cre­tar sus ob­je­ti­vos, por lo que era im­pe­rio­so nue­vos en­fo­ques ci­men­ta­dos en el diá­lo­go, la ne­go­cia­ción y la aper­tu­ra, lo que al­gu­nos ana­lis­tas in­ter­pre­tan como una vic­to­ria di­plo­má­ti­ca pa­ra el ré­gi­men cu­bano.

Es muy pro­ba­ble que es­te gi­ro en las re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les abra un nue­vo ca­pi­tu­lo, mu­tua­men­te be­ne­fi­cio­so pa­ra am­bos pue­blos, de­jan­do atrás las re­cí­pro­cas hos­ti­li­da­des y ren­co­res, per­mi­tien­do un re­en­cuen­tro en­tre los cu­ba­nos (on­ce mi­llo­nes) vi­vien­do en la is­la y la diás­po­ra (mi­llón y me­dio) re­si­den­te en ul­tra­mar. Pa­re­ce al­ta­men­te pro­ba­ble que es­te gi­ro e ini­cia­ti­va de fru­tos po­si­ti­vos pa­ra am­bas par­tes

Oba­ma re­cal­có que el go­bierno cu­bano de­be ace­le­rar la aper­tu­ra in­ter­na y ex­ter­na, per­mi­tien­do la vi­gen­cia ple­na de los de­re­chos hu­ma­nos, pe­ro re­co­no­cien­do que los cam­bios competen al pue­blo cu­bano”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.