En­trE Pa­rén­tE­sis Re­li­quias de Se­ma­na San­ta

Diario El Heraldo - - Opinión -

ca­dá­ver jun­to a ca­da una de ellas, y uno de los cuer­pos vol­vió a la vi­da: ésa era, por tan­to, la cruz de Je­sús. Es­ta fe­cha fue ce­le­bra­da por la igle­sia has­ta que Juan XXIII la eli­mi­nó del ca­len­da­rio ecle­siás­ti­co en 1960”. Así cuen­ta Pe­ter Vi­lla­nue­va He­ring en su li­bro “Erro­res, fa­la­cias y men­ti­ras” (1998: 349), el ori­gen y “fi­nal” de una tra­di­ción que, has­ta la fe­cha y en con­tra de las in­ten­cio­nes del “San­to Pa­pa bueno”, per­du­ra en­tre la po­bla­ción de­vo­ta que aguar­da - con una fe ina­mo­vi­ble- la lle­ga­da del 3 de ma­yo (“día de la San­ta Cruz”), pues pa­ra en­ton­ces de­ben ha­ber caí­do tam­bién las pri­me­ras llu­vias de nues­tro in­vierno tro­pi­cal.

Las tra­di­cio­nes usual­men­te re­sis­ten el pa­so de los tiem­pos... y a Ro­ma. Buen ejem­plo son la de­vo­ción por San Cris­tó­bal (pa­trono de los au­to­mo­vi­lis­tas) y San­ta Bár­ba­ra (pa­tro­na de los mi­ne­ros), ofi­cial­men­te su­pri­mi­das en 1969 por el Va­ti­cano, cuan­do Pa­blo VI eli­mi­nó al me­nos 30 fes­ti­vi­da­des li­túr­gi­cas - por su inexac­ti­tud his­tó­ri­ca o por no ser “uni­ver­sa­les”- pe­ro que si­guen “vi­vas” en fies­tas pa­tro­na­les, lla­ve­ros y ad­he­si­vos en las pa­re­des de los au­to­bu­ses. Por evi­den­cias co­mo es­tas, y en con­tra de la opi­nión de los sa­bihon­dos es­tu­dio­sos del com­por­ta­mien­to so­cial, me re­sis­to a creer que la lle­ga­da de la pos­mo­der­ni­dad y la pa­ra­fer­na­lia di­gi­tal ha­rán fe­ne­cer es­tas tra­di­cio­nes. Ca­da vez que se acer­ca ma­yo, Na­vi­dad o la con­me­mo­ra- ción de la Se­ma­na Ma­yor, en­cuen­tro más y me­jo­res ar­gu­men­tos pa­ra dis­cu­tir­lo a mi fa­vor.

Aun­que mu­chos de quie­nes leen es­tas lí­neas lo ha­cen en al­gu­na pla­ya o lo­ca­li­dad de ve­ra­neo y otros en su ho­gar por im­po­si­ción pre­su­pues­ta­ria, hay un buen nú­me­ro que de­ci­die­ron tras­la­dar­se a sus lu­ga­res o no via­jar, par­ti­ci­pan­do del lu­to co­lec­ti­vo de la jor­na­da de hoy, cu­ya mejor ex­pre­sión lo­cal se pre­sen­ta en las nu­tri­das pro­ce­sio­nes. Hom­bres y mu­je­res, com­pro­me­ti­dos y per­te­ne­cien­tes a co­fra­días de lar­ga da­ta y con par­ti­cu­lar cer­ca­nía a sus pa­rro­quias, de­di­can sus vi­das a man­te­ner vi­va una de las ex­pre­sio­nes más tra­di­cio­na­les de la tem­po­ra­da, que ha per­mi­ti­do en más de una ciu­dad la pre­ser­va­ción de ima­gi­ne­ría cen­te­na­ria ( al­gu­na in­clu­so co­lo­nial).

Las ave­ni­das y ca­lles se con­ti­núan lle­nan­do de per­so­nas que, con fer­vor - la ma­yo­ría- si­guen de cer­ca el re­co­rri­do pau­sa­do y ri­gu­ro­so del via­cru­cis, tal y co­mo lo hi­cie­ron sus pa­dres y ma­dres, abue­los y ge­ne­ra­cio­nes pa­sa­das. Es irre­le­van­te la exac­ti­tud his­tó­ri­ca del ho­ra­rio, epi­so­dios (es­ta­cio­nes) y per­so­na­jes de la his­to­ria ahí re­pre­sen­ta­da: acom­pa­ñar sus re­li­quias y sim­bo­lis­mo es lo más im­por­tan­te pa­ra quie­nes par­ti­ci­pan de ella.

Así son las tra­di­cio­nes. Per­vi­ven, más allá de las per­so­nas y de los tiem­pos. Es­ta­mos he­chas de ellas. De Vier­nes San­tos, días de la San­ta Cruz y de esas pri­me­ras llu­vias de ma­yo

Hom­bres y mu­je­res, com­pro­me­ti­dos y per­te­ne­cien­tes a co­fra­días de lar­ga da­ta y con par­ti­cu­lar cer­ca­nía a sus pa­rro­quias, de­di­can sus vi­das a man­te­ner vi­va una de las ex­pre­sio­nes más tra­di­cio­na­les de la tem­po­ra­da”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Honduras

© PressReader. All rights reserved.