País so­ña­do La in­fe­li­ci­dad de los hon­du­re­ños

Diario El Heraldo - - Opinión -

Aun­que la fe­li­ci­dad es sub­je­ti­va y de­pen­de del lo­gro de ob­je­ti­vos y de­seos de ca­da per­so­na, no hay du­da que el en­torno so­cio am­bien­tal es de­ter­mi­nan­te, co­mo lo es­tu­dió la fi­lo­so­fía: Aris­tó­te­les de­fen­día que ser fe­liz es al­can­zar las me­tas pro­pias, “au­to­rrea­li­zar­se”; los es­toi­cos creían que bas­ta con va­ler por sí mis­mo, sin ne­ce­si­tar de nadie ni de na­da, ser au­to­su­fi­cien­te y acep­tar una exis­ten­cia de­ter­mi­na­da; y más in­ten­so fue Epi­cu­ro, que unió la fe­li­ci­dad con el pla­cer in­te­lec­tual y fí­si­co, evi­tan­do el su­fri­mien­to; y con­tra eso Nietzs­che con­si­de­ró que el ser hu­mano es­tá con­de­na­do al su­fri­mien­to, que no na­ció pa­ra la fe­li­ci­dad.

Al­gu­nos lo­gros per­so­na­les que nor­mal­men­te pa­tro­ci­nan la fe­li­ci­dad pue­den cho­car con­tra la reali­dad aplas­tan­te: un tí­tu­lo uni­ver­si­ta­rio con el des­em­pleo, un tra­ba­jo con los ma­los sa­la­rios, una ca­sa con una hi­po­te­ca im­pa­ga­ble, un be­bé con los pre­cios al­tos, has­ta un ce­lu­lar ca­ro con los asal­tan­tes en las ca­lles. Es­to con­du­ce a la frus­tra­ción, al es­trés, a la de­pre­sión y a otros tras­tor­nos psi­co­ló­gi­cos.

¿Tie­ne que ver el go­bierno con to­do es­to? Cla­ro que sí. El go­ber­nan­te es res­pon­sa­ble, por ley, de la se­gu­ri­dad de los ciu­da­da­nos, la in­cen­ti­va­ción del em­pleo, la re­gu­la­ción de los cos­tos de la vi­da y la re­dis­tri­bu­ción de los in­gre­sos y, so­bre to­do, de pro­mo­ver la cohe­sión so­cial. Hon­du­ras es el más in­fe­liz de Amé­ri­ca La­ti­na, mien­tras que Cos­ta Ri­ca es el más fe­liz. ¡Qué co­sas!

To­da es­ta si­tua­ción cie­rra un círcu­lo ho­rro­ro­so, por­que la per­so­na ba­jo un es­ta­do de fe­li­ci­da­des es ca­paz de rea­li­zar va­rias ac­ti­vi­da­des con crea­ti­vi­dad y bue­na vo­lun­tad, tie­ne una ac­ti­tud po­si­ti­va; en cam­bio la per­so­na in­fe­liz es ne­ga­ti­va y tie­ne di- fi­cul­ta­des pa­ra ob­te­ner éxi­to, aun­que las con­di­cio­nes sean fa­vo­ra­bles. Es­tá cla­ro que las per­so­nas fe­li­ces son me­jo­res em­plea­dos, me­jo­res pro­fe­sio­na­les, me­jo­res ve­ci­nos y me­jo­res ciu­da­da­nos.

Pro­ba­ble­men­te el sis­te­ma lím­bi­co, esa par­te del ce­re­bro que pro­ce­sa las emo­cio­nes, se dis­lo­ca fren­te a la reali­dad de los hon­du­re­ños, tra­tan­do de dar res­pues­tas ve­lo­ces y cons­tan­tes a tan­tos so­bre­sal­tos que van des­de el mie­do, la an­sie­dad, el ham­bre, la so­bre­vi­ven­cia, la ira, la frus­tra­ción, el desáni­mo; y se mez­clan las emo­cio­nes com­ple­jas co­mo la gra­ti­tud, el enamo­ra­mien­to, la sa­tis­fac­ción o la ge­ne­ro­si­dad. Tra­tar de desa­rro­llar aquí la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal es un desafío im­pre­sio­nan­te.

No es una ca­sua­li­dad que los ciu­da­da­nos de Di­na­mar­ca sean los más fe­li­ces, se­gún el in­for­me de la ONU; le si­guen No­rue­ga, Sui­za, Ho­lan­da y Sue­cia, don­de la de­sigual­dad so­cial y eco­nó­mi­ca y la vio­len­cia tie­nen me­nos es­pa­cio. Tam­po­co es ca­sua­li­dad que los úl­ti­mos pues­tos mun­dia­les sean pa­ra Bu­run­di, Ruan­da, Af­ga­nis­tán, Togo, Si­ria y Tan­za­nia.

Es­to cam­bia­rá cuan­do los hon­du­re­ños lo­gren desalam­brar su ca­be­za y, en­tre otras co­sas, es­co­jan a go­ber­nan­tes más in­tere­sa­dos por la po­bla­ción que por sí mis­mos, cuan­do la co­rrup­ción no sea nor­mal, el desa­rro­llo sea com­par­ti­do, la im­pu­ni­dad sea his­to­ria y la fe­li­ci­dad una obli­ga­ción

Los paí­ses más fe­li­ces y los in­fe­li­ces se di­fe­ren­cian por la de­sigual­dad, la in­se­gu­ri­dad y la iniqui­dad”.

“El sis­te­ma lím­bi­co del ce­re­bro de los hon­du­re­ños tie­ne una du­ra ta­rea pa­ra mez­clar un am­bien­te hos­til y la fe­li­ci­dad”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.